El General Federico Rauch en la Frontera Contra Los Aborígenes



EL GENERAL FEDERICO RAUCH

El 6 de febrero de 1826 el Congreso de las Provincias Unidas del Río de la Plata, en razón de las dificultades internas y principalmente las externas, surgidas por la guerra con el Imperio del Brasil, creó un Poder Ejecutivo nacional. Al día siguiente designó presidente a don Bernardino Rivadavia. A pesar de los múltiples problemas que tuvo que atender, éste se preocupó también por reforzar la frontera contra los indios.

Federico Rauch

La paz que se había firmado en el gobierno anterior no satisfacía a todos los indios, y en 1826 más de setecientos pampas enemigos tomaron por asalto los pueblos de Salto, Arrecifes y Dolores, retirándose con numerosos cautivos y gran cantidad de animales.

Poco después otro malón cayó sobre el paraje denominado Toldos Viejos, no lejos del pueblo de Dolores, y tras encarnizado combate dieron muerte a casi todos los componentes de la guardia que defendía esa zona.

En conocimiento de estos desmanes Rivadavia se propuso tomar enérgicas medidas, y en un memorable mensaje expresó: «La paz que se ha hecho y que se procura conservar a costa de grandes sacrificios no es una garantía suficiente a la que pueda librarse la riqueza de nuestros campos y la vida de nuestros laboriosos habitantes. Sólo el poder de la fuerza puede imponer paz a estas hordas y obligarlas a respetar nuestra propiedad y nuestros derechos».

Con el propósito de castigar a los indios por sus frecuentes malones, Rivadavia decidió organizar una expedición, que puso a las órdenes del coronel Federico Rauch.

Este bravo y hábil oficial dirigió una feliz campaña en la región de la Sierra de la Ventana desde octubre de 1826 hasta enero de 1827, y a principios de ese año en la laguna de Epecuén.

Durante la presidencia de Rivadavia no sólo se llevaron a cabo las expediciones punitivas dirigidas por el coronel Rauch, sino que se planeó un avance de la frontera, que permitió a los blancos ocupar extensas zonas en la provincia de Buenos Aires. Teniendo en cuenta las observaciones hechas por las comisiones nombradas durante el gobierno de Gregorio Las Heras, Bernardino Rivadavia dictó un decreto el 27 de septiembre de 1826.

En el mismo establecía que con la mayor premura posible se fundarían tres fuertes principales: el primero en la laguna de Curalafquén, el segundo en la de Cruz de Guerra y el tercero en la del Potroso. El decreto disponía, además, que acordara con los hacendados la forma de conducir a los vecinos y también que se completaran los cuatro regimientos de caballería para aumentar la seguridad de las poblaciones.

El fuerte de la laguna del Potroso cubría las guardias de Rojas, Salto y Lujan; el de Cruz de Guerra amparaba los territorios guardados antes por los fortines de Navarro, Lobos, Monte y Ranchos; y el de Curalafquén protegía la zona comprendida entre Chascomús, Dolores y el fuerte Independencia, de Tandil. Estos baluartes tenían por objeto proteger a los pobladores de las incursiones de los indios y ganar territorios para la civilización.



Las dificultades económicas de las Provincias Unidas del Río de la Plata, en lucha con el Imperio del Brasil, no permitieron la construcción inmediata de los fuertes proyectados. El 5 de mayo de 1827 Rivadavia dictó un nuevo decreto disponiendo que los reductos serían levantados en la primavera siguiente. En el mismo presentaba también un plan que tendía a consolidar las poblaciones y a extender los núcieos urbanos.

El artículo primero de este decreto disponía que toda persona que se radicara en los nuevos pueblos fundados al amparo de los fuertes recibiría un solar en recompensa. También se expresaba que si deseaba dedicarse a la agricultura se le entregaría en enfiteusis una chacra, y el que se trasladara al lugar con doscientas cabezas de ganado recibiría una estancia.

Este decreto, el primero dictado después de 1810, estatuía medidas legales para fundar nuevos pueblos. Por el mismo se trazaba un plan orgánico tendiente a establecer a la población de manera definitiva en cada lugar de la campaña. Rivadavia no pudo cumplir sus propósitos, pues debido a serias dificultades externas e internas renunció el 27 de junio de 1827.

Explica Felipe Pigna, en «Los Mitos de la Argentina 2«:

24 de febrero de 1827, el efímero presidente Rivadavia se hizo tiempo para emitir un oficio que decía:

Deseando presentar al Sr. Coronel D. Federico Rauch una expresión especial del aprecio que hace de sus distinguidos y relevantes servicios, le envía una espada en memoria del honor con que ha sado la suya sosteniendo la causa pública; ella, desgraciadamente, no corresponde por su calidad al objeto a que se le destina, pero las circunstancias en que se halla el país han hecho ineficaces las más vivas diligencias de encontrar una mejor, quedando por igual motivo sin ejecución por ahora el designio de acompañarla con un par de pistolas, que le serán presentadas tan luego como puedan adquirirse de la clase que se desea.

El coronel Rauch devolvía los elogios con partes militares como éste, mucho menos lírico que el versito de Várela: «Hoy, 18 de enero de 1828, para ahorrar balas, degollamos a 28 ranqueles».

Pronto le llegaría su turno al «espanto del desierto». El 28 de marzo de 1829, en el combate de Las Vizcacheras, Rauch fue derrotado y degollado por el ranquel Arbolito. Al morir Rauch, los 30.000 kilómetros cuadrados de pampas que poseía Buenos Aires se habían transformado en más de 100.000. Se entiende por qué hay una ciudad en la provincia de Buenos Aires que aún lleva su nombre.

Del otro lado de la historia, un grupo de jóvenes músicos que hacen una excelente fusión entre rock y folklore han bautizado a su banda con el nombre de «Arbolito» en recuerdo de aquel bravo guerrero ranquel.

En diciembre de aquel año 29 asumió la gobernación de Buenos Aires don Juan Manuel de Rosas….



https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------