Revolucion Burguesa de 1830 Causas y Consecuencias Caida de Carlos X



1830: REVOLUCIONES BURGUESAS – FIN DEL GOBIERNO ABSOLUTISTA DE CARLOS X DE FRANCIA

En la década de 1820 el sistema político de la Restauración atravesó el momento más crítico, ya que surgieron de manera simultánea levantamientos armados contra los gobiernos monárquicos en España, Portugal, Nápoles y Grecia. Estos  movimientos fueron promovidos por sociedades secretas, entre las que destacó la de los carbonarios, cuyos primeros miembros comenzaron a actuar desde 1806 en la Italia meridional, principalmente en Nápoles, y a partir de 1815 por toda la región del Mediterráneo.

Los movimientos revolucionarios de 1820. En España, Portugal y el Reino de las Dos Sicilias, los revolucionarios lograron la sanción de Constituciones liberales. Pero la intervención militar de Austria y Francia en ayuda de los monarcas absolutos afectados —de acuerdo con lo establecido en el Tratado de la Santa Alianza—, derrotó estas experiencias revolucionarias.

revoluciones burguesas

Las luchas por el establecimiento de los principios liberales tuvo características especiales en Grecia. A partir de 1821 comenzó la guerra de liberación griega del imperio turco-otomano, en la que fue decisiva la intervención de las fuerzas de la Santa Alianza. Gran Bretaña, Francia y Rusia vencieron a los turcos, declararon la soberanía nacional de Grecia y, luego de derrotar al movimiento liberal griego, favorecieron el establecimiento de una monarquía absoluta. Como consecuencia de las diferencias entre Rusia y Austria sobre esta “cuestión de oriente “, la Santa Alianza se disolvió.

Para impedir que los brotes revolucionarios de estos grupos liberales vencieran, las potencias de la Restauración unieron sus fuerzas y acabaron progresivamente con los regímenes constitucionales recién creados por los españoles e italianos. Los únicos que mantuvieron sus nuevos gobiernos fueron Portugal y Grecia; de esta última fue reconocida su independencia del Imperio turco en 1822. En estos mismos años, la América española continuaba luchando por su emancipación y los nuevos Estados norteamericanos introdujeron instituciones liberales en su organización política.

El ciclo revolucionario de 1830

Otra oleada revolucionaria comenzó en 1830, en Francia, y se extendió después por el norte y centro de Europa.
La reacción absolutista del gobierno de Carlos X provocó una grave crisis política como consecuencia del enfrentamiento de su régimen con las clases burguesas, a lo que se sumó una crisis agrícola, la extensión del hambre y el consiguiente descontento popular en los últimos años de la década de 1820.

Esta situación fue la causa de una serie de jornadas revolucionarias los días 27,28 y 29 de julio de 1830, llamadas «las tres gloriosas», en las cuales la población de París obligó a Carlos X a abdicar y buscar refugio en Inglaterra. El siguiente paso era conformar el nuevo gobierno, lo que suscitó la división entre la población que re-
clamaba un régimen republicano democrático, y la burguesía de la capital que defendía el mantenimiento de la monarquía adicionada con algunas libertades que le favorecieran.

La burguesía logró dominar el movimiento e instauró una monarquía liberal y confiriendo el trono a Luis Felipe de Orleáns el 31 de julio de 1830. con la promesa de revitalizar las instituciones republicanas y readoptar come símbolo del nuevo poder la bandera tricolor, lo que finalmente logró la desmovilización popular.

El primer decreto fue la sustitución de la Carta Otorgada por una Carta Revisada, la cual reconocía que la autoridad real no provenía de Dios sino de la investidura popular; amplió las atribuciones del Poder Legislativo; extendió el derecho de sufragio a un mayor número de electores, y estableció la libertad de prensa y la libertad de cultos.



El movimiento francés se extendió a otros países de Europa, el más importante fue el de Bélgica contra la monarquía holandesa del reino de los Países Bajos. El triunfo de los belgas fue bastante rápido gracias al apoyo que recibió de Francia y el reconocimiento de Gran Bretaña del reino de Bélgica, y de su primer rey Leopoldo I, quien fue elegido por los revolucionarios y de inmediato estableció una monarquía parlamentaria y constitucional, en octubre de 1830.

Por su parte, en la región de Polonia controlada por Rusia, surgió una sublevación nacionalista contra la ocupación rusa, que al no conseguir ayuda del exterior fue derrotada y reprimida con rigor.

En Italia, a principios de 1831 estallaron rebeliones liberales y nacionalistas en Módena, Parma y los estados pontificios, asi como en territorios alemanes en 1830, y 1832, las cuales fueron sofocadas por los austríacos comandados por Metternich.

Algunas consecuencias de la revolución de 1830

A pesar de este papel activo se ha señalado por algunos autores que los obreros no obtuvieron ninguna ventaja de la Revolución de Julio. Es cierto. Pero en esta frustración nació una auténtica metamorfosis de la conciencia de clase.

Lo vio agudamente HOBSBAWN al historiar La era de las revoluciones: «El pueblo y el trabajador pobre, esto es, los hombres que construyeron las barricadas, pudieron identificarse de manera más clara con el nuevo proletariado industrial como la clase trabajadora.» A partir de esta toma de conciencia es posible destacar algunos fenómenos:

a) Activismo. Los obreros descontentos comienzan quemando en París maquinaria de la Imprenta
Real en 1830, y culminan en el levantamiento de 1831 en Lyon al grito: «Vivir trabajando y morir combatiendo».

b) Multiplicación de panfletos y escritos, publicados por la republicana Sociedad de los Derechos del Hombre, lo que demuestra que el obrerismo incipiente se integra en ese momento en las filas del republicanismo.

c) Oleadas de huelgas. Ya se habían producido durante la revolución de 1789, pero siempre a escala de oficio. En cambio, en 1830 se inicia y en 1833 culmina una cadena de huelgas simultáneas de diferentes oficios, que conducen hacia el nacimiento de un principio de «confraternidad proletaria».

d) Demandas cada vez más precisas: elevación de salarios, «seguridad ante la enfermedad, reducción de la jornada de trabajo, ampliación del número de empleos. Incluso reducción de los impuestos indirectos, y en especial de los que afectaban al precio del vino, que pasó a ser un elemento sustitutorio en una alimentación poco satisfactoria. Más ambigua resultó la hostilidad hacia los trabajadores foráneos, no necesariamente extranjeros sino simplemente de otras comarcas. Pero en todo caso se demostró una mayor cohesión y un movimiento más organizado.



A partir de octubre de 1830 un periódico, El Artesano, se convirtió en portavoz de este movimiento solidario. En definitiva las tres jornadas gloriosas de París, en un efecto de onda larga que rebasó el inmediato triunfo político de los revolucionarios, desempeñaron un papel relevante en la formación de una conciencia de clase en el obrerismo de la capital.

Cuadro Resumen de las Revoluciones Burguesas

Cuadro Resumen de las Revoluciones Burguesas

Fuente Consultada:
Enciclopedias Consultora Tomo 7
Enciclopedia del Estudiante Tomo 2 Historia Universal
Enciclopedia Encarta
La Aventura del Hombre en la Historia Tomo I «El Ateneo»
Historia Universal Gomez Navarro y Otros 5° Edición
Atlas de la Historia del Mundo Parragon

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------