Fundación de New York Fue Una Colonia Holandesa Historia



HISTORIA DE LA FUNDACIÓN DE NEW YORK

INICIALMENTE SE LLAMABA NEW ÁMSTERDAM: Por una curiosa negligencia, los ingleses habían pasado por alto el admirable paraje que forma el estuario del Hudson. Efectivamente, fue Enrique Hudson, capitán inglés al servicio de Holanda, quien exploró en el año 1609 la bahía que Verrazano había cruzado ya a comienzos del siglo precedente.

Grandes navegantes y comerciantes como eran los holandeses no podían dejar de reconocer al punto el interés excepcional de esta rada, y en el año 1624 la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales instalaba los primeros colonos en la isla rocosa de Manhattan, comprada a los indios por una suma despreciable.

El pueblo de Nueva Amsterdam se convirtió en el centro de una colonia que no tardaría en extenderse hacia Hoboken, Staten Isláns y a lo largo del Hudson, donde se establecieron grandes dominios agrícolas. En el año 1643, la Compañía nombró a Peter Stuyvesant gobernador.

Vanidoso, soberbio y hostil a la idea de una asamblea democrática («Nuestra autoridad nos viene de Dios, y de la Compañía y no de un puñado de individuos ignorantes»), no favoreció los intereses de los Países Bajos y fue tan detestado por los colonos de su propio país como por los ingleses establecidos en Long Island.

Mapa de New Amsterdan

Nueva York salió de un pequeño puesto establecido por colonos valones y holandeses en la desembocadura del Hudson. Los ingleses se apoderaron de la ciudad en 1664. Hoy día se compone de los barrios siguientes: Manhattan (emplazamiento de la antigua ciudad), Queens, Brooklyn, Richmond y el Bronx. Los rascacielos de Manhattan son el corazón de la ciudad, ocupados por toda clase de oficinas. La población habita en la pe.riferia. Nueva York es el puerto más frecuentado del mundo.

En el curso de los conflictos surgidos de las célebres Actas de Navegación, que enfrentaron a Inglaterra con las Provincias Unidas, iba a jugarse la suerte de la Nueva Amsterdam.

El muro construido para defender a Manhattan es el que dio su nombre a Wall Street. En 1664, una flota inglesa bloqueó Nueva Holanda y Stuyvesant tuvo que capitular sin combate. Nueva Amsterdam pasó a ser Nueva York y, más al norte, Fuerte Orange se convirtió en Albany, nombres tomados de los títulos del duque de York, el futuro Jacobo II.

Este adquirió igualmente, el Delaware que los colonos suecos habían roturado (el puerto de Christina se llamó Wilmington). En lo sucesivo, Nueva York iba a constituir un lazo sólido entre las colonias del Norte y las del Sur.

Vista actual de New York



Una Vista actual de New York

AMPLIACIÓN DEL TEMA:

HISTORIA: Giovanni da Verrazano, explorador florentino al servicio de Francia, descubrió en 1524 el lugar de emplazamiento de la futura Nueva York. Pero su expedición fue únicamente una superficial toma de contacto. En 1609, el inglés Hudson efectuó un reconocimiento a fondo de la bahía por cuenta de la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales. Le siguieron, unos meses más tarde, los capitanes holandeses Adriaan Block, Hendrik Christiaan y Cornelis Ja-cobson May, que se interesaban principalmente por el comercio de pieles.

En 1623 llegó un grupo de hugonotes valones, cuyo jefe se llamaba Josse de Forest, y fundaron una ciudad que llamaron Nueva Avesnes.

En 1624, los Estados Generales de los Países Bajos enviaron a Manhattan una treintena de familias protestantes; ocho de los hombres de este grupo fijaron su residencia en el pequeño establecimiento que existía ya en esta época. El año siguiente llegó un grupo de colonos más numeroso.

En 1626, Pieter Minuit compró a los indios algonquinos la isla de Manhattan por el equivalente de 60 florines y la llamó Nieuw Amsterdam; construyó el fuerte Amsterdam y fue el primer gobernador general de la colonia; varios gobernadores holandeses le sucedieron.

El último, Peter Stuyvesant, ejerció sus funciones de gobernador hasta la anexión de esta comarca por los ingleses en 1664. Fuerte Amsterdam se llamó a partir de entonces fuerte James, y Nieuw Amsterdam fue rebautizada con el nombre de Nueva York, en honor de su conquistador, James, duque de York.

Los ingleses tomaron en sus manos la administración de la colonia e introdujeron en ella varias reformas. El siglo XVII presenció la rivalidad entre los gobernadores de tendencia tory (conservadores) y el pueblo, que prefería a los whig (liberales). La impericia de ciertos gobernadores acrecentó el descontento contra la dominación inglesa. Así fue como, a mediados del siglo xvm, Nueva York se convirtió en el centro de la resistencia contra Inglaterra, y en el escenario de importantes episodios de la guerra de la Independencia norteamericana.

De 1784 a 1797, Nueva York fue la capital del estado de ese nombre; después, estas funciones fueron atribuidas a Albany. Durante este mismo período (1785-1790), el Congreso federal se reunía en Nueva York, de modo que era también la capital federal de la Unión. Más tarde, Filadelfia, y luego Washington, fueron designadas como capital federal. Desde el principio, la población de Nueva York fue creciendo de modo regular.

En 1784 se fundaron el Banco de Nueva York y la universidad de Columbia, se trazaron nuevas calles y aparecieron los primeros periódicos. En 1835, un incendio destruyó gran parte de la ciudad, que fue rápidamente reconstruida, ocupando aún más extensión. Hoy día Nueva York es la ciudad más poblada de Estados Unidos.



Esta expansión la debe a su  privilegiada situación; el valle del Hudson es una de las raras vías que establecen comunicación con el interior del país. Nueva York está situada a la entrada de este valle, en las orillas del estuario del Hudson.

La isla de Mahattan es el centro universalmente conocido de este gigantesco centro urbano. Al sector sur de Manhattan lo llaman Downtown, o ciudad baja. Allí se encuentran las principales empresas comerciales, los depósitos de mercancías, los almacenes, los bancos y, en la estrecha Wall Street, la famosa Bolsa.

El centro (Midtown) és el reino de los rascacielos, los más famosos de los cuales son el Empire State Building y el Rockefeller Center; aquí se encuentran Broadway (inmensa avenida que sigue el trazado de una antigua pista india) y la Quinta Avenida (la vía más bonita de Nueva York, conocidísima a causa de sus lujosas tiendas). Finalmente, el norte, Uptown, es mucho menos animado; especialmente después de haber dejado atrás Central Park; aquí la actividad comercial disminuye y entramos en los barrios residenciales. Además de Manhattan, Nueva York cuenta con otros cuatro distritos: Queens y Brooklyn (en Long Island), Richmond (en Staten Island) y el Bronx, la única parte de la ciudad situada en el continente.

Nueva York es una gigantesca aglomeración de unos catorce millones de habitantes, de los que ocho componen la población de la ciudad propiamente dicha (city). Por falta de espacio en el que extenderse, la ciudad ha tenido que crecer hacia arriba, lo que explica el gran número de rascacielos edificados en Manhattan. Pero no son únicamente los rascacielos los que dan a la ciudad su fisonomía particular; también contribuyen a ello los puentes que atraviesan el Hudson y el East River para unir los varios distritos.

Manhattan es el centro de los negocios. La gran mayoría de personas que trabajan en Nueva York no residen en ella, sino a 50 ó 60 kilómetros, en Jersey City, Newark, Paterson, aglomeraciones de aspecto mitad urbano mitad rural. Poco a poco, esas ciudades forman con Nueva York un todo sin solución de continuidad.

Nueva York es el puerto más activo del mundo, tanto por lo que se refiere al tráfico marítimo como al fluvial, ya se trate de pasajeros o mercancías. Los mayores navios pueden atracar en él sin dificultad.

Tres cuartas partes, aproximadamente, de los cuarenta millones de inmigrantes que llegaron a Estados Unidos desde 1840 entraron en el país por el puerto de Nueva York. En esta ciudad se puede oír hablar todas las lenguas de la tierra. Hay allí cerca de dos millones de habitantes de linaje israelita, casi un millón de origen italiano o ruso y varios cientos de miles de irlandeses, alemanes y polacos.

Un millón de negros se hacinan literalmente en Harlem, donde vivían antaño los blancos indigentes. Estos negros proceden generalmente de los estados del sur. En este barrio habitan también unos quinientos mil portorriqueños, mientras una infinidad de chinos tiene su residencia en Chinatown.

Nueva York es un importante centro administrativo. Más de un millón de personas trabajan en toda clase de despachos: organizaciones sociales, compañías de seguros, bancos, etc. La ciudad es la sede de incontables empresas de armadores de buques, de compañías petroleras, de almacenes con múltiples sucursales, de líneas aéreas, de periódicos y de agencias publicitarias entre otras muchas empresas. También es un gran centro industrial con fábricas de tejidos, acerías y talleres de montaje de automóviles.

Las oficinas, construidas en altura, son a veces verdaderas ciudades en miniatura donde trabajan 10.000 y hasta 15.000 empleados. En el Empire State Building se calcula que hay unos ochenta mil.



Pero si Nueva York es la ciudad de la riqueza, de los negocios y de la prosperidad, es también la ciudad de los down and outs (los derrotados, aquellos a quienes la vida ha dejado fuera de combate) que se refugian en el Bowery, el barrio de los miserables. La Administración de la ciudad ha tenido que emprender grandes trabajos para suprimir las barracas.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------