Lucha Reina Isabel I de Inglaterra contra el Catolicismo Religión



Lucha Reina Isabel I de Inglaterra Contra el Catolicismo

ISABEL I DE INGLATERRA: Cuando murió María, su hermana Isabel I ocupó el trono. Isabel era una mujer popular e inteligente. Se negó a casarse y tomaba sus propias decisiones. La católica María Estuardo, reina de Escocia y prima de Isabel, fue encontrada culpable de conspirar contra ella, aunque Isabel se resistió durante varios años a la idea de ejecutarla.

Isabel I ayudó a los protestantes europeos y envió piratas ingleses contra los barcos y las colonias españoles. Estableció un acuerdo entre católicos y protestantes ingleses, y luchó contra España, derrotando a la Armada Invencible.

Crecieron la industria y la economía, en Inglaterra comenzó a desarrollar empresas en el extranjero. Ésta fue la época de Shakespeare, un período del gran florecimiento de la cultura y la sociedad inglesas.

Isabel fue intransigente en materia religiosa: restableció el anglicanismo, colocó a la Iglesia bajo la autoridad de la monarquía, persiguió tanto a católicos como a los calvinistas que en Inglaterra fueron llamados puritanos.

Lucha Reina Isabel I de Inglaterra contra el Catolicismo

Enrique se casó seis veces y mandó ejecutar a dos de sus mujeres, a la segunda, Ana Bolena, y a la quinta, Catalina Howard, acusándolas de adulterio. Durante su reinado, fortaleció el control inglés de Gales e Irlanda, creó una gran armada naval y diseñó diversos proyectos coloniales y comerciales. Le sucedió en 1547 su único hijo, Eduardo VI (1537-1553), que murió a los 16 años. Durante su reinado, la Iglesia de Inglaterra se hizo más fuerte. Le sucedió su hermanastra María I(1516-1558), la hija mayor de Enrique, que reinó durante cinco años e intentó restaurar el catolicismo.

NUNCA QUISO CASARSE: Quizá también de resultas de la comprobación de su estado físico, fue que Isabel declaró ante el Parlamento, que deseaba verla casada y con descendencia, que era su firme propósito el de permanecer soltera.

Y el logro de tal decisión fue lo que condujo a que esta reina fuera llamada la Reina Virgen, lo que en realidad no parece haber sido cierto a pie juntillas, ya que se comentaba que otorgó su “íntimo afecto” a buen número de favoritos (entre los que se destacan Robert Dudley, primer conde de Leicester, sir Walter Raleigh y Robert Devereux, segundo conde de Essex).

Los primeros devaneos de Isabel, siendo aún una adolescente, fueron con Tomás Seymour, joven hermoso, apuesto, tan hábil con la palabra como con las armas, pero ambicioso y carente de escrúpulos. Este acarició la esperanza de casarse con Isabel, pero debido a la oposición que halló en su hermano mayor, regente del reino, desvió sus atenciones hacía la viuda Catalina Parr, con la que al fin se casó.

Al quedar prontamente viudo, volvió otra vez su atención a la quinceañera Isabel y se dice que, aprovechando la promiscuidad que entonces imperaba en todas las grandes casas “solía ingresar al amanecer en el dormitorio de ésta, y luego de apartar las cortinillas del lecho, la despertaba besándola, la acariciaba, le hacía cosquillas, fingía querer entrar en su lecho, la hacía levantarse medio desnuda, la perseguía a través de la alcoba, le daba grandes palmadas en el trasero y todo concluía entre risotadas”.

SU GOBIERNO: Isabel fortaleció el poder real y simbolizó, para muchos de sus subditos, la grandeza de la nación. Sin embargo, algunos sectores del Parlamento se opusieron a su gobierno, ya que éste lo convocó en pocas oportunidades. Pero la principal opositora de Isabel fue María Estuardo, reina de Escocia. María, que profesaba la religión católica, había regresado a su país luego de la muerte de su marido, Francisco II de Francia.



Una revuelta en Escocia la obligó a refugiarse en Inglaterra. Allí, María fue acusada de conspirar contra Isabel I y de instigar a los católicos contra los anglicanos y fue ejecutada. A partir de ese momento, Isabel I persiguió con tenacidad a los católicos, que conspiraban en su contra.

Para frenar la política religiosa de Inglaterra y los ataques a sus dominios, Felipe II creyó posible invadir el reino. Para ello dispuso la creación de una flota de pesados galeones que recibió el nombre de la Armada invencible.

En 1588, la escuadra inglesa derrotó en el Mar del Norte a la famosa armada española. Inglaterra no sólo había defendido su territorio, sino que, a partir de ese momento, comenzó a reforzar su flota, lo que le permitió, años más tarde, lograr el predominio absoluto de los mares.

Isabel murió en el año 1603 sin dejar descendencia. Con el nuevo rey, Jacobo I, hijo de María Estuardo, comenzó a gobernar Inglaterra una nueva dinastía, la de los Estuardo.

Unos años antes, en 1598, había fallecido su permanente rival, Felipe II. España llegaba al final del siglo XVI con una profunda crisis en su economía. Con la muerte de Felipe comenzaba el período de decadencia de España en el continente europeo.

Al gobierno de los «Austrias mayores» (Carlos v y Felipe n) le sucedió el de los «Austrias menores» (Felipe III, Felipe IV y Carlos II, «el Hechizado»). Al comenzar el siglo XVII, España fue perdiendo paulatinamente su papel hegemónico.

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------