La Constitucion Nacional 1853 Explicada Resumen de su Contenido



La Constitucion Nacional 1853 – Resumen de su Contenido

LA CONSTITUCION 1853:
Su valor histórico

«La Constitución de 1853 —escribe el historiador Ricardo Levene— pacificó el país sobre la base de la unión de todos los argentinos y lo organizó como no lo habían logrado los Estatutos y Reglamentos de 1811, 1815, 1817 y las Constituciones de 1819 y 1826.»

A las fuentes citadas, particularmente la Constitución de 1826 y el Pacto Federal de 1831, debe agregarse la influencia doctrinaria de la obra Las Bases de Juan Bautista Alberdi; del Dogma Socialista, de Esteban Echeverría y del libro de los norteamericanos Hamilton, Madison y Jay titulado El Federalista, que analiza la Constitución de los Estados Unidos de Norteamérica.

Las Bases fueron publicadas por vez primera en Valparaíso —mayo de 1832— cuando Alberdi se encontraba todavía expatriado en Chile. El trabajo fue remitido a varios compatriotas, entre ellos Urquiza, quien elogió su indudable valor. La edición definitiva se imprimió en Francia.

El libro consta de 37 capítulos, una introducción y como apéndice un proyecto de Constitución. Alberdi concreta su pensamiento en la fórmula «gobernar es poblar» y luego de analizar varias constituciones de países americanos, sostiene que la República Argentina debe regirse por un sistema de gobierno —de acuerdo con antecedentes federales y unitarios— a cargo de un poder superior que respete las autonomías provinciales.

Sobre Las Bases ejerció influencia el Dogma Socialista de Echeverría y el grupo de pensadores de la Asociación de Mayo.

Con respecto a El Federalista, el historiador Pelliza sostiene que el único ejemplar hojeado por los diputados en las sesiones preparatorias, luego se perdió.

En nombre de la comisión redactora, el diputado Benjamín Gorostiaga afirmó que el proyecto «estaba vaciado en el molde de la Constitución de los Estados Unidos».

Con estas palabras quiso significar que la Carta fundamental del país del norte sirvió de modelo, debido a su federalismo puro, pero esta expresión no debe interpretarse en el sentido de que el trabajo de la comisión redactora fuera una simple copia servil o un calco de aquella.

Los autores de la Constitución de 1853 consultaron antecedentes institucionales de nuestro país y del extranjero, para luego redactar un trabajo orgánico, que interpretó el pasado histórico y el sentir nacional. Cuando transcribieron el texto de una declaración que figuraba en una obra extranjera, lo hicieron persuadidos de su necesidad en nuestro medio, al efecto de satisfacer una realidad argentina.



Los diputados constituyentes coincidieron con los pensadores de la Asociación de Mayo —que sostenían la conciliación de los principios federales y unitarios— para llegar a una fórmula federal mixta o federounitaria, que permitió organizar la República después de tantos años de luchas partidarias.

La Constitución sancionada el 1º de mayo de 1853 significó la unidad jurídica de la Nación, pues si bien las provincias podían dictar sus propias constituciones y regirse por ellas, sus declaraciones y demás preceptos debían estar de acuerdo con la Ley Suprema, es decir, la Constitución Nacional.

1- La Constitución Nacional
La Constitución es la principal ley del Estado, por eso, también se «la denomina Ley Fundamental«. En ella, encontramos las bases de nuestra organización como país. Ella representa una herramienta primordial para todo habitante de la Nación. La Constitución reconoce todos los derechos que poseemos por el solo hecho de ser hombres (el derecho a vivir, a gozar de la libertad, a asociarnos, a trabajar, etc.). Asimismo, de ella surgen los recursos que podemos utilizar en caso de que alguien desconozca nuestros derechos.

Además, la Constitución determina de qué forma se organiza el gobierno y sus instituciones. La actuación de los gobernantes será previsible para todos, ya que la misma se deberá ajustar a las prescripciones constitucionales, en cuanto al modo y al tiempo de ejercicio del poder.

Las Constituciones en los países democráticos
Una Constitución es la norma que fija los principios básicos de convivencia en un Estado. La Constitución de un país democrático debe tener un contenido particular que contemple:

• un amplio catálogo de los derechos de los ciudadanos,
• la organización de un gobierno compuesto por poderes separados,
• el acceso al poder sólo a través del voto de la ciudadanía,
• la periodicidad en el poder, es decir, que se puede ocupar sólo durante un lapso determinado,
• la independencia del poder judicial de los otros poderes,
• la publicidad de los actos de los tres poderes, de manera que puedan ser conocidos por todos los ciudadanos,
• la libertad de la oposición al gobierno para expresar sus ideas.

Todos estos contenidos tienen por finalidad asegurar la libertad y la dignidad de las personas. Sólo una Constitución que presente todas estas estipulaciones, junto con otras que se verán a lo largo del libro, es una Constitución democrática.

Los países totalitarios muchas veces poseen Constituciones, pero ellas sólo son una fachada de democracia.

En su interior, seguramente, aparecerán normas contrarias al ejercicio democrático o, aunque ello no ocurra, será la práctica la que se encargará de desnaturalizar su contenido. Por ejemplo, si se imposibilita que exista oposición al gobierno, como ocurre en los países donde sólo se permite la actuación de un único partido político.

LA CONSTITUCIÓN NACIONAL



2 – El preámbulo: su significado y contenido:

El Preámbulo es un texto breve que precede a la Constitución.
Es una declaración que enuncia las aspiraciones que animan las cláusulas de la Constitución y revela las intenciones que se propusieron los constituyentes. El Preámbulo tiene también un valor histórico, recoge la voluntad del país en sus intentos de organizado políticamente.

elogios importantes para la mujer

Las partes fundamentales del Preámbulo son:

Nos los representantes: se está expresando que los constituyentes llevaban los poderes expresos del pueblo para constituir políticamente al país.

Del pueblo de la Nación Argentina: llevaban la representación déla soberanía del pueblo, lo representaban en forma directa.

Reunidos en Congreso General Constituyente, el propósito del Congreso General consistía en dictar una Constitución y las leyes que la pusieran en práctica.

Por voluntad y elección de las provincias que la componen; si bien los constituyentes estaban elegidos por el pueblo, lo eran por voluntad de las provincias. El origen de la convocatoria se halla en el Acuerdo de San Nicolás firmado por las provincias.

En cumplimiento de pactos preexistentes; esta declaración expresa que la reunión se cumplía de acuerdo con la voluntad del pueblo y de los gobiernos de provincias expresada en los pactos anteriores.

Con el objeto de constituir la unión nacional, o sea, de fijarla por común acuerdo.

Afianzar la justicia: lo fundamental, después de constituirse, era asegurar la justicia.

Consolidar la paz interior: obtenerla permite la vigencia de las instituciones.

Proveer a la defensa común: para alcanzarla es preciso poseer un poder suficiente que permita repeler cualquier agresión.

Promover el bienestar general, o sea, de toda la población.

Asegurar los beneficios de la libertad: el don de la libertad se fijaba como objetivo fundamental de la vida social y política.

Para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino: los propósitos que anteriormente se han formulado estaban destinados a todos los que habitan el territorio argentino.

Invocando la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia. Los constituyentes eran  personas creyentes, por lo que invocan a Dios, fuente de Sabiduría y Supremo Legislador.

Ordenamos, decretamos y establecemos esta Constitución de la Nación Argentina. Una vez cumplido por los constituyentes el mandato de dar una Constitución, mandan sea
respetada, y lo hacen en nombre del pueblo que los eligió.

3 – Características del gobierno representativo, republicano y federal.

Los poderes según la Constitución.
Los poderes de la Nación se hallan en tres centros distintos de autoridad: el Congreso, que ejerce facultades legislativas; el Ejecutivo o Presidente, que ejerce las ejecutivas y los Tribunales, que tienen las judiciales.
Los tres poderes son parte de un solo y único núcleo central de poder.

Características del sistema
Están definidas por los artículos 1° y 22 . Según ellos la Nación es gobernada por medio de las autoridades constituidas a través de elecciones (sistema representativo) y sus representantes se renuevan periódicamente (sistema republicano).

El Poder Ejecutivo se renueva cada seis años por elección popular indirecta.
El Poder Legislativo se renueva en la Cámara de Diputados por mitad cada dos años, por medio de elección popular directa; en la Cámara de Senadores se renueva por terceras partes, cada tres años. Los senadores son elegidos por las legislaturas provinciales.
El Poder Judicial no tiene marcada la duración.

Característica esencial a la representación es la responsabilidad a que están sujetos. Así el Presidente, ministros y los miembros del Poder Judicial están sujetos a la acusación de la Cámara de Diputados y juicio ante la «de senadores por falta cometida durante el desempeño de sus funciones.
Los miembros de las dos Cámaras legislativas no pueden ser acusados por los otros dos poderes, pero pueden ser corregidos por sus pares.

Características del sistema federal
Nuestra constitución es federal porque sus atribuciones son repartidas en distintos centros de autoridad. El sistema federal tiende a evitar la tiranía, porque impide la concentración del poder en una sola persona; y la anarquía, pues la existencia de varios gobiernos locales supone una serie de organizaciones que no pueden ser disueltas fácilmente. La característica esencial del sistema federal está establecida en el art. 104 de la Constitución.

PARA SABER MAS…
Forma de gobierno y forma de Estado

Estas dos cuestiones, fundamentales para la organización del país, son definidas en el art. 1°
El gobierno es representativo. Está formado por los representantes «del pueblo, el cual, en ejercicio de su soberanía los ha elegido a través del sufragio. Los ciudadanos no pueden gobernar directamente. Ello es imposible por el elevado número de habitantes que componen un Estado moderno. Además, la complejidad y diversidad de cuestiones que deben abordar los gobernantes exige, de parte de ellos, un alto conocimiento técnico que no todos están capacitados para asumir. Los gobernantes representan al pueblo en su totalidad, no deben ser portavoces de intereses particulares, en razón de lo cual deben perseguir el interés general de la Nación.

El gobierno es republicano. Este término es utilizado en nuestra Constitución como sinónimo de democrático. Por lo tanto, la estructura gubernamental debe respetar la separación de poderes, como medio apto para detener todo abuso en la acción del gobierno.

El Estado es federal. El poder se encuentra descentralizado territorialmente. En el interior del Estado conviven dos niveles de gobierno: la Nación y las provincias. La Constitución define el ámbito de competencias que les corresponde a cada uno de estos niveles y determina los principios y relaciones que se establecen entre ellos.

 Garantías Constitucionales Cuando Somos Detenidos

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------