Economia Socialistas:La economia China Zonas Economicas



Economia Socialistas:La economía China Zonas Económicas

Mapa de China

La Globalización económica se vió fortalecida después de la desaparición de la URSS y la caída del socialismo, cuando se desarmó la división bipolar del mundo formado por un bloque de países capitalistas, dirigidos por EE.UU. y por otro de países comunistas, liderados por la URSS. Como resultado el capitalismo se presenta como el sistema dominante en el ámbito mundial.

Los países con antiguas economías socialistas, como los que hoy forman la Comunidad de Estados Independientes (CEI), todavía están resolviendo las dificultades surgidas de su traspaso a una economía de mercado. Entre uno y otro polo, se encuentran aquellos países que se rigen por una economía capitalista pero que le dan un papel importante al Estado en el área del desarrollo social; se trata del caso de algunos países de Europa nórdica, como Suecia, Noruega o Dinamarca, donde prevalecen las llamadas “socialdemocracias”.

China: del socialismo a la economía socialista de mercado

Desde la revolución de 1949, cuando el Partido Comunista Chino llega al poder, la República Popular China se organiza en lo económico y lo político a partir de las ideas del comunismo. Por el avance de la globalización y cierto desamparo de lo que queda del comunismo mundial, China ha venido introduciendo, en los últimos veinte años, cambios importantes que expresan una lenta apertura económica hacia el capitalismo.

A este acercamiento al capitalismo se suma la devolución de Hong Kong (antigua colonia británica) a China, en 1997. Este hecho llevó a que China utilizara la frase “un país, dos sistemas” para referirse a la nueva situación económica.

Las reformas económicas implementadas a partir de 1979, cuando era presidente Deng Xiaoping, implicaron un cambio estructural muy profundo, ya que afectaron la filosofía colectivista que venía rigiendo el sistema. Las reformas se han llevado a cabo de manera gradual y selectiva en algunas áreas y sectores, para evaluar su impacto y luego generalizarlas al resto del país.

Sus objetivos eran mejorar el funcionamiento económico y la competitividad, introducir el sector privado y reformar el sector público, incentivar la apertura al capital extranjero, dar mayores responsabilidades a las provincias (descentralización),y corregir los desequilibrios entre las ciudades y el campo en cuanto a producción y salarios. Como veremos, los primeros sectores afectados fueron la agricultura y el comercio; luego, desde 1984, la industria y los centros urbanos.

La anterior explotación de la tierra, organizada a un sistema de “responsabilidad familiar’, según el cual las tierras siguen siendo propiedad del Estado pero se dividen y distribuyen entre la familias en pequeñas parcelas arrendadas de diez a a quince años. Los campesinos firmaban un contrato por el cual se obligaban a entregar una cuota fija de la producción, mientras que podían comercializar el excedente a precios libres en el mercado local. Los medios de producción, que eran administrados de manera cooperativa en la comuna, fueron privatizados. Hacia mediados de 1980, se suprimió la entrega de cuotas obligatorias al Estado.

De este modo, cada familia se convirtió en la unidad económica básica del medio rural. La producción aumentó considerablemente, sobre todo la de aquellos productos cuyos precios no estaban fijados por el Estado (carnes, verduras y frutas). Así, las reformas fueron exitosas al comienzo, pero luego se estancaron. A partir de 1993, el gobierno liberó el mercado de cereales pero siguió siendo su principal comprador, debido a los desajustes en los precios que resultaban del mercado libre. La especulación en el comercio de granos ‘,o tardó en llegar y, a la larga, perjudicó el ingreso de los campesinos que, por otro lado, gastaban más en insumos.



El aumento de los impuestos también incidió en el ingreso de los campesinos. Los cambios no sirvieron para mejorar la distribución de cereales entre las provincias más ricas en producción (región oriental) y las más deficitarias (regiones occidentales): al delegarse responsabilidades de desarrollo social en las autoridades locales, las provincias más pobres se vieron con mayores dificultades para enfrentar esa tarea por la falta de recursos económicos. El estancamiento también se debió al aumento de la población en edad de trabajar, que fue más rápido que el incremento del empleo.

Las comunas rurales

Fueron creadas por el gobierno comunista en 1958 para agrupar a las familias campesinas y organizar el trabajo. Constituían unidades básicas de producción agraria bajo el modo de distribución colectiva, es decir, no había propiedad privada de la tierra ni de las herramientas para la producción. En cada comuna (conformada en promedio por 4.700 familias se desarrollaban la agricultura, algunas industrias y el comercio. Las comunas ofrecían toda clase de servicios sociales y emprendían obras de infraestructura.

Las ciudades

Las reformas en las ciudades se produjeron a partir de 1984. Buscaban disminuir el papel del Estado dando mayores responsabilidades a los directores de empresas públicas. Esta descentralización se denominó “responsabilidad de gestión’.Los directores de fábricas podían elegir a sus clientes y proveedores, además de contratar y despedir personal. En 1991 se suprime el empleo de por vida, y los salarios se asocian a la productividad. Además, se producen cambios en la propiedad de las empresas. Si bien la propiedad estatal continúa, se permiten otras formas de propiedad, como la colectiva y la privada. Las empresas colectivas están vinculadas siempre a la autoridad local; las empresas privadas pueden ser de propiedad extranjera.

 La inversión extranjera

La apertura a las inversiones extranjeras fue un elemento clave de la reforma. El monopolio del Estado sobre el comercio exterior fue eliminado, lo que llevó a la creación de más de mil sociedades de exportación e importación denominadas Foreign Trade Companies (FTC). Estas FTC tienen a su cargo la compra y la venta de divisas. Todas las operaciones de cambio de las empresas deben realizarse a través de estas sociedades. Se permitió la circulación de divisas, así como el establecimiento de los precios y los pagos en moneda extranjera.

También se crearon Zonas Económicas Especiales (ZEE), destinadas a la importación de tecnologías de punta y a la inversión extranjera, como Shenzhen, Fujian, Shandou, Xiamen y la Isla de Hainari. Muchas coinciden con centros urbanos, particularmente en ciudades costeras o ciudades sobre las orillas del río Yangtze, capitales de provincia en la región sudoriental.

En los últimos años se han favorecido ciudades menores ubicadas en zonas de frontera. Las ZEE son territorios donde los capitales extranjeros gozan de un régimen preferencial, debido a la menor carga de impuestos, a una legislación laboral distinta y a una infraestructura adecuada. En sus comienzos la producción de estas zonas estaba dirigida al mercado externo, pero ahora también, al mercado interno chino.

Las industrias
Desde sus comienzos, el gobierno comunista chino dio mucha importancia a las industrias pesadas vinculadas a la gran oferta de recursos mineros y energéticos (minera, metalúrgica, siderúrgica, química y petroquímica. A partir de las reformas, se buscó incrementar las industrias livianas y la construcción de viviendas. La industria textil china es la más importante del mundo; también son significativas las industrias de juguetes, plásticos, productos eléctricos y electrónicos en su fase de ensamblaje.



Desde que se implementaron las reformas, China atraviesa, no sin dificultades, una economía socialista de mercado, la cual consiste en una mayor descentralización, en la introducción de mecanismos de mercado con reducción del control estatal y una vinculación más abierta con el mercado mundial. En este nuevo esquema, se acentuaron los desajustes y las desigualdades territoriales entre la región oriental, con mayor dinamismo e integrada al mercado mundial, y el resto del país, más pobre y menos desarrollado.

El marco regulatorio (normas y leyes) es muy importante para controlar los desequilibrios que implica poner en marcha el capitalismo en un país de tradición socialista, donde no toda la población ni todas las regiones participan del mismo modo en los cambios.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------