Las Misiones Cristianas: Labor De Los Jesuitas por el Mundo



Las Misiones Cristianas en el Mundo

A través de los siglos, católicos y protestantes han enviado numerosos misioneros a predicar la fe cristiana en las diversas partes del mundo. La labor realizada es muy importante, no sólo desde el punto de vista religioso, sino también en el aspecto social, médico, económico y cultural.

Las misiones católicas y protestantes han representado un importante papel en la interpretación de las culturas y. en la evolución de las civilizaciones.

Desde el siglo XIII, religiosos dominicos y franciscanos penetraron en Tartaria, Mongolia y China. Pero la actividad misionera en Asia se desplegó, sobre todo, a partir del siglo XVI. Francisco Javier, jesuita español, llamado el «Apóstol de las Indias», salió de Lisboa en abril de 1541 y desembarcó en las Indias después de tres meses de navegación. Durante diez años recorrió las Indias, Malaca, las Molucas y Japón. Murió a la edad de cuarenta y cinco años, en la isla de Sancian, frente a China, a la que había soñado evangelizar.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/jesuitas1.jpg

Roberto de Nobili, jesuita italiano,  poseía profundos conocimientos de las lenguas de la India y compuso obras en sánscrito. Fue admitido en la casta intelectual de los brahmanes y permitió a los nuevos cristianos que conservaran ciertas costumbres paganas. Murió en 1656.

Su compatriota Matteo Ricci recurrió en China a los mismos procedimientos de acomodación de los ritos paganos. Iba vestido de bonzo, era un experto en la doctrina de Confucio y se impuso por sus conocimientos astronómicos y matemáticos. El jesuita alemán Adam Schall fue nombrado astrónomo oficial, consejero imperial y presidente del tribunal de matemáticas de Pekín.Estos misioneros dieron a conocer en Europa los usos, costumbres, leyes y lenguas de las naciones asiáticas.

Citaremos a este respecto el nombre de André de Prémaré, jesuita francés nacido en Cherburgo, autor de Notas sobre la lengua china. El célebre sinólogo Abel Rémusat ha dicho de él que fue el hombre que había «penetrado más profundamente en el genio de esta lengua».

Otro francés, el bor-goñón Jean-Francois Fouquet (1663-1740), fue autor de unas Tablas cronológicas de la historia china. En cuanto a Jean de Fontaney (1643-1710), era miembro de la Academia de Ciencias de París y «matemático real» de Luis XIV cuando fue enviado a China al frente de un grupo de jesuítas franceses.

En 1685 Colbert le escribió la víspera de su partida: «Las ciencias no merecen que os molestéis en cruzar los mares ni en reduciros a vivir en otro mundo, alejado de vuestra patria y de vuestros amigos. Pero como el deseo de ganar almas para Jesucristo incita, con frecuencia, a vuestros colegas a emprender semejantes viajes, hago votos para que aprovechen la ocasión y para que, durante el tiempo en que no se dediquen a la predicación del Evangelio, realicen, allí donde se encuentren, las observaciones que nos hacen falta para la perfección de las artes y las ciencias». Jean de Fontaney y sus colegas enviaron, en efecto, numerosas memorias a la Academia.

El italiano Jean Laureati (1666-1727) dio a conocer en Europa los árboles y plantas de China, así como el procedimiento seguido por los chinos para trabajar los metales y fabricar la seda y la porcelana.



Martin Martini (1614-1661), jesuita italiano, publicó en 1655 un atlas de China con 17 láminas comentadas. Durante mucho tiempo esta obra sería la más completa descripción geográfica de China.

El geógrafo alemán Ferdinand von Richthofen ha dado a Martini el título de «padre del conocimiento geográfico de China». Sin embargo, en 1735 el atlas de Martini fue superado por el famoso Mapa de los jesuítas publicado en París y reeditado continuamente… ¡hasta 1894! Comprendía el Imperio Central, Manchuria y Mongolia. Richthofen no vacila en darle el título de «obra maestra». En cuanto a Rémusat, consideraba que era la empresa geográfica «más vasta de todas las que se han intentado en Europa».

Este mapa pudo establecerse gracias a una incesante labor, tras nueve años de viajes a través de territorios completamente inexplorados.

Jean Amiot (1718-1793) nos ha dejado una gramática del tártaro-manchú, un diccionario manchú-francés, un diccionario tibetano-manchú-francés, un diccionario sánscrito-tibetano-francés, un diccionario sánscrito – tibetano – man-chú-mongol-chino, e infinidad de obras sobre temas chinos; música, danza, etc.

En América, los dominicos siguieron de cerca a los primeros exploradores. Bartolomé de Las Casas (muerto en 1566) se hizo famoso por haber defendido tenazmente a los indios.

En Paraguay, hacia principios del siglo XVII, los jesuítas fundaron las «reducciones» o pueblos formados por la transmigración voluntaria de los autóctonos. En ellas se practicaba una especie de colectivismo. Existieron unas treinta «reducciones», con una población total de 150.000 habitantes.

En África, al principio los misioneros se vieron obligados a limitar su acción a las zonas costeras. Hasta el siglo XIX no pudieron penetrar en el centro del Congo. Además de su obra evangelizadora,    los    misioneros    de África se dedicaron a luchar contra las enfermedades endémicas, especialmente la enfermedad del sueño que diezmaba las poblaciones, a organizar el trabajo agrícola e industrial, a introducir el cultivo del trigo, el lino y la patata, pero, sobre todo, a la enseñanza y a la redacción de libros escolares en lenguas locales.

Muchos misioneros protestantes fueron, también, famosos exploradores en África. Citaremos a Grenfell y Cowber, que en 1877 partieron de la desembocadura del Congo y penetraron hasta el interior del continente africano.

Grenfell fue designado por Leopoldo II miembro de la comisión encargada de determinar la frontera entre el Congo  y Angola. David Livingstone exploró el Alto Kasai y Tanganica, la cuenca del Zambeze y los Grandes Lagos.

En África, los misioneros se han opuesto en todas partes, por medios pacíficos, a las costumbres salvajes de ciertas tribus, al absolutismo de los jefes indígenas, a la esclavitud y a otras situaciones que impedían la emancipación de las poblaciones.



El cristianismo ha influido profundamente en varias generaciones : algunos dirigentes de jóvenes Estados africanos son fervientes cristianos, y, por otra parte, África cuenta con numerosos obispos y sacerdotes negros.

África es una de las seis regiones de que está constituida la Organización Mundial déla Salud (OMS). Tiene su sede en Brazzaville, y su misión es coordinar la sanidad, mejorar la alimentación, vivienda y condiciones económicas, proporcionar asistencias técnicas y ayudas necesarias.

Por otra parte, la mayoría de Estados africanos son miembros de la Organización de Unidad Africana (OUA). La sede de la Secretaría permanente se encuentra en Addis Abeba (Etiopía), y su misión es promover la unidad y desarrollo africanos, cooperar en un ámbito internacional, desarraigar el colonialismo de África y defender la soberanía de los treinta y dos países miembros. Existen, además, otros organismos con fines semejantes, en relación o no con sus antiguos colonizadores.

ALGO MAS…
Misiones Por La Salud:

El padre Damián (Joseph Damien) nació en 1840 en Tremelo, cerca de Malinas. Fue enviado como misionero a las islas Hawai. Al cabo de algún tiempo se estableció por su propia voluntad en Molokai, una de las islas Hawai, en la que vivían aislados los leprosos.

A costa de largos y múltiples esfuerzos, consiguió agrupar a los leprosos en una comunidad organizada en la que reinaba el orden y el amor al prójimo. Contrajo, asimismo, la terrible enfermedad y, tras un calvario de cinco años, murió rodeado de sus queridos enfermos. En España, en 1959, se hizo una película, Molokai, en la cual se ensalza su figura y su labor.

Muchos fueron los que siguieron su heroico ejemplo. Tom Dooley, un médico militar norteamericano, en 1954 fue a Haifong (Vietnam), adonde afluían innumerables refugiados procedentes del norte. Se dedicó en cuerpo y alma a los enfermos, creó hospitales y se trasladó incansablemente de un lugar a otro para cuidar y ayudar a los refugiados. Hasta su muerte acaecida en 1960 —sólo tenía treinta y dos años— había sido su amigo y su hermano. Su vida fue un ejemplo de valor y altruismo.

Los protestantes también se han fijado el ideal de combatir y mitigar los sufrimientos de los habitantes de los trópicos. ¿Quién no ha oído hablar de Albert Schweitzer ? Nacido en Alsacia en 1875, ya antes de 1914 partió para Gabón a fin de poner sus conocimientos y su inteligencia al servicio de los autóctonos.

En Lambarene fundó un hospital para los negros. Además de sus absorbentes actividades médicas, aún tuvo tiempo para publicar importantes trabajos filosóficos y teológicos. Uno de sus mayores méritos es haber despertado el interés del mundo occidental en favor de las poblaciones desheredadas de los países menos desarrollados. Murió en Lambarene en 1965. A este teólogo, filósofo, músico y misionero se le concedió en 1952 el premio Nobel de la Paz.

Bajo la influencia de hombres como éstos se constituyeron diversas organizaciones particulares. Repartidas por diversos puntos del globo, disponen de numerosos centros desde los que se dedican a su noble y caritativa labor.



//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------