Vida de Hilbert David Matematico Resumen Biografico



Resumen de su Vida y Logros Matematicos de Hilbert David

HlLBERT, David. (Kónigsberg, Prusia oriental, hoy Kaliningrado, Rusia, 1862-Gotinga, 1943.) Matemático alemán, uno de los más importantes del sigloXX.

Estudió en la Universidad de Kónigsberg, donde se doctoró en 1884.

Fue profesor en las de Kónigsberg y Gotinga (1895), donde colaboró e hizo amistad con Minkowski, que fue su compañero de doctorado y a quien llevó más tarde a trabajar a Gotinga.

En 1884 el matemático Hurwitz fue designado en la Universidad de Kónisgberg y se hizo amigo de Hilbert. Otra amistad que tuvo mucho que ver en el posterior desarrollo matemático de Hilbert.

Hilbert fue profesor de la Universidad de Kónisgberg entre 1886 a 1895.

Durante un año fue profesor extraordinario y desde 1893 profesor de tiempo completo. En ese mismo año 1893 comenzó un trabajo, Zahlbericht, sobre teoría algebraica de números.

La Sociedad Matemática Alemana solicitó este trabajo tres años después de su creación, en 1890.

El Zahlbericht, que se concluyó en 1897, es una brillante síntesis del trabajo de Kummer, Kronecker y Dedekind pero contiene la riqueza de las ideas propias de Hilbert.

El trabajo de Hilbert en Geometría fue el más importante en el área después de Euclides.

Durante el siglo XIX se puso de manifiesto, cada vez de una manera más evidente, que Euclides no había partido de conceptos patentes y que había supuesto muchas cosas sin especificarlas.

Se hicieron esfuerzos para fijar un número mínimo de términos y definiciones básicas sin identificar y de éstas deducir rigurosamente la estructura matemática completa.

Vida de Hilbert David Logros Matematicos - Resumen Biografico
Fotografía de David Hilbert realizada en 1912, cuando era catedrático de matemáticas en
la Universidad de Gotinga.

Esta es la ciencia axiomática, y fueron Hilbert y Peano quienes la fundaron.

Después de hacer un estudio sistemático de los axiomas de la geometría euclidiana, Hilbert propuso un conjunto de 21 axiomas y analizó su significancia.

En publicó en 1899 Grundlagen der Geometrie (Fundamentos de Geometría), en la que por primera vez se exponían satisfactoriamente los 21 axiomas.

Hilbert realizó avances significativos en casi todas las ramas de las Matemáticas. Inicialmente se dedicó a la teoría de números, cuyo estado resumió en su obra Zahlbericht (Comentario sobre los números, 1897). Después se dedicó a la Geometría euclídea, en la que estableció un sistema de axiomas nuevo, diferente del de Euclides. Sus trabajos en este campo se plasmaron en su obra Die Grundlagen der Geometrie (Fundamentos de la Geometría, 1899).

En su tercer período, Hilbert se dedicó a las ecuaciones integrales, transformando el Análisis funcional en una Algebra de infinitas dimensiones.

En este contexto surgieron los espacios de Hilbert (una generalización de los espacios euclídeos) y las matrices infinitas, utilizadas posteriormente por Werner Heisenberg y Max Born para el desarrollo de una de las formulaciones, fundamentales de la Mecánica cuántica.

Una vez le preguntaron:
– ¿Qué logro tecnológico sería hora el más importante?
– Cazar una mosca en la Luna – fue la respuesta.
– ¿Por qué?
– Porque los problemas tecnológicos auxiliares que deberían resolverse para hacer una cosa así implicarían la solución a casi todas las dificultades materiales de la humanidad.

Hilbert mismo aplicó su trabajo sobre las ecuaciones integrales a la teoría cinética de los gases y encontró una solución a la ecuación de distribución de Maxwell-Boltzmann.

A partir de 1918, Hilbert intentó formalizar la Aritmética sobre una base lógica consistente (sin contradicciones) y completa (donde siempre se pueda probar si una afirmación es verdadera o falsa).

Su intento no se vio coronado por el éxito, y pocos años después Kurt Gódel demostró que es imposible conseguirlo.

Sin embargo, los esfuerzos de Hilbert pusieron las Matemáticas sobre unas bases más rigurosas.

Otro logro importante fue la resolución del problema de Dirichlet.

En el curso del Congreso de Matemáticas del año 1900 David Hilbert entonces considerado el más distinguido matemático del mundo, presentó una relación de 23 problemas sin resolver que, a su juicio, en caso de ser solucionados, representarían un avance considerable para las matemáticas.

Nadie aparte de Hilbert tenía a buen seguro autoridad para plantearlo de este modo, pues posiblemente fue la última mente pensante que podía hablar de todas las ramas de la matemática con conocimiento de causa.

Después de Hilbert esto ya no iba a ser posible.

El árbol de las matemáticas era ya demasiado grande y frondoso.

Cuando Hilbert presentó su lista de 23 problemas afirmó que un buen test para un problema era el test de la primera persona que te encontrabas por la calle.

Si se lo podías explicar y te entendía, es que era el problema perfecto: estaba bien formulado.

Muchos de esos 23 problemas se han solucionado ya; otros —los menos— eran simplemente inabordables y lo siguen siendo, y unos últimos han perdido mordiente «y pocos se preocupan por ellos.

Hay cosas que se quedarán por fuerza en el tintero, pues explicarlas a fondo, en medio de la selva en la que se ha convertido hoy la matemática puntera, requeriría centenares de páginas poco comprensibles.

En 1910, David Hilbert recibió el premio Wolfgang Bolyai de la Academia Húngara de Ciencias, y en 1939 el premio Mittag-Leffler de la Academia Sueca, que compartió con el matemático francés Émile Picard.

Además de las obras mencionadas, escribió Theorie der algebraischen Zahlkórper (Teoría de los cuerpos numéricos algebraicos, 1907) y Grund-züge der theoretischen Logik (Rasgos esenciales de la Lógica teórica, 1928).

Hilbert era el número uno de la universidad de Gotinga, un feminista en una sociedad de hombres y un demócrata hasta su muerte, relegado al olvido por los nazis en sus últimos años. En vida fue todo un personaje, la encarnación del sabio despistado. En cierta ocasión, según se cuenta, daba una recepción y su esposa le envió a cambiarse una prenda de vestir al dormitorio; algo no le gustó de la indumentaria de Hilbert. Éste subió a su habitación, empezó a cambiarse, pero, por desgracia, puso en marcha su rutina habitual: fuera corbata, fuera camisa, etc. Todo terminó con Hilbert en la cama y su mujer sacándole a gritos de la misma. Hilbert se había olvidado de la recepción y se había ido a dormir.

Fuente Consultada:
Los Matematicos Que Hicieron Historia de Alejandro E. Garcia Venturini Editorial Ediciones Cooperativas
Ideas Fugaces , Teoremas Eternos Joaquín Navarro Editorial RBA
Grandes Cientificos de la Humanidad de Manujel Alfonseca Editorial ESPASA

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------