Congreso Nacional en Belgrano Historia Museo Histórico Argentino



HISTORIA DEL CONGRESO NACIONAL EN BELGRANO

Este edificio, que se encuentra ubicado en la calle Cuba 2079, esquina Juramento, fue construido para asiento de la Municipalidad de Belgrano en los años 1870 a  1880, de acuerdo con  los planos del  arquitecto Juan A.  Buschiazzo.

Ocupa el centro del solar dejando un espacio libre de once metros sobre la calle Cuba y otro de trece metros sobre el lado este, contiguo al cual hay una construcción suplementaria.

Fue allí donde por decreto del entonces presidente Dr. Nicolás Avellaneda funcionaron la Cámara de Senadores, desde el 4 de junio al 27 de julio de 1880, y la de Diputados, desde el 28 de julio al 20 de septiembre del mismo año. Entre otras leyes se sancionó una de tan vastas proporciones como fue la que declaró a Buenos Aires Capital de la República de acuerdo con un proyecto presentado el 6 de junio por el senador Pizarro, y uno de cuyos considerandos dice así: «Preciso es no engañarnos: Buenos Aires es la Capital de hecho y de derecho de la República, porque ella encarna todas nuestras tradiciones gloriosas —y aun nefandas—, toda la vida de la República, todo el sentimiento y el pensamiento argentino que se condensa en esta gran ciudad; es su cerebro y su corazón y allí debe estar el gobierno de la   República   donde   palpita   y   late  el   pensamiento   y   el   sentimiento   nacional».

Congreso Nacional en Belgrano

En el artículo primero del proyecto se proponía: «El Poder Ejecutivo gestionará inmediatamente cerca de los Poderes Públicos de la Provincia de Buenos Aires, y con arreglo a lo dispuesto en el Art. 39 de la Constitución Nacional, la previa cesión de la ciudad del mismo nombre y su municipio para el establecimiento en ella de la Capital definitiva de la  Nación».

El 24 de junio el Congreso reunido en Belgrano destituyó a cuarenta y un diputados que habían permanecido en la ciudad, y el general José María Bustillo fue designado interventor en la provincia. Protestó la Legislatura de Buenos Aires contra esta medida que también provocó la renuncia del presidente Avellaneda. Entonces el Congreso suspendió la designación del interventor y rechazó la renuncia del presidente.

El senador Pizarro volvió a insistir el 24 de agosto en su propósito y al mismo tiempo el Poder Ejecutivo hacía llegar un proyecto ley que decía así: Artículo 19: «Declárase capital de la República al Municipio de la Ciudad de Buenos Aires bajo sus límites actuales y después que se haya cumplido el requisito constitucional de que habla el último artículo de esta ley. ..» Artículo 79: «Esta ley sólo regirá una vez que la Legislatura de Buenos Aires haya hecho la cesión competente prestando conformidad a sus cláusulas, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 39 de la Constitución Nacional». El general Bustillo, poco antes de abandonar sus funciones, llamó a elecciones, y el proyecto de Avellaneda fue aprobado por el Congreso y convertido en  ley el 20 de septiembre de  1880.

El 26 de noviembre de ese año la Legislatura de la provincia promulgó la ley que cedía la ciudad de Buenos Aires para ser convertida en Capital Federal y el 6 de diciembre, durante la presidencia del general Julio A. Roca, se promulgó la ley que creó  la  capital  definitiva.

El edificio, después de ocuparlo el Congreso, volvió a ser asiento de la Municipalidad, y cuando el partido de Belgrano, por ley de 1887, quedó incluido dentro del perímetro de la Capital Federal, la Municipalidad metropolitana instaló sus oficinas seccionales, que funcionaron allí hasta agosto de 1938, año en que fueron desalojadas.



De acuerdo con la Ley N° 12.569, promulgada el 7 de octubre de 1938, el edificio situado en las calles Juramento y Cuba fue declarado Casa Histórica y no Monumento Nacional como se ha dicho.

El Poder Ejecutivo de la Nación solicitó la cesión del edificio a la Municipalidad, la cual le dio posesión por ordenanza N9 9.816 del 9 de diciembre de 1938. En el artículo l9 de esta ordenanza dice: Apruébase el temperamento   adoptado   por   el   Departamento   Ejecutivo   de   dar   posesión   al   Poder   Ejecutivo de la Nación del edificio histórico sito en las calles Juramento y Cuba con destino a la instalación del Museo Histórico Sarmiento, creado por ley 8109 de que informa el decreto dictado con fecha 10 de septiembre 1938 y en el artículo N9 3 se establece categóricamente: «El solar histórico que se cede y su construcción suplementaria no podrá ser demolino ni fraccionado y sólo estará sujeto al futuro ensanche de la  calle Juramento».

Posteriormente el gobierno, de acuerdo con el convenio celebrado con la Municipalidad de Buenos Aires, destinó la propiedad para sede del Museo Histórico Sarmiento, el que fue inaugurado el 11 de septiembre de 1938.

Fuente Consultada:
Los Monumentos y Lugares Históricos de Argentina Carlos Vigil -Edit. Atlántida-
(Atención: Puede que el nombre de algunas calles de la Capital Federal hayan sido modificados)

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------