Para que Sirve la Politica? Funcion, Objetivos y Caracteristicas



¿Para que sirve la Política?
Los Partidos Políticos: Función, Objetivos y Características –

Política en su sentido más auténtico es la actividad de los hombres para crear y regular su propia convivencia social. Para satisfacer sus necesidades y desarrollar su persona el hombre necesita vivir en una sociedad ordenada donde exista justicia, paz, prosperidad; donde su libertad y derechos sean respetados y garantidos. Lograr tal tipo de sociedad es el objeto de la actividad política. En este post estudiaremos la naturaleza de la actividad política. También en este sitio veremos las funciones que corresponden a dos grupos de peculiar relevancia en las sociedades modernas: los partidos políticos y los sindicatos.

Política suele definirse como el arte y la ciencia de gobernar el estado, o simplemente, como el arte y ciencia de gobernar.

Es ciencia en cuanto constituye un conjunto de conocimientos generalizados y sistemáticos referentes a la organización y gobierno de la comunidad; es arte en cuanto requiere una cantidad de técnicas y procedimientos referentes al mismo objeto.

La palabra política proviene del término griego politiké, que significa lo referente a la polis, la ciudad.

La polis para los antiguos griegos era la ciudad y sus alrededores. Los habitantes de cada ciudad y aldeas circunvecinas constituían comunidades independientes y autónomas, con sus propias leyes, instituciones y gobiernos. Atenas, Esparta, Tebas, eran polis. Un ateniense en Esparta era considerado extranjero.

Política para los griegos significaba la organización y gobierno de la comunidad autónoma e independiente. Con este sentido fundamental ha pasado al lenguaje moderno, en el cual también se la usa para referirse a las relaciones entre estados o grupos de estados mediante la expresión “política internacional”.

En la actualidad las comunidades autónomas e independientes se constituyen como estados nacionales. Por esto suele definirse política como arte y ciencia de gobernar al estado.

politico dando un discurso

Concepto

La naturaleza humana nos impone vivir en sociedad, sin eua no podemos satisfacer nuestras necesidades, ni desarrollar nuestras personas.

La vida y actividad de los hombres se desarrolla en contacto con numerosos grupos:

— formamos parte de una familia, que protege y moldea nuestro ser y satisface nuestras necesidades cotidianas;
— pertenecemos a un grupo económico o de trabajo, a unaempresa, una oficina, una fábrica, mediante lo cual logramos satisfacer nuestras necesidades económicas;
— asistimos a una escuela, colegio o centro cultural donde recibimos formación intelectual y técnica;
— además, constituimos parte de otros muchos grupos: un club deportivo o social, un círculo de amigos, un centro vecinal, etc.

Cada uno de estos grupos satisface un tipo de necesidades humanas o desarrolla un aspecto de nuestra persona.

Existe, además, otro orden, otro grupo humano en el cual los demás grupos se integran, se ordenan y complementan. Este grupo es la sociedad política.

Familias, municipios; sindicatos, empresas; grupos científicos, culturales, educativos; clubes deportivos, sociedades asistencia-Íes, etc., se ordenan dentro de una sociedad mayor, dentro de la comunidad política.

Del ordenamiento de todas las actividades sociales debe resultar la posibilidad de satisfacer íntegramente las necesidades humanas. Tal ordenamiento no surge espontáneamente. Requiere un poder y una actividad ordenadora. Tal es el poder y la actividad política.

La actividad de los hombres y dé los gobernantes organizando su propia comunidad es la política en su sentido más profundo.



La comunidad debe lograr armonía, justicia, paz y bienestar para todos. Y debe hacerlo respetando y fomentando las libertades humanas. Para ello los gobernantes dictan normas y toman disposiciones en materia administrativa, judicial, económica, educacional, sanitaria, etc.; se preocupan del bienestar, de la producción y distribución de bienes, de la seguridad interna y externa; de la investigación científica y de la formación profesional, etc.

La política, como ciencia y arte del gobierno, abarca muy diversos órdenes de actividades.

La prosperidad, la paz y el orden social requieren la existencia del poder organizador, administrador y conductor de la comunidad, es decir del poder político. También, por esto ,se define política como ciencia y técnica del poder.

Objeto

El objeto de la actividad política es lograr el bien de todos en la comunidad, es decir, el bien común.

El bien común se define como el conjunto de condiciones sociales, jurídicas, económicas, técnicas, culturales, etc., que permiten y favorecen que individuos y grupos puedan gozar de sus derechos y desarrollar plenamente sus actividades.

Es bien común, es decir, debe alcanzar a todos y cada uno de los miembros de la comunidad. Donde existen grupos sociales excluidos de los beneficios jurídicos, económicos o culturales, el bien común no existe. La actividad política está desvirtuada, no cumple su fin natural.

El bien común consiste en que la sociedad ofrezca a sus miembros el máximo de posibilidades de satisfacción de sus necesidades y de desarrollo personal que permitan las circunstancias y recursos.

Entre los elementos esenciales del bien común podemos señalar:

1. respeto y promoción de los derechos y libertades de individuos y grupos;
2. garantías de justicia, orden jurídico y paz social;
3. suficiencia de bienes económicos y su equitativa distribución ;
4. promoción de la cultura y acceso a ella de todos;
5. eficiencia en los servicios públicos y sociales;
6. conservación del ser nacional y realización de su destino. Lograr el bien común es el objeto de la actividad política, yes función y responsabilidad primordial del poder.

Naturaleza de la política

— El quehacer político tiene dos dimensiones distintas y complementarias:

1. organizar y estructurar una comunidad;
2. administrarla y conducirla.

Para comprender los hombres y los sucesos en la vida de una comunidad importa advertir este doble aspecto.
Cuando una comunidad está organizada, en paz, con los distintos grupos sociales y sectores de actividad integrados y en desarrollo, el quehacer político se convierte fundamentalmente en administración y conducción. Las luchas políticas son superficiales: tienen por objeto la obtención del poder.

Cuando, en cambio, una comunidad está desorganizada, sus actividades desarticuladas, los grupos e intereses enfrentados, las necesidades insatisfechas, la actividad política es estructu-radora y organizadora. Es más difícil y profunda: no se trata ya de quién gobierna la comunidad, sino de qué tipo de organización se crea.

Por esto en las épocas de grandes cambios, la actividad política es más difícil y los conflictos estallan.

Para entender nuestra historia y nuestros problemas debemos tenerlo presente.

— Al separarnos de España, el crear una organización aceptable para todos nos llevó muchos años de agitadas y cruentas luchas políticas.
— La incorporación de los sectores medios de población, los descendientes de inmigrantes en gran parte, también produjo agitadas luchas políticas y enfrentamientos.
— La incorporación de los sectores laborales, desarrollados con la industrialización y el urbanismo, cambió también la organización de la sociedad argentina y produjo tensiones y conflictos aún no superados.
— Los actuales problemas nacionales son en gran parte resultado de que es menester reorganizar casi todas las actividades del país para ponerlas de acuerdo con las exigencias de la vida moderna y del desarrollo.

En la Argentina por múltiples motivos no hemos logrado aún una organización estable de la sociedad. Esto explica porqué las luchas políticas son enconadas, los conflictos profundos y las coincidencias difíciles.

— Dos cualidades fundamentales requiere, asimismo, el quehacer político en los gobernantes.

1. honestidad;
2. capacidad.

La función política requiere honestidad porque es administración de bienes comunes, búsqueda de justicia, distribución de cargas y beneficios sociales y económicos.

Requiere asimismo capacidad y sabiduría para organizar, para armonizar aspiraciones e intereses, prevenir conflictos, prever las necesidades futuras, conducir hombres libres.

Conviene también tener esta realidad presente para apreciar los hechos históricos y presentes. Tan dañoso puede ser a la comunidad un gobernante incapaz, como un gobernante deshonesto. El que un gobernante haya carecido de honestidad privada o pública no significa que sus medidas políticas no hayan sido acertadas y de provecho para la comunidad. Ni el que haya sido modelo de probidad y honestidad significa que sus medidas de gobierno hayan sido las mejores y más provechosas.

— El poder político por naturaleza exige honestidad y sabiduría. Sin embargo, la sabiduría y la honestidad no dan derecho al poder. El poder pertenece a la comunidad y debe ser ejercido por los hombres que ella designa para esta función.

Cómo se hace para que una comunidad designe como gobernantes a sus ciudadanos más honestos y capaces? No existe ningún sistema infalible. Pero si un sistema de designación de gobernantes, un sistema electoral o un sistema de partidos no sirve para ello, es muy poca su utilidad.

Concepto y Función de los Partidos Políticos

Los partidos políticos son organizaciones estables de ciudadanos cuyo objeto es, mediante la acción política, llegar al poder y desde allí conducir la sociedad de acuerdo con un determinado programa.

Los partidos políticos procuran encauzar tras sus programas y candidatos los votos de los ciudadanos.

El nombre de partido proviene del término latino pars, parte.

Los primeros teóricos de la democracia se oponían a la existencia de partidos políticos alegando que fácilmente se convertían en facciones y dividía a la ciudadanía, y que con su propaganda desvirtuaban la expresión de la voluntad popular.

Las modernas democracias son pluralistas, es decir, reconocen y alientan la existencia de diversidad de grupos de intereses y de opinión. Por lo tanto reconocen a los partidos como órganos de expresión de estos grupos.

La diversidad de ideas y opiniones, la contraposición de intereses, el distinto enfoque de los problemas y sus posibles soluciones deben ser discutidos públicamente para conocimiento e ilustración de los ciudadanos. Es misión que en parte cumplen los partidos políticos.

Importa para la democracia que los distintos grupos tengan medios para lograr representación y para hacer oír sus puntos de vistas.

En la actualidad no se concibe un orden democrático sin pluralidad de partidos. Regímenes totalitarios y partido único son prácticamente equivalentes. Democracia y régimen de sufragio universal libre, realizado a través de organizaciones partidarias, también son, en la práctica, equivalentes.

La constitución argentina no contiene normas acerca de los partidos políticos. Su organización y funcionamiento se rige por leyes propias.
Existen diversos tipos de partidos: partidos de ideas, partidos de clases, partidos de estructuras, partidos regionales, partidos personalistas, etc.

Su función en la democracia y en la educación democrática del pueblo

Los partidos políticos son fundamentalmente órganos electorales. El objeto práctico del partido es lograr el poder político consiguiendo para sus candidatos y programas el apoyo de los votos ciudadanos.

Función permanente suya es la de ser intérpretes de la voluntad popular, encauzar las ideas y aspiraciones de la población, servir de órganos de contacto entre el gobierno y los electores.

Suscitar interés, informar, discutir los problemas de interés general, lograr la participación activa y responsable de la población son también funciones que deben cumplir los partidos.

Un régimen de partidos no cumple su misión en una democracia si no sirve para que a través de ellos la población sea ilustrada sobre los problemas fundamentales y sus posibles soluciones, sobre las grandes opciones que se presentan a la comunidad, y para que la población pueda, con pleno conocimiento, elegir para las funciones gubernamentales a los ciudadanos más honestos y capaces.

También a través de los partidos se eligen los representantes de los distintos sectores de la población para la constitución del parlamento. Importa que todos los sectores de ideas y de intereses se encuentren interpretados por diversos partidos políticos.

Ilustrar al pueblo, formar dirigentes, interpretar la voluntad y aspiraciones de los grupos sociales, ser canales de elección son también funciones de los partidos.

Cuando los partidos han dejado de ser órganos de expresión de los grupos y se han convertido en meras maquinarias electorales manejadas por camarillas, más preocupadas por el prestigio o los beneficios del poder que por el bien de la comunidad, su existencia es nefasta para la sociedad.

La excesiva preocupación electoralista conduce a la demagogia mediante promesas que no se podrán cumplir y, cuando se está en el gobierno, a no tomar medidas que el bien de la comunidad reclama por temor a disgustar a ciertos grupos y perder su apoyo electoral.El sistema de partidos puede degenerar en partidocracia, es decir, en “gobierno de los partidos”, en vez de gobierno del pueblo.

Los partidos en vez de expresar la voluntad popular, la falsean con la fuerza de su organización; protegen o son protegidos por ingentes intereses económicos y no permiten la elevación al poder sino a los miembros de sus propias camarillas.

A pesar de estos peligros los partidos políticos son de gran importancia para la democracia. Democracia y sufragio universal son inseparables. Y el sufragio se expresa a través de los partidos.

PROGRAMAS

Cada partido político cuenta con una organización, conforme a las leyes que regulan sus actividades. Generalmente una junta de gobierno, una convención o asamblea de afiliados, un tribunal de disciplina. Cada uno tiene su propia Carta Orgánica.

Los partidos surgen para canalizar los votos ciudadanos en las grandes opciones, disyuntivas y problemas que afectan a la comunidad. Como presentación ante la ciudadanía y guía de su acción suelen tener:

1. Una declaración de principios en que anuncian sus fundamentos ideológicos y doctrinarios.
2. Un programa partidario que contiene los objetivos fundamentales que se proponen lograr;
3. Una plataforma electoral, en que proponen los objetivos, planes y realizaciones inmediatas a que se ajustará su acción en el caso de llegar al poder, o a que se ajustará la acción de sus representantes.

Suele hablarse mucho de partidos y de programas de “izquierda” y de “derecha”. Conviene aclarar su significado, porque la terminología se presta a confusiones.

Las designaciones de “izquierda” y “derecha” provienen de La ubicación que tomaron distintos grupos de diputados en la Asamblea Legislativa, convocada por la Asamblea Constituyente aurante la revolución francesa. A la derecha del presidente se ubicaron los realistas, conservadores, constitucionalistas y partidarios del antiguo régimen; a la izquierda, los revolucionarios más exaltados, girondinos, jacobinos,, etc.

Características extremas del grupo “izquierdista” era que deseaban cambiar tanto el orden ideológico en que se apoyaba el antiguo régimen, como la estructura de la sociedad francesa, y no dudaban de recurrir a medios violentos.

Los “derechistas”, en cambio, aspiraban a mantener, con pequeñas modificaciones, el antiguo orden tanto en las bases ideológicas, como en la estructura social.

Actualmente conviene distinguir entre “izquierdas” y “derechas” ideológicas y sociales. Existen grupos políticos que ideológicamente son “derechistas”, pues aspiran a mantener el orden ideológico tradicional; y socialmente son “izquierdistas”, pues aspiran a cambiar radicalmente el orden social en favor de las clases populares.

Ver: Los Partidos Políticos

Ver: ¿Que Es Un Político?

Fuente Consultada:
Educación Democrática de Argentino Moyano Coudert – Texto Para 3º Año – Tercera Edición- Editorial Guadalupe

 

 

 





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *