El Gobierno de una Nacion Resumen, Concepto y Formas de Gobernar



Concepto: Gobierno de una Nación
Formas de Gobierno

¿QUE ES UN GOBIERNO?: Gobierno es el conjunto de autoridades y funcionarios que dirigen una sociedad o un grupo humano. Así hablamos del gobierno de la Nación, del gobierno provincial, del gobierno municipal, del gobierno de una empresa, del gobierno de una escuela, etc.

Toda sociedad humana, para cumplir sus fines requiere una organización, una conducción, una administración. La coincidencia de las voluntades, la composición de los intereses, la armonía de los esfuerzos, no surgen espontáneamente.

Incluso una familia necesita para su buen funcionamiento «un jefe de familia» que es su conductor y principal responsable. Un club de fútbol necesita una comisión y un presidente. No hay sociedad estable sin gobierno y autoridad.

La existencia de la autoridad es imprescindible para el buen funcionamiento de toda sociedad. Es un hecho comprobado por la experiencia de que si falla la autoridad la sociedad se desquicia, surge el desorden y la anarquía.

También la sociedad política necesita un gobierno, que sea el responsable de la armonía de las voluntades, de la consecución de los fines comunes, de la paz y justicia, de la protección de los derechos y libertades, de la composición de los conflictos.

Existen muy diversos tipos de sociedades políticas y múltiples formas de concebir y organizar el poder. Pero no existen, ni han existido, sociedades sin gobierno.

El objeto y la función del gobierno es lograr el bien común de la sociedad.

Aristóteles clasificaba a los gobiernos en tres formas legítimas y en tres formas corrompidas.

Las tres formas legítimas se caracterizan por buscar el bien común; las tres deformaciones, o formas corruptas, por buscar el bien particular o privado.

Formas legítimas:
monarquía: gobierna uno para provecho de todos;
aristocracia: gobierna un grupo para provecho de todos;
democracia: gobierna la muchedumbre para provecho de todos.



Formas corruptas:
tiranía: gobierna uno para provecho de sí mismo;
oligarquía: gobierna un grupo para provecho propio.
demagogia: gobierna la muchedumbre para provecho propio, con olvido del bien de la comunidad y de los otros grupos.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/gobierno.jpg

LAS FUNCIONES DEL PODER – SU ARMONÍA Y COORDINACIÓN

Tres son por naturaleza las funciones fundamentales que requiere la organización y gobierno de una comunidad:

1. establecer las normas estables que regulan el ejercicio de los derechos y deberes, establecen la competencia de magistrados y funcionarios, regulan los distintos géneros de actividad social, etc., es decir, dictar leyes o legislar. Esta es la función legislativa;

2. poner en ejecución lo que mandan las leyes, velar por el orden social, administrar el estado, conducir el conjunto de la vida y la actividad social. Esta es la función ejecutiva;

3. ser arbitro en los conflictos que se suscitan, juzgar y sancionar a los que han transgredido las leyes, velar porque la justicia y el orden jurídico tengan vigencia real en la vida de la sociedad. Esta es la función judicial.

Estas funciones pueden estar reunidas o separadas en uno o distintos órganos o personas. El padre de familia las reúne en sí mismo en la sociedad familiar. El mismo da las normas, las ejecuta, administra su familia y sanciona a sus hijos cuando es menester.

En la mayor parte de las sociedades políticas, incluso en las primitivas, estas funciones no suelen estar concentradas en una misma persona. En muchas organizaciones tribales el jefe de tribu ejerce la función ejecutiva y administra justicia. Pero un consejo de ancianos es el que dicta las normas, toma las decisiones de más importancia, y se reserva los casos criminales de mayor trascendencia.

Fue característica de las monarquías absolutas el concentrar en manos del monarca las tres funciones en instancia suprema. El rey dictaba leyes, administraba el estado y actuaba como supremo juez. La concentración del poder en una mano es lo que constituye el poder dictatorial.

El poder dictatorial puede ser bien o mal empleado, pero por naturaleza es incontrolable y se presta a abusos, a convertirse en poder absoluto o arbitrario.



En los siglos XVII y XVIII, época del «derecho divino» de los reyes, era común la concentración de las tres funciones en manos del monarca. Es la época de las monarquías absolutas.

Las modernas teorías y movimientos democráticos surgen en oposición a este poder absoluto. Uno de sus postulados será el rechazo del poder incontrolable. De aquí su insistencia en que las tres funciones estén en manos y órganos distintos.

El objeto fundamental de la separación de funciones es prevenir los abusos, procurando el equilibrio y mutuo control entre los órganos.

Fue Montesquieu, pensador político francés del siglo XVIII, teórico del moderno constitucionalismo, quien en su obra El espíritu de las leyes, llamó la atención sobre la importancia que tiene la separación de funciones (él las llamaba «poderes», término que por mucho tiempo mantuvo la teoría política), para la limitación del poder y la salvaguarda de la libertad.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

CONCEPTO Ó DEFINICIÓN: Concepto de uso frecuente y poco preciso que designa, en la terminología política, tanto los mecanismos a través de los que se lleva a cabo la dirección pública de la colectividad social, como el aparato que hace aquélla posible.

El gobierno, por tanto, adquiere significados concretos diversos que pueden aludir a la forma de organización global en un Estado (o régimen político); a la acción misma de elaboración de las políticas públicas (o gobernación); o a la organización institucional donde reside la autoridad formal del Estado.

En esta última acepción estática y concreta, el término no sólo se aplica para nombrar al conjunto de los poderes públicos tradicionales —legislativo, judicial y ejecutivo— sino que también sirve como sinónimo del último. De hecho, y especialmente fuera del mundo anglosajón, con gobierno se designa específicamente a la cima política que, junto a la subordinada administración, conforma el poder ejecutivo.

Circunscribiendo así la noción a la de más restringido alcance, el gobierno es una institución política de existencia universal, a diferencia de los parlamentos o los tribunales, por lo que se identifica asiduamente con el poder estatal en sentido estricto.

En las democracias actuales, su protagonismo en la orientación de las políticas puede depender de la forma de nombramiento, que varía entre los presidencialismos, donde un poderoso jefe de gobierno directa y popularmente elegido se rodea de colaboradores, y los sistemas parlamentarios.



En estos últimos son las asambleas las que nombran y controlan al gobierno, de forma que éste depende de la capacidad de liderazgo de quien lo dirige (el primer ministro), de la cohesión del equipo designado y de la fuerza que tenga el partido o coalición que lo respalda.

Estos factores, junto a otras variables constitucionales y administrativas, hacen que los gobiernos resulten fragmentados (si cada ministro disfruta de autonomía sobre su departamento y no existe coordinación); monocráticos (si existen relaciones jerárquicas de uno o varios miembros sobre otros); o colegiados (cuando la toma de las decisiones más importantes se realiza de forma colectiva).

En todo caso estos rasgos no son excluyentes y, de hecho, es común que la pauta real de funcionamiento de un gobierno se segmente entre el papel protagonista desempeña en ciertos ámbitos el primer ministro o el responsable de hacienda y la responsabilidad más directa de los demás miembros en sus correspondientes sectores.

Además de los mencionados dominios reservados y del margen que los ministerios individuales tienen en los impulsos iniciales y la implementación, la dirección política y la coordinación se alcanza, al menos teóricamente, en la sede colegiada.

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------