Alimentos de los Aborigenes Parasitos Intestinales Enfermedades Comida



Alimentos de los Aborígenes – Parásitos Intestinales – Enfermedades

momia en chile[…] pocas sociedades en las Américas albergaban tantos parásitos como los chinchorros

 chilenos, cuyos niños perecían tan jóvenes y cuyos embalsamadores se mantenían tan atareados. Los estudios de Reinhard arrojan pistas importantes sobre su miseria.

Mientras estudiaba las heces de casi dos docenas de indígenas, conservadas accidentalmente gracias al calor del desierto, el investigador encontró los translúcidos huevos del Diphyl Iobothrium pacificum, una tenia intestinal capaz de crecer hasta cinco metros. Común en los leones marinos, este parásito contamina el agua cuando uno de sus hospedadores defeca.

Desde allí, trepa por la cadena alimentaria, infectando a los crustáceos, a los peces que se nutren de ellos y, finalmente, a los leones marinos y a los humanos, a quienes deleita la carne de los peces.

Aunque cocinar, disecar y otros métodos de preparación de los alimentos elimina esta clase de organismos, muchas culturas preferían nutrirse con productos crudos.

En las costas de Chile y Perú, donde la población ingiere grandes cantidades de especies marinas contaminadas, esta lombriz ha causado grave daño. Superando a sus hospedadores humanos en la competencia por la vitamina B12 adhiriéndose a las paredes intestinales, el D. pacificum puede desatar una severa condición conocida como anemia perniciosa.

Sin tratamiento médico, las víctimas de este mal producirán glóbulos rojos defectuosos, serán afectadas por porosidad ósea y debilidad y, finalmente, morirán.

No está claro hasta qué grado los chinchorros sufrieron este tipo de anemia. Pero los análisis de Reinhard demuestran que los habitantes de las costas dependían del mar para su supervivencia: al menos el 32 por ciento de los alimentos en sus intestinos, al momento de su muerte, era pescado. Y nuevas evidencias recogidas por un equipo de la Universidad de Nevada sugieren que conocían bien los efectos de esta patología. En el 25 por ciento de los 300 esqueletos se descubrieron vestigios de dos defectos óseos atribuibles a ese mal. Según Reinhard, es posible que las tenias de los leones marinos hayan consumido la vida de estos habitantes costeros. […]

Fuente Consultada:   “La enfermedad de las momias”, por Heather Pringle. Disco ver en español, enero de 1999.



https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------