Animales Primitivos Del Planeta Caracteristicas y Clasificación



Animales Primitivos del Planeta
Caracteristicas y Clasificación

Uno de los principales acontecimientos en la evolución de la vida sobre la Tierra ha sido la aparición de organismos multicelulares (que abarcan desde sencillos gusanos hasta complejos insectos y calamares) a partir de protistas unicelulares, con aspecto animal. En rocas antiguas, con fósiles, se encuentran casi todos los grupos de invertebrados multicelulares primitivos, de modo que resulta evidente que esta transformación se produjo hace por lo menos 600 millones de años.

La similitud de la composición mineral de los fluidos corporales animales y el agua de mar indica que todos los grupos de animales primitivos surgieron en el mar. Uno de estos grupos (los equinodermos) tiene un interés particular porque comparten un antepasado común con los cordados, de los cuales evolucionaron todos los vertebrados, incluido el hombre.

Gusanos

Todos los platelmintos tienen una construcción sencilla y se caracterizan por poseer un tubo digestivo con un solo orificio. Los turbelarios son formas libres, pequeñas y planas, con aspecto de hojas, que viven en hábitats acuáticos y terrestres húmedos, donde actúan como carroñeros y depredadores.

Los tremátodos son parásitos externos e internos, con ventosas especiales para fijarse a sus víctimas y una compleja historia vital, que incluye por lo menos dos huéspedes. Un trematodo es el causante de una enfermedad debilitante, la esquistosomiasis. Los cestodos, entre los que se cuenta la tenia o solitaria, son parásitos con forma de cintas, con una compleja cabeza ganchuda para adherirse a su hospedador.

Los nematodos (ascáridos, anguílulas, oxiuros y anquilostomas) viven en tierra y en el agua, tanto dulce como salada. Son plagas importantes de las plantas útiles y provocan daños tanto al consumir el tejido vegetal como al facilitar el acceso a la planta de virus y otras enfermedades. Muchos se han convertido en parásitos de animales y se supone que, de entre ellos, los anquilostomas son una de las causas principales de enfermedades en el ser humano. Los nematodos son asimismo causantes de la elefantiasis  y de otras dolencias.

tubiculas animales primitvos del planeta tierra

Los tubícolas son poliquetos sedentarios que se alimentan extendiendo sus coronas de tentáculos en las corrientes de agua para atrapar el plancton. En caso de peligro, se esconden rápidamente dentro de los tubos de creta que los protegen.

Los anélidos (o gusanos segmentados) tienen el cuerpo largo y delgado, con extremos distintos para la cabeza y la cola. El cuerpo está constituido por una serie de segmentos independientes, por lo general con extremidades externas o protrusiones pilosas, llamadas quetas o sedas. Internamente, lo que los distingue de los demás gusanos es una extensa cavidad que separa el intestino de la pared del cuerpo.

De las tres clases de anélidos, los poliquetos marinos son los más antiguos y diversos. Se caracterizan por tener un par de extremidades en cada segmento; la mayoría vive dentro o encima del fondo del mar, alimentándose de todo tipo de sustancias. Los gusanos móviles depredadores y carroñeros tienen tentáculos sensibles y mandíbulas retráctiles; en cambio, la subsistencia de las formas sedentarias, como los tabicólas (ver foto), depende fundamentalmente de las partículas flotantes.

Los oligoquetos, tanto terrestres como de agua dulce, perforan el suelo, alimentándose de vegetales en descomposición. Son gusanos largos y delgados, sin estructuras externas, salvo las quetas retráctiles (que les sirven como anclas, para hacer agujeros)  y una estructura reproductora (el duelo). Tienen una importancia económica considerable porque reciclan los nutrientes del suelo.



Los anélidos más avanzados son los hirudíneos. Pueden ser depredadores o parásitos externos que chupan la sangre, y han desarrollado ventosas en ambos extremos del cuerpo. No se arrastran como los demás gusanos, sino que se desplazan con un movimiento ondulatorio. Los hirudíneos parásitos poseen una saliva que contiene un anestésico, para impedir su detección, y un anticoagulante, para que la sangre siga siendo fluida y fácil de digerir.

A excepción de los poliquetos, sexualmente diferenciados, todos los gusanos son hermafroditas: cada individuo presenta órganos sexuales masculinos y femeninos. Las larvas nadan libremente y a menudo se reproducen asexualmente.

Moluscos

Los moluscos constituyen un grupo sumamente variado de animales no segmentados. Entre las características clásicas de este grupo están el ancho pie locomotor, una concha protectora, un órgano para alimentarse, semejante a una lengua (rádula) y una branquia respiratoria especial (ctenidio). Aunque algunas o todas estas características están presentes en todos los moluscos, cada clase se ha especializado de una forma muy diferente. En algunos moluscos hay diferenciación sexual, mientras que otros son hermafroditas. Las formas acuáticas tienen una larva que nada libremente.

babosa de mar

Muchas babosas de mar presentan una coloración de advertencia muy notoria, para indicar a sus posibles depredadores que son venenosas y conviene no molestarlas. En esta babosa (Chromodoris purpurea), las protrusiones que aparecen en el extremo posterior son branquias respiratorias ramificadas; las anteriores son tentáculos sensibles.

Los gasterópodos (babosas y caracoles marinos y terrestres) forman el grupo de moluscos más numeroso y son los más variados en cuanto a hábitos alimentarios. Todos tienen un pie para andar o nadar y una rádula, y la mayoría posee también una concha externa. En las lapas, la rádula es una lengua ancha, con dientes duros para raspar las rocas, mientras que los carnívoros tienen dientes afilados y puntiagudos.

En los conos marinos especializados se ha modificado para convertirse en una especie de arpón, provisto de una glándula venenosa. Las babosas de mar son gasterópodos depredadores que carecen de concha y suelen tener colores intensos. Algunas especies transfieren a su propio dorso las células urticantes de los celentéreos de los que se alimentan.

Los bivalvos, que incluyen berberechos, mejillones, ostras y almejas, en realidad son bombas filtrantes vivas. Encerradas en una concha bivalva hay unas branquias inmensas, cubiertas por unas proyecciones como látigos, llamadas cilios. Las branquias bombean el agua a su través, y separan las partículas sólidas.

La mayoría de los bivalvos disponen de un pie grande para cavar en la arena o el lodo, mientras que otros se adhieren a las rocas. Muchos son el blanco principal de depredadores como las estrellas de mar  y usan el pie para alejarse de sus atacantes. Las almejas gigantes establecen una relación simbiótica con un alga determinada y se alimentan de lo que le sobra a esta. Estas almejas llegan a medir 1 m de largo; son los bivalvos vivientes de mayor tamaño.

Los cefalópodos, que incluyen calamares, sepias, pulpos y nautilos, son depredadores altamente especializados. Tienen una capacidad sensorial muy desarrollada y la propiedad de cambiar de color al instante. Además son capaces de realizar movimientos versátiles y rápidos; merced a sus complejos cerebros, incluso tienen capacidad de aprendizaje y memoria.



Han desarrollado tentáculos a partir del pie modificado, y en la boca que hay detrás del pico se encuentra la rádula clásica de los moluscos. Los calamares gigantes, que viven en aguas profundas y rara vez se ven, son los mayores invertebrados que se conocen, con cuerpos que superan los 5 m de largo.

A pesar de su complejidad, los cefalópodos modernos no son más que los restos de un grupo que antes era superabundante y que, en el período cretácico (hace 135-165 millones de años) incluía una gran cantidad de ammonites y belemni-tes. Desde entonces, la competencia con los peces ha provocado una disminución progresiva del número de sus ejemplares.

Celentéreos

Aunque de estructura sencilla, los celentéreos forman las mayores estructuras vivas de la Tierra: los arrecifes barrera coralinos de Australia y Belice están formados por ellos. Todos poseen una pared corporal sencilla y contráctil, de dos capas, en tomo al intestino central, que tiene una sola abertura. Los corales y anémonas de mar (clase antozoos) tienen tentáculos con células urticantes en torno a la boca, que forma flecos en la masa gelatinosa de las medusas escifozoos). Las medusas (imagen abajo) obtienen su fuerza de la sustancia gelatinosa comprendida entre las eos capas celulares; en cambio, los corales presentan un esqueleto basal rígido, y los hay en forma de látigo, con un esqueleto córneo.

medusa

Los celentéreos son en su mayoría depredadores que atrapan sus presas con los tentáculos y las baterías de células aferrantes y urticantes que poseen.

Cuando entran en contacto con su víctima, las células urticantes se vuelven del revés, peñeren en los tejidos e inyectan una neurotoxina que puede ser letal, incluso para el hombre, en el caso de algunas medusas. Los corales obtienen nutrientes de la simbiosis con un alga, aprovechando los productos sobrantes de la fotosíntesis y proporcionándoles células con nitrógeno de desecho.

Numerosos celentéreos presentan una alternación de generaciones. Después de una etapa como medusa, durante la cual el animal nada libremente y se reproduce sexualmente, viene una etapa sedentaria (como pólipo), en la cual se realiza la reproducción asexual. Las anémonas de mar, los corales y los hidroideos pasan la mayor parte de su vida como pólipos, aislados o en colonias; en cambio, los acalefos pasan la mayor parte de su vida como medusas, nadando mediante pulsaciones de su masa gelatinosa, con una fase muy breve como pólipos.

Equinodermos

Los equinodermos, como grupo, se caracterizan por su simetría radial de orden cinco, el esqueleto interno y los pies ambulacrales, pero por lo demás son totalmente dispares. Se encuentran representantes en todos los hábitats marinos, desde las aguas menos profundas hasta las mayores profundidades abisales. Presentan diferenciación sexual y tienen larvas que nadan libremente.

elogios importantes para la mujer

sepia latimanus

Una sepia (Sepia ¡atimanus) moviéndose por encima de un arrecife coralino. Tras detectarlos con sus grandes ojos, atrapa peces y crustáceos pequeños con sus dos largos tentáculos, los aferra con los ocho tentáculos cortos que tiene en torno a la boca y, a continuación, los muerde con su poderoso pico. Las sepias pueden cambiar de color casi al instante; usan distintos colores para el cortejo sexual, para ocultarse y para intimidar.

En esencia, los equinodermos son animales muy sencillos, carentes de algunos de los sistemas de órganos que caracterizan a otros grupos más complejos. Sin embargo, se encuentran entre los animales marinos más eficaces y comparten ciertos rasgos estructurales y evolutivos con los vertebrados.

Aunque han evolucionado en formas muy diferentes, se cree que varios grupos poco conocidos de invertebrados marinos (hemicordados, ascidiáceos y cefalocordados) han hecho su proceso evolutivo a partir de un antepasado común, que es el mismo del cual se supone que descienden también los equinodermos y los cordados (el grupo al que pertenecen los vertebrados).

 

Por este motivo, algunos autores opinan que los equinodermos y estos otros animales primitivos bien pudieran ser considerados el grupo que sirva de nexo entre los invertebrados y los vertebrados.

Los crinoideos son los equinodermos más primitivos. En la actualidad existen dos grupos: los sedentarios, que viven exclusivamente en aguas profundas y poseen un pedúnculo para sujetarse, y los móviles, que carecen de pedúnculo y se encuentran sobre todo en aguas poco profundas. Ambos se alimentan de la misma manera: tamizando con sus pies ambulacrales verticales las partículas que arrastran las corrientes.

Como hace falta una extensa superficie para poder filtrar bien los alimentos, los crinoideos tienen 10, 20 o 40 brazos, con los que forman una corona enorme, llamada cáliz.

acalefo encrespado

Un acalefo encrespado (Cotylorhiza tuberculata) nada en las aguas superiores del mar por medio de movimientos musculares de su masa gelatinosa, alimentándose de minúsculos organismos planctónicos. Los peces que se esconden tras la masa gelatinosa obtienen protección y, probablemente, alimentos de esta asociación.

Los equinoideos (o erizos de mar) son criaturas globulares, ovales o con forma de disco, cubiertas de muchas espinas (venenosas en algunas especies) y otras estructuras externas apoyadas sobre un caparazón interno, compuesto fundamentalmente por carbonato calcico. Algunos son herbívoros, viven sobre superficies rocosas duras y utilizan las espinas para la locomoción y la defensa.

Otros, provistos de espinas cortas que les sirven para hacer agujeros, viven sobre la arena y se alimentan de detritos orgánicos. Los pies ambulacrales, dispuestos en cinco hileras en torno al caparazón, cumplen diversas funciones: movimiento, adherencia y percepción sensorial.

Los asteroideos (o estrellas de mar) presentan cinco brazos huecos, unidos a un disco central. La superficie superior está cubierta de pequeñas espinas, mientras que en los bordes de los brazos hay grandes placas defensivas. La mayoría de los pies ambulacrales, dispuestos en cinco hileras en tomo a la boca central, sirven para la locomoción y para atrapar las presas, pero los que se encuentran cerca de las puntas de los brazos son más sensibles. Son fundamentalmente carroñe-ros y depredadores y con frecuencia se alimentan de almejas .

estrella de mar comun

Estrella de Mar común, se alimentan de almejas muertas  o vivas, separando las dos valvas con sus pies ambulacrales.

Su estómago se puede volver como un guante para envolver a la presa, hasta el punto de que a veces la digestión se lleva a cabo fuera del cuerpo. De este modo, la estrella de mar “corona de espinas” come grandes cantidades de corales, provocando importantes daños en los arrecifes.

Los ofiuroideos tienen brazos delgados, fáciles de regenerar; son animales muy móviles, provistos de un disco central compacto. Se encuentran en todos los hábitats marinos, a menudo en grandes cantidades; se nutren principalmente filtrando los alimentos o son carroñeros.

Los holoturioideos son equinodermos con aspecto de gusanos, que han reducido su esqueleto interno a un vestigio y se vuelven blandos y sumamente flexibles. Se encuentran en todos los hábitats marinos; tienen pies ambulacrales en torno a la boca, que les sirven para alimentarse, ya sea abriéndolos sobre una superficie para recoger partículas sólidas o extendiéndolos en una corriente de agua para interceptar los alimentos.

Fuente Consultada: Enciclopedia Temática Guinnes – Editorial La Nación – Entrada: Animales Primitivos

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias
imagen truco limonimagen cazar serpienteimagen depositos acertijo


noparece

anticonceptivos

fotos

creencias

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


OTROS TEMAS EN ESTE SITIO

final