Accion del Medio Ambiente en la Vida del Hombre Adaptacion Humana





Haz Clic y Arrastra: Dos Veces "El"


Adaptación del Hombre Al Medio Ambiente
Acción del Medio Ambiente

LA VIDA DEL HOMBRE SEGÚN SU MEDIO AMBIENTE: Si analizamos el tipo de vida de los habitantes de una región cualquiera podemos advertir fácilmente la estrecha relación que mantiene con el medio geográfico. Muchas regiones poseen actualmente una población económicamente poco desarrollada , debido a las condiciones desfavorables del medio. Esto es lo que ocurre en las selva, en la tundra , y en los desiertos, regiones donde el paisaje natural apenas ha sido afectado por la actividad de la población, que vive bajo la influencia aplastante de una naturaleza hostil.

En las regiones donde el medio se ha mostrado más acogedor se ha desarrollado notablemente la civilización y el hombre parece haber logrado un ajuste favorable con la naturaleza. Este ajuste, sin embargo, no ha sido fácil, porque para alcanzarlo ha debido el hombre trabajar intensamente. Pero ni aun el trabajo humano hubiera sido suficiente para libertar totalmente al hombre de su medio.

medio ambiente y el hombre

El hombre civilizado necesita de todo el rendimiento de su inteligencia en forma de invenciones, descubrimientos, avances en el conocimiento de las leyes de la naturaleza y el mejoramiento de su organización social, para multiplicar la efectividad de su esfuerzo. Todo este progreso tecnológico, propio de nuestra civilización industrial, ha permitido al hombre moderno utilizar las ventajas que la naturaleza le ofrece y sortear los obstáculos que le presenta.

El hombre civilizado ha podido crear el paisaje cultural de muchas regiones derribando los bosques, exterminando los animales dañinos y domesticando los útiles, irrigando las tierras secas, drenando ciénagas, construyendo puentes y embalses, fabricando redes de ferrocarril y carreteras y tendiendo instalaciones telefónicas y eléctricas. Ha construido ciudades, puertos y fábricas, creado instituciones sociales, dictado leyes y desarrollado las industrias, pero el hombre no ha dominado todavía, ni dominará nunca, el medio geográfico.

Las grandes características de la superficie terrestre y los procesos de la naturaleza que constituyen los elementos fundamentales del paisaje natural, permanecen invariables después de más de un millón de años de haber aparecido sobre la tierra los primeros seres semejantes al nombre.

El progreso de la humanidad es, pues, el resultado no de la conquista de la naturaleza por el hombre, sino de que el hombre ha ido comprendiendo mejor la naturaleza y ha colaborado inteligentemente con ella. Al basar su economía sobre las leyes naturales, de acuerdo con las características geográficas de cada región, el hombre ha logrado una mayor producción y, por lo tanto, un nivel de vida más alto.

La habitación humana. Además de alimentación y vestido, el hombre necesita descansar diariamente, entregándose al sueño. Desde su aparición sobre la tierra el hombre necesitó un refugio para estas horas en que podía estar a merced de los animales o de otros hombres. Las ramas más altas de los árboles y las cavernas debieron ser sus primeras habitaciones. Más tarde el hombre comenzaría a construir su vivienda de acuerdo con los recursos que el medio le ofrecía.

La adaptación de la habitación a las condiciones del medio es uno de los hechos geográficos más evidentes, pues el tipo de vivienda está estrechamente influenciado, entre otros factores, por el clima y la vegetación, así como por el tipo de ocupación de nivel de civilización de los habitantes de cada región.

En las regiones de clima frío las paredes de las casas son gruesas, presentan muchas ventanas para dar paso a la luz y los techos son muy inclinados para que no retengan la nieve. En las latitudes medias las casas poseen menos ventanas y los techos son menos inclinados; en las regiones de clima mediterráneo las casas son relativamente pequeñas, pintadas de blanco o de colores claros y los techos son casi siempre horizontales En las bajas latitudes hay la tendencia a construir grandes corredores en torno a las casas, y patios centrales para aliviar el fuerte calor.

Las casas difieren tanto por su forma como por sus materiales, ya que el hombre debe adaptar su construcción a los recursos disponibles en la región. Esta variedad incluye casas de madera, de piedra, cavernas excavadas en las rocas, casas de adobe, tiendas de pieles, chozas de techo de paja, iglús de hielo y rascacielos de acero y concreto.



Anuncio Publicitario


La casa de madera predomina en las regiones de bosques. En algunos casos, como en los templos del Japón, las construcciones de madera alcanzan enorme tamaño. En Suecia y Noruega, en el norte de Rusia y de Canadá, y en Alaska, los bosques de coníferas suministran madera para la construcción de las casas. En el sur de Estados Unidos, predominan todavía las casas de madera.

En las zonas que bordean el Mediterráneo, en cambio, donde el bosque es de poco rendimiento  y hay abundancia de rocas como la arenisca y la arcilla, predominan las casas de piedra; y en algunas zonas del sur de Europa se encuentran muchas casas construidas perforando las rocas, en forma de cavernas artificiales.

En las regiones áridas, donde la madera y la piedra escasean, es costumbre construir las casas con ladrillos de arcilla secada al sol. En la antigua Mesopotamia se construía ya en esta forma y el método se mantiene en el Oriente Próximo, en el norte de África y aun en China. Las casas de adobe de los indios pueblos del Suroeste de Estados Unidos, son excelentes ejemplos de este tipo de habitación.

En las estepas, donde todavía los pastores nacen la vida nómada, se encuentran las tiendas de pieles o fieltro. Las yurtas o tiendas redondas de los mongoles pertenecen a este tipo de habitación, fácil de armar y desarmar y de transportar.

En las bajas latitudes, en regiones cálidas y lluviosas, es común la casa construida de maderas y cubierta de hojas secas de palma. Este tipo de construcción se encuentra en América, África, en el sureste de Asia y en las islas del Pacífico.

Los pueblos pescadores primitivos que vivían en las márgenes de los lagos fabricaban sus casas sobre pilotes, encima del agua. Estos palafitos se encuentran aún entre los pueblo aborígenes de distintas regiones.

Los esquimales construyen sus casas permanentes de piedra y tierra para el invierno, pero pueden construir en pocos minutos refugios temporales de hielo (iglús). En los cortos veranos árticos viven en tiendas de pieles.

El desarrollo de la civilización ha estimulado el crecimiento de las ciudades. Al aumentar el valor de la tierra la tendencia actual en las grandes ciudades, es a fabricar casas más altas, para ahorrar espacio. El ejemplo más característico de este crecimiento vertical de la habitación humana lo ofrece la ciudad de New York con sus numerosos rascacielos.




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *