El hombre conquista el cielo con tracción a sangre Volar pedaleando



El hombre conquista el cielo con tracción a sangre – Vuela Pedaleando

EL HOMBRE PÁJARO DE CRETA
Como la tecnología moderna y el pedal recrearon el vuelo de Dèdalo

SEGÚN una leyenda de la antigua Grecia, hace 3.500 años el genial inventor Dédalo realizó el primer vuelo humano. Preso en la isla mediterránea de Creta, ideó un audaz plan de fuga. Con alas de plumas de aves pegadas con cera, se elevó en el aire junto con su pobre hijo ICARO. Al volar, éste se acercó demasiado al Sol y se le fundieron las alas; pero Dédalo logró escapar.

Una leyenda hecha realidad, metido en la cabina del Daedalus 88, de frágil aspecto, Kanellos Kanellopoulos, de 10 años, pedaleo al volar sobre el mar de Creta a abril de 1988, en una reproducción del mítico vuelo de Dédalo.

¿Dónde aterrizar?

En 1984, científicos del Massachusetts Institute of Technology (MIT) decidieron reproducir la huida de Dédalo de Creta en un avión de diseño especial impulsado por pedales. No se sabe dónde aterrizó Dédalo, de modo que el equipo del MIT optó por la isla volcánica de Santorini, situada 117 km al norte de Creta, como destino.

El plan de un vuelo con tracción humana a tal distancia requería un osado giro de imaginación. El anterior vuelo de este tipo de mayor longitud, que se realizó en 1979 sobre el Canal de la Mancha en el Gossanier Albatross, sólo había abarcado 36 km. Pedalear en el aire desde Creta hasta Santoriní equivalía a correr dos maratones consecutivos.

El modelo de la aeronave se diseñó por computadora para lograr eficiencia aerodinámica máxima y se construyó con los materiales ligeros más avanzados. Daedalus 88 pesó 31 Kg. menos de la mitad que su piloto. Pero su envergadura de 34 m era mayor que la de un jet Boeing 727.

Se requirieron cuatro años de trabajo y una inversión de un millón de dólares para que el equipo llegara por fin a Creta en la primavera de 1988 e intentara reproducir la huida de Dédalo. Poco después de las 7:00 horas de la mañana del 23 de abril, con el campeón griego de ciclismo Kanellos Kanellopoulos en los controles, la rara aeronave, como libélula rosa y plateada, se elevó silenciosa de una pista en el aeropuerto de Iraklion y puso rumbo al norte por el mar. El ciclista pedaleó a cinco metros sobre el mar de Creta, rastreado por una flota de embarcaciones de apoyo pequeñas y bebiendo continuamente solución de glucosa para reponer el litro de líquido perdido cada hora por el sudor.

Ayuda de la naturaleza



Se calculó que el vuelo duraría cinco horas en el mejor de los casos; pero con el viento a favor Kanellopoulos llegó a su destino en menos tiempo. A razón de 30 km/h se aproximó a la playa de Santorini 3:55 horas después de haber salido de Creta.

El único percance del viaje ocurrió al final. Cuando el Daedahts 88 se disponía a aterrizar, una ráfaga de viento de frente desbarató la aeronave a siete metros de la costa. Kanellopoulos salió alborozado e ileso. El mito del Dédalo se había vuelto realidad.

Leyenda de Dédalo

Pasífae, esposa de Minos, rey de Creta, se enamoró de un toro. Así, como suena: de un toro Y no sólo se enamoró, sino que quedó encinta de él y, al cabo de unos meses, dio a luz un monstruo que tenía cuerpo de hombre y cabeza de toro. Ignoro los meses del embarazo porque no sé si parió como hembra perteneciente al género humano o al vacuno.

El rey Minos no gustó de los cuernos —reales de toda realidad, en este caso— y encargó a un arquitecto, Dédalo, la construcción de un laberinto en el que encerró al hijo de Pasífae, que fue llamado Minotauro. Este monstruo se alimentaba de los prisioneros que hacían entrar en el laberinto y no podían encontrar la salida. Un día desembarcó en Creta Teseo dispuesto a combatir al Minotauro y darle muerte. La hija de Minos, que se llamaba Ariadna, pidió a Dédalo la solución para entrar en el laberinto y salir sin estorbos.

Dédalo, que era hombre de recursos, dio a Ariadna un cordel que Teseo ató a la entrada y fue desenrollando mientras iba en busca del monstruo. Lo encontró, le mató y gracias al «hilo de Ariadna» —expresión que también ha llegado hasta nosotros— pudo salir indemne. Pero no todo acabó bien. Ariadna huyó con Teseo hasta la isla de Naxos, donde fue abandonada. Según unos autores se suicidó arrojándose al mar; según otros se casó con Baco.

Por lo que se refiere a Dédalo, Minos decidió encerrarle en el laberinto junto a su hijo Ícaro. Pero ambos consiguieron huir gracias a unas alas que construyó el padre a base de plumas unidas con cera, Ícaro, borracho de alegría al ver que volaba, se acercó demasiado al sol, que fundió la cera. Cayó en el mar y se convirtió así en la primera víctima conocida de la aviación.

Fuente Consultada: Historias de la Historia Carlos Fisas. Fuente Consultada: Sabía Ud. Que..? Selecciones Reader Digest.

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------