La Revolucion Contra el Gobierno de Juarez Celman Antecedentes



La Revolución Contra el Gobierno de Juarez Celman
Nace la Unión Cívica Radical

La revolución de 1890, según las memorias de un futuro dirigente socialista
(Fragmentos de Nicolás Repetto, Mi paso por la política, Buenos Aires, Santiago Rueda Editor, 1956).

ESTALLA LA REVOLUCIÓN: El 26 de julio a la madrugada estalló la revolución. Frente al Parque de Artillería, ubicado en la manzana que ocupa actualmente el Palacio de Justicia, tomaron colocación unos 1500 hombres de fuerzas de artillería, infantería ingenieros, colegio militar y escuela de cabos y sargentos, Numerosos ciudadanos acudieron a secundar la acción de las tropas, los que una vez provistos de un fusil rémington y cartuchos fueron a ocupar las azoteas del Parque.

El mando de las tropas se hallaba a cargo del general Manuel J. Campos, y la junta revolucionaria estaba integrada por Leandro N, Alem, Aristóbulo del Valle, Mariano Demaría, Miguel Goyena y Juan José Romero, Como primer acto, esta junta lanzó un manifiesto. «Las instituciones libres, decía, han desaparecido de todas partes; no hay república, no hay sistema federal, no hay gobierno representativo, no hay administración, no hay moralidad. La vida política ha convertido en una industria lucrativa».

Juarez Celman

Y el manifiesto prometía en su parte final: «El período de la revolución será transitorio y breve; no durará sino el tiempo indispensable para que el país se organice constitucionalmente», (… ) Apenas instalada, la junta lanzó sus dos primeros y únicos decretos, ( … ) Por el primero de estos decretos se movilizaba la guardia nacional de la Capital, se ordenaba formar varios batallones con los ciudadanos que habían acudido al Parque y se nombraban sus jefes respectivos, Por el segundo decreto se nombraba jefe de la policía de Capital al ciudadano Hipólito Yrigoyen (…)

El 28 de julio por la mañana, el general Campos, Jefe militar de la revolución, dirigió una nota al presidente del gobierno revolucionario comunicándole que en nombre de una junta de jefes y comandantes de cuerpo, le hacía saber que se estaban terminando los tiros, pues sólo se disponía de unos cincuenta mil y en plaza no habrá sido posible adquirir partida alguna.

Comunicaba también el general Campos que había tenido 180 heridos y 23 muertos, recogiendo el enemigo 35 heridos y varios muertos. Esta comunicación sorprendió no poco a los miembros del gobierno revolucionario y les indujo a aceptar’ la mediación que ya hablan ofrecido Luis Sáenz Peña (padre de Roque), Benjamín Victorica, Francisco Madero y Emesto Tomquist para pactar la capitulación, la que se llevó a cabo inmediatamente y en condiciones muy generosas: todos libres y los militares reintegrados a sus puestos (…).

ANTECEDENTES DE LA ÉPOCA: Hacia 1890, comenzó a advertirse una crisis económica, circunstancia que promovió la formación de una oposición más intransigente. Al rápido deterioro económico se sumaron otras acusaciones al gobierno de Juárez Celman, que era inculpado de corrupción y de excederse en el gasto público.

Juárez Celman, que era a la vez presidente de la Nación y del PAN, concentraba en su persona un poder enorme. Sus opositores (aun dentro del PAN) llamaban a este gobierno «el Unicato», dado que había un único jefe del principal partido y del país. Sin embargo, las ambiciones políticas de Juárez Celman lo habían distanciado de Roca.

La oposición comenzó a organizarse en torno a una agrupación, la Unión Cívica que, en julio de 1890, encabezó una revolución para derrocar al gobierno. La revolución fracasó, pero obligó a renunciar al presidente Juárez Celman. El vicepresidente, Carlos Pellegrini, (1890-1892) asumió la presidencia.



La crisis política se solucionó nuevamente mediante un acuerdo entre los notables. Los líderes del PAN y de la Unión Cívica, Julio Roca y Bartolomé Mitre, respectivamente, pactaron en 1891 una salida electoral y convinieron en patrocinar a un candidato común. Una parte de la oposición no aceptó este acuerdo y se produjo una división: un sector, liderado por Leandro Alem, la Unión Cívica Radical, repudió el acuerdo y encabezó durante veinte años la oposición más intransigente a los conservadores.

La «causa» por la que la UCR manifestaba luchar era la adopción de prácticas electorales limpias y transparentes, que permitieran una mayor participación de los ciudadanos en la política.

Sólo a comienzos del siglo xx, durante la segunda presidencia de Roca (1898-1904) se aplicó una reforma electoral que permitió la elección de diputados opositores, inclusive un socialista, pero que fue desestimada poco después. Recién en 1912, el presidente Roque Sáenz Peña sancionaría una ley electoral para resolver este problema.

Fuente Consultada: Ciencias Sociales e Historia EGB 9 Luchilo,Privitellio,Paz,Qués.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------