El Puritanismo Puritanos en América Caracteristicas Norteamérica






El Puritanismo en América: Características

El Puritanismo en América

CALVINISMO Y PURITANISMO:  Entre la fecha de la excomunión de Lutero, en 1520, y la de su muerte, en 1546, el movimiento reformista originó diversas interpretaciones locales y se expandió rápidamente por muchos países del norte y centro de Europa: los Países Bajos, Francia, Suiza, Inglaterra, Escandinavia, la actual Polonia y Lituania. Esta rápida expansión desencadenó un período de guerras religiosas entre católicos y protestantes, que ensangrentaron toda Europa.

Uno de los reformadores más importantes fue Juan Calvino (1509-1564). Expulsado de Francia por Francisco i a causa de su compromiso con las ideas reformistas de Lutero, se refugió en la ciudad de Basilea, en Suiza. Allí escribió su obra más famosa: La Institución de la Religión Cristiana, donde expuso su doctrina.

Como Lutero, Calvino creía que la Biblia es la única fuente de la verdad y que podía ser interpretada libremente por los fieles. Pero el aspecto doctrinal que diferencia básicamente el calvinismo del luteranismo es el de la salvación. Para Calvino, algunos hombres están “predestinados” a la salvación y otros a la condena eterna, es decir que Dios elige de antemano el destino de los hombres. Poseer una fe intensa y llevar una vida austera y honesta son datos que reflejan que una persona está predestinada a la salvación.

Calvino se instaló en Ginebra, donde organizó un modelo de iglesia reformada y tuvo un enorme poder sobre el gobierno civil de la ciudad.

El calvinismo se propagó por Suiza, Francia, Inglaterra, los Países Bajos e incluso por América del Norte. En Francia, su doctrina inició un período de sangrientas guerras de religión que abarcaron la mayor parte del siglo  XVI.

Vivir según reglas  puritanas?:
En el siglo XVII, los herederos de la Reforma iniciaron una nueva tradición. El luteranismo fue una causa de nobles y se afirmó con ellos en muchas zonas de Europa. El calvinismo, en cambio, tuvo entre sus seguidores un mayor número de burgueses. En Inglaterra y en América del Norte, el calvinismo dio origen a un tipo de hombre con particulares características: el puritano.

Inicialmente, el puritano fue un rebelde que luchaba contra las tradiciones, pero sus descendientes en segunda o tercera generación fueron producto de una tradición que se consolidó.

Los puritanos crecieron en núcleos familiares estrechamente unidos, que, después del trabajo, se reunían en torno a la mesa familiar para leer la Biblia. Desde pequeños respiraban un clima austero y de amor al deber. Este es el origen de la moral puritana y la cultura calvinista, cuyos adeptos fueron reconocibles más allá de sus lugares de nacimiento.

Los puritanos no necesitaba intermediarios para comunicarse con Dios. No tenían liturgias, ni creían en santos, ni colocaban imágenes en sus templos. Su única certeza radicaba en que la mirada de Dios se dirigía a los hombres en todo momento y en todas partes. El puritano debía ser un hombre de trabajo, metódico, sobrio y tenaz.

Las familias calvinistas se dedicaban al comercio, al artesanado y a las actividades agrícolas. Su trabajo y su vida austera les permitían acumular bienes y dinero, pero no podían gastarlo. Consideraban que el dinero debía ser reinvertido en el trabajo, que es un mandamiento dado por Dios al hombre para que obtuviera más riquezas.

Las Persecuciones: A principios del siglo XVII, los puritanos buscaban la reforma completa de la Iglesia de Inglaterra para amoldarla a sus creencias. Esto provocó una persecución en toda Inglaterra, llegando incluso a considerárseles fuera de la Iglesia (1665). Coincidiendo con las primeras oleadas de emigrantes a América del Norte, no tardaron en salir muchos de ellos hacia nuevas tierras donde profesar su fe en la más completa libertad.

Durante el reinado de Jacobo I, los puritanos fueron perseguidos por motivos religiosos. En 1520, un grupo de cien puritanos abandonó Inglaterra en el Mayflower. Luego de setenta días de navegación, los puritanos desembarcaron en una región que llamaron Nueva Inglaterra y dieron nacimiento a las colonias inglesas a América del Norte.

Será Nueva Inglaterra el lugar donde se fundará la mayor cantidad de comunidades puritanas y donde se vivirá un auténtico auge de sus creencias, formando en buena parte el carácter de muchos de los territorios de lo que serían más tarde los Estados Unidos de América.





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *