Las Dinastias Chinas Los Emperadores Chinos Historia China Antigua



DESCRIPCIÓN DE LAS PRINCIPALES DINASTÍAS CHINAS

todas las dinastia de china antigua

LAS DINASTÍAS CHINAS
Dinastía China Shang
Dinastía China Qin
Dinastía China Han
Dinastía China  Tang
Dinastía China Song
Dinastía China Yuan
Dinastía China Ming
Dinastía China Manchú

China a es uno de los países de civilización más antigua. Territorio enormemente vasto, surcado por inmensos ríos y climáticamente muy variado, ya en las primeras épocas históricas China fue concebida por sus habitantes como centro del mundo, Zhongguo el «Reino de en medio» (éste es todavía hoy el nombre del país), desde el que la cultura se irradiaba a toda Asia Oriental.

Aunque con importantes diferencias regionales, la organización social estuvo basada en un sistema de parentela que garantizaba a las familias más poderosas la lealtad de los numerosos clanes que se identificaban con ellas. Según un mito de los orígenes que hablaba de soberanos demiurgos, autores de todos los descubrimientos fundamentales, varias dinastías se sucedieron con la ambición de conquistar y unificar la Tianxia «todo lo que está bajo el cielo», proyecto que tenía que enfrentarse por una parte con la continua amenaza de las incursiones bárbaras, y por otra con el poder de los señores feudales locales que intentaban resquebrajar en beneficio propio la autoridad central.

El sueño se hizo realidad en el 221 a.C. cuando el soberano del reino de Qin consiguió derrotar a todos sus adversarios, fundando un inmenso imperio que, con altibajos, se mantuvo hasta 1911, El emperador, divinizado como Tianzi «Hijo del Cielo», era venerado como mediador entre las fuerzas divinas y el poder humano, hasta el extremo de interpretar prosperidad y abundancia como reflejos de su rectitud, y atribuir carestías y calamidades a su depravación.

Mientras la Ruta de la Seda aseguraba continuos intercambios entre China, India y los países de Asia Central, las grandes civilizaciones de la cuenca mediterránea no tuvieron contactos significativos con Asia Oriental, por lo que para Occidente China fue durante mucho tiempo un mundo fabuloso y lejano, imaginado inmerso en una tradición que lo abstraía por completo de la dimensión temporal.

Su civilización se ha revelado mucho más compleja, aunque no menos fascinante, a los estudiosos que han tenido acceso a las fuentes literarias, históricas y filosóficas, cuya abundancia no tiene nada que envidiar a la occidental, de la misma manera que entre los arqueólogos han suscitado gran entusiasmo los hallazgos cada vez más numerosos que atestiguan la grandiosidad de su pasado.

LAS PRIMERAS DINASTÍAS
La tradición china atribuye a Yu la fundación de la dinastía Hsia, en el año 1994 antes de Cristo. Aunque, por falta de documentos, no tiene este período autenticidad histórica, el grado de evolución subsiguiente induce a admitir que en esa época los chinos trabajaban el bronce, utilizaban la rueda, poseían la sericicultura y comenzaban a escribir con signos simbólicos.

El primer período histórico de China corresponde a la dinastía siguiente, la de los Shang (¿1523 antes de Cristo?), pues de ese entonces datan los primeros documentos escritos.

Se afirma que en aquel tiempo había en China medio centenar de ciudades-Estados, bajo la unidad política del rey. Se han hallado en Hanyang los restos de la que fuera capital, con sus edificios públicos, palacios, templos y sepulcros. Encontráronse también multitud de inscripciones en huesos, tablillas de bronce, madera y bambú, grabadas con buril o pintadas con tinta, por donde venimos a saber que su escritura poseía más de 2.000 signos diferentes.

En tiempo de los Shang se fijó el calendario, desarrollaronsé las artes decorativas (marfiles y jades, vasos y bronces), y la guerra tomó deplorable impulso, con sus carros y arcos.



En el siglo XI antes de Cristo, los Chou, pueblos vigorosos del noroeste, se apoderaron del reino de los Chang, iniciando un período de agitación y de pujante desarrollo, que los chinos consideran su edad clásica (¿1027 antes de Cristo?).

LOS ESTADOS GUERREROS
Los Chou dividieron el país en Estados tributarios que a partir del 771 antes de Cristo se liberaron de la autoridad del rey y disputaron entre sí la supremacía. De esta contienda salieron en definitiva victoriosos los príncipes de Ch’in (de cuyo nombre deriva el de China), quienes fundaron en el 222 antes de Cristo un gran imperio.

En el período feudal de los Chou hubo notables manifestaciones culturales, tales como el Shi-Ching o «Libro de las Odas», y las enseñanzas filosóficas de Lao-tsé y de Confucio. En ese tiempo empezaron a codificarse las leyes y se industrializó el hierro, se inventaron los palillos para comer, la ballesta, la moneda acuñada y otros adelantos técnicos.

EL GRAN EMPERADOR
El príncipe Cheng fue el gran unificador del Imperio chino. En el año 221 antes de Cristo ascendió al trono con el nombre do Shih Huang-ti («Primer Emperador») y creó un régimen absolutista que perduró más de veinte años. El país fue dividido en provincias militares y se trazó una red de carreteras para el establecimiento de postas. Con el objeto de contener a los hunos mandó construir la Gran Muralla («Wan-li-ching») de 2.400 Km. de largo, sobre la base de fortificaciones levantadas por los Chou.

Shih Huang-ti hizo construir también un palacio maravilloso en Hsien-Yang (hoy Shensi), capital del Imperio. La escritura fue simplificada y unificadas las leyes. Pero, como todo régimen de fuerza, acabó por desmoronarse envuelto en devastadoras luchas, en cuanto murió el emperador.

EL IMPERIO DE LOS HAN
Establecida en el 202 antes de Cristo la unidad del Imperio chino por la dinastía de los Han, uno de sus reyes, Wu-ti, llamado también el Emperador Guerrero, emprendió, años después, sendas expediciones de conquista hacia Turquestán, Mogolia y Corea.

No obstante las insurrecciones interiores y las irrupciones de los hunos, la época de los Han fue la culminación cultural del Imperio. Él desarrollo de las bellas artes, la historia y la astronomía fue notable en ese tiempo, así como el progreso técnico. Data de entonces la cristalería y el invento del papel, instrumentos musicales, relojes de agua y de sol, y multitud de juegos.

LOS TSIN Y LOS WEI
En el año 220 de nuestra era la.dinastía de los Han fue derrocada y sobrevino entonces un período anárquico, que los Tsin dominaron, imponiendo azarosamente su autoridad hasta el año 420. En tiempos de esta dinastía los chinos empezaron a cultivar el té y dispusieron de nuevos elementos técnicos.

Nuevas contiendas permitieron que el país se dividiera en dos partes: la del sur, en manos de gobiernos inestables, y la del norte en poder de los tártaros (los Wei). En esa época el budismo había proyectado su influencia intensamente en la arquitectura, la escultura y la música. Sé escribieron copiosos libros de estudio e investigación, inventóse la brújula, y con el arte de navegar adelantaron los conocimientos geográficos.

LA RESTAURACIÓN DEL IMPERIO
En el año 590 la unidad del Imperio fue restaurada por la dinastía Sui, famosa por la construcción de un maravilloso canal en el cual trabajaron millones de personas. Le sucedió en el 618 la dinastía de los Tang, que constituye quizá la época más brillante de los chinos, no tanto por sus conquistas de Manchuria y Turquestán, como por sus adelantos culturales. De ese tiempo data la impresión con tipos movibles (imprenta), y un admirable perfeccionamiento de las artes. En el año 906 la dinastía de los Tang sufrió un colapso y sobrevino el caos político, hasta que en el 960 una nueva dinastía restauradora, la de los Sung, estableció otra vez la unidad imperial.



LA INVASIÓN DE LOS MOGOLES
Los mogoles, vigoroso pueblo nómada con el cual Gengis Kan constituyó en 1206 un poderoso imperio asiático, invadieron el norte de China, en el año 1212, después de haber logrado quebrar las defensas de la Gran Muralla.

Pekín (Yenching) fue incendiada por los invasores que pasaron a cuchillo a su población. Si bien Gengis Kan no concluyó la conquista de China, pues murió en 1227, sus sucesores la consumaron encabezados por Kubilai Kan, su nieto, quien estableció la dinastía Yuan («original»), constituyéndose en primer emperador en el año 1260.

En China, bajo el dominio de los mogoles, se registraron adelantos en sus construcciones navales, caminos de postas, en el uso militar de la pólvora y en el desarrollo del teatro.

En 1368 los mogoles fueron expulsados por la dinastía de los Ming, fundada por un monje budista, la cual restauró la soberanía nacional y mantuvo los vínculos comerciales con Occidente.

cuadro de todas las dinastias chinas

Fuente Consultada: Enciclopedia Estudiantil TOMO VI Editorial CODEX

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------