Actos del Hombre Conducta Moral Normas Morales y Jurídicas



Actos del Hombre – Conducta Moral e Inmoral
Resumen Normas Morales y Jurídicas

ACTOS HUMANOS Y DEL HOMBRE: Podemos decir que hay basicamente  dos tipos de actos: los actos humanos y los actos del hombre y aunque ambos son ejecutados por el hombre, estos poseen ciertas características que los diferencian entre sí. Por ejemplo los actos humanos son los actos o acciones realizadas por el hombre en forma voluntaria, es decir con conciencia, porque utiliza la razón e inteliegencia para realizarlos, como por ejemplo estudiar, conducir, bailar, cantar, jugar, etc. Los otros actos, también ejecutados por hombre, pero que llamanos: del hombre son los que carecen de voluntad, conciencia o libertad y son realizados desde su misma naturaleza humana, como por ejemplo toser, estornudar, respirar, etc.

a) Norma Moral:

Los actos de la persona humana, su conducta o modo de obrar, están relacionados con la ética o moral. A causa de ello, podemos afirmar de dichos actos que son buenos. El que obra en contra de su conciencia y de la ley, el que se deja dominar por los vicios manifiesta un obrar contrario a la ética o moral.

La ética o moral nos enseña cuáles son los fundamentos, los principios o normas que se deben tener en cuenta en la conducta humana para que ésta tenga una calificación buena.

Así como se aprenden las reglas o procedimientos para obtener la solución de un problema aritmético, también el hombre debe conocer las reglas que tiene que aplicar para que sus actos sean conformes con la moral. Este aprendizaje se efectúa en el seno del hogar y en la escuela, y también en el medio social donde se desarrolla la vida del hombre. No debe ser puramente teórico; su base consiste en la ejercitación del bien, en la lucha contra las malas inclinaciones y en la afirmación de nuestros principios morales en las diferentes situaciones de la vida.

El hombre —ser inteligente— tiene capacidad de reflexión y puede por ello, frente a su conciencia, saber si sus actos son ¡ntegralmen-lo buenos o si tan sólo tienen una apariencia moral. Por ejemplo, i u,indo el alumno ayuda a un compañero movido por ei interés o cuando la excusa «Ahora, no puedo» está inspirada en la envidia, él sabe intimamente que su acto no es todo lo bueno que debería ser por faltarle una cualidad moral interior.

Conducta moral e inmoral:

Hay hombres que tienen desarrollado el sentido de la orientación; por ello pueden, si se extravían en la espesura de un monte, encontrar piontamente el sendero por donde iban. Otros, están dotados de sentido ostético y son capaces de percibir la belleza presente en los escenaríos de la naturaleza o la que crean otros hombres, inspirados por el arte.

Pero lo fundamental es que todos los hombres tengan sentido moral para dirigirse naturalmente hacia el bien, para desearlo como meta suprema de la vida humana. Ese sentido moral hará que las acciones humanas se encaminen hacia lo bueno con la misma precisión con que el proyectil da en el blanco.

La búsqueda de la bondad como fundamento de la conducta humana no es sólo un mandato divino; también lo es de la recta razón.



La conducta moral —aunque se tengan que vencer intereses y egoísmos personales— constituye fuente de felicidad humana y es el mejor aporte que podemos hacer a la sociedad en la que vivimos, para establecer en ella relaciones de paz y de progreso.

b) Otras normas (lógicas, artísticas, técnicas, etc.)

Cada ciencia, cada disciplina, cada arte, etc., aprendidos o practicados por el hombre, se rigen por una serie de normas o reglas que aseguran su eficacia y perfección.

Precisamente, esa es una de las finalidades de la educación que está recibiendo el alumno. Las diversas materias que integran el programa tienen por fin familiarizarlo con la teoría y la práctica de las mismas, como forma de conseguir el perfeccionamiento intelectual.

Así, por ejemplo, en la materia filosofía, en las unidades que desarrollan la lógica, estudiará el alumno las reglas del razonamiento: de la deducción, la inducción, la analogía, los silogismos, etc.

Todas las artes, todo lo que significa un quehacer, supone la aplicación de principios o de reglas técnicas que condicionan el poder alcanzar la belleza o la eficacia práctica.

NORMA JURÍDICA: LEY NATURAL Y LEY POSITIVA; USOS Y COSTUMBRES

Norma jurídica, en general, significa una regla de conducta obligatoria, impuesta por el derecho, por la ley.

a) Origen de las normas jurídicas
La ley eterna

Ya en el siglo I a.C, Cicerón escribió: «Siguiendo la opinión de los hombres más sabios, se deduce que la ley no ha sido inventada por la razón o el ingenio de los hombres, ni descubierta por los pueblos, sino que cierto principio eterno rige al mundo».

 ciceron moral y etica



Marco Tulio Cicero, el más célebre orador de Roma antigua.

Según el pensamiento del orador romano, hay una regla establecida por Dios, que mueve todas las cosas hacia el fin que les es propio.

Por tanto, todas las criaturas —las desprovistas de razón y el hombre— son gobernadas por una ley superior, para que cumplan el destino que les ha fijado la sabiduría divina.

En el mundo de la naturaleza, los seres inanimados y los animados, cumplen la ley eterna de modo irresistible. Las leyes físicas (de la gravedad, de la termodinámica, etc.) y las leyes biológicas (el cumplimiento de los ciclos vitales por las plantas y animales, la herencia, etc.) son otros tantos ejemplos de la ley eterna que rige al universo.

Esta ley eterna que también se aplica al hombre determina los medios que éste ha de emplear para conseguir su fin terreno y eterno. El hombre, con la luz de la razón, puede conocer el bien que se le prescribe y el mal que se le prohibe, pero como ya hemos visto, es libre de seguir aquél o de inclinarse hacia éste.

La ley natural

La ley natural como regla de la conducta del hombre es comparable a una luz depositada por Dios en nuestra inteligencia para que nos ilumine sobre lo que se debe hacer y lo que tiene que evitarse, y así poder conseguir el ideal humano.

Como explicamos renglones más arriba, la ley eterna se aplica a todas las criaturas del universo; cuando la misma se relaciona con los seres racionales recibe el nombre de ley moral natural.

Esta ley es universal porque se impone a todos los hombres, sin ningún tipo de distinciones; abarca toda conducta libre, y en cualquier tiempo y lugar.

La ley natural, impone a veces preceptos positivos; por ejemplo, la ayuda al débil o desvalido en caso de necesidad grave.



En otras ocasiones, sus preceptos son negativos, porque equivalen a no obrar, a abstenerse de algo («No se debe dañar la propiedad de otro«).

En el año 1937, el Papa Pío XI, a propósito de la situación creada en el Reich Alemán, publicó una Encíclica, en la que exponía con claridad y valentía los principios que explicamos. En varios de sus párrafos reafirma el reconocimiento y la obligatoriedad de las leyes morales enseñadas por la naturaleza.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com pio xi

En el centro, el Papa Pío XI junto a sus cardenales

elogios importantes para la mujer

Reproducimos algunos conceptos del documento:

«…Nuestro pensamiento se refiere a lo que se suele llamar derecho natural, que el dedo del mismo Creador escribió en las tablas del corazón humano, y que la sana razón, no oscurecida por pasiones y pecados, puede leer en ellas…

El Creador quiere la sociedad, como medio para obtener el pleno desarrollo de las facultades individuales y sociales de las cuales el hombre debe valerse, ya sea dando, ya sea recibiendo, para su propio bien y el bien de los otros…

El que se aparta de este orden sacude los pilares sobre los cuales reposa la sociedad, y pone en peligro su tranquilidad, seguridad y existencia «.

Si todos los pueblos, en todos los tiempos y lugares, han coincidido en reconocer como fundamentales las mismas ideas sobre lo bueno y justo, sobre el bien y el mal, quiere decir que estamos frente a normas obligatorias que —como expresa la Encíclica— constituyen los pilares de la sociedad humana.

Una de las reglas de nuestra conducta, para determinar lo que debemos hacer o evitar, es el testimonio de la conciencia que, según los casos, nos alaba por la rectitud en el obrar o nos echa en cara la debilidad de nuestra voluntad para cumplir con lo que estamos obligados a hacer.

b) La Ley Positiva

Concepto: Las leyes que interesan al tema son las leyes en sentido jurídico; es decir, las reglas de conducta obligatoria que impone el gobierno del Estado a los habitantes.

En otras materias, el alumno estudia leyes biológicas, matemáticas, físicas, psicológicas, etc.

Decían los romanos: «Donde está el hombre, nace la sociedad; donde está la sociedad, nace la ley».

La convivencia de un grupo humano hace surgir la necesidad de una regla jurídica o regla de derecho; esta regla es la ley. Todas las civilizaciones,  todos los pueblos han tenido sus leyes. Algunas de estas legislaciones de las que nos habla la historia, se han hecho famosas: Código del rey Hamurabi, Ley de las XII Tablas, las Siete Partidas de Alfonso el Sabio, etc.

De acuerdo a los conceptos expuestos, podemos definirla de este modo:

La ley es una norma obligatoria destinada a regir la conducta del hombre en la sociedad, y que ha sido establecida por la autoridad pública.

Clases de leyes positivas
• En sentido propio:

Son sancionadas por el poder Legislativo y luego promulgadas por el Presidente de la República (Poder Ejecutivo). Para ser obligatorias deben publicarse en el Boletín Oficial.

• En sentido amplio:

Son todas las normas, aunque no emanen del Poder Legislativo. Se encuentran entre ellas:

los decretos del Poder Ejecutivo;
las resoluciones de los ministros;
los edictos del jefe de policía;
las ordenanzas municipales; etc.

Ambas clases de leyes integran el derecho positivo, es decir, el conjunto de normas obligatorias para todos los habitantes del Estado.

Caracteres de las leyes positivas

Entre sus cualidades recordamos las siguientes:

• Obligatorias: Se imponen en forma imperativa, ya que no pueden dejar de cumplirse.

• Coactivas:  A los que no las cumplen se les aplica una sanción, una pena. Ello vale no sólo para las leyes penales, sino también para todo tipo de norma legal.

• Permanentes: Solamente son derogadas en todo o en parte por otras leyes, y nunca por la costumbre.

• No retroactivas: Rigen, en general, para el futuro.

El respeto a la ley

Si bien la ley es coactiva y prevé una sanción para sus ¡ncumpli-dores, su acatamiento debe fundarse en las energías morales o grado de virtud de los habitantes. El aumento de la delincuencia juvenil, de las organizaciones de contrabandistas, de los secuestradores y traficantes de drogas o de cualquier otra modalidad del delito o forma de violar la ley, está indicando una baja de los valores o energías morales de la sociedad.

Ello es señal de decadencia, de negación de la civilización, de retroceso. ¿Vale para algo alcanzar la luna o construir aviones con capacidad para cuatrocientos o más pasajeros, si en las grandes dudades la vida, la seguridad y los bienes de las personas decentes están permanentemente acechados por delincuentes, muchas veces impunes? v
Las conquistas técnicas quedan prácticamente anuladas o inútiles sin el avance de los principios morales.

c) Usos y costumbres

Los tipos de pautas culturales más importantes son las normas, las costumbres y los usos. Por razón de jerarquía de conceptos vamos a seguir un orden diferente al del Programa Oficial.

• Costumbres

La costumbre es una pauta de comportamiento muy extendida, pero que no se considera tan obligatoria como la norma. Por ello, las costumbres no se imponen a la persona con tanta estrictez. Constituyen algo simplemente deseable, por ser «lo corriente», «lo que todos hacen». El dejar de cumplir una norma siempre se considerará mucho más grave que dejar de observar una costumbre.

Generalmente, seguimos una costumbre porque de lo contrario, nuestra conducta puede despertar una reacción en los demás; no queremos caer en el ridículo o ser blanco de las habladurías de las personas que nos rodean.

Por ejemplo, ciertos hombres casados —quizá, por el tipo de actividad manual que desempeñan— tienen la costumbre de no usar el anillo de casamiento; pero, la gente, en general, no acepta que esa costumbre se dé en una mujer casada.

• Usos

Dentro de las pautas culturales de comportamiento, los usos son las menos obligatorias.

Muchos de los usos que advertimos en la sociedad forman parle de los llamados «convencionalismos sociales», como lo son, por ejemplo, las reglas de etiqueta, los buenos modales, las fórmulas de cortesía, etc.

Si bien no se los considera obligatorios, son generalmente nceptados; su extensión y práctica facilitan las buenas relaciones y hacen más agradable la convivencia social.

Las costumbres y los usos en relación con la ley positiva

En nuestro país todo el derecho vigente es escrito.

En épocas remotas, cuando el derecho constituía una ciencia rudimentaria, tenían aplicación las leyes no escritas, cuya fuente era la costumbre. El derecho consuetudinario —es decir, basado en la costumbre— ha constituido por largos años la única fuente del derecho en muchos países que hoy lo han desterrado por completo.

Sólo Gran Bretaña y varios de los estados que constituyen los Estados Unidos de Norteamérica, han mantenido con más o menos vigor el imperio de la costumbre como fuente productora del derecho.

En la República Argentina, el artículo 17 del Código Civil expresa, en consonancia con lo afirmado más arriba:

«Los usos y costumbres no pueden crear derechos sino cuando las leyes se refieran a ellos o en situaciones no regladas legalmente «.

Fuente Consultada.
Formación Moral y Cívica 8 – Capítulo I – El Hombre y sus Acciones Virtuosas – Roberto N. Kechichián – Ciclo Básico y Técnicas Editorial Stella –

Ver: Comporamiento Etico del Hombre

 

 

 

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------