Primeras Organizaciones Sociales Estado, Tribus, Bandas



LAS ORGANIZACIONES SOCIALES DE LAS PRIMEAS CIVILIZACIONES

La repercusión de la agricultura fue vital para el establecimiento de poblaciones de mayor densidad y extensión. En las zonas más fértiles, donde la agricultura podía abastecer al un mayor número de personas, florecieron   extensos   asen mientos. Esas zonas se hallaban en Oriente Próximo y en el nordeste de China, donde el clima templado y los cauces fluviales proporcionaban unas  condiciones  ideales.

Las orillas de los ríos y los lagos eran zonas especialmente populares para establecer asentamientos, ya que, además de ofrecer una provisión regular de agua, el suelo era de mejor calidad. A medida que los asentamientos crecieron en las llanuras aluviales, los alrededores de los grandes ríos, el Eufrates, el Tigris, el Nilo y el río Amarillo, devinieron centros de población.

El surgimiento de la civilización
El término «civilización» hace referencia a sociedades más complejas. En estas, los individuos empezaron a pertenecer a culturas organizadas con organismos públicos como ejércitos y administraciones gubernamentales, así como lugares de culto. Se instauró un sistema de clases según el cual algunos miembros de la sociedad tenían más riqueza, poder y estatus que otros. Otro avance que aceleró la llegada de la civilización fue el comercio. Las dos técnicas claves para su desarrollo en esta época fueron la metalurgia y la cerámica.

Los artesanos con medios para producir objetos deseables o necesarios destacaron en estas economías  del trueque tempranas. Por otro lado, las comunidades en las que la a productividad agrícola era particularmente elevada tendieron a aprovecharse de otras menos privilegiadas. En algunas regiones, el desarrollo del regadío fue una herramienta esencial para garantizar una cosecha regular y abundante.

Toda civilización se caracteriza por el desarrollo de la tecnología y un medio de registrar los cambios, las reglas y los ritos: la escritura. Las primeras civilizaciones auténticas del mundo antiguo dan fe sin excepción del inicio del desarrollo de sistemas de escritura.

LOS ORÍGENES: La agricultura y la ganadería significaron el nacimiento de toda una serie de trabajos y profesiones no asociadas ya a la producción de alimentos, ya que, por primera vez en la historia, había suficiente comida para toda la población, incluida aquella que no se dedicaba de forma directa a su suministro. Con el transcurso del tiempo, aquel modo de vida resultó ser hasta diez veces más productivo que el cazador-recolector previo.

El cultivo y la cría de animales permitieron a las familias aumentar el número de hijos, porque ya no era necesario cargar con ellos de un lado a otro; ahora podían almacenar los alimentos en graneros y así añadir un nuevo miembro más cada dos años o incluso antes. A todo ello se sumaban las ventajas de vivir en una aldea o un pueblo en los que siempre había vecinos alrededor para ayudar en el cuidado de los niños.

A medida que la población aumentaba, aquellos que no se dedicaban a las labores del campo o la ganadería tenían la posibilidad de convertirse en artesanos, fabricantes de cerámica, joyas, ropa, etc., para los demás miembros de la comunidad, así como de explorar ciertos desarrollos tecnológicos, como ruedas, carros y armas, fabricados a partir de materiales que aprendieron a extraer de la tierra, tales como cobre, bronce y hierro.

A ellos se sumaron los comerciantes, que comenzaron a distribuir los productos realizados por los artesanos junto a cualquier excedente de productos alimentarios. El comercio se tradujo en viajes, en barcos, en el desarrollo de la escritura, la matemática y el dinero. Otra clase de trabajo era el orientado a la esfera divina, de manera que se procuraba que la aldea o el pueblo mantuviera unas buenas relaciones con las divinidades para incrementar las posibilidades de gozar de una abundante cosecha y minimizar las eventuales catástrofes. Aquellos sacerdotes primitivos contribuyeron a dar origen a la mayoría de las principales religiones del mundo.

El incremento demográfico hacía imprescindibles nuevas formas de organización y control. Emergieron los primeros reyes y emperadores, con sus correspondientes aristócratas y burócratas encargados de recaudar impuestos, dictar leyes y administrar justicia.

ORGANIZACIÓN EN AMÉRICA: Los diversos grupos humanos que habitaban América antes de la llegada de los europeos, presentaban profundas diferencias. Éstas tenían que ver con:

•  La forma en que obtenían sus alimentos: cazadores, recolectores, horticultores, pastores y agricultores.

•  La forma en que se organizaban para la toma de decisiones: bandas, tribus, jefaturas, Estados.

De este modo, en un mismo momento coexistían en América bandas de cazadores-recolectores, como los querandíes en la región pampeana; o jefaturas de agricultores, como ios diaguitas en el noroeste del actual territorio argentino, y agricultores intensivos con una organización social muy compleja, como los aztecas y los incas.

Cultivo del Maíz

LA OBTENCIÓN DE LOS ALIMENTOS
A través de la historia, los hombres desarrollaron diferentes formas de proveerse los alimentos necesarios para la subsistencia. A partir de ellas, los antropólogos realizan la siguiente clasificación de los grupos humanos:

• Cazadores y recolectores: Aplican diferentes técnicas para recolectar vegetales, cazar o pescar. Para ello utilizan sólo la energía muscular, auxiliada de instrumentos muy rudimentarios: algunos pocos utensilios y armas, como, por ejemplo, arcos y flechas, hachas de piedra, bastones para cavar, etc.



• Agricultores: Emplean una tecnología que permite roturar el suelo y explotar grandes extensiones de tierras de diversas características. La aplicación de esta nueva tecnología requiere un nivel importante de organización del trabajo. En los pueblos agricultores existen siempre grupos de trabajadores especializados, encargados de la construcción de canales para la llegada de agua, de terrazas en las laderas de montañas y cerros, etc. Pero la característica más importante de estos pueblos es que poseen una organización social muy diferente y más compleja que la de los anteriores, que se basa en la producción de excedentes.

• Horticultores: Cultivan semillas, raíces o tubérculos con el bastón de cavar o la azada. Sólo aplican la fuerza muscular y carecen de medios para roturar el suelo, remover la tierra y abrir surcos, lo que explica su escasa producción. Para limpiar el terreno cortan y queman la maleza, técnica que empobrece el suelo y hace imposible su cultivo durante períodos superiores a tres años. Este hecho lleva a que la población deba trasladarse permanentemente en busca de nuevas tierras productivas. Generalmente, estos pueblos recurren también a la caza y a la recolección para la obtención de alimentos.

• Pastores: Basan su subsistencia en la cría de animales domesticados en grandes rebaños, de los que extraen leche, sangre, pieles y carne. Para los pueblos pastores resulta fundamental que el ganado esté bien cuidado y protegido y disponga de pastos. Por otra parte, es muy importante la existencia de abundante agua en la zona en que se realiza este tipo de actividad.

LA ORGANIZACIÓN SOCIAL PARA LA TOMA DE DECISIONES:
En todo grupo humano existe la necesidad de tomar decisiones que ordenen las relaciones de las personas entre sí y distribuyan las tareas.

No siempre existieron personas encargadas especialmente de tomar las decisiones de una comunidad tal como en la actualidad lo hacen los funcionarios que ocupan cargos en el gobierno de un Estado. A través de la historia se fueron dando diferentes formas de organización que algunos investigadores sociales clasifican en:

Bandas: Son grupos de familias que se asocian transitoriamente y que, según las circunstancias, se separan, uniéndose con otras familias en bandas diferentes. Constituyen bandas las comunidades cazadoras y recolectoras.
El tamaño de las bandas varía de acuerdo con la abundancia de recursos y oscila entre las 30 y las 150 personas. En las bandas no hay personas especializadas para tomar las decisiones, sino que éstas se toman en reuniones de familias. Muchas veces, los desacuerdos en estas decisiones son los que ocasionan la división de la banda.

Las bandas suelen tener un líder, pero esto no significa ningún privilegio para la persona que ocupa esa posición, ya que tiene que trabajar y compartir los alimentos como todos los demás. Generalmente, el líder es una persona experimentada, cuya autoridad se limita a calcular cuál es la mejor época para trasladarse de un lugar a otro o a elegir el tipo de alimentos a consumir gfc  primero y cómo se distribuirán.

• Tribus: Cuando en las comunidades aumenta la cantidad de alimentos que se producen, por la domesticación de animales y el cultivo de vegetales, se incrementa el número de sus integrantes. Al constituirse grupos más numerosos se hacen necesarios algunos cambios en la organización para la toma de decisiones. Se constituyen, de este modo, las denominadas “aldeas”, que confían las decisiones a un líder o a un consejo, formado por varias personas, por ejemplo, ancianos.

• Jefaturas: Cuando la capacidad para producir bienes aumenta, se requiere una mayor organización para intercambiar y distribuir los productos. Se hace necesario, también, que determinadas personas ejerzan la autoridad. Se desarrollan, así, las denominadas “jefaturas”. Éstas se diferencian de las tribus porque el jefe tiene un conjunto de privilegios que lo separa de los demás y porque quien lo sucede es un miembro de su familia, generalmente, su hijo. La jefatura se caracteriza por la desigualdad social y económica, ya que los emparentados con el jefe supremo tienen mayores beneficios y bienes que el resto de la población.

• Estados: La toma de decisiones que afecta a toda la población de un territorio es realizada por personas dedicadas exclusivamente a esta tarea, con poder para exigir y obtener obediencia y, en caso necesario, para usar la fuerza, lo que se considera legítimo por las funciones que ejercen.

Fuente Consultada:
Atlas de Historia del Mundo – Editorial Parragon
Todo Sobre Nuestro Mundo de Crhistopher LLoyd
Pensar La Historia Argentina desde una Historia de América Latina Moglia-Sislián-Alabart





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *