Historia de las Bóvedas de San Martín en Mendoza Lugar Histórico



LUGAR HISTÓRICO: LAS BÓVEDAS DE SAN MARTÍN

Estas construcciones que hoy se conocen como las Bóvedas de San Martín datan de los últimos años del siglo XVIII y se encuentran ubicadas a la entrada del valle de Uspallata. La región era ya conocida por los conquistadores desde los primeros años del siglo XVII por sus ricas minas de plata y cinc, las que a partir de 1777 cobraron gran impulso. En los trabajos se empleaban indios sometidos a la mita, además de algunos delincuentes enviados allí para tal fin.

En 1792 se trabajaba con dos máquinas de dos y cuatro barriles, respectivamente, lo que da idea del grado de adelanto que había alcanzado el laboreo de los minerales, especialmente la plata, que según comprobaciones hechas en Potosí era de la más pura calidad.

bóvedas en Mendoza

De esta última época, según se supone, data la construcción de las Bóvedas, en las cuales se trabajó hasta los primeros años del siglo XIX.

Son unos edificios rectangulares, achatados, con varias habitaciones cuyos techos, tanto interior como exteriormente, presentan una curiosa forma de cúpula. Sus ruinosas paredes de piedra y barro están recubiertas interiormente, en gran parte, por una gruesa capa de hollín, lo cual confirmaría que estos recintos fueron utilizados como fundiciones. En los terrenos circundantes se pueden observar todavía los restos de un gran malacate, piedras de molinos y residuos de carbones.

Estas edificaciones deben su nombre de Bóvedas de San Martín a la tradición, que indica que el general se alojó en ellas en julio de 1816 durante uno de sus viajes a la cordillera. Sea o no cierto esto, pues no existen documentos al respecto, lo que se presume es que estas viejas bóvedas de Uspallata sirvieron como hornos de fundición de los metales que bajo las hábiles manos de fray Luis Beltrán habrían de convertirse en cañones y armas  para  el  ejército  libertador.

Cuando el general don José de San Martín fue nombrado gobernador de Cuyo e inició la preparación del Ejército de los Andes se preocupó activamente de darle impulso a la explotación de las minas de Uspallata, cobrando con tal motivo las viejas bóvedas, que eran  a  la sazón  propiedad  de  don   Pedro  Molina,  renovada  importancia.

Se ha supuesto también que en estos edificios se había instalado una fábrica de pólvora, lo que queda desvirtuado por los documentos de la época, según los cuales la única que existió en Mendoza funcionaba en una casa de la capital, bajo la dirección del ingeniero Alvarez Condarco. Tal suposición y la antedicha de haber pernoctado allí el general San Martín han sido los motivos que se tomaron en cuenta para declarar de valor histórico estas construcciones, valor que de todos modos queda justificado por su curiosa arquitectura, su procedencia de la época colonial y la fundición de metales instalada en ellas.

Las Bóvedas de San Martín están situadas en el departamento de Las Heras, a ciento dos kilómetros de la ciudad de Mendoza, al costado derecho del camino que va desde Uspallata a Calingasta. Fueron declaradas Monumento Histórico por Decreto N° 30.835 del 10 de diciembre de 1945.

Fuente Consultada:
Los Monumentos y Lugares Históricos de Argentina Carlos Vigil -Edit. Atlántida-
(Atención: Puede que el nombre de algunas calles de la Capital Federal hayan sido modificados)



juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------