Procesos Polemicos de la Historia Proceso a Jesus Poncio Pilatos



Procesos Polemicos de la Historia
Proceso a Jesús de Poncio Pilatos

PROCESO A JESÚS Jesús de Nazaret, hijo de José el carpintero y de María, nació probablemente entre los años 8 y 4 antes de Cristo, cuando el pueblo hebreo estaba sometido al dominio romano. La casa de Herodes reliaba en Judea, y a juicio de la mayoría de los historiadores de la época la administración estaba corrompida y eran los fariseos y los escribas los encargados de aplicar a ley mosaica.

Procesos Polemicos de la Historia Proceso a Jesus Poncio PilatosEl pueblo hebreo esperaba la llegada del Mesías, aquel elegido de Dios que junto con poner fin al dominio romano le volvería a los judíos su condición de privilegio asegurada en su acto con Jehová o Jahveh.

Alrededor del año 30 de la era cristiana, Juan el Bautista, un predicador ascético, conmovió a los senillos habitantes del valle del río Jordán, llamando al arrepentimiento por los pecados cometidos anunciando la próxima llegada el Mesías.

Entre los numerosos bautizados, se contó su primo Jesús de Nazaret, quien luego de la ceremonia se retiró a la meditación, iniciando poco después su misión de tres años. Sus poderes extraordinarios, su lenguaje senillo y sus hermosas parábolas, sin  pedantería de los doctores de la y, atrajeron a grandes multitudes alrededor suyo.

Viviendo de acuerdo con los principios de humildad, pobreza y virtud que predicaba, enunciando con valentía la hipocresía de los fariseos y los escribas, uniéndose a los pobres y a los oprimidos, tuvo junto a él a la gran mayoría del pueblo hebreo. Al finalizar el tercer año de su prédica, Jesús fue con sus discípulos a Jerusalén para asistir a la fiesta de la Dedicación, que corresponde a la independencia de Israel.

Su entrada a la gran ciudad constituyó una expresión multitudinaria de afecto popular, que no dejó de alarmar a Herodes, a los fariseos y a los escribas. Su arresto de indignación cuando expulsó a los mercaderes del Templo fue la gota de agua que colmó a la camarilla judía gobernante y se tomó la decisión de eliminar a este hombre demasiado peligroso, demasiado popular y con características de líder. Los sacerdotes sobornaron a uno de los discípulos de Jesús, el príncipe Judas Iscariote, para que facilitara el arresto del Maestro, sin que se diera ocasión a una resistencia de parte de sus seguidores.

La noche del arresto Jesús había cenado con sus discípulos y, según los Evangelios, anunciado cuanto le ocurriría en las próximas 72 horas. Retirado en el huerto deGetsemaní, donde estaba orando, fue rodeado por tropas romanas y Judas cumplió su misión de indicar a los legionarios cuál era el hombre a quien debían conducir prisionero.

El juicio tuvo lugar en la casa de Caifas, jefe del sanedrín, la corte eclesiástica que imponía el respeto a las leyes judías y el castigo de sus ofensores. Sometido a interrogatorio, se proclamó el Mesías e Hijo de Dios, lo que constituía el deliro de blasfemia, castigado con la pena de muerte.

Sin embargo, el dominio romano impedía a los judíos aplicar esta sanción extrema y sólo podía hacerse con el beneplácito del gobernador , que en esa época era el cónsul Poncio Pilato. Los acusadores tergiversaron las expresiones de Jesús y alarmaron a Pilato, señalando que aquél se había proclamado Rey de los Judíos y también el Mesías, por lo que era culpable del delito de traición a Roma, y por lo tanto debía ser sentenciado a morir.

Pilato tuvo vacilaciones, porque según su criterio no encontró culpa alguna en el predicador y tomó la decisión de dejarlo en libertad. Mientras meditaba, los sacerdotes habían realizado una intensa campaña de difamación, logrando volcar en favor del sanedrín a centenares de personas que antes siguieron a Jesús en su entrada triunfal a Jerusalén.



La multitud vociferaba en la calle frente a la mansión consular pidiendo la muerte de Jesús y esto pesó finalmente en la decisión de Pilato, quien, temeroso de provocar una explosión de ira popular, cedió a las instancias de los sacerdotes y autorizó el ajusticiamiento del predicador de Nazaret, el que murió crucificado junto a dos ladrones en la cima del pequeño monte llamado Gólgota, en las afueras de Jerusalén.

AVANCE DEL CRISTIANISMO A la muerte de Jesús de Nazaret sus discípulos prosiguieron la misión de dar a conocer sus enseñanzas y viajaron a distintos lugares del Asia y de Europa, dando una formación orgánica a las nuevas colectividades cristianas fundadas por ellos. De esta manera la influencia del pensamiento cristiano comenzó a extenderse primero a las capas sociales más bajas y luego a la clase media, hasta convertirse en idea dominante, especialmente en Roma, cuyo Imperio vivía su apogeo.

No obstante este aparente éxito inicial, el cristianismo debió enfrentar varias persecuciones que significaron la muerte violenta para millares de ellos. Entre estos mártires se contaron Simón, llamado Pedro, y Saulo, comerciante judío, fabricante de tiendas y ciudadano de Roma, llamado Pablo.

Durante los 14 años del reinado de Claudio César Nerón entre los años 54 y 68 de nuestra era, el cristianismo había crecido considerablemente dentro de los límites del Imperio y su desarrollo preocupó a las castas dirigentes al extremo de ocurrir la primera de las persecuciones, iniciada poco después del incendio de Roma. Históricamente no se ha probado aún la culpabilidad de Nerón en este incendio, pero sí se sabe que una de las consecuencias más graves fue la sangrienta represión contra los cristianos. Los historiadores católicos señalan que Pedro fue víctima de esta represión y que murió crucificado cabeza abajo en la colina del Vaticano, el mismo día en que fue decapitado Pablo, también víctima de la represión.

Éstos mismos historiadores sostienen que las persecuciones desatadas por el Estado romano no tenían base jurídica alguna, ya que el derecho civil romano, según estas fuentes, estaba altamente perfeccionado, no así el derecho penal, que estaba… plagado de imperfecciones y «por consiguiente no hay razón para extrañarse para que en este estado de derecho, tan bien ordenado en apariencia, ocurrieran en materia penal arbitrariedades e incluso actos de inhumana crueldad».

También rechazan las razones políticas que algunos investigadores quieren atribuir a estas persecuciones y sostienen que hubo más que nada odio contra la religión y la Iglesia; la hostilidad de los judíos contra los cristianos, que en Esmirna, por ejemplo, en el año 156, impulsaron desde las sinagogas una campaña anticristiana que terminó en otra carnicería.

A pesar de que se ha sindicado a Nerón como el iniciador de la persecución de los cristianos, antes de su reinado habían sido ajusticiados el diácono Esteban y el apóstol Santiago. Administrativamente se cree que Nerón no dictó ley alguna contra los cristianos, sino que debió dar una instrucción a los tribunales en el sentido de que los cristianos «tenían que ser considerados como delincuentes notorios».

Aunque Constantino, llamado el Grande, permitió la legalidad del cristianismo dentro de su Imperio (año 313) mediante la dictación del Edicto de Milán, el emperador aceptó el bautismo y se unió a esta fe sólo en su lecho de muerte. Posteriormente, Justiniano, al codificar el derecho romano, sentó las bases jurídicas de la futura legislación sobre materias de procedimiento civil y penal. Hecho curioso, estas disposiciones consideraban legítimo el tormento para hacer confesar al acusado, quien a menudo moría en manos del verdugo, víctima de las atrocidades a que era sometido.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------