La Literatura en la Edad Media Géneros y Características



La Literatura en la Edad Media
Autores, Género y Características

monje eruditoLa literatura medieval europea se extiende, según diferencias que dependerán de cada país, entre los siglos V y XV.

En realidad, sus límites están determinados por la caída del Imperio romano, en su tramo originario, y por la aparición, en su final, del movimiento renacentista. Tan dilatado período ofrece, necesariamente, una diversidad de caracteres, difíciles de sintetizar.

Puede señalarse, sin embargo, un extraordinario vitalismo, que relega hoy críticamente el viejo concepto de la «noche medieval». Por el contrario, se impone la tendencia a estimar el tono móvil y luminoso de las creaciones estéticas del medievo, sobre las que se asientan todos los logros de la cultura europea.

Otra determinante vendría dada por la continua recuperación de las formas clásicas greco-latinas, abatidas por la irrupción bárbara sobre el Imperio de Roma. Desde este tiempo mismo se inicia una lenta reconstrucción de las formas artísticas destruidas, de tal forma que Europa, en lo que aquí nos concierne, debe rehacer sus géneros literarios partiendo casi de cero, después de haber alcanzado la extrema perfección—ya vista—en el campo de la prosa, el verso y la escena. Tan larga convalecencia y rehabilitación puede llamarse la Edad Media, y cuando el mundo recobrado alcanza cierto parecido formal con el remoto «paraíso perdido» nos hallamos en el Renacimiento.

La literatura y el arte medieval se nutren de las fuentes populares. Una violenta corriente irrumpe en la escena creadora, de tal manera que los futuros eruditos con dificultad podrán separar la aportación popular neta de la propia de los artistas de profesión. En torno a este problema se centra todo el proceso de los orígenes de la nueva epopeya, concadenada, en dicho punto, a la antigua.

No podrán olvidarse las circunstancias históricas, ni la presencia de otras fuerzas culturales presionando sobre la resurgente Europa. Largos módulos que vienen desde el lejano Oriente hasta alcanzar las tradicionales vías de penetración mediterránea, y otros más cercanos y concretos que canaliza y depura España a través de su angustioso y constructivo medievo.

El latín fue el lenguaje universal de la civilización medieval. Usado en la iglesia y en la escuela, permitía a los hombres letrados comunicarse en cualquier parte de Europa.

El resurgimiento intelectual de la Alta Edad Media incluyó una explosión de literatura latina. Aunque el latín seguía utilizándose para propósitos literarios, en el siglo XII gran parte de la literatura creativa se estaba escribiendo en los idiomas vernáculos (los idiomas locales, como el español, francés, inglés o alemán).

En el transcurso de la Edad Media existió una literatura popular vernácula, la cual se manifestó, sobre todo, en las sagas germanas, celtas, islandesas antiguas y eslavas. Pero, en el siglo XII surgió un nuevo mercado para la literatura vernácula cuando los laicos educados, en las cortes y en la nueva sociedad urbana, buscaron avenidas novedosas de entretenimiento.

Tal vez la literatura vernácula más popular del siglo XII fue la poesía trovadoresca, principalmente producto de nobles y caballeros. Esta poesía se centró en el amor cortesano, el amor que un caballero profesaba a una dama, generalmente una dama noble casada, la cual lo inspiraba a convertirse en un osado caballero y en un poeta aún mejor. Un buen ejemplo se puede encontrar en los lamentos de un noble cruzado, Jaufré Rudel, quien acaricia el recuerdo de una dama soñada tiempo atrás, de la cual asegura que siempre estará enamorado, aunque teme que nunca la conocerá:



Lo más triste, lo más gozoso, es que debo partir,

Dejadme contemplarla por un sólo día,

Mi amor de lejos,

No la veré, porque su tierra y la mía

están separadas, y los senderos son difíciles de encontrar Tantas veredas, yyo perderé mi camino,

Así lo quiere Dios.

Sí, no conoceré otro amor más que el de ella,

Y si no es el de ella, no habrá amor ninguno.

Ella ha sobrepasado todo.

Tan hermosa es, tan noble, que sería



Un prisionero de las huestes de los infieles [musulmanes] En una tierra lejana, si sobre mí

Sus ojos se posaran

Aunque surgió en el sur de Francia, la poesía trovadoresca también difundió en el norte de Francia, Italia y Alemania.

Otro tipo de literatura vernácula fue la épica heroica. El primero y más fino ejemplo es la obra titulada la Chanson de Roland (El Cantar de Roldán) , que apareció alrededor del año 1100 escrito en un dialecto del francés, lengua romance derivada del. Las chansons de geste (cantares de gesta) se escribieron para una sociedad dominada por el varón. Los principales acontecimientos descritos en estos poemas, como en El cantar de Roldán, son batallas y torneos políticos. Su mundo gira alrededor de los combates en que los caballeros pelean bravamente por sus reyes y señores. Las mujeres desempeñan un pequeño papel, o ninguno, en este género literario.

Aunque las chansons de geste seguirían produciéndose en el siglo XII, se volvió popular un tipo distinto de poema largo, el romance cortesano. Éste se compuso en dísticos rimados y trataba de un asunto romántico: caballeros valientes, damas virtuosas, malvados magos, palacios encantados, hadas, animales parlantes y extraños bosques. La historia del rey Arturo, el rey legendario de los bretones del siglo y se convirtió en un tema popular del romance corte sano. Las mejores versiones de las leyendas arturianas sobreviven e las obras de Chrétien de Troyes, cuyos romances cortesanos fuero considerados por sus contemporáneos como las obras de un magistral narrador de cuentos.

El Cantar de Roldán es uno de los mejores ejemplos deL chanson de geste medieval o épica heroica. Inspirado en un acontecimiento histórico, relata la emboscada a la retaguardia del ejército franco de Carlomagno en los Pirineos. Se escribió trescientos años después del acontecimiento que al parecer narra, pero arroja más luz sobre el siglo XI, que sobre la época de Carlomagno. Vascos cristianos que emboscaron al ejército de Carlomagno se convierten en musulmanes; los soldados francos, en caballeros franceses. Este texto cuenta la muerte de Roldán, sobrino de Carlomagno, quien comandaba la diezmada retaguardia.

AMPLIACION SOBRE LOS GÉNEROS LITERARIOS

La poesía épica. Hoy día puede aceptarse la unidad de origen de la épica europea, a partir de un tronco común germánico, diversificado luego en cada literatura nacional. Una serie de caracteres, casi siempre de tipo costumbrista, se reiteran en las epopeyas nórdicas, francesa y española. Sin embargo, puede decirse que hay un proceso de realismo acentuado a medida que descendemos geográficamente; de tal manera que los elementos legendarios, de pura imaginación, contenidos en la epopeya germánica, como aparecen en el Beowulf (hacia 700), en los fragmentos del Hildebrando (800), en la canción de Los Nibelun-gos, e incluso en los más tardíos de Tristán e Isolda y Parsifal, no se encuentran ya en la épica francesa, cuya Chanson de Roland se apoya en ciertos elementos históricos.

Este historicismo se acentúa de modo notable en la épica castellana, cuyo carácter central es precisamente el realismo de su contenido. En el Poema del Cid (hacia 1140) la historia se convierte en leyenda e igual ocurre, con mayor o menor intensidad, en otros poemas, como el de los Infantes de Lara, el del Cerco de Zamora, Garci-Fernández, Bernardo de El Carpió, etc.

El Cid histórico y el Cid literario: En el Cantar de mio Cid se narran as gestas de un personaje real, nacido en Burgos en torno a 1043. Sin embargo, la obra presenta abundantes pasajes y personajes aventados por necesidades literarias, como la visión del arcángel Gabriel, a afrenta de Corpes, el engaño de las arcas, el encuentro del Cid y el león o la celebración de las cortes de Toledo; se trata de elementos insertados por el autor que buscan, en último término, engrandecer a figura del héroe.

El poema, además, omite ciertos hechos reales, como la procedencia leonesa de doña Jimena, perteneciente a la alta nobleza, y modifica el orden de las batallas. El protagonista del Cantar, dotado de una gran humanidad y rasgos realistas, es un personaje verosímil, pero no real. La figura del héroe se ve Idealizada por la ficción, que exagera sus rasgos y configura una historia con una progresión ascendente. El Cid, gracias a su esfuerzo, va paulatinamente superando los embates de su mala fortuna, conquistando una fama y una honra que en justicia no debía haber perdido y alcanzando una posición social mayor de la que tenía al comienzo de la obra.



La poesía lírica. Una serie de focos líricos se localizan en la Edad Media europea, de los cuales tres se destacan por su antigüedad e influencias: el Provenzal, el galaico-portugués y el arábigo-andaluz, con fuertes concomitancias y mutuas presiones. Los críticos han teorizado con amplitud en torno a la prioridad de estos grupos y M. Pidal ha defendido la del arábigo-andaluz con pruebas basadas en el empleo de una estrofa, el zéjel, de aquella ascendencia, generalizado luego en Europa.

Los temas son igualmente similares, y el de mayor tratamiento, el del «amor cortés», se repite con fórmulas estereotípicas (figuras de la «donna» o mujer casada, del galanteador, del marido celoso, de los «mestureros», etc.). Las más cercanas escuelas italianas del dolce stil nuovo, de tono prerrenacentista, heredarán dichas corrientes. La figura del trovador, que sustituye al juglar épico, dignifica el oficio con su verdadera creación poética.

Los límites entre la pura lírica y otros factores juglarescos, más groseros, son difíciles de discernir en autores «goliardescos», como Francois Villon, el Arcipreste de Hita o Chaucer, o en poemas como el Román de la Rose. Es un fruto de la época, en que aparecen mezclados simbólicamente el vagabundo, el peregrino y el clérigo; el estudiante nocherniego y el caballero bretón.

Literatura eclesiástica. Dentro de las corrientes espirituales cristianas cabe distinguir las escolásticas y las místicas, ambas con abundante repercusión literaria. Representan la primera postura Tomás de Aquino (Fallecido 1274) y Abelardo (Fallecido 1142) y la segunda Bernardo de Claraval (1153) y Francisco de Asís (f 1226).

elogios importantes para la mujer

Drama. El teatro medieval se desarrolla en torno a dos fuentes de inspiración: la religiosa y la profana. La liturgia cristiana da origen a obras que van evolucionando hasta constituir un teatro propio, en el que el latín queda sustituido  por las lenguas modernas. El ciclo del Nacimiento y el ciclo de la Pasión son sus focos principales, luego ampliados a la totalidad de las Escrituras. Los Misterios, los Milagros, las Moralidades y los Autos, son sus más usuales manifestaciones. Las piezas profanas cultivan temas escolares y pastoriles en farsas y églogas.

El Cantar de Roldán

Siente Roldán que la muerte lo cerca.

Se le escapa el cerebro por las orejas.

A Dios ruega que llame a su lado a sus pares.

Y para él mismo implora ayuda al ángel Gabriel.

A fin de evitar la vergüenza, ha cogido en una mano

su olifante, y con la otra su espada Durandarte.

Más allá de donde una saeta de ballesta alcanza,

hacia España se dirige, a un barbecho,

y sube a un cerro donde un hermoso árbol

cubre cuatro gradas de mármol.

Allí, en la hierba verde se desploma

y se desvanece, pues la muerte lo cerca(…)

Siente Roldán que la muerte lo apremia

Y lo recorre de la cabeza al corazón.

La sombra de un pino ha buscado

Y sobre la hierba se ha echado de bruces.

La espada y el olifante ha puesto bajo su cuerpo

Y su cabeza ha vuelto hacia los paganos.

Y así ha hecho para que Carlos y los franceses

Digan que el bravo conde, en verdad,

Ha sido un conquistador hasta la muerte.

Pronta y repetidamente se ha confesado

Y sus pecados ofrece a Dios con su guante.

Siente Roldán que su hora está cerca.

Mira hacia España desde lo alto de un monte escarpado

Y se golpea el pecho con la mano:

«Mi culpa confieso y tu misericordia imploro, Señor,

Por todos los pecados, sean grandes o pequeños,

Que desde mi nacimiento he cometido

Hasta este día en que la muerte me alcanza’:

Su guante derecho hacia Dios ya tiende

Y ángeles del cielo hacia él descienden.

 

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------