Libelula Características Reproduccion y Vida



Libélula: Características, Reproducción y Vida

En el verano, pueden verse libélulas volando sobre casi todas las charcas. Su vuelo, veloz como el de una flecha, mientras dan vueltas aquí y allá para capturar insectos, ha intrigado a los naturalistas durante siglos. Se alimentan vorazmente de cualquier insecto que puedan alcanzar y destruyen un gran número de jejenes, moscas y mosquitos.

Libelula

Contrariamente a la opinión popular, las libélulas son inofensivas para el hombre y para los animales. El nombre de caballito del diablo que se le aplica con frecuencia es inmerecido. En Argentina, la denominación más común es la de alguaciles.

Las libélulas más antiguas que se conocen se encontraron como fósiles en yacimientos de carbón que tienen más de 200 millones, de años. Algunas (Megáneura) eran insectos enormes, que tenían setenta centímetros de envergadura (ciertamente, los mayores insectos conocidos que hayan vivido nunca). Las libélulas actuales (orden Odonatos) tienen, con raras excepciones, un tamaño cuatro veces menor; pero, por lo demás, no presentan grandes diferencias.

Existen dos grupos distintos: las libélulas propiamente dichas (Anisópteros) y los agriónidos (Cigópteros), más delgados. Estos últimos revolotean perezosamente entre los juncos y su vuelo es muy distinto del rápido y preciso de la verdadera libélula. Para encontrar su presa, las libélulas utilizan casi únicamente la vista; sus enormes ojos compuestos pueden ser tan grandes como el resto de la cabeza. Ésta se articula sobre un cuello muy delgado y puede moverse con facilidad cuando el insecto está buscando alimento. Las mandíbulas son anchas y poderosas.

Durante el vuelo, las patas espinosas se encuentran ocultas debajo de la cabeza, formando una especie de jaula, para atrapar la presa y llevarla a la boca. La capacidad de maniobra de una libélula en el aire es sorprendente. Cada ala puede moverse de modo independiente, permitiendo así giros inmediatos e, incluso, el vuelo hacia atrás.

Las libélulas adultas parecen tener terrenos de caza definidos; puede verse una sola de ellas, de un lado a otro, abalanzándose sobre sus presas, durante horas, a lo largo de un pequeño trecho, sobre una corriente de agua. Parece que están siempre hambrientas.

La libélula pasa la primera parte de su vida en el agua. Después del apareamiento, la hembra deposita sus huevos en el agua o sobre plantas acuáticas. Para lo primero, se sumerge y puede ayudarle el macho, que la sujeta por el cuello y la saca a la superficie del agua luego de la puesta.

El ciclo de vida de las libélulas, desde la fase de huevo hasta la muerte en edad adulta,
abarca entre seis meses hasta seis o siete años. En ocasiones, las hembras ponen huevos
entre las pequeñas grietas del barro o musgo. Pasan la mayor parte de su vida como
larvas bajo el agua respirando a través de agallas, se alimentan de otros invertebrados o
incluso de vertebrados, como renacuajos o peces.

Cuando el huevo se rompe aparece una larva, que empieza a alimentarse de diversos animalitos en el fondo de los charcos. Un órgano característico es su labio inferior, que se ha desarrollado en forma de pinza, para poder atrapar mejor el alimento, y que recibe el nombre de máscara.



Se encuentra articulado y, cuando no está en acción, se pliega bajo la cabeza. Al acercarse alguna presa (larvas de otros insectos y hasta renacuajos y pececitos) la máscara se proyecta y captura la presa por medio de dos agudas espinas.

Las ninfas obtienen su oxígeno del agua por medio de finísimas branquias traqueales. En las libélulas verdaderas, éstas se encuentran en la prolongación de la parte posterior deltubo digestivo y el mecanismo respiratorio le ayuda también como órgano de propulsión; pero en los agriónidos están, en número de tres, en el extremo del cuerpo y son de apariencia foliácea.

El insecto experimenta doce mudas antes de llegar a su madurez, en el término de uno o más años. Las alas aparecen gradualmente y se hacen mayores en cada muda. Cuando la ninfa ha crecido completamente, sube a lo largo de un tallo, hasta llegar al aire.

La piel de la ninfa se abre y de ella sale el adulto —un organismo blando y arrugado. El corazón lleva la sangre hacia las alas y el abdomen, que, gradualmente, se hinchan y endurecen. Al cabo de una o dos horas, la libélula empezará a volar, aunque todavía trascurrirán uno o dos días antes de que su colorido aparezca por completo. Probablemente, los adultos no viven mucho más de un mes.

Una libélula de cuerpo ancho, en vuelo. En el fondo se ven una libélula y un agriónido en reposo. El agriónido descansa con las alas plegadas sobre el cuerpo. Detrás se observa una pareja de insectos poniendo huevos y una ninfa que ha alcanzado su   pleno desarrollo.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------