Mario y Sila Partido Popular Luchas Internas en Roma Causas



LUCHAS INTERNAS: MARIO Y SILA (-100 a -81).

1. Estado de los partidos en Roma al comenzar el siglo I antes de J.C. — Durante los acontecimientos de la época de los Gracos se habían ido marcando cada vez más las aspiraciones y tendencias opuestas de los dos partidos aristocrático y democrático. A la muerte de Cayo Graco quedaron triunfantes los aristócratas, a cuyo frente se encontraban Metelo y Escévola; los demócratas recobran sus esperanzas con las victorias de Mario sobre Lugurta, y sobre los Cimbros y Tentones, considerándolo como su jefe natural, por su origen, por su educación, y por la protección que concedió a los proletarios admitiéndolos en los ejércitos.

Al regresar Mario a Roma, después de sus victorias sobre los bárbaros, dirigían el partido popular el demagogo Apuleyo Saturníno y Glaucia. Con objeto de adquirirse mayor popularidad, Saturnino propuso vacías leyes favorables a los pobres, y principalmente la repartición de tierras en la Galia entre los soldados vencedores de los bárbaros, declarando culpable al senador que no jurase la ley después de votada por las tribus. Todos los senadores transigieron, votando una ley tan depresiva para ellos; y sólo Metelo prefirió marchar al destierro, antes que votarla.

Pasando más adelante, Saturnino hizo asesinar a Memmio competidor de Glaucia en la elección de cónsules: y este atentado sublevó contra él a todo el pueblo, y el mismo Mario tuvo que combatirlo, pareciendo Saturnino en la refriega. Triunfantes otra vez los aristócratas, fueron abolidas las leyes de Saturnino, perseguidos sus parciales, y el mismo Mario tuvo que expatriarse, volviendo Metelo a Roma, donde fue recibido con entusiasmo.

mario y sila conflictos

2. Tribunado de Livio Druso. — La reacción aristocrática se opuso, como siempre, a la extensión del derecho de ciudad a los italianos, y éstos comenzaron a agitarse en toda la península. Por otra parte los caballeros, dueños de los tribunales, se manifiestan hostiles a los aristócratas, que procuran por todos los medios recuperar la administración de justicia.

Elegido tribuno Livio Druso, hijo del otro Druso competidor de los Gracos, se propuso por medio de una transacción, concluir con el estado de violencia de los partidos, y atajar los males que amenazaban a la patria.

A este fin propuso que la administración de justicia volviese al senado; que fuesen nombrados senadores 300 caballeros, que se repartiesen tierras a los pobres en Italia y Sicilia, y que se concediese el derecho de ciudad a todos los italianos.

Pero estas reformas fueron mal recibidas por todos los partidos que se sublevaron contra ellas, y Druso fue asesinado.

Solos los italianos velan su salvación en las proposiciones de Druso; así es que, muerto éste, comprendieron que su causa estaba perdida en Roma, y apelaron a defenderla con las armas en la mano.

 3. Guerra social: causas y consecuencias. — Las causas de la guerra social se encuentran en obstinación de la nobleza en no conceder a los italianos el derecho de ciudadanos romanos; expulsando a Roma a los que fraudulentamente se introducían en las tribus, y haciendo perecer a todos los que, convencidos de la justicia de su petición, se convertían en defensores de su causa, como los Gracos, Druso, etc. Apurados todos los recursos, y sin esperanza de obtener satisfacción pacifica a sus justas pretensiones, los italianos apelaron a la guerra.

Los Marsos, los Samnitas, los Apulios, Campanios y Lucanienses; en suma toda Italia central y meridional, se levantaron, constituyendo una república llamada itálica, a semejanza de la de Roma, y cuya capital era Corfinium. En esta guerra tomaron parte los principales generales de Roma, J. César (padre del dictador), Pompeyo Estrabon, Mario, Metelo y Sila; figurando al frente de los italianos sus dos cónsules Pompedio Silo y Afranio.



Por espacio de tres años combatieron con el mayor encarnizamiento: romanos e italianos, sin que la victoria se manifestase decididamente por unos ni por otros. Por lo cual el senado, deseando concluir una guerra en que hallan ya perecidos 300,000 hombres después de algunas victorias importantes de Sila sobre los aliados, comenzó a introducir la división entre ellos, concediendo el derecho de ciudad a los que habían permanecido fieles a Roma, y a todos los que se sometieron voluntariamente.

Esta concesión, terminada la guerra, se hizo extensiva a todos los aliados: debilitando sin embargo los efectos de esta medida, por haber colocado a los nuevos ciudadanos en las últimas tribus.

4. Juicio sobre la guerra social. — Ya hemos expuesto la justicia que asistía a los italianos solicitando que se les concediera el mismo derecho que a los ciudadanos romanos, puesto que estaban sometidos a los mismos deberes y obligaciones.

Roma, sin embargo, resistió sus pretensiones; y aunque esta resistencia procedía en primer lugar de la nobleza, que por orgullo y por interés se negó a todo trance a abrir el santuario de sus privilegios a los otros pueblos de Italia, conviene tener presente que hasta el partido popular en su mayor parte sentía la misma aversión a igualarse con los italianos.

De manera que la resistencia era igual en todos los partidos; era la resistencia de Roma, que en su estrechez de miras, como sucedía en todos los pueblos antiguos, creía una abdicación de su soberanía el asimilarse los pueblos vencidos. Así se comprende que los pocos romanos que se opusieron a ese exclusivismo, perecieran en la demanda, arrollados por el orgullo de la gran ciudad.

La guerra social fue en realidad la primera guerra civil, que no en vano llevaban tanto tiempo de vida común en los campamentos los romanos y los italianos. Así se explican los horrores y las crueldades que unos y otros cometieron, y que exceden a toda ponderación.

La justicia de la causa italiana vino a ser reconocida por Roma después de la guerra, concediendo sucesivamente a todos aquellos pueblos el derecho de ciudad, por el cual habían combatido.

Esta concesión destruyó la antigua organización del poder de Roma, desapareciendo la distinción entre los municipios, las colonias y los aliados, igualándose todos en la unidad general con el goce de los mismos derechos políticos. Roma en adelante no será sólo Roma, sino toda Italia; en espera de otros tiempos que llevarán el espíritu y la vida da la gran ciudad a todo el imperio.

5. Causas de la rivalidad de Mario y Sila. — A pesar de tantos esfuerzos generosos para borrar la antipatía entre el pueblo y la aristocracia en Roma, los dos órdenes continúan siempre opuestos en ideas, aspiraciones e intereses, convirtiéndose esta oposición, por los últimos acontecimientos, en motivo perenne de rivalidad y de lucha, que bien pronto ha de dar fatales resultados.

Esta misma rivalidad del pueblo y de la nobleza se reflejó en sus dos representantes Mario y Sila, plebeyo aquel, grosero, ignorante, pero valiente y dotado de las más relevantes condiciones militares, y por último, decidido por la causa popular; y Sila, aristócrata, culto y civilizado, de costumbres corrompidas, cruel e inaccesible a todo humanitario sentimiento. Entre estos dos personajes tan distintos, exacta representación cado uno de la clase a que pertenece, había de surgir necesariamente la oposición y la rivalidad.



Y no era de ahora la enemistad de Mario y Sila. Había comenzado desde que ambos habían tomado parte en la carrera de las armas; y había crecido en la guerra de Yugarta, y en la de los Cimbros; y se aumentó con los triunfos de Sila en Asia y llegó a su colmo con su participación en la guerra social.

De manera que Mario y Sila, por sus dotes personales, por sus antecedentes por la clase que representan, y por la ambición de ambos a dominar en Roma, estaban llamados a encontrarse siempre frente a frente, luchar sin tregua ni descanso, hasta que uno de ellos sucumbiera.

6. Tribunado de Sulpicio Rufo: huida de Mario. — Los triunfos de Sila en la guerra social, y el haber sido elegido cónsul en oposición a Mario, obligaron éste a retirarse de Roma.

Pero cuando el senado confía a Sila el mando del ejército en la guerra contra Mitrídates, Mario vuelve a Roma, se gana a los caballeros e italianos, y el partido popular, dirigido por el tribuno Sulpicio Rufo, consiguió en los comicios anular el nombramiento de Sila, y conferírselo a Mario.

Colocado al frente de las legiones en Campania, Sila desobedece las órdenes de Roma, se dirige contra la capital, y vence en medio de las calles a los partidarios de Mario y de Sulpicio, que tienen que apelar a la fuga para salvarse. Sila condena a muerte a sus enemigos; y anula todo lo hecho por Sulpicio, que poco después perece a manos de los sicarios del dictador.

Mario en tanto huye a Minturnia, y de allí pasa al África, corriendo mil peligros, hasta refugiarse en la isla de Cercina.

Poco después de estos acontecimientos, fue elegido cónsul Cina, partidario de Mario, sin oposición por parte de Sila éste, después de algunas reformas para favorecer a los aristócratas, marchó al Oriente para combatir a Mitridates, rey del Ponto.

7. Consulado de Cina: Guerra civil. — Poco después de abandonar Sila Italia, el cónsul Cina, amigo del pueblo a pesar de su origen aristocrático, restableció la ley de Sulpicio en favor de los italianos, proponiendo que se levantara el destierro a los amigos de Mario. La oposición de los nobles a estas medidas produjo un motín en Roma, en el que Cina fue vencido, perdiendo el consulado, y saliendo para el destierro.

Cina se dirige a la Campania, donde subleva las legiones; únase con Sertorio y Carbón, levantan un ejército entre los aliados italianos, y a las órdenes de Mario que había regresado de África, penetran en Roma, entregándose durante cinco días al saqueo y al degüello de los partidarios de Sila. Mario fue nombrado cónsul por sétima vez, muriendo al poco tiempo víctima de los excesos.

Le sucedió Cina que restableció las leyes de Sulpicio, y encargó a su colega Lucio Valerio Flaco el mando del ejército para combatir a Sila y a Mitridates; poco después murió a manos de los soldados.



8. Primera guerra contra Mitrídates. — Mientras los romanos consumen sus fuerzas en las luchas de los partidos, se les presenta en el Oriente uno de los enemigos más terribles que encontraron en la larga historia: Mitrídates VI rey del Ponto, en Asia Menor.

Mitrídates había extendido su dominación sobre casi toda Asia Menor, menospreciando las quejas y las amenazas del senado. Declara la guerra a Roma, ordenando degollar a todos los romanos del Asia y de Grecia, pereciendo con este motivo 80,000 hombres y al frente de un poderoso ejército y protegido por numerosa escuadra, se apodera de Tracia, Macedonia y Grecia, y derrota las primeras legiones romanas que salen a su encuentro.

En estas circunstancias se presenta Sila en Grecia, entregándosele todas las poblaciones, excepto Atenas, que después de un largo sitio, fue tomada y saqueada, y sacrificados un gran número de sus habitantes. Dirigiéndose entonces contra los generales del rey del Ponto, destruye un primer ejército en Queronea, y otro poco después en Orcomena: con lo que Mitridates perdió Grecia, Macedonia y Tracia, y vio sublevarse contra él los pueblos del Asia Menor.

Mientras Sila se prepara para llevar la guerra al Asia, el ejército mandado por Cina a las órdenes de Flaco, y muerto éste a las de Fimbria, vence al hijo de Mitrídates; y éste acosado por Sila, Fimbria y Lúculo, pidió la paz que Sila le concedió, quedando reducido a su antiguo reino del Ponto, entregando a lo romanos 2,000 talentos, y una escuadra de 80 naves.

elogios importantes para la mujer

9. Sila en Roma: continuación de la guerra civil. — Sabiendo Sila los acontecimientos que se habían realizado en Italia durante su ausencia, no tuvo inconveniente en aceptar la paz que Mitrídates le propuso, con objeto de abreviar su regreso a Roma, donde se dirige con 40,000 veteranos, desembarcando en Brindis.

Muertos Mario y Cina, el partido popular estaba ahora dirigido por el cónsul Carbon, Sertorio, Escipión y Mario el joven, quienes levantan un ejército de 100,000 hombres para detener a Sila. Este recibió en su campo a los aristócratas perseguidos, entre ellos Metelo, Craso y Pompeyo; y dirigiéndose contra sus enemigos, derrota a Norbano en Campania, se pasa a su campo el ejército de Escipión, vence a Mario en Preneste y en Sacriport, y se encamina a Roma que le abre las puertas. Sertorio poco antes había huido a España; Norbano derrotado nuevamente abandona Italia marchándose a Rodas, y Carbon al África.

Sólo quedaba a Sila un enemigo que combatir: Poncio Telesino, el jefe de los samnitas, que al frente de 80,000 hombres, se dirigió contra Roma, siendo derrotado y muerto en la Puerta Colina, mandando Sila degollar en el campo de marte 6,000 prisioneros cogidos en la batalla.

10. Dictadura y proscripciones de Sila. — Libre de enemigos y pacificada Italia, Sila fue investido por el senado de poderes extraordinarios sin duración determinada, comenzando entonces aquellas célebres proscripciones, por las cuales se deshizo de todos sus enemigos, pereciendo más de 4,000 ciudadanos, salvándose únicamente Cesar, sobrino de Mario y yerno de Cina.

No hay seguramente en la historia una época del terror que se pueda comparar con las proscripciones de Sila. Por espacio de muchos meses apareció diariamente en los lugares públicos, una lista de las personas entregadas a la crueldad y venganza de los sicarios del dictador. Los esclavos mataban a sus amos para obtener el premio ofrecido por sus cabezas, y hubo hijos que con igual objeto quitaron la vida a sus padres.

No se limitó a Roma la matanza de los enemigos, sino que se extendió a tecla Italia, principalmente al país de los Samnitas y a la Etruria, que quedaron entonces deshabitados. Y no sólo los partidarios de Mario fueron en todas partes sacrificados; sino que sufrieron igual suerte las personas distinguidas por su reputación, y sobre todo, los ricos, cuyos bienes se apropiaron los amigos de Sila, fabricando de esta manera su fortuna el célebre Craso, y otros muchos.

11. Administración de Sila: su abdicación y su muerte. — Con la misma energía con que había sabido deshacerse de todos sus enemigos, harto ya de matanza, se dedicó Sila a consolidar su triunfo, restablecer la supremacía de los patricios, anular el partido democrático, y a ordenar la administración.
En primer lugar, devolvió a los comicios por centurias las atribuciones legislativas que correspondían a los comicios por tribus; privó a los tribunos de todo su poder, dejándoles únicamente el veto; restituyó senado el poder judicial; y privó a los pueblos de Italia del derecho de ciudad.

En sus últimos tiempos se dedicó a restablecer orden y mejorarla administración, por medio de útiles reglamentos que reprimían la avaricia de los gobernadores de las provincias; publicó leyes contra el asesinato (después de las proscripciones), y regularizó administración de justicia, la policía, etc. Al mismo tiempo dio la libertad a 10,000 esclavos cuyos amos habían perecido en las proscripciones, y estableció gran número de colonias militares en toda Italia, premiando a sus veteranos con las tierras de los que habían sido sacrificados.

Por último, cuando creyó que su obra estaba concluida, a los dos años de dictadura, abdicó voluntariamente sus poderes en los cónsules, y se retiró Cumas, cerca de Nápoles, donde murió poco después a consecuencia de un vómito de sangre.

12. Juicio sobre Mario y Sila. — Mario y Sila son la personificación de la democracia y de la aristocracia en los últimos tiempos de la República. Mario como el pueblo, era inculto y rudo, pero dotado de grandes talentos militares, empleó todo su prestigio en humillar a la nobleza y sobreponerse a ella. Arrastrado por el encono del pueblo contra los oligarcas y por el odio que a esta clase él mismo profesaba durante su mando en Roma, sacrificó millares de sus enemigos.

Sin embargo, Sila excede en crueldad a Mario, por que sus proscripciones, llevadas a cabo con frialdad e indiferencia, no pueden excusarse ni aun por los arrebatos de la pasión o del odio: son matanzas perfectamente pensadas y calculadas, que revelan la inhumanidad del monstruo que las ordena. Sila llega aún más allá, otorgando públicas recompensas a los asesinos, concediendo la libertad a los esclavos que matan a sus amos, y premiando a los hijos que sacrifican a sus padres.

Mario y Sila son dos monstruos de la humanidad; pero entre la crueldad del uno y la del otro, hay la misma diferencia que existe entre el pueblo ignorante que mata cegado por la pasión, y la aristocracia civilizada que aniquila con cálculo y sistema a sus enemigos: el primero desconoce o se olvida de los sentimientos humanos; el segundo ha perdido por completo esos sentimientos.

RESUMEN DE LECCIÓN XI: MARIO Y SILA (-100 a -81).

—1. Al comenzar el siglo I la aristocracia romana tenía a su frente a Metelo y Escévola: el partido popular, triunfante por las victorias de Mario, estaba dirigido por Saturnino, que propuso varias leyes favorables a los pobres, desterrándose Metelo por no votarlas. El asesinato de Memmio por Saturnino, sublevó a todo el pueblo contra esto, que pereció en la refriega, quedando triunfante la aristocracia, y teniendo Mario que expatriarse.

—2. Livio Druso por medio de una transacción se propuso atajar los malos que amenazaban a Roma por la violencia de los partidos; pero desagradó a torios, y perdió la vida en una sublevación.

—3. Las causas de la guerra social fueron la obstinación de la nobleza en no conceder a los italianos el derecho de ciudad, y la muerte darla a los Gracos y a Druso. Los aliados constituyeron una república a semejanza de la de Roma, y combatieron por espacio de tres años, hasta que fueron vencidos por Sila, y el senado accedió en parte a sus pretensiones.

—4. La pretensión de los italianos era completamente justa: y la resistencia de Roma era debida tanto a los nobles, como al partido popular. El resultado de aquella guerra destruyó la organización del poder de Roma, igualándose todos en la unidad general.

—5. La rivalidad de Mario y Sila tiene por causa la oposición de ideas, aspiraciones e intereses de los dos partidos que representaban, y las condiciones personales de ambos, y su ambición a dominar en la República.

—6. El tribuno Sulpicio Rufo consigue anular el nombramiento de Sila como general del ejército contra Mitrídates, confiriéndoselo a Mario. Sila entró en Roma al frente de sus legiones, huyendo Sulpicio y Mario, refugiándose esta último, primero en Minturnia y después en África.

—7. Cina, que quiso restablecer la ley le Sulpicio, fue desterrado; pero unido con Mario, volvieron a Roma al frente de un ejército de aliados, y la entregaron al saqueo. Mario y Cina murieron poco después.

—8. Mitridatos declara la guerra a Roma haciendo perecer 80,000 italianos en Asia Menor; y penetrando en Tracia y Macedonia, llega a la Grecia. Sila que marcha contra él, después de tomar a Atenas, derrota un ejército en Queronea y otro en Orcomena. Mitridatos, obligado a volver al Asia, y allí cercado por los ejércitos romanos, pidió la paz a Sila, renunciando a todas sus conquistas anteriores.

—9. Sila vuelve a Italia con 40,000 veteranos; y unido con los aristócratas, vence sucesivamente a Norbano, Escipion y a Mario el joven, y entra triunfante en Roma, venciendo poco después en la Puerta Colina al samnita Poncio Telesino.

—10. Dueño Sila de Roma, fue investido por el senado de poderes extraordinarios: comenzando entonces las proscripciones, en las que perecieron más de 4,000 de sus enemigos, llegando el caso de tratar los esclavos a sus señores y los hijos a sus padres. Esta matanza se extendió por toda Italia, y no sólo alcanzó a los partidarios de Mario, sino a las personas distinguidas especialmente por su riqueza.

— 11. Harto de matanza, se dedicó Sila a consolidar su triunfo, restableciendo el prestigio de los patricios, anulando al partido democrático, y poniendo orden en la administración. Dio la libertad ti 10,000 esclavos, y estableció varias colonias militares, y después de dos años de dictadura, abdicó sus poderes, y se retiró a Cumas, donde murió poco después.

—12. Mario, ignorante como el pueblo que representa, sacrificó millares de enemigos, llevado de su odio ti la nobleza. Pero son mayores las crueldades de Sila porque eran ejecutadas con frialdad, sin que existiera pasión que las pueda excusar. Él primero desconoce o se olvida de los sentimientos humanos, y el segundo ha perdido por completo esos sentimientos.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------