Causas del Origen del Anglicanismo en Inglaterra-Reforma de Enrique VIII



Causas Que da Origen Al Anglicanismo en Inglaterra – La Religión Anglicana

Enrique VIII de InglaterraEnrique VIII, rey de Inglaterra (desde 1509), era omnipotente en su reino.

Elegía todos los obispos y no les permitía discutir sus órdenes.

Había hecho nombrar a su ministro favorito, Wolsey, cardenal y legado del Papa en Inglaterra.

Enrique VIII se alababa de haber estudiado teología.

Escribió un tratado refutando a Lutero.

El Papa lo felicitó y el dio el título de «defensor de la fe».

Pero un día  el acuerdo entre el rey y el Papa se rompió con motivo de un asunto particular.

Enrique se había casado con Catalina de Aragón, tía de Carlos V. Era viuda de su hermano, y se había casado con dispensa del Papa.

Se enamoró el rey de una dama joven de su Corte, Ana Bolena, y quiso casarse con ella, para lo que pidió al Papa que anulase su matrimonio con Catalina (1527).

El Papa Clemente VII, queriendo contentar a la vez a Carlos V y a Enrique VIII, dio largas al asunto y acabó por declarar que había de verse en Roma.

Enrique se decidió a obrar solo.

Reunió en asamblea a los obispos ingleses y los obligó a declarar al rey «único jefe supremo de la Iglesia en Inglaterra» (1531).

Enrique repudió a Catalina, casó secretamente con Ana Bolena (1533) y nombró a un arzobispo que declaró nulo su primer matrimonio.

Catalina acudió al Papa, el cual anuló el casamiento de Ana Bolena.

Características del Gobierno de Enrique VIII en Inglaterra

ESTA ES LA HISTORIA…

El turbulento y jovial rey Hal, como es afectuosamente llamado por sus súbditos el padre de Isabel, posee una manera un tanto apresurada de solucionar sus problemas amorosos.

En cuanto subió al trono, a los diecinueve años (1509), necesitó garantizar la alianza entre España e Inglaterra contra su tradicional enemiga, Francia.

Se casó entonces con la viuda de su hermano Arturo, Catalina de Aragón (hija de Fernando el Católico e Isabel la Católica).

Como para la Iglesia el casamiento con una cuñada era considerado incesto, Enrique VIII hizo que su primer ministro, el obispo Wolsey, hijo de un carnicero enriquecido, obtuviera del papa el permiso para contraer ese matrimonio (1509), con el pretexto de que el casamiento anterior de Catalina «no se había consumado».Catalina de Aragon

Enrique mantenía buenas relaciones con el papa.

Era intransigente defensor del catolicismo en la isla, en una época en que el protestantismo se extendía por Europa.

El papa no tenía, pues, motivo para contrariar a tan buen aliado. Después del casamiento, sin embargo, las cosas cambiaron.

La española no le daba un hijo varón; entre un aborto natural y otro, había nacido, en febrero de 1516, una niña, María Tudor.

Para un monarca de esa época, asegurar la descendencia en el trono era vital.

Morir sin sucesor confirmado era casi una invitación a que los nobles provocasen una guerra civil para apoderarse de la corona.

Además de eso, la alianza con España dejaba de ser conveniente para convertirse en una amenaza.

La dinastía austríaca de los Habsburgo, con el dinero de los banqueros Fugger y el control de las riquezas traídas de sus nuevas tierras de América está comprando a Europa, pagando enormes ejércitos, sobornando cuando es necesario, haciendo casamientos convenientes aquí y allá.

Carlos V integró este imperio multiforme sostenido por la banca alemana y por el oro de los galeones que llegan del Nuevo Mundo.

Inglaterra y su comercio se arriesgan a caer bajo ese dominio paneuropeo, como ocurrió con Flandes e Italia.

Conviene ahora conseguir alianza con Francia para enfrentar el peligro. Existe, además, un tercer motivo para el divorcio del rey Hal, pequeño para la historia, mas grande para su protagonista.

Enrique es sensual, quiere disfrutar de la vida, y Catalina, su contrafigura. Además, él siempre gustó de las otras mujeres.

El rey no consigue siquiera soportar su presencia, apasionado como está por la joven y vivaz Ana Bolena, dama de compañía de la reina, quien le promete un hijo varón.

ana bolenaPero el papa no está en condiciones de concederle la nueva anulación pretendida.

Es virtualmente un prisionero de la casa de los Habsburgo, que ya incendió Roma en 1527 y que desea en el trono inglés a Catalina de Aragón hoy y a su hija María mañana.

Una solución se impone. Si la Iglesia de Roma no puede liberarlo de ese lazo, la Iglesia de Inglaterra lo hará.

Enrique consigue que varias facultades de teología declaren la nulidad de este casamiento entre cuñados.

Ana Bolena (imagen arriba-izq.) está grávida; es preciso que el heredero no nazca bastardo.

Enrique nombra a Cranmer, un sacerdote dócil, arzobispo de Canterbury, y por su intermedio se casa secretamente en enero de 1533.

En Pascua se anuncia oficialmente el matrimonio: Ana es coronada reina. Y al mismo tiempo Enrique es excomulgado por el papa.

Este acontecimiento es el que decide la separación entre Inglaterra y la Iglesia de Roma.

Tomás MoroLa respuesta del rey no tarda, de ahora en adelante la Iglesia inglesa queda bajo las órdenes de Enrique Tudor.

La facilidad con que obtiene la adhesión de la mayoría del clero muestra hasta qué punto Inglaterra estaba madura para la separación o doblegada por el terror.

Los privilegios de que la Iglesia de Roma dispone en el reino, además de sus enormes riquezas, son tentadores en extremo para la burguesía inglesa. ¿Para qué mandar dinero al papa de Roma, si puede quedar en la isla?.

Enrique, a pesar de su rompimiento con el Papa, pretendía seguir siendo católico. Hacía decapitar a los católicos como criminales porque no reconocían su autoridad, pero mandaba quemar a los luteranos porque eran herejes.

Una ley (1539) ordenó condenar a prisión perpetua al que nó admitiera la confesión, la misa y el celibato de los sacerdotes.

Pero, desde que el rey había roto con el Papa, eran numerosos los partidarios de una reforma completa.

Los mismos ministros del rey hacían traducir al inglés algunas partes de la misa (1544).

Enrique VIII se cansó muy  pronto de Ana Bolena y la hizo decapitar (1536). Tuvi  cuatro mujeres más. La tercera murió, se divorció de la cuarta y a la quinta le mandó cortar la cabeza.

Con la nueva situación, los protestantes habían pensado que su hora había llegado, pero el rey quiere una Iglesia Católica, a pesar de estar separado del papa.

Cuando el canciller Tomás Moro (imagen arriba) se rehusa a renegar del papa y a reconocer el casamiento con Ana Bolena, Enrique manda que le corten la cabeza.

Vida y Obra de Santo Tomas Moro Biografia e Historia de la Reforma

Separado de la española (confinada en un castillo), con las arcas enriquecidas debido a la venta de los bienes de la Iglesia, Enrique espera el hijo varón que Ana Bolena le va a dar. Pero nace una niña: Isabel.

Corre el año 1533, y esta ya es otra historia….

———– 00000 ————

• AMPLIACION:

Su sucesor (1547) fue el hijo que había tenido de su tercera mujer, Eduardo VI, que contaba diez años.

El tío del joven rey gobernó en su lugar y puso de acuerdo con los partidarios de la Reforma. Mandó romper las vidrieras de las iglesias y las imágenes de los santos y suprimió las procesiones.

Entonces se escribió una liturgia en inglés, y se permitió casarse a ios sacerdotes.

Los partidarios del antiguo culto se sublevaron, y el gobierno envió contra ellos soldados alemanes e italianos.

El joven rey, educado por predicadores protestantes, se declaró favorable al calvinismo.

Mandó hacer una nueva liturgia que abolía los usos católicos (1552), y ordenó dar la comunión con pan ordinario, «como el que se come a la mesa». Se hizo una nueva confesión de fe que admitía toda la doctrina de Calvino.

Eduardo murió pronto (1553). Su hermana María, hija de Catalina de Aragón, lo sucedió.

Era católica y casó con su primo el rey de España, Felipe II.

Derogó las leyes de Enrique VIII, reconoció el poder del Papa y restableció las leyes contra los herejes.

Los eclesiásticos que habían dirigido la reforma fueron decapitados o perecieron en la hoguera. Inglaterra volvió a ser católica.

María murió pronto sin dejar sucesión (1558). Isabel, hija de Ana Bolena, fue reina.

No tenía afición a los calvinistas, pero no podía ponerse de acuerdo con los católicos, que no aceptaban el matrimonio de su madre ni la reconocían como reina legítima.

Hizo una reforma que se creía posible aceptaran todos los partidos .

Conservó los obispos con sus poderes y sus tierras. Conservó los crucifijos, los órganos, la sobrepelliz de los sacerdotes católicos.

Pero adoptó la liturgia en inglés y la doctrina calvinista.

Así se creó la Iglesia anglicana.

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------