Historia del Convento de la Merced Orden Mercedaria en Bs.As.



EL CONVENTO DE LA MERCED EN BUENOS AIRES

El Convento de la Orden Mercedaria, que a partir de 1834 fue el asiento de la Sociedad de Beneficencia de la Capital, se halla situado en la calle Reconquista 269.

En su época este edificio era el mejor y el más grande con que contaban los mer-cedarios, y ocupaba la manzana limitada por las actuales calles Reconquista, 25 de Mayo, Sarmiento y Cangallo. Aunque se desconoce la fecha exacta de la fundación, se sabe que en 1603 estos religiosos construyeron una modestísima casa y que ya en 1641 la Orden contaba con un establecimiento con mayores comodidades.

En un informe enviado al gobierno, el 17 de noviembre de 1821, el Padre Presidente del Convento de Nuestra Señora de la Merced dice: «No existe en el archivo del Convento documento alguno que acredite el tiempo en que fue fundada esta casa; sólo se sabe que ya existía el 18 de abril de 1641.»

Tampoco quedaron datos respecto al constructor del primitivo edificio, atribuyéndose   al   padre   jesuíta   Andrés   Blanqui   la   reconstrucción   de   la   casa.

Esta afirmación se funda en el hecho de que en el año 1727 el padre Blanqui dirigía las obras de la iglesia de la Merced, siendo probable que se hubiera encargado de la reconstrucción del Convento.

El edificio, que en los primeros tiempos tenía dos pisos con un amplio patio central, rodeado de cuatro galerías y claustros de bóveda, construido con ladrillos que formaban gruesos murallones, se compone en la actualidad de planta baja y dos pisos con las habitaciones al frente. Su arquitectura es sumamente sencilla y la cornisa que se encuentra sobre el primer piso revela claramente que el segundo fue agregado con posterioridad. Al entrar en el edificio se pasa a un patio y luego a un largo jardín. A un costado de éste se encuentran seis habitaciones protegidas por una amplia galería de bóveda y macizas columnas. Finalmente, se hallan en el fondo algunas  habitaciones  más  pequeñas y otras dependencias.

El antiguo monasterio, que en el siglo XVIII había albergado a setenta religiosos, permaneció en poder de los mercedarios hasta la reforma eclesiástica propugnada en 1822 por Rivadavia, ministro en ese entonces del gobernador Martín  Rodríguez.

Convento de la Merced en Buenos Aires

La primera ley dictada suprimiendo la Orden está fechada el 13 de diciembre de 1821 y fue completada por otra del 21 de diciembre de 1822. La fecha precisa de 3a partida de los mercedarios y la entrega del edificio al gobierno se desconoce, pero de acuerdo con  las crónicas de  la  época  debió efectuarse  a  principios de  1824.



Fundada la Sociedad de Beneficencia por decreto firmado el 2 de enero de 1823, por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, general don Martín Rodríguez, solicitaron sus autoridades en 1833 al gobierno les cediera el local del ex monasterio para  instalar en  el   mismo el  Colegio  de   Huérfanas,  que  estaba  a  su   cuidado.

El entonces gobernador, general don Juan José Viamonte, accedió al pedido, y ei 2 de diciembre de 1833 firmó el decreto respectivo, que fue refrendado por el ministro  don  Manuel José  García.

Para las instalaciones y refecciones del local se puso «a disposición de la Sociedad la suma de cuatro mil pesos e igual cantidad en materiales y útiles, sin perjuicio de otros auxilios que se le proporcionarían a tiempo».

De esta época datan las principales transformaciones que experimentó el edificio, destinándose también entonces la galería y habitaciones que quedarían al servicio del templo de la Merced y del señor cura.

El 10 de julio de 1834 el Colegio de Huérfanas se instaló en el antiguo convento, pero cuatro años más tarde Rosas dio un decreto negándole toda ayuda oficial. Las damas de la Sociedad lograron mantener la benemérita obra a costa de grandes sacrificios, hasta que en marzo de 1852 el gobierno de! general don Justo José de Urquiza   reimplantó  la   ayuda y  protección  al   Colegio.

Un ano mas tarde concurrían al establecimiento 115 alumnas, de las cuales 81 eran externas. En la Memoria presentada por esta entidad en 1854 se decía con respecto a la construcción: «Las obras últimamente practicadas han embellecido el extenso edificio del Colegio, habiéndose revocado todos los patios y comenzado a cultivar un jardín, cuyos arboles frutales y plantas ofrecerán  una vista pintoresca y recreativa. . .»

En   1864,  como el  edificio  se  hacía   estrecho  para  contener  a  doscientas   setenta alumnas, fue ampliado y refeccionado.  Cuarenta años  más tarde,  en  1904, el  Colegio se trasladó a la Casa de Expósitos, quedando el local habilitado, casi en su totalidad para  la Sociedad  de Beneficencia,  pues hasta  1907 funcionó una escuela  para  sordomudas que se había instalado quince años antes.

En 1948, al pasar por Ley N° 13.341 la Sociedad de Beneficencia a integrar la Dirección Nacional de Asistencia Social, se dispuso que en el antiguo local de la calle   Reconquista  se   instalaran   las  dependencias  de   esta   repartición   pública

Declarado  Monumento  Histórico  por  Decreto  N9 9.532 del   14  de  agosto  de   1957

Fuente Consultada:
Los Monumentos y Lugares Históricos de Argentina Carlos Vigil -Edit. Atlántida-
(Atención: Puede que el nombre de algunas calles de la Capital Federal hayan sido modificados)



https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------