Biografia de Tucidides Historiador



Biografía de Tucidides Historiador Griego

Tanto en el campo filosófico como en el histórico, debía caber a un ateniense, en Tucídides, la gloria de cerrar con broche de oro una evolución multisecular, logrando, con el rayo del genio, establecer las bases inconmovibles de las dos ciencias: la del pensamiento y la de la acción. Porque lo que «el pensamiento» representa Sócrates, lo es para «la accion» la persona de Tucídides.

Tucídides (Atenas, c. 460 a. C.-Tracia, c. ¿396 a. C.?) fue un historiador y militar ateniense. Su obra Historia de la Guerra del Peloponeso donde describe la historia entre Esparta y Atenas hasta el año 411 a. C.

historiador griego tucidides

Tucídides ha sido considerado como el padre de la «historiografía científica» debido a sus estrictos estándares de recopilación de pruebas y de sus análisis en términos de causa-efecto sin referencia a la intervención de dioses, tal y como él mismo subraya en su introducción a su obra.

Pasar de Herodoto a este historiador ateniense es cambiar por completo de ambiente; como ha dicho un autor, «en lugar del suave viento del novelar fantástico y de la ingenua credulidad, respirase en Tucídides el aire fuerte y alto de la crítica y de las duras realidades».

En efecto, caracteriza a Tucídides un inquebrantable e incorruptible amor a la verdad, a cuyo servicio pone unas dotes de psicólogo y de político poco comunes y unas condiciones críticas que hacen parangón con el espíritu de duda que por entonces hacían imperar los sofistas y Sócrates en la vida intelectual ateniense.

Tucídides pertenecía a una familia aristocrática y hacendada. Su padre, Oloros, se consideraba descendiente de una estirpe de príncipes tracios, y su madre.

Hegesípila, descendía de Milcíades, el triunfador de Maratón. Allá, en la Tracia, esta familia poseía las minas de oro de Escapte Hylé, de las que obtenía grandes rendimientos.

En su juventud, Tucídides frecuente las escuelas de los sofistas, donde adquirió, junto con una cultura general, la completa libertad de pensamiento propia de su poderosísima inteligencia.

Dotado de una intensa vida interior, cuando estalló la guerra del Peloponeso, la cual debía afectar tantas cosas en la existencia histórica de Atenas y Grecia, se propuso legar a la posteridad el relato de aquellos hechos.

Desde el primer día trabajó en la recopilación de datos y no abandonó el estilete hasta que la muerte le arrebató las últimas fuerzas.



En el ejército y en la política, en el destierro o en la patria, Tucídides aprovechó todas las oportunidades para legarnos su obra maestra: la Historia de la guerra del Peloponeso.

Partidario de la democracia moderada, que entonces estaba dirigida por Nicias, Tucídides formó en las fila» de los que lucharon para arrebatar el poder a la demagogia encarnada en Cleón.

Había ya muerto Péneles—en la misma pestilencia Tucídides había sufrido el contagio—y los atenienses se disputaban su sucesión.

La carrera de Tucídides habría podido, pues, ser brillante, pero quedó inutilizado por muchos años para la política a raíz del desgraciado asunto de Amfípolis, la perla de las colonias de Atenas en la Calcídica.

El suceso ocurrió en 424. Tucídides estaba encargado de la defensa de ésta y otras posesiones atenienses frente a la amenaza espartana. Una noche de invierno, cuando había corrido en defensa de la ciudad de Tasos, el general Brásidas se apoderó por sorpresa de Amfípolis.

Tucídides regresó a marchas forzadas, pero sólo le fué posible conservar el puesto de Eón. La noticia cayó como un rayo en Atenas, y aprovechando el descontento general, Cleón acusó a Tucídides de traición o negligencia en el servicio de la patria.

Declarado culpable y, según parece, condenado a muerte, Tucídides no acudió a Atenas para someterse al rigor de sus rivales. Vivió en el destierro, en Tracia, hasta que, a fines de la guerra, fueautorizado para regresar a la ciudad.

Con una conciencia absoluta de su responsabilidad histórica y un arte literario consumado, Tucídides pretendió tratar desapasionadamente el tema más apasionante de aquella generación: la lucha decisiva entre un imperio gobernado por una democracia y varias ciudades autónomas y, en general, aristocráticas. Y triunfó plenamente en su propósito.

A excepción de Cleón, en que parece concentrarse todo su odio, Tucídides nos legó un cuadro casi perfecto de los hombres y de los pueblos que intervinieron en aquel conflicto trascendental para la historia de Grecia.

fuente

OTRAS BIOGRAFIAS PARA INFORMARSE:
Biografia de Juan Knox
Biografia de Lutero
Biografia de Calvino
Biografia de Pirro de Piro
Biografia de Epicuro
Biografia de Aristofanes
Biografia de Tucidides
Biografia de Juliano El Apostata



https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias
imagen truco limonimagen cazar serpienteimagen depositos acertijo


noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------