Importancia de las Plantas Para La Vida en la Tierra Distribución






FUNCIÓN DE LAS PLANTAS Y SU DISTRIBUCIÓN EN EL PLANETA

IMPRESCIDIBLES PARA LA VIDA: No se puede pensar en el mundo de los animales sin tener presente, al mismo tiempo, el mundo de las plantas, pues, sin éstas, la vida animal no puede existir. Muchos animales se alimentan sólo de vegetales y respecto a aquellos que comen únicamente carne, hay que tener en cuenta que ésta procede, en último término, de vegetales. Podemos decir, entonces, que las plantas son las productoras de los alimentos.

Para ello requieren ciertas condiciones mínimas. Necesitan el anhídrido carbónico del aire y el agua del suelo. Con la ayuda de los rayos solares, transforman estos dos ingredientes en hidratos de carbono, mediante la clorofila verde que tienen en las hojas. Pueden fabricar también proteínas, si extraen los compuestos nitrogenados del suelo. Pero, por otra parte, casi todas las plantas se benefician de alguna manera de los animales; por ejemplo, los insectos contribuyen a la polinización en los vegetales con flores, los que deben a este hecho su supervivencia.

Además, los animales necesitan, para respirar, el oxígeno del aire. En el torrente sanguíneo, el oxígeno se combina con el carbono para formar el anhídrido carbónico que exhalan y que es, justamente, lo que los vegetales necesitan. Por otra parte, los residuos de animales enriquecen el suelo y vigorizan el crecimiento vegetal.

Las necesidades mínimas de las plantas —anhídrido carbónico, agua y luz solar— están presentes en casi toda la superficie de la tie rra; pero otras condiciones que influyen en la vida vegetal, como temperatura, calidad del suelo, régimen de lluvias y fuerza de los vientos, varían mucho de un lugar a otro de la Tierra, y así, las plantas, como los animales, prosperan allí donde pueden adaptarse bien a las particularidades del medio.

Vemos abajo una región alpina: aquí, en una distancia relativamente corta entre los valles más bajos y los picos más altos, encontramos una variedad de plantas que en regiones llanas hallaríamos quizás sólo si viajáramos, por ejemplo, desde la costa del Mediterráneo hasta bien dentro del círculo polar ártico.

flora en la region alpina

En los valles bajos hay ricas praderas; un poco más arriba hay árboles de hojas anchas, que caen en otoño e invierno; a mayor altura, encontramos coniferas, cuyo follaje duro y espinoso puede resistir la evaporación; más arriba aún, donde los vientos son más violentos, sólo hallamos unas pocas y pequeñas flores alpinas, junto con liqúenes y musgos y, finalmente, en los picos más elevados, perpetuamente cubiertos de nieve, no crece nada.

Esta lámina muestra una típica zona forestal con una gran cantidad de árboles de hojas caducas y una maleza de heléchos, pastos y pequeñas plantas trepadoras.

flora region forestal con selva

Vemos ahora un área semidesértica y, a la derecha, algunas plantas del desierto. Se puede definir a un desierto como una región subtropical con constante sequía y a un semidesierto como una zona subtropical donde el término medio de las precipitaciones anuales no pasa de 250 mm.Las plantas necesitan tomar la mayor cantidad de humedad posible del suelo cuando pueden hallarla y prevenirse de su pérdida por rápida evaporación.

region desierta con sus plantas

Muchas de ellas tienen para esto una gran red de raíces superficiales, que sirven al primer propósito, y para el segundo, la parte exterior de consistencia dura. En estas zonas, las grandes oscilaciones de temperatura, la intensidad del calor del Sol y los largos períodos de sequia hacen que la vegetación sea sumamente pobre, falten los árboles y los arbustos o matas sean espinosos.

LA DISTRIBUCIÓN DE LAS PLANTAS EN EL PLANETA: La ciencia que se ocupa de la distribución de las especies vegetales en la tierra es la geografía botánica o fitogeografía.

El elemento determinante de las necesidades fundamentales que tendrá un ser sobre el planeta es, evidentemente, su cuerpo. Este se ha formado luego de una profunda evolución de sus antepasados. Cada cambio climático, cada modificación del suelo y de los seres con quienes sus abuelos convivieron, determinó una mejora, un cambio paulatino que permitió la adaptación a un ambiente determinado.

También es importante la naturaleza de las condiciones actuales, físicas, químicas y bióticas, en las que se desenvuelve la vida. Cuando se encara un estudio ecológico serio sobre distribución de comunidades biológicas, también se tiene en cuenta siempre el lugar de origen desde el que sé extendió una especie o una familia y los medios de emigración disponibles, así como los factores históricos, muchas veces develados por la geología.


Anuncio Publicitario


Un elemento de especial importancia es la barrera física, que impide la movilidad de la flora o la fauna más allá de un hito determinado. Una cadena de montañas, por ejemplo, es una barrera geográfica insuperable para un animal de llanura. Una corriente de agua fría será suficiente para detener a una especie aclimatada en aguas cálidas.

No existe un solo vegetal o animal que esté presente en todas las regiones habitadas del mundo. Algunos sectores son demasiado cálidos o demasiado fríos, demasiado secos o húmedos, o existe algún otro elemento cuya manifestación en exceso impide la supervivencia. En muchos casos, las condiciones del medio no afectan directamente al ejemplar adulto, pero en cambio impiden que prosperen las crías, que se concrete el acto de la reproducción o que se desarrollen los embriones.

La distribución de cada especie está determinada por su “ámbito de tolerancia” a las variaciones de cada uno de los factores externos.

Los ecólogos trabajan incansablemente con el objeto de conocer cuáles son los límites de tolerancia de determinadas especies. Los resultados obtenidos han sido de gran utilidad para comprender las pautas que rigen la distribución de los seres vivos.

La lámina de abajo, muestra una típica selva tropical: las ramas de los árboles están festoneadas por lianas trepadoras; las bases de los troncos están escondidas por la maleza; las orquídeas de brillantes colores aparecen por todos lados. Comparando este paisaje con el austero bosque de coniferas de las tierras sub-árticas que se muestra abajo, nos damos cuenta de la enorme influencia que la temperatura y las lluvias tienen sobre la vida vegetal.

selva tropical

selva de coniferas

Es posible dividir la flora del mundo en siete grandes grupos, que dependen principalmente de las condiciones climáticas:

1) selvas tropicales;

2) regiones tropicales donde alternan bosques con tierras cultivables;

3) regiones templadas con bosques y tierras cultivables;

4) estepas y pampas;

5) flora de alta montaña;

6) flora de la región circumpolar;

7) flora de los desiertos y semidesiertos.

Las grandes extensiones cubiertas de pastos, como las sabanas de Venezuela y Brasil, las estepas de Siberia y las praderas de América, todas están en regiones donde la precipitación anual es de 300 a 900 mm. En cambio, los bosques tropicales se hallan allí donde las lluvias exceden los 1.800 mm. anuales.

La lámina muestra una sabana americana, que se suele sembrar con cereales.

sabana en america

El hombre, en muchos casos, ha cambiado por completo la vegetación de grandes extensiones, tan drásticamente, que también ha modificado su fauna. En extensas regiones donde sólo crecían pastizales, ha hecho plantaciones de maíz, avena, cebada y trigo. En partes de la península de Malaca e Indonesia, donde la típica vegetación es la jungla tropical, ha abierto claros en la selva para convertirlos en plantaciones de gomeros.

Años atrás, especialmente en el siglo XIX y comienzos del XX, el hombre destruía bosques con objeto de proveerse de madera y celulosa para la fabricación de papel, pero quizás sin pensar suficientemente en los resultados posibles.

En las zonas llanas, los bosques actúan como gigantescos rompevientos; en las laderas de las montañas, las raíces de los árboles sirven para fijar el suelo que de otro modo podría ser arrastrado por las copiosas lluvias.

Así, en muchos casos, la falta de previsión ha acarreado inundaciones, o ha provocado erosión con el consiguiente empobrecimiento del suelo. Pero hoy el hombre ha aprendido a plantar tantos árboles como los que derriba, y los nuevos bosques que se van formando están compuestos de árboles no sólo adaptados a las condiciones climáticas sino también adecuados para desarrollarse junto con otros. El hombre sabe ahora que las plantas, como los animales y también los humanos, deben poder convivir bien si quieren prosperar.

Hay otra flora importante, que aún no hemos considerado: la flora marítima. Sabemos que las plantas necesitan de la luz tanto como del anhídrido carbónico y del agua. El mar puede proveer de luz solamente en su superficie y cerca de ella; pero no hay luz. solar en las profundidades, que suelen ser, término medio, de 4.500 m. Así pues, la vida vegetal no existe más allá de unos pocos cientos de metros de profundidad.

El hecho de que la vida animal depende de las plantas nutricias es conocido desde hace mucho tiempo; de manera que no es sorprendente que, hasta más o menos mediados del siglo XVIII, aun los hombres más versados, creyeran firmemente que las profundidades marinas estaban totalmente despobladas de seres vivientes.

Fuente Consultadas:
Mundorama Geografía General – El Sistema Solar –  Edit. Quevedo S.R.L.
El Mundo y El Tiempo Los Vegetales en la Vida del Hombre Globerama Edit. CODEX





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *