Biografia de Andersen Christian y Obra Literaria Fantasticas



Biografia de Andersen Christian y Obra Literaria – Sus Cuentos de Hadas

ANDERSEN, Hans Christian (1805-1875), Escritor danés que, luego de probar su aptitud en la poesía, el teatro, la novela y los relatos de viaje, creó íantasías literarias de las más prodigiosas de los tiempos modernos.

Universalmente traducidas y difundidas, estas creaciones deleitan y encantan a todos los niños del mundo; pero a pesar de sus rasgos ingenuos e infantiles, exceden en mucho la simple esfera del género y son consideradas como verdaderas joyas de la literatura.

Hijo de un humilde zapatero remendón, y ayudante suyo en su juventud, nació en Odense, y era tal la pobreza de los suyos, que el padre —para casarse— construyó el lecho nupcial con los restos de un sarcófago en que había sido velado un noble señor del lugar.

Allí durmió también el pequeño Hans sus sueños de niño, y como el personaje de su conmovedora historia (El patito feo que era cisne y no lo sabía), además de pobre, fue un muchachito triste y poco agraciado, pero inteligente, aplicado y ambicioso.

Biografia de Andersen Christian y Obra Literaria
Entre sus famosos cuentos se encuentran El patito feo, El traje nuevo del emperador, La reina de las nieves, Las zapatillas rojas, El soldadito de plomo, El ruiseñor, El sastrecillo valiente y La sirenita. Sus cuentos han sido traducidos a más de 80 idiomas y han sido adaptados a obras de teatro, ballets, películas y obras de escultura y pintura.

Muerto su padre, la miseria se ensañó aún más en su hogar, y él tuvo que ayudar a su madre trabajando en ingratos oficios.

Como evasión a la dura existencia, se aficionó al teatro de títeres; asistía a los espectáculos ambulantes y fabricóse él mismo muñecos para los que improvisaba disparatados diálogos.

Esta simpatía por la escena hizo que en su adolescencia se apasionara por la ópera, y, como estaba dotado de buena voz, quiso ser cantante, para lo cual se trasladó a Copenhague.

Sufrió, sin embargo, una amarga desilusión, porque le negaron aptitudes y se burlaron de su escasa cultura.

Aprovechó el viaje a Copenhague para conseguir influyentes apoyos y pudo así cursar estudios de segunda enseñanza.

La benevolencia del poeta Oehlenschlager y otros personajes obtuvieron del rey una beca para él, con el propósito de que ampliara sus estudios en el extranjero.

Desde ese instante, la vida le sonríe como el hada buena de sus cuentos.

Publica sus Poesías y la novela El improvisador, que le dan cierto renombre.

Aunque fracasa en el drama filosófico Ashaverus, algunas de sus piezas de teatro agradan a determinado público, y el Viaje a pie lo destaca como un narrador atento y curioso.

Pero hasta entonces no pasa de la medianía, y sólo la publicación de sus Cuentos de hadas, Cuentos maravillosos y Álbum sin dibujos pone alas a su nombre, que se hace familiar y querido en todo el mundo.

En ellos, sus hadas, ninfas y hechiceras, sus príncipes encantados y sus pájaros, maravillosos son otros tantos símbolos de la vida, pues nunca su fantasía perdió el cálido vínculo con la realidad.

Muchos de sus personajes, situaciones y lugares tuvieron modelos reales.

Como él mismo confiesa en El cuento de mí vida —cautivador relato de su propia existencia—, el recuerdo de su madre le inspiró el personaje de la vieja Dominica de Nada menos que un violinista; la maceta de tierra que adornaba su humilde patio se transfiguró en el florido jardín de La reina de las nieves; y las hadas bienhechoras no son sino diversas encarnaciones de la actriz Jenny Lynd, a quien amó en silencio, sin tener la dicha de ser correspondido.

El ballet y luego el cinematógrafo han dado un espléndido marco a sus cuentos.

Uno de ellos Las zapatillas rojas, es un magnífico ejemplo de esas adaptaciones. En todos los relatos de Andersen la imaginación se impregna de emocionada intención y ternura.

Sobresalen, entre muchos incomparables: El patito feo, El mercader de arena, El soldadito constante, etc.

En el apogeo de su gloria, una noche se cayó del lecho mientras dormía y, a consecuencia del golpe, murió al cabo de tres días.

Así pues, su muerte fue como ur brusco despertar de ese sueño fantástico que había sido su vida, iniciada en una cuna cuyas tablas pertenecieron a un sarcógrafo.

Enciclopedia Ilustrada CUMBRE  Editorial CUMBRE S.A. Tomo 5 Entrada Vida de Andersen Hans Chistian

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------