Gobierno de Ongania Derrocamiento de Illia El Cordobazo Movimientos



Gobierno de Onganía Derrocamiento de Illia
El Cordobazo, Movimientos

REVOLUCIÓN ARGENTINA: LA DICTADURA
Golpe Militar de Juan Carlos Onganía
El Plan de Krieger Vasena
La Caída del Gobierno de Arturo Illia

En 1966 el ejército, al mando del Tte. Gral. Juan Carlos Onganía, estableció una dominación autoritaria “necesaria” para suprimir la inflación y restablecer el crecimiento económico. La fuerte resistencia que la sociedad opuso a este programa obligó al gobierno militar a suavizar su situación y a acuciar una salida electoral. Aunque en las elecciones de 1973 el peronismo volvió al poder, la sociedad ya estaba fracturada y una seria inquietud política persistió durante los tres años siguientes, hasta que finalmente la Junta militar presidida por Jorge Rafael Videla tomó el poder mediante otro golpe de estado en junio de 1976.

El derrocamiento de Illia: Luego de siete meses de preparación casi pública del golpe, los militares deciden actuar. El lunes 27 de junio el general Pistarini ordena la detención del generar Caro, único jefe legalista. Fuerzas militares ocupan la Plaza del Congreso y las estaciones de radio y televisión.

En la madrugada siguiente el general Alsogaray y otros jefes reclaman la renuncia a Illia, quien los increpa con dureza: ¡Usted no representa a las Fuerzas Armarías sino a un grupo de insurrectas! ¡Usted y quienes lo acompañan actúan como salteadores nocturnos.., ustedes no tienen nada que ver con el ejército de San Martín y Belgrano.

Poco después, el coronel Perlinger le informa, en nombre de las Fuerzas Armadas, que ha sido destituido, pero Illia permanece en su puesto. Perlinger, con un grupo de policías, desaloje por la fuerza el salón. Illia sale rodeado de sus colaboradores. En la vereda, lo saluda un grupo de ciudadanos. Se va a su casa en taxi.General Juan Carlos Onganía

General Juan Carlos Onganía: (imagen izq.) Oficial poco brillante pero con capacidad da liderazgo y un cierto mesianismo, el general Onganía suscita la esperanza de combinar orden con moderación. Mariano Grondona, un joven periodista que contribuyó a definir su imagen, lo presenta como el Franco argentino.

Había nacido en la localidad bonaerense de Marcos Paz, el 17 de marzo de 1914. Su padre, Carlos Luis Onganía, llevaba un tiempo asentado en la región y era agricultor. Junto a su esposa, Rosa Carballo, atendía un almacén de ramos generales. En ese ambiente, que por entonces seguía siendo rural pese a su cercanía a la ciudad de Buenos Aires, se crió Juan Carlos Onganía.

Realizó sus primeros estudios en colegios parroquiales y luego ingresó en el Colegio Nacional Bernardino Rivadavia, de la Capital. En 1931 se incorporó al Colegio Militar de la Nación y egresó cuatro años después, como subteniente de caballería.

En 1937 ascendió a teniente y en 1941 alcanzó el grado de teniente primero. Prestó servicios en diversas unidades de caballería, entre ellas los regimientos 8, 11 y 12. Hacia 1945, Onganía ingresa en la Escuela Superior de Guerra. A la par, profundiza su relación con María Emilia Green Unen, un año menor que él y descendiente de una familia de tradicional arraigo y buena posición económica. Del matrimonio Onganía-Green nacerán cinco hijos: Sara Elsa, María Emilia, Lucrecia Elena, Jorge Enrique y Juan Carlos.

Los mandos militares preparan el golpe; consultan con políticos, empresarios y sindicalistas. En el Día del Ejército, el general Pistarini lo anticipa. El 28 de junio es derrocado el presidente Illia. La Junta de Comandantes designa presidente al general Onganía, sin indicación de plazos. El 30 de junio del 1966 asumió el cargo de Presidente designado por ese mecanismo.



Es apoyado por las distintas corporaciones empresarias y la Iglesia. El dirigente trotskistas Jorge Abelardo Ramos vislumbra un movimiento nasserista. Perón no se manifiesta en contra y Vandor asiste a la jura, con corbata. En Tucumán, al celebrarse los 150 años de la Independencia, Onganía es recibido por una multitud. Designa ministros provenientes del tradicionalismo católico: el canciller Costa Méndez, el ministro del Interior Enrique Martínez Paz, y el de Economía, Jorge Salimei. Álvaro Alzogaray es embajador en los Estados Unidos.

Las claves de su acción fueron la despolitización, la verticalización y la tecnificación. Al convertirse en presidente aplicó al Estado el mismo esquema que le había permitido una vez tener éxito en un movimiento de profesionalización de las Fuerzas Armadas , dotando al Poder Ejecutivo Nacional de una estructura piramidal: los ocho ministerios tradicionales fueron reducidos a cinco, y cada uno de ellos englobaba varias secretarías, como regimientos dentro de una división. También se crea un Sistema de Planeamiento, y se dicta una Ley de Defensa Nacional.

La nueva dictadura no encontró un clima de deterioro social o de violencia que justificara acciones represivas. Por tal razón sus acciones apuntaron a “moralizar”: la policía iluminó mejor los locales nocturnos porteños y vigiló a las parejas de enamorados demasiado cariñosas; la revista Tía Vicenta, del humorista Landrú, fue clausurada por hacerle una caricatura al presidente; la ópera 30 marzo, compuesta por el maestro Alberto Ginastera sobre libreto de Manuel Mujica Lainez, que se había estrenado en Washington, mereció la censura por sus escenas de “violencia y alucinación”.

En ese clima de ideas autoritario, se decidió el “Operativo Tucumán”, destinado a solucionar globalmente el problema de la industria azucarera de esa provincia pobre y densamente poblada, donde la agitación gremial y la toma de ingenios eran ya una constante. Tucumán resultaba el escenario humano y geográfico más apto para la instalación de “focos” guerrilleros. Con el propósito de terminar con el problema estructural de la superproducción de caña, se cerraron catorce ingenios cuya maquinaria, por otra parte, era obsoleta.

Entre las medidas del gobierno figuran la creación del peso ley, la colocación de la piedra fundamental de El Chocón-Cerros Colorados y la inauguración del túnel subfluvial Remandarías, que une las ciudades de Santa Fe y Paraná. A este acto son invitados los ex gobernadores Carlos Sylvestre Begnis y Raúl Uranga que habían iniciado las obras diez años antes. El gobierno enfrenta las críticas del periodismo con la clausura de la revista Primera Plana, que es reemplazada por Ojo, también clausurada, y Periscopio.

El espíritu de su política social era la luchar contra cual valor o moral que pudiera acrecentar la ideología marxista. Siempre en nombre de supuesta tutela de la moral pública, se prohibieron películas como Up, de Antonioni, realizada sobre un cuento de Julio Cortázar; se quemaron libros como resultado de la aplicación de una vieja disposición que prohibía la circulación de impresos inmorales, a la que se negó la de aquellos que tendieran a divulgar el comunismo.

Así fueron destruidas obras de Marx y Engels, y también de Lukács, Sánchez Vazquez y hasta libros de ciencia-ficción. No menos grotesca fue la clausura de las revistas Primera Plana y Tia Vicenta, la cual había osado caricaturizar a Onganía como una morsa, acentuando sus característicos bigotes.Se prohíbe la circulación del semanario uruguayoMarcha. Juan García Elorrio funda Cristianismo y Revolución.

Se producen disturbios por la supresión de la autonomía universitaria: en Córdoba muere el estudiante Santiago Pampillón; en Buenos Aires hay renuncias masivas de profesores.

Cierre de ingenios en Tucumán; racionalización en los ferrocarriles y en los puertos. Huelga de los trabajadores portuarios e intervención de los sindicatos portuario FOTIA. Una ley de arbitraje obligatorio restringe el derecho de huelga. Es relevado el comandante en jefe del Ejército, remplazado por el general Alzogaray.

En lo económico, el Plan Krieger Vasena, comenzó con una dura recesión, que contuvo la inflación y, tras una fuerte devaluación inicial, mantuvo estable la paridad cambiaria. Su rasgo principal fue una alta concentración económica en los grupos empresarios mas poderosos. Aplicado desde 1967, disminuyó los aranceles aduaneros a la importación para evitar el desabastecimiento de insumos industriales, aplicó fuertes retenciones a las exportaciones tradicionales y congeló los salarios.



Renuncia del gabinete: Guillermo Borda, ministro del Interior, y Adalbert Krieger Vasena, de Economía y Trabajo. Onganía declara que el gobierno no tiene plazos sino objetivos.

La noche de los bastones largos
El 29 de julio, un mes después del golpe, el Gobierno decide suprimir la autonomía de las universidades. Estudiantes y profesores ocupan las facultades para resistir la medida, y son desalojados por la fuerza. En Buenos Aires, en la Facultad de Ciencias Exactas, ejemplo de alta calidad académica, pero también sindicada como centro de agitación izquierdista, la Policía actúa con violencia: insulta a los comunistas de mierda y judíos hijos de puta y apalea metódicamente a estudiantes y profesores, entre ellos algunas importantes investigadores extranjeros. La noticia, transmitida a todo el mundo, se convierte en el emblema de la nueva política cultural.

En 1969 ,parecen una serie de focos de incidentes estudiantiles y obreros. En Rosario, Corrientes y Resistencia por el cierre del comedor escolar: mueren 105 alumnos Juan José Cabral y Adolfo Bello. Agitación sindical en Córdoba, por las quitas zonales y la supresión del sábado inglés movilización de conductores de ómnibus y de trabajadores mecánicos de IKA-Renault y huelga general, seguida de agitación estudiantil. El gobierno nacional subestima la magnitud del conflicto y desecha alistar tropas. Los dirigentes sindicales cordobeses, con el apoyo de la CGTA, organizan el 29 de mayo una marcha sobre Córdoba.

Al sumarse los estudiantes y buena parte de la población, se genera un motín que desborda a la Policía. Interviene el Ejército, que debe enfrentar barricadas y francotiradores. Hay catorce muertos, según las cifras oficiales. aunque otros calculan que fueron setenta; numerosos heridos y detenidos, entre ellos los dirigentes sindicales Agustín Tosco y Elpidio Torres, condenados por un tribunal militar a ocho y cuatro años de cárcel.

El Cordobazo
29 de mayo. Una columna de obreros parte de la planta de IKA Renault en Santa Isabel hacia el centro de Córdoba; desde otros puntos confluyen distintas columnas obreras. La marcha ha sido organizada por Agustín Tosco, de Luz y Fuerza; Elpidio Torres, de SMATA, y el metalúrgico Alejo Simó. En la ciudad aguardan los estudiantes del Barrio Clínicas y muchos otros, disconformes con el gobierno. En un primer enfrentamiento muere un obrero, Máximo Mena. Todo sigue de manera imprevisible: tumulto, barricadas, incendios de locales de empresas extranjeras. Con el apoyo de la gente, los manifestantes enfrentan con habilidad a la policía, que se repliega, y hasta la tarde dominan la ciudad. Por entonces interviene el Ejército; la masa de manifestantes se retira peco quedan los estudiantes y los francotiradores. A la noche, un apagón complica la acción de los represores. Sólo al fin del 1 de agosto se ha restablecido el orden.

En un discurso, el general Onganía admite errores en su gobierno. Renueva todo el gabinete: José M. Dagnino Pastore remplaza a Krieger Vasena, y el general Francisco Imaz, que comparte sus ideas políticas, al doctor Borda. Tensiónentre Onganía y Lanusse; Onganía intenta relevarlo y desiste. Lanusse ordena el retiro del general Labanca y de otros oficiales nacionalistas. Clausura de Primera Plana por anunciar la ofensiva de Lanusse. En una reunión de altos mandos, Onganía anuncia la salida política, pero sin especificar plazos.

Obras de este gobierno: se inician el túnel subfluvial Santa Fe-Paraná. la represa del Chocón y la Estación de Comunicación Satelital. Renault se hace cargo de la fábrica de automóviles IKA en Córdoba; Ford adquiere la planta de Transax.

Durante su gestión surgen los primeros grupos subversivos, los que unidos a la agitación política y socia crean un clima confuso. Se produce el asesinato del ex presidente Pedro Eugenio Aramburu y la aparición de los grupos montoneros. El presidente Onganía es silbado en un estadio de futbol. El ex presidente Illia inicia contactos con los dirigentes peronistas.

Cosme Beccar Varela, de Tradición, Familia y Propiedad ataca a los católicos posconciliares comunistas. En un tedéum, Juan García Elorrio, que dirige Cristianismo y Revolución acusa al cardenal Caggiano de apoyar al Gobierno. Militantes católicos forman el Comando Camilo Torres. Se forma el Ejército de Liberación Nacional (ELN) para apoyar al Che Guevara. Los grupos juveniles se separan del Partido Comunista y forman el Partido Comunista Revolucionario, de orientación maoísta.

Disidencias internas en el ejército fuerzan la renuncia del genera Onganía, sucediéndolo el general Roberto Levingston. La caída de Onganía y su reemplazo por el general Roberto M. Levingston no logró descomprimir la situación: los políticos se unieron en la Hora del Pueblo, el sector “liberal” del Ejército se inclinó por la salida electoral y en marzo de 1971 obligó a renunciar a Levingston, y es reemplazado por el general Alejandro Lanusse.

La insostenible situación que padecía el país llevó a este general a prometer la pronta normalización de la vida institucional, iniciando a respecto una apertura política. Ello permitió la revitalización de la figura del general Perón, que desde el exilio en Madrid regresó al país al amparo de las promesas y garantías que ofrecía el llamado a la pacificación. Durante la estadía del general Perón, apenas un mes, se formó el Frente Justicialista de Liberación Nacional (Frejuli)

EL PLAN ECONÓMICO DE KRIEGER VASENA: Según los golpistas que desplazaron del poder al presidente Illia, se había perdido la legitimidad al carecer de eficiencia, tanto en la promoción del desarrollo como en la contención de los conflictos sociales. Los nuevos gobernantes se proponen lograr esa eficiencia tanto en el Estado como en la economía. Pero las luchas internas entre los nacionalistas y los liberales demoraron la adopción de un rumbo definido hasta que el ministro de Economía, Adalbert Krieger Vasena, lanzó su plan económico en enero de este año. El Plan Krieger Vasena no es el ajuste clásico que muchos esperaban. Se propone estabilizar los precios y generar el desarrollo, al tiempo que busca que las empresas sean más competitivas.

Las medidas confluyen a los objetivos del “tiempo económico”. El dólar se valoriza en un 40 por ciento, sería la “última devaluación”. Se evita una transferencia de ingresos hacia el agro aplicando impuestos a la exportación primaria que limita la suba de precios internos y trae recursos a un fisco siempre necesitado. Los aranceles que protegen a la producción nacional fueron reducidos y se fomenta la exportación de manufacturas. Acompañando el esfuerzo productivo del sector privado, el Estado encarará una agresiva política de obras públicas (la represa de El Chocón, el Túnel Subfluvial, el puente Zarate-Brazo Largo y la Central de Atucha). El crecimiento económico va de la mano de un aumento del circulante monetario que no es obstáculo para contener la inflación. La estabilización de los precios cuenta con el auxilio de los acuerdos del Gobierno con las grandes empresas que, en contrapartida, reciben beneficios impositivos.

El ministro pudo mostrar buenos y rápidos resultados. La paridad cambiaría se mantuvo con la mejora de las exportaciones y la llegada de divisas. Se espera que para 1969, el déficit fiscal sea de 1,6 por ciento, la inflación del 5,3 y el crecimiento del PBI, 8,5 por ciento. Pero la participación asalariada en el ingreso bajó, mientras que la deuda externa, la concentración económica y la extranjerización crecen. Peor aún, los logros podrían resultar efímeros. (Fuente: El Bicentenario Fasc. N° 8 Período 1950-1969 – Nota de Aníbal Jáuregui – Fernando del Corro)

elogios importantes para la mujer

GABINETE PRESIDENCIAL
Juan Carlos Onganía
MINISTROS
Bienestar Social: Roberto Juan Petracca, Julio Emilio Álvarez, Conrado Ernesto Bauer y Carlos Alberto Consigli.
Cultura y Educación: Carlos María Gelly y Obes, José María Astigueta y Dardo Pérez Guilhou.
Defensa: Antonio Roberto Lanusse, Emilio Federico van Peborgh y José Rafael Cáceres Monié.
Economía y Trabajo: Jorge Néstor Salimei, Adalbert Krieger Vasena y José María Dagnino Pastore.
Interior: Enrique Martínez Paz, Guillermo Antonio Borda y Francisco A. Imaz.
Justicia: Conrado José Echebarne.
Obras y Servicios Públicos: Luis María Gotelli.
Relaciones Exteriores y Culto: Nicanor Costa Méndez y Juan Benedicto Martín.

Fuentes:
Argentina Siglo XX Luis Alberto Romero
La Argentina Historia del País y de su Gente María Saenz Quesada
El Libro de los Presidentes Argentinos del Siglo XX Deleis-Tito-Arguindeguy

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias
imagen truco limonimagen cazar serpienteimagen depositos acertijo


noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


OTROS TEMAS EN ESTE SITIO

final

------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------