Vida de las Ratas Tipos Reproduccion Costumbres y Enfermedades



Vida de las Ratas:Tipos, Reproducción y Costumbres

LAS RATAS: TIPOS Y ANTECEDENTES HISTÓRICOS: Nos referimos aquí a los roedores domésticos, denominación que aplicamos exclusivamente a los diversos géneros y especies de ratas y ratones que viven en las proximidades del hombre y que son causa de algún perjuicio para él. Antiguamente, se incluía en un sólo género tanto a las ratas (Mus major) como a los ratones (Mus minor). En la actualidad, se distinguen perfectamente dos géneros, reservando la denominación Mus para el género ratón, y nombrándose al género rata con el término Rattus.

Entre estas últimas se encuentran, principalmente, las especies Rattus rattus (rata negra o rata de desván) y Rattus norvegicus (rata gris o de alcantarilla). Estas dos especies, en particular la segunda, son las más importantes, desde todos los puntos de vista. Hay que advertir que la rata negra no tiene, en realidad, este color, sino que es gris oscuro.

Vida de las Ratas Tipos Reproduccion Costumbres

Rattus rattus (negra)

Rattus norvegicus (gris)

Entre los ratones, sólo tiene interés, aunque bastante, una especie, Mus musculus (ratón doméstico), de la que existen diversas variedades, las cuales pueden considerarse como subespecies. La diferenciación entre las dos especies de ratas citadas puede realizarse atendiendo a ciertos detalles morfológicos, que se especifican en el cuadro siguiente:

CARÁCTER RATA NEGRA RATA GRIS
Tamaño Cuerpo + cabeza =  200 mm.. Cuerpo + cabeza  = 250 mm.
Morro Agudo Achatado
Orejas Grandes y casi sin pelos Pequeñas y completamente cubiertas de pelos cortos
Cola Delgada y más larga que cabeza  cuerpo Gruesa y más corta que cabeza -J- cuerpo
Glándulas
mamarias
10 12
Peso Máximo: 225 g. Máximo: 480 g.
Pelo Duro Suave

 

Para distinguir una rata pequeña (rata joven) de un ratón se pueden considerar dos caracteres: la cabeza y las patas. En la rata pequeña, son más grandes que en el ratón, para una envergadura, de ambos animales, prácticamente igual.



Se supone que la rata negra procede de los desiertos de Arabia, en donde llevaba una vida libre.- Parece que se asoció al hombre, aproximadamente, en el siglo Vil, y que su difusión principal por Europa se debió a los Cruzados, aunque, por otra parte, hay pruebas de que la conocían los griegos y romanos; porque se han conservado representaciones artísticas de ella.

La rata gris, originaria de Asia Central, invade Europa, y poco después América, en el siglo XVIII, a través de la flota rusa que visitaba los puertos escandinavos; también hay testimonios del cruce directo del Volga, a nado, de grandes conjuntos de ratas, probablemente en busca de alimento. Sin embargo, existe controversia en este punto, puesto que las mismas emigraciones masivas las refleja; Aelian en su trabajo «De Natura Animalium», escrito en el siglo II.

Sea cual fuere la época de llegada de la rata gris a Europa, es incuestionable que su difusión sólo pudo llegar a ser importante cuando encontró un ambiente adecuado, es decir, con la existencia de la gran urbe provista de un alcantarillado complejo, y propicio para la proliferación de estos roedores; tal situación se dio, aproximadamente, a partir del siglo XVIII.

El ratón es conocido desde los tiempos históricos más remotos, pues aparece en el arte y la literatura de los griegos y de los romanos, e incluso puede que su nombre latino (Mus) sea una derivación del vocablo sánscrito musha. Se asigna su procedencia al Asia Central. (Ver: Peste Negra en Europa)

REPRODUCCIÓN Y COSTUMBRES

Las ratas son de costumbres muy adaptables y, por tanto, no existe para ellas una pauta general de conducta. Tan pronto como varían las condiciones del medio, se acomodan consecuentemente a la novedad. Se puede decir que cada una de las especies tiene hábitos algo distintos de las otras; así, la rata negra es mejor trepadera que la gris, pero, sin embargo, esta última se puede encentrar también en buhardillas y desvanes, tanto como aquélla en los desagües cloacales.

La rata negra no es muy fuerte y corre poco, pero posee una gran aptitud para saltar y trepar. Por ello, aunque la gris (más prolífica, fuerte y pesada) la haya desplazado de la mayoría de sus sitios de residencia, aún perdura y prolifera en aquellos lugares de acceso difícil para ésta, cuya capacidad trepadora es mucho menor. Así la rata negro suele encontrarse en los barcos, en las partes altas de los edificios y en muchas construcciones de las zonas rurales, en donde no existen desagües cloacales y, por tanto, hay menos posibilidades de difusión para la rata gris.

En consonancia con la división de sus respectivas áreas de influencia se halla la habilitación de sus guaridas. La rata gris prefiere hacer madrigueras subterráneas de un diámetro de 5 a 8 cm., y de una longitud aproximada de 1 m.; suelen tener una entrada, un ensanchamiento central donde construye el nido, y una o dos salidas de emergencia.

La rata negra busca su morada en los escondrijos que le proporcionan los montones de escombros, cajones, leña, etc. En ambos casos, el nido de cría lo acondiciona con una gran cantidad de materiales blandos, como trapos, papel, paja, cordeles, etc.

La rata negra adquiere la madurez sexual a los cuatro meses; a partir de esta edad puede parir carnadas de 6 a 8 individuos cada mes, pues el periodo de gestación dura de 21 a 25 días, aunque en la práctica no sobrepasa las 2 ó 3 carnadas al año. La rata gris está sexualmente madura a los dos meses; su período de gestación es igual que el de la anterior, pero el número de carnadas por año, y de individuos por carnada, es notablemente superior; así, pueden sucederse de 3 a 5 carnadas anuales, cada una de ellas compuesta de 6 a 12 crías. Vive de 6 a 12 meses ordinariamente, pero en cautividad alcanza a vivir hasta unos 3 años.

La gran variación de estas cifras se debe a las condiciones del medio (alimentos, refugios, clima, etc.), que influyen decisivamente. En general, la fecundidad de la rata negra es favorecida por las temperaturas cálidas, y la de la gris, por las frescas.



Se atribuye a las ratas la posesión de hábito nocturnos , pero éstos no significan otra cosa que le existencia de precauciones defensivas muy desarrolladas en estos animales, cuyos enemigos son abundantes.

En lugares donde las ratas no están expuestas a peligros sus incursiones sen tanto diurnas como nocturnas. Sin embargo, la constante imposición por el medio de esta última clase de salidas es posible que haya influido, con el correr de los siglos, en el comportamiento habitual de la especie, puesto que su sentido de la vista es defectuoso (quizá, por deformación), mientras que los otros sentidos se han desarrollado extraordinariamente. Las mismas vellosidades del morro, de cuyas raíces parten terminaciones nerviosas, constituyen órganos sensoriales valiosos.

Las ratas son omnívoras, aunque tienen ciertas preferencias de alimentación; así, la rata negra prefiere los alimentos frescos (vegetales, frutas, papas, etc.) mientras que la gris busca alimentos consistentes, con alto contenido en grasas (cereales, semillas, cecinas, carnes, etc.). Por tanto, es fácil comprender que la rata negra no necesita apenas beber líquido, mientras la gris tiene verdadera necesidad de agua, elemento que, por otro lado, forma parte importante de su «habitat» (los desagües cloacales), e incluso le sirve de vía para trasladarse a diferentes sitios, dadas sus notables condiciones natatorias. La rafa negra también puede nadar, aunque menos hábilmente.

A veces, las ratas dan la sensación de devorar alimentos completamente incomestibles, como cemento, plomo, madera, etc., de los cuales se sirven nada más que a modo de abrasivo, .para mantener sus incisivos, que crecen continuamente, con la longitud adecuada. La rata gris persigue al ratón y a la rata negra, e incluso llega a devorar sus propios crías cuando se ve apremiado por la falta de alimentos.

Les ratones son anímales que roen y mordisquean pequeños trozos de materias. Son muy ágiles, trepan, saltan y nadan bastante bien. Corren, sin cesar, de un sitio a otro, por lo que se les tilda, vulgarmente, de curiosos. Alcanzan la madurez sexual o los 2 ó 3 meses; el», período de gestación dura de 19 a 24 días, y paren una media de 7 carnadas por año, con 5 ó ó crías por carnada. Viven, aproximadamente, de 15 a 18 meses.

Es frecuente que se .reúnan en comunidades limitadas, e incluso suceda que 3 hembras lleguen a compartir el mismo nido. Se nutren, prácticamente, de los mismos alimentos que el hombre (carne, harina, frutas, vegetales, etc.), y beben líquidos, preferentemente dulces, en vez de agua.

Las enfermedades más importantes que trasmiten las ratas son las siguientes:

Da peste, contagiada a la rata negra por una mosca, la Xenopsylla cheopis que porta el germen Pasteurella pestis. Esta plaga puede manifestarse en el organismo de varias formas, de distinta gravedad, y recibe, por tal motivo, diversos nombres, como peste septicémica (100 % de muertes), peste neumónica (90 % de muertes), peste bubónica (40-70 % de muertes) y peste silvática (poco virulenta).

El tifus múrido, producido por una Rickettsia que trasmiten los piojos, pulgas y ácaros de las ratas. La ictericia infecciosa o leptospirosis, causada por la Leptospira icterohaemorrhagiae que se encuentra en la sangre y orina de las ratas. EL hombre se contagia comiendo alimentos contaminados por las deyecciones de los roedores o bañándose en aguas contaminadas.



La triquinosis, enfermedad producida por un gusano parásito, la Trichinella spiralis. Es corriente su trasmisión al hombre, a través del cerdo, infectado, a su vez, por comer ratas enfermas. El quiste que encierra el gusano se disuelve en los jugos gástricos, dejándolo en libertad; entonces se multiplica extraordinariamente en el tubo digestivo y, a continuación, atraviesa la pared intestinal, alojándose, por último, en los tejidos, en donde se enquista de nuevo. Además de estas enfermedades, de trasmisión relativamente frecuente, las ratas pueden ser vectores también de poliomielitis, disentería, fiebre tifoidea, meningitis, etc.

Por todos los conceptos aquí enumerados, la lucha contra las ratas constituye una necesidad imperiosa, de la que, afortunadamente, se ha percatado la humanidad. Hoy día, el descubrimiento de rodenticidas supone una parte importante de la investigación general de pesticidas, y, en la actualidad, se dispone de una serie de recursos eficaces para el exterminio de los roedores.

Fuente Consultada: Revista TECNIRAMA Nª 72.

elogios importantes para la mujer

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------