Biografia de Le Corbusier y sus Obras Arquitectura Racionalista



Biografía de Le Corbusier y Sus Obras

De nombre Charles Edouard Jeanneret, más conocido por Le Corbusier, uno de los más importantes arquitectos del siglo XX, nació en La Chaux-de-Fonds, en la región suiza del Jura, el 6 de octubre de 1887. Estudió en escuelas de arte y diseñó su primera casa a los 17 años de edad. Fue fundador, con Ozenfant, de la escuela purista, derivada del cubismo (1919). Por entonces también había fundado la revista L’EspritNouveau y para escribir en ella adoptó el seudónimo de Le Corbusier. En un artículo planteó un nuevo concepto de vivienda: una casa moderna debía ser una “máquina de vivir” eficaz (1921).

le corbusier arquitecto francés

Era necesario crear una nueva arquitectura, y la ideó en torno a cinco claves: construcción sobre pilares, jardines en el techo, conformación libre de las plantas, ventanales continuos y libre formación de la fachada, dentro de un estricto orden geométrico. Estas reglas son la base del racionalismo arquitectónico. Creó también la fórmula del módulo. Aplicó estas teorías en la Ville Savoye, una de sus principales obras.

Dedicado a diseñar casas, más tarde se volcó al diseño urbanístico en París, Argel, Barcelona y Estocolmo. En Hacia una nueva arquitectura (1923) enunció los principios del urbanismo moderno. Entre sus creaciones arquitectónicas son famosos su Pabellón de Suiza en la Ciudad Universitaria de París y el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Su padre era un modesto pintor de cuadrantes de reloj y su madre, Marie Charlotte Amélie Perret, realizaba las tareas propias de ama de casa, aunque sentía una gran afición por la música. Durante su infancia, Charles Edouard llevó una vida sin incidentes especiales al igual que cualquier muchacho de su edad. Sólo destacó por su afición a la pintura, lo que hizo que a los catorce años sus padres le inscribieran en la École d’Art de su pueblo natal para aprender grabado y cincelado.

En 1906, para apredender sobre obras del pasado  nada mejor que el inevitable viaje a Italia , en donde admira las obras medievales y renacentistas de Florencia, Siena y Pisa. Luego viajó a Austria para estudiar la arquitectura de Adolf Loos, pero cuando Jeanneret conoce a Loos, éste está ocupado en la construcción del Palacio Steiner.

La búsqueda de la esencialidad de las formas y el abandono de cualquier elemento que significase superfluidad se reafirman en la mente de Jeanneret cuando éste, en 1908-1909, va a trabajar al estudio parisiense de Auguste Perret, el cual le adentra en la problemática de las estructuras de cemento armado.

También viaja a Berlín donde se adentra en los problemas que plantea la industrialización del diseño arquitectónico y profundiza en la idea de una arquitectura plenamente abocada al servicio de una sociedad mecanizada que precisa de la fabricación en serie de los productos para rebajar los costos y cumplimentar las demandas.

A pesar de que Le Corbusier admira la arquitectura del pasado, la estudia, la comprende y busca sus relaciones espaciales y funcionales, jamás se servirá de ella para formalizar sus concepciones. Los contactos directos con Loos, Perret y Behrens influyen en Jeanneret en cuanto a la praxis arquitectónica, pero quien en realidad incide en su planteamiento social de la arquitectura y en sus concepciones urbanísticas es Tony Garnier y, especialmente, su proyecto para Une cité industrielle.

Cuando estalla la primera guerra mundial, Le Corbusier abandona Francia y se instala de nuevo en La Chaux-de-Fonds, dedicándose a la enseñanza en la escuela a la que había asistido como alumno, hasta que en 1917 retorna a París, iniciando su etapa verdaderamente creadora.



En 1921 Le Corbusier decide instalarse por su propia cuenta y acude en ayuda de su primo Pierre Jeanneret, arquitecto titulado, que a partir de entonces firmará la mayoría de sus proyectos.

La primera obra de esta nueva etapa es el proyecto de la casa Citrohan. Casi al mismo tiempo que da término a la casa Citrohan, Le Corbusier se preocupa de otro proyecto que será su primera incursión en el campo de la urbanística: el diseño del plano de una ciudad contemporánea de tres millones de habitantes, que fue expuesto por primera vez en 1922 en el Salón de Otoño de París.

«La arquitectura —dice Le Corbusier— es el acertado juego, correcto y magnífico, de volúmenes reunidos bajo la luz; los cubos, los conos, las esferas, los cilindros o las pirámides son las grandes formas primarias que nos revela bien la luz.»

En 1925, en la Exposición Internacional de Artes Decorativas que se celebró en París, Le Corbusier tiene ocasión de presentar un modelo a escala natural de una de las células habitables que proyectó para la ciudad de tres millones de habitantes, los llamados inmueble-villa.

La Villa Savoye, en la que por primera vez Le Corbusier tiene la posibilidad de aplicar todos estos principios, está concebida como un paralelepípedo de base cuadrada y espacios muy amplios que se levanta sobre columnas y en el que el sol puede penetrar por los dos lados menores, abiertos por completo.

vila savoye lecorbosier

La Villa se puede considerar, además, como la plasmación de los criterios cubistas de espacio y tiempo: es por completo cambiante desde los puntos de vista del espectador, y para abarcarla, éste debe de fijar los máximos puntos de referencia posibles no sólo con respecto al espacio interior, sino con respecto a su entorno. En esta Villa, que intenta la máxima integración entre el hombre y la naturaleza.

Para el arquitecto, la urbanística de las ciudades debe basarse en el ambiente circundante de las mismas, en su paisaje y en su clima. El urbanista debe conjugar cartesianamente los medios y los elementos, que tienen que estar relacionados con la escala del hombre y con los naturales en una constante dialéctica.

La atrevida concepción de los nuevos planes urbanísticos para las ciudades sudamericanas y para Argel, que no se llevaron a cabo, se basan en un profundo análisis de las ciudades primitivas y en particular de las de la Galia romana, que estaban concebidas según el principio de previsión de las necesidades futuras: «El esquema de Argel —escribiría Le Corbusier en Manera de pensar la urbanística— expresa el urbanismo de una ciudad donde se encuentran, en un África renovada, la historia de dos civilizaciones, una topología difícil que ofrece los paisajes más extraordinarios, un ambiente geográfico que participa de dos continentes, un porvenir prodigioso y revela la seguridad que nace de la claridad de principios, la variedad y la adaptabilidad que son fruto de la feliz unión entre el hombre y la naturaleza, entre la realidad cotidiana y la elevación de la concepción.»

La actividad de Le Corbusier va en continuo aumento. En 1928 participa en la fundación del CIAM (Congreso Internacional de Arquitectura Moderna), celebrado en el castillo de La Sarraz, en Suiza, «El objetivo principal y la finalidad que aquí nos ha reunido —se decía en la acta de apertura del CIAM— es el ensamblar los diferentes elementos de la arquitectura actual en un todo armónico, y dar a la arquitectura un sentido real, social y económico.



En 1931, con el proyecto del albergue-refugio para el Ejército de Salvación en París, plantea por primera vez la regulación térmica a través de acondicionamientos de aire, y, en 1932, en el inmueble Ciarte de Ginebra, Le Corbusier realiza los primeros pisos dúplex.

En 1935, tras plantear dos años antes una propuesta urbanística para la remodelación del barrio marítimo de Barcelona, es invitado por Rockefeller para dar un ciclo de conferencias en los Estados Unidos, en las que plantea principalmente la problemática de los grandes rascacielos. La segunda guerra mundial merma un tanto la actividad práctica de Le Corbusier, que profundiza entonces en los problemas teóricos del urbanismo.

A diferencia de los módulos renacentistas en los que el hombre se consideraba un ser aislado en el cosmos, Le Corbusier crea, a partir de la estatura media del hombre con el brazo alzado, una serie ilimitada de posibles combinaciones que afectan desde las partes más pequeñas de una construcción hasta la relación de ésta con su entorno.

En la década central del siglo XX, Le Corbusier realiza numerosos proyectos (Unités d’habitation de Nantes y Berlín, pabellón Philips para la Expo de Bruselas, museo en Tokio, etc.), aunque su principal labor, que le ocupará desde 1956 a 1965, es la preparación de los planos y proyectos de la capital del Punjab, Chandigarh, al pie del Himalaya.

Con más de setenta años, Le Corbusier, que no ha abandonado la práctica de la escultura y la pintura, realiza como obras más notables el proyecto para la embajada de Francia en Basilea, el Visual-Arts Center de Cambridge, en Massachussets, que ha sido considerado como su testamento, el proyecto para un hospital de Venecia.

Le Corbusier, el arquitecto que había racionalizado los conceptos arquitectónicos tomando como base al hombre, murió en Cap Martin (Costa Azul) el 27 de agosto de 1965 al sufrir un ataque cardiaco durante un baño de mar.

VER: Biografia de Oscar Niemeyer, el Arquitecto de Brasilia

Forjadores del Mundo Contemporáneo – Tomo III- Entrada: Le Corbusier “el racionalismo arquitectonico” – Editorial Planeta

 

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias
imagen truco limonimagen cazar serpienteimagen depositos acertijo


noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


OTROS TEMAS EN ESTE SITIO

final

------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------