El Origen de la Masoneria:Objetivos,Ritos,el Gran Secreto y Logias



El Origen de la Masoneria:Objetivos,Ritos,el Gran Secreto y Logias

► Introducción:

La francmasonería o masonería es una institución de carácter iniciático, filantrópico, filosófico y progresista, fundada en el sentimiento de fraternidad, igualdad y libertad.

Tiene como objetivo la búsqueda de la verdad y fomenta el desarrollo intelectual y moral del ser humano, además del progreso social.

Los masones, tanto hombres como mujeres, se organizan en estructuras de base denominadas logias, que a su vez pueden estar agrupadas en una organización de ámbito superior normalmente denominada «Gran Logia», «Gran Oriente» o «Gran Priorato».

El Origen de la Masoneria: Los Illuminati Objetivos MundialesEs filosófica porque orienta al hombre hacia la investigación racional de las leyes de la naturaleza, invita al esfuerzo del pensamiento que va desde la simbólica representación geométrica hacia la abstracción metafísica.

Es filantrópica porque practica el altruismo, desea el bienestar de todos los seres humanos y no está inspirada en la búsqueda de lucros personales de ninguna clase.

Sus esfuerzos y recursos están dedicados al progreso y felicidad de la especie humana, sin distinción de nacionalidad, raza, sexo ni religión, para lo cual tiende a la elevación de los espíritus y a la tranquilidad de las conciencias.

Es progresista Es progresista porque enseña y practica la solidaridad humana y la absoluta libertad de pensamiento.

La Masonería tiene por objeto la búsqueda de la verdad desechando el fanatismo abordando sin prejuicios todos los nuevos aportes de la invención humana, estudia la moral universal y cultiva las ciencias y las artes y no pone obstáculo alguno en la investigación de la verdad.

• Origen De Los Masones: Constructores de Piedras:

Este movimiento es considerado como la orden fraternal más grande que alcanzó niveles mundiales.

En un primer momento, las cofradías masónicas se limitaban a los trabajadores, quienes compartían sus secretos, mediciones, técnicas, etc.

No obstante, en el contexto de la Reforma Protestante, sobre todo en Inglaterra, estas fraternidades comenzaron a aceptar hombres provenientes de sectores altos de la sociedad.

De esta manera, las cofradías se convirtieron en sociedades dedicadas a ideas universales, como la fraternidad, la igualdad y la paz.

La construcción de una iglesia, un palacio o un edificio público podía durar varias décadas, tiempo que permitía a los albañiles establecer sólidos vínculos de amistad con sus compañeros.

Cada gremio local obligaba a sus miembros a aceptar la autoridad de un gran maestro situado en el vértice superior de una sólida escala jerárquica.

La cofradía acogía tanto a los canteros, que convertían la piedra bruta en sillares como a los artistas que tallaban las esculturas y a los arquitectos que proyectaban la obra.

El aspirante a ingresar en el gremio debía demostrar que su vida discurría de acuerdo con la virtud y las buenas costumbres, que era fiel a su esposa y cumplía con los deberes de su religión.

Tras ser admitido en la sociedad mediante una ceremonia ritual, el candidato se convertía en aprendiz y quedaba a cargo de un maestro que le enseñaba los secretos de la profesión –basados en geometría y aritmética, revestidas de simbolismos místicos– hasta considerarlo apto para su ascenso a compañero, el grado intermedio en la jerarquía de la logia.

Sus reuniones eran citas sociales, núcleos de sociabilidad.

El año de 1717 dio lugar a la “Gran Logia” para Londres y Westminster, producto de la unión de cuatro cofradías situadas en la capital inglesa.

Seis años más tarde se conocería con el nombre de “Gran Logia de Inglaterra”. Esta logia se convirtió en la precursora de todas las uniones masónicas, y de ella surgieron todas las otras logias reconocidas.

En 1725 se fundó la “Gran Logia de Toda Inglaterra” en York; y en junio del mismo año se creó en Irlanda, y al año siguiente en Escocia.

Los sectores dedicados al comercio en Inglaterra consideraron a la masonería libre como un medio de promoción social.

De esta manera, los ideales masónicos de tolerancia religiosa e igualdad iban en consonancia con el espíritu del liberalismo emergente durante el siglo XVIII.

Es más, una de las reglas básicas de las órdenes masónicas del mundo angloparlante ha sido considerar a la religión como un asunto personal de cada individuo.

En Estados Unidos, las primeras logias fundadas bajo la autoridad de la “Gran Logia de Inglaterra” fueron la Primera Logia de Boston y la de Filadelfia, establecidas ambas en 1733.

Antes de la guerra de la Independencia (1775), ya había unas 150 logias. En la actualidad, los estadounidenses representan el 75 por ciento del total de masones del mundo, unos 4,5 millones de personas.

• Los Ritos Masónicos:

Las prácticas masónicas actualmente más usadas son el Rito de York y el Rito Escocés.

El primero: el Rito de York, data del siglo XVIII, adquiere en su primera fase el nombre de Capitular.

Los miembros correspondientes a este nivel son los masones del Arco Real (correspondiente a 4 grados).

En su segunda fase, recibe el nombre de Críptica y sus miembros son los masones Reales y Selectos (3 grados); en su fase final Caballeresca, concede a los miembros el título de Caballeros Templarios (3 grados).

El segundo: el Rito Escocés se originó en 1801, en Charleston (Carolina del Sur) y contempla 33 grados.

• Origen de los Tres Primeros Grados:

La gran mayoría de los masones libres del mundo no progresan más allá de los primeros tres grados, basados en la leyenda de la muerte de Hiram Abif, conocido como el arquitecto del templo de Salomón.

Hiram Abif:

Según una versión de esta leyenda, Hiram Abif fue un hábil artesano enviado desde la región de Tiro para trabajar en el Templo del Rey Salomón .

Con el tiempo se convirtió en el único conocedor de los secretos de los maestros masones, entre los cuales se hallaba la palabra secreta masónica, es decir, el nombre oculto de Dios.

La tradición ocultista afirma que saber el nombre de una deidad equivale a poseer su poder.

De ahí que se supusiera que Abif manejaba el poder de Yahvé y, por ello poseyera muchos otros secretos que, una vez finalizada la construcción del templo, pasarían a los otros artesanos, que se convertirían a su vez en maestros masones.

Orden de los Rosacruces y la Masonería Origen y Fundador

Cuentan que, llegado el mediodía, el insigne arquitecto tenía la costumbre de ir al Sancta Sanctorum para orar a Yahvé y planificar las obras del día siguiente.

Uno de esos días, al terminar sus oraciones, Hiram Abif, se topó con el desagradable final de su historia de modo inesperado.

Saliendo por la puerta sur del templo, Jubela, uno de sus aprendices, le flanqueó el paso estando armado con una especie de regla vertical. Le conminó a que le revelara sus secretos.

Abif no perdió el aplomo ante la clara amenaza de muerte a la que se enfrentaba y contestó que sólo tres personas en el mundo los conocían y sin su consentimiento no podía divulgar ningún secreto.

Furioso, Jubela enarboló la regla y asestó un golpe en la sien derecha a su maestro, que dobló la rodilla por el impacto, aunque pudo alcanzar la puerta occidental donde, desafortunadamente, no fue ayuda lo que encontró.

Allí, en esa escena, estaba Jubelo, otro de sus aprendices, quien también le propinó un golpe, en este caso en la sien izquierda, haciéndolo doblar la rodilla del mismo lado.

Arrastrándose y perdiendo grandes cantidades de sangre, Abif llegó a duras penas a la puerta oriental donde fue rematado por Jubelum, que usó una gran maza de piedra para aplastarle la frente.

No les quedó otra salida a los tres asesinos que ocultar el cuerpo del arquitecto para evitar la ira del rey Salomón y escapar del país para no ser descubiertos.

Escondieron provisoriamente el cuerpo de Hiram Abif bajo unos cascotes y al llegar la medianoche lo trasladaron a la cima de una colina para enterrarlo.

La sepultura fue señalizada con una rama de acacia y hecho esto, los criminales intentaron darse a la fuga. Sin embargo, no tuvieron éxito porque no consiguieron que ningún barco los sacara del país y tuvieron que guarecerse en los montes.

Mientras tanto, la ausencia de Abif llegó a oídos del rey Salomón que envió a varias personas a buscarle.

La gravedad de la situación hizo que la verdad tardara poco en aflorar gracias al testimonio de doce trabajadores del templo que confesaron al rey que ellos y otros tres más (Jubela, Jubelo y Jubelum) habían conspirado para arrancar los secretos masónicos a su maestro.

En el último momento habían dado marcha atrás, pero supusieron que los otros no.

Agradecido por su honestidad, el rey los envió en grupos de tres para buscar el cuerpo de Hiram Abif.

Tras varias semanas de búsqueda dieron con los restos del arquitecto e informaron a Salomón de su hallazgo.

Éste les ordenó levantar el cadáver de la sepultura mediante el «apretón de manos de un aprendiz», correspondiente al Primer Grado de la Masonería.

Al fracasar en su intento, el rey les dijo que probaran el «apretón de manos de un artesano compañero» del Segundo Grado, pero tampoco lo consiguieron.

Finalmente, el mismo Salomón se presentó en el lugar donde yacía Abif para levantarlo con el «apretón de manos de un maestro masón» del Tercer Grado.

Gracias a ello, no sólo pudo levantarse el cuerpo, sino que sorpresivamente la vida regresó a él de nuevo.

La primera palabra que pronunció en su nuevo estado, fue recogida por los masones y utilizada en sustitución de la perdida con su muerte.

Desde entonces ha sido trasmitida de generación en generación hasta la actualidad. Muchos historiadores y escritores masones enmarcan la historia de Hiram Abif dentro del mito, mientras que otros están convencidos de su autenticidad.

Acerca de los tres primeros grados de la masonería, los investigadores británicos Christopher Knight y Robert Lomas dicen en su libro La clave masónica:

«El personaje central de la masonería libre es el constructor del templo de Salomón, Hiram Abif, que fue asesinado por tres de sus propios hombres.

La muerte estilizada y resurrección del candidato es el hecho que convierte a uno en “Maestro Masón” y cuando está levantado de su tumba, el lucero de la mañana está en el horizonte».

El Templo del Rey Salomón fue la obra arquitectónica más importante de esa época.

Los secretos (utensilios, herramientas, vocablos) propios de la construcción, son hoy parte de la Masonería Moderna, la cual ha cambiado.Desde el siglo XVI, dejó de ser “operativa” para convertirse en “especulativa”, siendo su objetivo la perfección moral individual de cada persona para mejorar la sociedad que lo rodea.

• La Logia de los Illuminati:

Con el fin de la Edad Media se terminó la era de las grandes catedrales, y los gremios entraron en declive.

La Ilustración trajo consigo la creación de las primeras academias y facultades de Arquitectura, enseñanza que dejó sin sentido el anticuado sistema educativo gremial.

Las logias masónicas, pese a conservar su gran prestigio social, perdieron utilidad corporativa y profesional.

En estas circunstancias, un gran número de nobles, abogados, comerciantes, médicos e incluso religiosos -muchos de ellos ricos patrocinadores de grandes obras arquitectónicas- consiguieron ser admitidos en las reuniones secretas de las logias a título de «masones aceptados».

Con el paso del tiempo, especialmente a fines del siglo XVII y principios del XVIII, los aceptados fueron arrinconando a los constructores y acabaron haciéndose con el control de las logias, hecho que marca el inicio de la llamada masonería especulativa,una sociedad iniciática que conserva el espíritu, la organización y el simbolismo de la masonería medieval u operativa, pero que abandona la enseñanza de la arquitectura y la finalidad cooperativa gremial de las logias.

Mientras los masones medievales construían majestuosas catedrales, los modernos intentaban perfeccionarse como individuos para ser útiles en la construcción de un templo ideal simbólico, la Humanidad.

En la popular novela Ángeles y Demonios, del escritor estadounidense Dan Brown plantea que Galileo era miembro de los Illuminati. Una afirmación sin otra validez que la de aportar intriga a la trama de la novela.

Sí que es cierto, por otra parte, que en 1610 fue invitado a formar parte de una sociedad italiana de científicos e investigadores llamada Academia de los Linces (Academia del Lincei), fundada por Federico Cesi en 1603.

El nombre de este grupo procedía de Lynceus, el argonauta de la mitología griega dotado de una perspicaz vista. Junto con Cesi, el matemático Francesco Stelluti, el médico Johannes Eck, de los Países Bajos, y Anastasio de Fillis fueron los primeros miembros de la Academia, y vivían en comunidad en la casa del fundador, donde el anfitrión les proporcionaba libros y equipos de laboratorio.

En un documento de 1605, se publicaron los objetivos de la Academia:

no sólo adquirir conocimiento de cosas y sabiduría y vivir juntos legal y píamente, sino también mostrarla a los hombres de una manera pacifica, tanto oralmente como por escrito, sin causar daño.

Tanto el padre de Cesi como los aristócratas romanos estaban en contra de la Academia de los Linces. Acusaron a sus miembros de practicar magia negra, oponerse a la doctrina católica y llevar una vida escandalosa.

Eck fue obligado a marcharse de Roma y durante algún tiempo sus miembros estuvieron esparcidos. Sin embargo, Cesi mantuvo la unión de los miembros por correspondencia.

Galileo fue el miembro más famoso y las publicaciones más prestigiosas de la Academia de los Linces fueron las suyas.

En primer lugar apareció su «Tratado sobre las manchas solares» (1613) y luego, «El ensayador» (1623). Con la captación de Galileo, el número de miembros del grupo creció hasta 32. La muerte de Cesi, en 1630, precipitó el fin de la Academia.

• El Priorato de Sión:

Esta sociedad secreta, menos conocida, salió a la luz por el protagonismo que le concedió el mencionado Dan Brown en El código Da Vinci.

En este best seller mundial, se habla del Priorato de Sión como la sociedad que protege uno de los secretos más guardados del cristianismo no ortodoxo: la supervivencia de Jesucristo, su matrimonio con María Magdalena, sus tres hijos y su huida a Francia.

El contenido místico de Brown se apoya en buena medida en el libro de investigación de Michael Baigent, Richard Leigh y Henry Lincoln, El enigma sagrado.

Estos investigadores realizan una serie de afirmaciones sobre esta sociedad, empezando por decir que su historia comienza con la creación de la orden de los Caballeros Templarios, que fueron su brazo armado.

El objetivo principal del Priorato era restaurar la dinastía merovingia, que gobernó el reino de los francos entre 447 y 751, en las monarquías de Europa y en el Reino de Jerusalén.

Dicha orden, por lo tanto, protegía a los que consideraba los descendientes auténticos de Jesús y María Magdalena. (Ver Mas Sobre Este Tema)

También especulan sobre las metas últimas del Priorato de Sión, donde la restauración monárquica adquiriría la forma de un Imperio Sagrado Europeo cuyo objetivo sería preparar el camino hacia un Nuevo Orden Mundial de paz y prosperidad.

Para lo cual habría que sustituir la Iglesia católica romana por una religión estatal ecuménica y mesiánica, que contaría con el Santo Grial y las reliquias perdidas del antiguo templo de Herodes. Finalmente, se prepararía y coronaria al rey ungido del Gran Israel.

Ambos libros ofrecen una lista ininterrumpida de los grandes maestros del Priorato de Sión entre los siglos XII y XX, incluyendo a personajes como Leonardo da Vinci, Robert Fludd, Robert Boyle, Isaac Newton y Claude Debussy, entre otros nombres asociados también con otras sociedades secretas como los Rosacruces.

• Conclusiones:

Ahora bien, este recorrido por algunas sociedades secretas demuestra que las más importantes tenían vínculos estrechos con los primeros nueve templarios y con sus hallazgos bajo los establos del templo de Salomón.

Además de encontrar la línea de sangre que unía a los reyes David y Salomón con las familias Rex Deus de Europa, hallaron unos manuscritos secretos, que probablemente fueran llevados hasta Rosslyn por Enrique St. Clair, el primer barón de Rosslyn.

También, es posible que encontraran otras reliquias importantes durante sus excavaciones, incluso el Arca de la Alianza y el Santo Grial.

Sin embargo, los templarios a principios del siglo XIV se dispersaron, a causa de su persecución, dejando en ese vacío un amplio lugar para todo tipo de especulaciones.

Se piensa que se llevaron sus tesoros, dejándolos en lugares secretos que sólo los iniciados sabrían cómo encontrar.

————-  00000 ————

El Gran Secreto de la Masonería- Los Illuminati

El Gran Secreto de la Masoneria Los Illuminati Albert Pike (imagen) y su plan del Nuevo Orden Mundial: Adam Weishaupt murió en 1830 a la edad de ochenta y dos años.

En 1834, Giuseppe Mazzini asumió el liderazgo de la logia de los Illuminati, manteniendo este puesto hasta su muerte en 1872.

Durante su mandato mantuvo correspondencia con el satanista y masón de grado 33, Albert Pike, Gran

Comandante Soberano del Rito Escocés Antiguo y Aceptado de los Francmasones, perteneciente a la jurisdicción del Sur de Estados Unidos, y más tarde, fundador del Ku Klux Klan.

Mazzini había nombrado a Pike jefe de operaciones de los Illuminati en Estados Unidos, y los dos cooperaron estrechamente.

Pike se encargó de los aspectos teosóficos de sus actividades y Mazzini asumió los asuntos políticos.

En cierta ocasión, como consecuencia de la mala reputación en Europa de las logias masónicas del Gran Oriente, por las actividades revolucionarias de Mazzini, éste escribió a Pike, el 22 de enero de 1870, presentándole una solución:

Debemos dejar que todas las federaciones sigan igual, con sus mecanismos, autoridades centrales y distintos modos de correspondencia entre los grados altos del mismo rito, organizados como están en la actualidad; pero debemos crear un «súper rito» que permanezca desconocido, para el cual sólo convocaremos a aquellos masones de grado superior a quienes seleccionamos.

Con respeto a nuestros hermanos masones, deben jurar mantener sus actividades bajo el más estricto secreto.

Mediante este rito superior controlaremos a todos los masones dando lugar a un único centro internacional, el más poderoso porque su dirección sería desconocida. 

Según Jan Van Helsing, esta elite procede del grado 33 del Rito Escocés.

• Albert Pike

Al igual que muchos ocultistas, Albert Pike tenía un «guía espiritual» que le orientaba en sus estrategias para implantar el Nuevo Orden Mundial.

En una carta que envío a Mazzini (imagen), el 15 de agosto de 1871, transcribe uno de los mensajes que recibió de su guía.

El contenido de la misiva incluye planes para provocar tres guerras mundiales, describiendo con gran precisión acontecimientos que han ido sucediendo dentro de su macro agenda mundial.

El Gran secreto de la Masonería

La mayoría de los masones del mundo no progresan más allá de los primeros res grados de iniciación, a pesar de la existencia de otros treinta grados superiores en el llamado Rito Escocés y once más en el Rito de York.

En su libro …And he Truth Shall Set You Free (Y la verdad os hará libres), David Icke dice:

Los hombres que van a su logia local en tu ciudad no tendrán ni la más remota idea de cómo su organización los utiliza.

Para que el plan funcione, hay que mantenerlos a oscuras y qué mejor manera de lograrlo que mediante los distintos niveles de iniciación.

Sólo los «aceptables» progresan a los niveles superiores y averiguan lo que realmente ocurre.

La gran mayoría de los masones ocupan los tres niveles inferiores.

Son la carne de cañón de la organización.

Entre los grados cuatro y treinta y tres, encontrarás a los que «piensan correctamente» y que tienen influencia en la sociedad hasta los presidentes de Estados Unidos.

Después del grado 33 existen los «grados Illuminati». Algo que no se menciona en ningún manual de la masonería.

Estos últimos son los que controlan el espectáculo y son agentes de la secta del «Ojo que todo ve».

La masonería global es una enorme pirámide de manipulación.

•  Morales y Dogma:

Que las logias masónicas tienen una agenda secreta es algo en lo que coinciden muchos investigadores.

Los análisis de los libros escritos por masones sobre la masonería muestran, sin ningún género de duda, que el objetivo final le la masonería es destruir el cristianismo para abrir el camino hacia un Nuevo Orden Mundial, inspirado por una única religión: el luciferismo.

El sostén de la masonería superior es un libro de Albert Pike, titulado Las enseñanzas de la masonería que recoge las opiniones de célebres escritores masónicos como Albert G. MacKay, de grado 33 y autor de los dos tomos de Una Enciclopedia de masonería, donde declara que Pike fue uno de los escritores masónicos más importantes de todos los tiempos.

Otro masón del mismo grado, Arthur Edward Waite, también autor de una enciclopedia sobre la masonería sostiene que Pike fue un gran genio de la masonería.

Por su parte, el escritor Carl Claudy, de grado 33, se refiere a Pike como «uno de los genios más grandes de la masonería […]. Fue un místico, un experto en simbología y profesor de las verdades ocultas de la masonería».

En Las enseñanzas de la masonería, Pike alude a un «secreto» escondía en el libro que sólo pueden encontrar los adeptos de grado 32 0 33 (los que tienen un poder mental superior), y afirma que otros masones o personas fuera la masonería se engañan en relación con el uso de los símbolos masónicos especialmente, con el verdadero significado de la Luz, vinculado con el Gran Arquitecto del Universo, el dios masónico.

Para Pike, la verdad es relativa y equivocan los que dicen que la Biblia está inspirada en lo Absoluto.

En la Biblia se dice que matar es un crimen, pero, para Pike, con frecuencia un hombre debe sacrificarse si su muerte beneficia a otros.

Franlkin D. Roosevelt, masón del grado 33, creía en ese principio de Pike, aplicándolo al caso del ataque de Pearl Harbour.

Aunque ese presidente de Estados Unidos sabía al menos una semana antes que Japón iba a atacar, no hizo nada para evitarlo.

El sacrificio de cientos de hombres inocentes benefició a su país ya que proporcionó excusa ideal para declarar la guerra a Japón y, a la vez, participar en la guerra contra Alemania, contrariando sus promesas electorales.

Las palabras exactas de Pike dicen: «[…] el interés e incluso la vida de un hombre debe sacrificar por los intereses y bienestar de su país y de la mayoría».

Después de Roosevelt ha habido muchos otros casos de presidentes y primeros ministros masones que han recurrido al principio del sacrificio de Pi para justificar la muerte de inocentes en conflictos y guerras de todo tipo.

————-  00000 ————

• ►PARA SABER MAS….

En el siglo XVIII los Illuminati comenzaron a infiltrarse secretamente en todas las logias masónicas conocidas para dominarlas desde dentro y someter en escaso tiempo a la masonería europea.

La oportunidad de federar y controlar todos los grupos secretos en Europa le llegó en 1782 cuando se dio una reunión continental de la masonería.

Los Illuminati hicieron acto de presencia bajo la estricta observancia templaría y camuflados en otras obediencias.

Pero fallaron en su objetivo final debido a la oposición de la Gran Logia de Inglaterra, de los Teósofos del místico sueco Swedenborg y el Gran Oriente de Francia.

Muchos aseguran que los Illuminati influyeron decisivamente en ese simbolismo norteamericano repleto de signos esotéricos.

En el diseño del escudo trabajaron directamente personajes históricos de vida apasionante como George Washington (que cuando ocupó el cargo de primer presidente de los Estados Unidos, un antiguo gran maestre de Nueva York le tomó juramento sobre una Biblia procedente de una logia masónica) y Benjamín Franklin (gran maestre de la logia de Pensilvania).

Finalmente y tras muchas deliberaciones, el dibujo fue aceptado por el Congreso el 20 de junio de 1782.

En su anverso contiene un águila americana (símbolo del Ave Fénix) con las alas abiertas, sosteniendo una rama de olivo con su pata derecha y un manojo de trece flechas en la izquierda (el mismo número de niveles o grados de los Illuminati.

El 13 se repite continuamente en la iconografía norteamericana); lleva un pergamino en el pico, con el lema «E pluribus unum» (de muchos uno), y trece plumas en la cola.

Sobre la cabeza del águila hay un escudo con una constelación formada por trece estrellas que configuran el símbolo de la Estrella de David entre una nube.

En el pecho del águila hay un escudo de trece barras. Todo el diseño tiene fondo azul.

El reverso del escudo está presidido por una pirámide inconclusa. El ojo de la Providencia se encuentra en un triángulo representado como un remate flotante con emanaciones de gloria.

El lema «Annuit coeptis» aparece sobre el remate flotante. La pirámide tiene trece niveles y en la base hay inscritos los números ro-manos MDCCLXXVI (año de fundación de los Illuminati).

Finalmente, bajo la pirámide, un pergamino ostenta el lema «Novus ordo seclorum» (Nuevo Orden Secular, Nuevo Orden de los Siglos, o bien, Nuevo Orden Mundial).

Es ese sello precisamente el que colocó en 1932 el presidente Roosevelt en todos los billetes de dólar. Un presidente influido por ideas iluministas (era masón) y que logró instaurar el famoso New Deal (Nueva Era) americano.

Pero lo importante es que ese era el símbolo exacto que portaban los Iluminados de Baviera. ¿Casualidad?

Es también interesante ver cómo los Ulluminati, al igual que la masonería en general, parecen estar tras la Revolución Francesa y el triple lema: Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Fue precisamente en los momentos iniciales en que se fragua la revuelta francesa cuando la sede central de los iluminados, que se hallaba en Francfort, se ve más alterada.

Fuente Consultada: Las Claves Ocultas del Poder Mundial José Lesta – Miguel Pedrero (EDAF)

————-  00000 ————

La Masonería en Norteamérica

Vale la pena señalar que en Estados Unidos, el mayor centro masónico del mundo, hay 49 grandes logias y 15.500 logias subordinadas, así como un número muy elevado de sociedades y clubes dependientes de la secta.

El mando supremo está en manos del llamado Consejo Imperial del Templo de Norteamérica, cuyo jefe máximo es el judío Bernard Baruch.

En el resto del mundo funcionan unas sesenta grandes logias y cerca de 11.000 logias subordinadas, la mayor parte controladas desde Inglaterra. Unas seis están dentro del Imperio Británico.

La organización en Francia es la tercera en importancia (no debe perderse de vista que fue un judío masón, Mendes-France, quien ordenó la capitulación de Indochina ante el avance rojo).

En 1953, cinco años después del nacimiento del Estado judío, fue oficialmente constituida la Gran Logia de Israel, exclusiva para israelitas. Está destinada a ocupar con el tiempo el lugar del Templo Imperial de Norteamérica, la Gran Logia de Inglaterra y el Gran Oriente de Francia.

La Gran Logia de Israel está en manos de la orden hebraica B’rith, los judíos masones más peligrosos, dirigidos por un tal Label A. Katz, que a la vez son poderosos influyentes en las Naciones Unidas, en la Liga Contra la Difamación (E.U.) y en la Asociación Nacional para el Progreso de los Hombres de Color, causante ésta de todos los disturbios raciales en los Estados Unidos.

Para reconocerse entre ellos, los masones disponen de un lenguaje simbólico universal que les es enseñado en las logias según el grado a que pertenezcan.

El signo universal por excelencia son tres puntos colocados de tal modo que forman un triángulo equilátero.

Ese medio de identificación común facilita la existencia de un gobierno secreto masónico en cada país, muchos de cuyos miembros pertenecen a la vez al gobierno oficial.

Cada gobierno masónico está integrado por los tres poderes tradicionales: ejecutivo, legislativo y judicial.

Este último es ejercitado generalmente por los llamados «caballeros Kadosch», masones de grado 30 del rito escocés, capacitados para dictar sentencias de muerte, inclusive. Son los encargados de velar por la disciplina entre los «hermanos».

Gracias a ellos, es remoto el peligro de incumplimiento en las consignas de la secta.

Por eso vemos que masones como Eisenhower, MacMillan, De Gaulle, Gronchi, Nehru y otros simulan que defienden a sus países del comunismo, y hacen todo lo contrario.

En ese doble juego los ayuda eficazmente la enorme maquinaria de propaganda, sobre todo periodística, que está en manos de la judería. Esta tiene el control de casi todos los grandes periódicos «independientes» del mundo libre y de las agencias noticiosas.

Por eso ha sido posible organizar las «grandes campañas de prensa» cuando se trata de aniquilar a «dictadores».

Vale la pena repasar el caso de los Estados Unidos. Masón fue George Washington, el «libertador» que logró imponer al país una Constitución masónica, no cristiana, misma que permitió al judaísmo adueñarse de la situación en menos de 150 años.

Masón fue Abraham Lincoln, el que por orden de la secta desencadenó la más sangrienta guerra civil so pretexto de salvar de la esclavitud a los negros del sur (1860-1864).

Masón fue Woodrow Wilson, quien colocó en las altas esferas del gobierno al hebreo Bernard Baruch en 1915.

Baruch merece especial atención. Se ha mantenido como una eminencia gris tras la silla presidencial durante 45 años. Por táctica, jamás ha pertenecido a ningún partido político. Esto le ha permitido «servir» indistintamente a los gobiernas «demócratas» y «republicanos».

Influyó poderosamente para empujar a los Estados Unidos (ayudado naturalmente por el poderío de su raza) a la primera guerra mundial, para facilitar la Revolución comunista en Rusia; en la misma forma estuvo presente en la crisis económica de los Estados Unidos en 1929, cuando los bancos israelitas retiraron el dinero de la circulación.

Apoyó la ascensión de Franklin Delano Roosevelt al poder, lo indujo a que reconociera a la Unión Soviética en 1933 y luego lo dirigió para que lanzara a Norteamérica a la segunda guerra mundial, para salvar al comunismo de la destrucción a que lo había condenado la Alemania de Hítler.

Masón fue el sucesor de Roosevelt, Harry Salomón Truman, y masón es Dwight David Eisenhower, el ex-presidente de Norteamérica que desempeñó a maravilla el papel de «inepto» para permitir el avance del bolchevismo en todos los frentes, desmoralizar al pueblo norteamericano y restar prestigio al partido republicano.

Masones son nueve de los diez ministros nombrados por Kennedy, que aunque él mismo no es masón (por lo menos todavía no tenemos informes al respecto), pertenece, como su hermano «Boby» —por él nombrado nada menos que Ministro de Justicia— al grupo de los «intelectuales» izquierdistas salidos de las universidades masónicas de la famosa «Ivy League» (universidades norteamericanas, entre ellas la de Harvard, donde estudió Kennedy).

No importa que el Presidente Kennedy y su hermano sean o no miembros de la masonería (la religión les prohíbe oficialmente tal pertenencia). Lo importante es que ellos se rodearon de judíos y masones y ejecutan el programa judío-masónico destinado a derrumbar al mundo occidental desde el interior, en favor del imperialismo soviético.

Además Kennedy recibió parte de su «educación» en la «Economics School» de Londres, fundada por el «socialista» (munista) judío Harold Laski, el «padre» del «socialismo británico».

Todos los «colaboradores» de Kennedy, además de sus ministros judíos Goldberg, Ribicoff, Dillon Zapowakj, etc., o masones como Udal, Day, Hodges, Rusk, McNamara, etc., fueron escogidos por los mismos círculos izquierdistas o sea de «intelectuales» y millonarios procomunistas del tipo de Stevenson, Harriman, Williams, Bowles, Schlesinger, Heller, etc.

No falta en esa banda la señora Eleanor Roosevelt, que parece haber establecido una especie de «matriarcado» en la jefatura judío-masónica-comunista instalada en Washington, reinante también con la «administración democrática» de Kennedy.

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------