Historia de la Catedral de Buenos Aires Características Edificación



MONUMENTO HISTÓRICO ARGENTINO: CONSTRUCCIÓN DE LA CATEDRAL DE BS.AS.

Al hacer Juan de Garay el trazado de la ciudad destinó el lote señalado con el N° 2 para la Iglesia Mayor. En 1585, en el terreno que ocupa el Banco de la Nación, el obispo fray Alonso Guerra inició la construcción de la primera capilla, que se terminó dos años después. En 1593, en el sitio de su actual emplazamiento, el arcediano Martín del Barco Centenera levantó un nuevo templo de reducidas dimensiones, hecho de paja y adobe, que prestó servicios hasta 1603. La piedra fundamental de esta construcción aún debe de existir debajo de la actual catedral, o quizá en la esquina de Rivadavia y San Martín.

El gobernador Hernando Arias de Saavedra mandó demoler el templo, dado su mal estado, y ordenó levantar otro más resistente. Pero en el año 1616, al arreglarle el techo, se derrumbó totalmente, por lo cual Hernandarias lo hizo reconstruir. El primer obispo, fray Pedro Carranza, erigió este edificio en Catedral por bula de S. S. Paulo V del 30 de marzo de 1620, al desmembrarse la provincia del Río de la Plata de la diócesis del  Paraguay.

Pese a los deseos del obispo Carranza por mejorarlo, no pasó mucho tiempo y ya amenazaba nuevamente ruina. Años después, en 1671, pudo inaugurarse otra nueva construcción, gracias sobre todo al empeño del tercer obispo, Mons. Cristóbal de la Mancha y Velazco, y a la generosidad del entonces gobernador Martínez de Salazar. El nuevo edificio era mucho mejor que los anteriores, pues tenía pilares de ladrillos y techo de tejas. Además constaba de tres naves, torre y una capilla anexa.

Con el andar del tiempo fue necesario demoler una vez más la iglesia, a la que un temporal le había destruido en parte la torre. Se volvió a reconstruir, y la fachada con sus dos torres, terminada en 1727, y atribuida a los arquitectos jesuítas Blanqui y  Prímoli,  dieron  a  la  actual  calle  Rivadavia el  nombre  de  Calle  de  las Torres.

Pasaron los años y el templo seguía predestinado a derrumbarse. En la noche del 23 de mayo de 1752 desplomóse parte de la construcción, y al día siguiente casi toda excepto el frente.

Después del último derrumbe se inició inmediatamente la obra de una nueva, la misma que conocemos en nuestros días, salvo algunas reformas de detalle. Los planos   fueron   trazados   por   el   arquitecto   Antonio   Masella,   saboyano   de   origen.

Pero los contratiempos de nuestra Iglesia Mayor no habían terminado aún. En 1770 hubo que hacer de nuevo la cúpula, bajo la dirección del arquitecto Manuel Alvarez de  Rocha,   pues  la erigida  por  Masella  presentaba  defectos  de  construcción.

En 1778 fueron demolidos el viejo pórtico y las torres, por no avenirse con las nuevas proporciones del templo. A pesar de faltarle en 1791 toda la fachada, fue habilitada para los servicios religiosos el 25 de marzo de ese año. Su fábrica permaneció durante mucho tiempo inconclusa, por dificultades de orden económico, hasta que en 1821 el gobierno de Martín Rodríguez y su ministro Rivadavia dispusieron la terminación, que sólo se logró en  1852.

catedral de buenos aires

Imagen: Frente de la Catedral Metropolitana en Playa de Mayo

Tiene noventa y cinco metros treinta y siete centímetros de largo, cuarenta y seis en  su  parte más ancha  y también  cuarenta  y  seis  desde  el   piso  a   la  cúpula.

En 1822 se le añadió el frente neoclásico que aún ostenta, el cual no concuerda con el resto del edificio. Es una creencia errónea muy difundida que la columnata responde a una copia de los planos de la Magdalena de París, traídos por Rivadavia. Esto es inverosímil, pues las columnas de la Catedral se hicieron en 1822 y las de la Magdalena en 1842, veinte años más tarde. Los planos del peristilo se deben al ingeniero don Próspero Catelin, quien probablemente imitó en parte el Palais Bourbon de París. El dibujante francés Pierre Benoit fue el encargado de terminar los relieves de  la fachada.



El frontispicio triangular que remata la parte exterior del templo, y que representa el encuentro de Jaeob con su hijo José, tiene su leyenda. Se decía que el  bajo relieve había sido hecho por un preso, a quien se le indultó por su artístico trabajo, lo cual es inexacto. Hay motivos para suponer que fue realizado por el escultor J. Dubourdieu.

El piso se construyó de acuerdo con una orden que diera durante su gobierno Juan Manuel de Rosas, y el interior fue decorado por el pintor Francisco Parisi en estilo Renacimiento italiano.

En nuestra Catedral Metropolitana, ubicada en la calle Rivadavia esquina San Martín, frente a la Plaza de Mayo, se conservan los restos del general don José de San Martín, en un mausoleo de mármol, obra del escultor francés Carrier-Belleuse, inaugurado durante la presidencia de don Nicolás Avellaneda. Al frente en dos urnas se guardan los restos de sus grandes compañeros de armas generales Tomás Guido y Juan  Gregorio de  Las  Heras.

En el año 1947, el 17 de agosto, se descubrió sobre la derecha del frente una lámpara votiva con una leyenda que dice: Aquí descansan los restos del Capitán General D. José de San Martín y del soldado desconocido de la Independencia. ¡Salúdalo!

Declarada Monumento Histórico por Decreto N? 120.412 del 21 de mayo de 1942.

Fuente Consultada:
Los Monumentos y Lugares Históricos de Argentina Carlos Vigil -Edit. Atlántida-
(Atención: Puede que el nombre de algunas calles de la Capital Federal hayan sido modificado)

Ver: La Belleza de las Mujeres en el Virreinato

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------