La Lucha Por la Conquista de los Polos Scott y Cook Historia Resumen



Historia La Lucha Por la Conquista de los Polos Scott y Cook

UNA FRÍA SOMBRA DE LA DUDA
Para Robert Peary , llegar al Polo Norte, fue solo la mitad de la batalla.

HABÍA SIDO una velada fascinante. Los invitados al banquete del Tívoli en Copenhague habían escuchado un emocionante relato de aventuras y exploración de Frederick Cook, que describió el viaje con que se convirtió el 21 de abril de 1908 enla primera persona en pisar el Polo Norte. Pero entonces llegó un telegrama: el comandante Robert Peary, de la marina estadounidense, antiguo colega de Cook, reclamaba el Polo como suyo, y en consecuencia llamaba embustero a su rival.

Peary era un distinguido explorador polar, con 20 años de experiencia. Cook era un hombre carismático, héroe popular que en 1906 había dirigido una expedición de ascenso al monte McKinley, el pico más alto de Norteamérica. Pero sólo contaba con dos años y medio de viajes árticos. Peary lo retó a presentar pruebas de su afirmación.

Se enfrentan los rivales

La agria polémica que sobrevino dividió a Estados Unidos. La causa de Cook empezó a desplomarse en octubre de 1909, cuando sus dos acompañantes esquimales de la expedición polar declararon que en ningún momento del viaje habían dejado de tener tierra a la vista (la capa de hielo que rodea al Polo Norte cubre un océano, no tierra firme, y está en movimiento constante).

Aunque Cook los rebatió, no pudo comprobarlo con su bitácora, pues la había dejado en el Artico. Su credibilidad se dañó aún más cuando Ed Barrille, su guía en la expedición al McKinley, firmó una declaración bajo juramento.

En ésta afirmaba que Cook no se había acercado más de 23 km. a la cima. Se probó que las fotografías presentadas por Cook como prueba de ambas conquistas se tomaron a modo de engañar a quienes las vieran. Peary triunfaba. Con Cook deshonrado, su reclamación fue apoyada. Recibió 22 medallas de oro de sociedades geográficas del mundo entero y fue ascendido a vicealmirante en reconocimiento a su proeza de haber llegado al Polo Norte.

Así quedaron las cosas hasta 1985, cuando Wally Herbert, explorador británico que también llegó al Polo Norte, analizó la bitácora de Peary. La bitácora de un explorador, con sus observaciones diarias de navegación y el registro instantáneo de los avances, es la prueba vital del éxito en toda expedición polar.

En la de Peary, la parte que hablaba del tiempo que pasó cerca del Polo y en él tenía nueve páginas en blanco, con sólo una hoja suelta escrita, añadida quizá más tarde, donde relataba su triunfo. No menos inquietante era la navegación, evidentemente descuidada. La única manera de saber hacia dónde se desliza la capa de hielo que cubre el Polo (y qué dirección se debe tomar para compensarla) es practicar con regularidad cuidadosas observaciones del Sol, para determinar la latitud y la longitud.



Pelea por el título En asta caricatura francesa de 1909, Cooky Peary disputan el título de primer hombre en llegar al Polo Norte. El público estaba dividido en su apoyo a las declaraciones de ambos exploradores.

¿Fuera de rumbo?

Peary no tomó en cuenta el movimiento del hielo. Realizó una lectura de la brújula y luego avanzó en línea recta hacia el Polo, hasta cubrir la distancia requerida. En el camino sólo hizo tres anotaciones de latitud y ninguna de longitud, por lo que no tenía modo de saber con exactitud dónde se hallaba.

Cuando calculó que el grupo había recorrido la distancia correcta, se estableció el campamento y Peary salió a observar el Sol, para confirmar que verdaderamente estaban en el Polo Norte. Según Herbert, las observaciones mostraron a Peary que la distancia era correcta, pero habían viajado en dirección equivocada, y de hecho estaban a unos 80 km. al oeste del Polo. Además, Herbert supone que Peary no se atrevió a decir la dolorosa verdad a sus agotados compañeros y falsificó la bitácora a fin de respaldar su afirmación.

Pero la controversia no termina aquí. Un informe de la National Geographic Society, publicado en diciembre de 1989, presenta nuevas pruebas a favor de Peary. Un escrupuloso examen de sus fotografías ha convencido a los expertos de que en verdad llegó al Polo Norte. Otra prueba son las mediciones que hizo de la profundidad del océano cerca del Polo, que parecen adecuadas en comparación con las cartas modernas. Más de 80 años después de la reclamación de Peary sobre el Polo Norte, la suerte parece haber cambiado otra vez a su favor.

Fuente Consultada: Sabía Ud. Que..? Selecciones Reader Digest – Wikipedia – Historia Universal Tomo I y II.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias
imagen truco limonimagen cazar serpienteimagen depositos acertijo


noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------