Túnel Bajo el Río Támesis Historia de su Construcción



Túnel Bajo el Río Támesis
Historia de su Construcción

MARAVILLAS DEL MUNDO:
Túnel del Támesis, Londres, Inglaterra.

El túnel que conecta Wapping con Rotherhithe marcó un hito en la historia de la ingeniería. Fue el primer túnel subacuático y el primero en construirse con un blindaje de protección, que más adelante se convirtió en el método habitual para excavar túneles.

El blindaje tiene la función de proteger el techo y las paredes del túnel hasta haber terminado el revestimiento de ladrillo, y facilitar la excavación manual o mecánica. El mérito de estas innovaciones corresponde a Marc Brunel y a su célebre hijo, Isambard Kingdom Brunel, que a la edad de 20 años era ya ingeniero jefe.

Vista Interior del Túnel

Los Brunel iniciaron las obras en marzo de 1825, abriendo un pozo en Rotherhithe, donde instalaron el blindaje del túnel. El progreso fue más lento de lo que se había esperado, debido en parte a dificultades del terreno, por culpa de las cuales el trabajo se desarrollaba en condiciones muy perjudiciales para la salud.

Se produjeron, además, dos inundaciones, la segunda de las cuales estuvo a punto de acabar con la vida del joven Brunel, que obligaron a interrumpir las obras por falta de fondos.

Un crédito del gobierno permitió reanudarlas al cabo de siete años. Para entonces, Marc Brunel había perfeccionado el diseño del blindaje y consiguió que el túnel llegara a Wapping en 1843. Pronto se convirtió en una atracción turística, local para exposiciones de arte y mercados, y paso de peatones para cruzar el río.

Su elevado coste y reducidos beneficios obligaron a la empresa a vendérselo en 1865 a la compañía ferroviaria East London Railway, que lo adaptó para el paso de trenes de vapor. En la actualidad, los túneles gemelos todavía son recorridos por trenes eléctricos subterráneos.

SOBRE BRUMEL Isambard Kingdom

Desde edad temprana, el inglés Isambard Kingdom Brunel demostró una facilidad natural para el dibujo. Esta aptitud fue fomentada por su padre, que era un ingeniero de reconocida capacidad. En 1820, a la edad de 14 años, Brunel fue a París para estudiar en el College Henri Quatre.

Tres años después, a su regreso de París, Brunel entró en las oficinas de la empresa de ingeniería de su padre. En 1825, éste recibió el encargo de construir un túnel bajo el río Támesis, desde Wapping a Rotherhi-the, y el joven Brunel fue nombrado ingeniero residente, encargado del proyecto. Después de luchar durante tres años, en los cuales el río inundó las obras en varias ocasiones, el proyecto fue abandonado.



El trabajo se reanudó mucho después, y el túnel, por el que todavía pasa un ramal del ferrocarril de Londres, se acabó en 1843. Sin embargo, diez años antes, Brunel fue nombrado ingeniero jefe del recién fundado ferrocarril «Great Western», cargo que ocupó durante trece años. Su trabajo consistió en proyectar y construir la primera línea de ferrocarril desde Paddington, en Londres, hasta Bristol.

Él era experto en la construcción de puentes y en la excavación de túneles. Para disminuir los riesgos de accidentes durante la construcción de túneles, inventó un
protector.

Éste permitía a los trabajadores excavar sólo una sección del frente. El acceso a las distintas secciones se hacía por medio de puertas en el protector y, como éste tenía sus propios soportes del techo, había menos peligro de derrumbamientos. Brunel no sólo era un magnífico ingeniero, sino un hábil negociador con los propietarios de las tierras. Muchos de éstos, a pesar de que con el ferrocarril se revalorizarían sus fincas, se oponían enérgicamente a que pasara por ellas la vía férrea.

En consecuencia, a veces era necesario pagar enormes indemnizaciones por los terrenos sobre los que se construía la línea. En otras ocasiones fue preciso hacer desvíos muy costosos, para no cruzar algunos predios. A pesar de todo, Brunel consiguió construir líneas con curvas suaves y pequeños gradientes.

Basándose en razonamientos teóricos, Brunel adoptó un tipo de trocha ancha (2,10 m. entre carriles, en vez de 1,43 m., como en otros lugares de Gran Bretaña) para las líneas del «Great Western». Él aseguraba que con su ancho de vía se conseguía mayor seguridad, más rapidez y comodidad en el trasporte. Sin embargo, esto hizo muy difícil el intercambio de tráfico entre el «Great Western» y otras líneas. La «batalla de los anchos de vía» duró muchos años, pero   fi-
nalmente, en 1892, el «Great Western» cedió y adoptó el ancho corriente. Para extender los servicios de la compañía más hacia el oeste, Brunel diseñó un barco de vapor, de paletas, que haría la travesía del océano Atlántico. Este barco, llamado «Great Western», hizo su primera travesía trasatlántica en 1838, en un tiempo de 15 días.

Brunel proyectó dos barcos más —el «Great Britain» y el «Great Eastern»—; el segundo fue botado en 1859, pocos días antes de morir Brunel, por exceso de trabajo. Entre los puentes más famosos que construyó está el «Royal Mbert Bridge», por el que cruza el ferrocarril sobre el río Tamar, en Saltash, Cornwall. Brunel también diseñó el «Cltfton Suspensión Bridge» (puente colgante), sobre el Avon, pero no vivió para verlo construido.

Nacido en Portsmouth en 1806, Brunel fue un ingeniero extraordinario, un proyectista atrevido y un exquisito dibujante, que ya a los 24 años fue elegido miembro «Fellow» de la Royal Society de Londres.

Su genio fue el que dio al ferrocarril «Great Western» un carácter especial, que no ha perdido del todo, incluso después de la fusión, en 1948, con los otros ferrocarriles de Gran Bretaña, para formar un sistema único nacionalizado.

Fuente Consultada:
Revista Tecnirama N°120 Eciclopedia de la Ciencia y la Tecnologia
Atlas de lo Extraordinario – Construcciones Fabulosas Volumen II



juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------