Quien es Harry Potter? Vida de Rowling Libros de Harry Potter





Haz Clic y Arrastra: Dos Veces "El"


SU VIDA ES TAN MÁGICA COMO LA DE SU PERSONAJE.
ES MÁS RICA E IMPORTANTE QUE LA REINA DE INGLATERRA

La Pottermanía le cambió la vida: en sólo seis años pasó de madre soltera desocupada a acumular más de 440 millones de dólares. Reconoce que el éxito le da culpa y espera que pase el furor por sus libros para sumergirse  “en la oscuridad y el anonimato”.

Su fortuna personal ronda los 445 millones de dólares, 50 más que la reina Isabel de Inglaterra. J.K. Rowling, la escritora más rica del mundo, puede presumir de que su dinero no es heredado ni resultado de un matrimonio de conveniencia. Y jactarse también de que entre contrato y contrato tuvo tiempo de escribir dos libros para fines benéficos.

A seis años de la aparición del primer volumen de Harry Potter, su autora se convirtió, muy a su pesar, en una persona inaccesible y rodeada de secretos, al punto de que su casamiento con el doctor Nefl Murray y el nacimiento de su hijo David fueron tratados con el cuidado y paranoia reservados a razones de Estado en tiempos de guerra.

El lanzamiento mundial de Harry Potter y la Orden del Fénix, la quinta entrega de este fenómeno editorial, costó nada menos que diez millones de dólares. Llegó a las librerías el sábado 21 y se convirtió en el libro más vendido de la historia en el día de su aparición. Se editaron trece millones de copias en inglés y va en camino de superar a la Biblia en la cantidad de ejemplares impresos.

Rowling, responsable de semejante suceso, cosecha críticas y elogios en forma pareja. No sólo por la calidad de sus textos sino por el circo publicitario que la rodea.

“Quedó prisionera de un aparato de marketing y copyrights, perdió su libertad y su creatividad, escribe en serie para masas informes de niños retardados”, dicen sus detractores. “Vive rodeada de secretos para poder seguir escribiendo y brindarles alegría a su seguidores; lo hace porque es la única manera de resistir al acoso”, dicen sus fanáticos. “Me siento culpable por lo que pasa. El éxito afecta mi intimidad y la de mi hija”, reconoce ella. “Pero lo hago por fidelidad a mis lectores, cuando se acabe todo esto quisiera sumergirme en la más completa oscuridad y anonimato”.

 HARRY   EN   NUMEROS    

El primer día, Harry Potter y la Orden del Fémix vendió casi 1.800.000 copias sólo en el Reino Unido. Le sacó el récord al anterior, Harry Potter y el Caliz de Fuego.

El libro tiene 896 páginas y pesa 1,270 Kilos. Se editaron 13 millones de copias: 8,5 para Estados Unidos y 4,5 para el resto del mundo. Cuesta 29,95 dólares.

Entre los cuatro anteriores lleva vendidos más de 13 millones de ejemplares en Inglaterra.
Están traducidos a 55 idiomas y fueron editados en 200 países.

La primera película, Harry Pôtter y la camara secreta, recaudó 88 millones de dólares sólo en el fin de semana de estreno en los Estados Unidos.

Rowling ganó 240 millones de dólares por los libros y más de 200 millones por los derechos de las películas y el merchandising: auspicios de Coca Cola, Lego, juegos de mesa, cartas artículos de librería, anteojos de plástico, ropa, golosinas y varita mágicas.

Joanne Kathleen Rowling nació en uno de los años que van desde la muerte de J. F. Kennedy en el ’63 al Mayo francés del ’68. Hija de padre ingeniero y madre escocesa‑francesa, fue dada a luz en el ’65, cuando recién se había perdido la inocencia y la imaginación todavía no pensaba en llegar al poder.

Hoy, a los 38 años, aquella niña tímida de Chepsow (Gales) es material de mitología. Graduada universitaria en francés y clásicos, inventó un personaje que bien podría haber bautizado Frankenstein debido al latente riesgo de que la invención termine con el creador.



Anuncio Publicitario


Fue en 1997 cuando un secreto de los llamados a voces comenzó a recorrer Inglaterra: “Hay un libro que conjura la magia con la historia, las tradiciones con la aventura y que puede ser leído tanto por niños como por adultos, sin que el niño se sienta viejo o el adulto avergonzado”, decían las voces, y el secreto tomó forma de nombres y apellidos que desde entonces parecen inseparables: J. K. Rowling y Harry Potter.

Comenzaba así, con las aventuras del niño aprendiz de mago-brujo y la piedra filosofal, el primer capítulo de lo que hoy se ha transformado en la saga más redituable de la industria editorial y en un ejercicio de marketing publicitario casi insoportable. La saga Potter-Rowling.

Nacida en los suburbios de Bristol y criada en los campos de Gales, formada en la Universidad de Exeter, Rowling escribió su primer libro a los seis años. Se titulabaConejo y son pocos quienes  pueden acreditar haberlo leído.

Afectada profundamente por la muerte de su madre, a quien la unía una estrecha relación, Rowling se traslado a Portugal, donde convivió con un periodista, ejerció como profesora de inglés y tuvo una   hija, Jessica, que ahora tiene nueve años.

Es a ella a quien debió explicarle cantidad de veces el porqué de su decisión de cambiar el calor y el sol de Portugal por el frío y la nieve de Escocia, donde se trasladó después de tres años y el fracaso de su relación amorosa. Si es por redituable económicamente, poco habría que explicar sobre lo acertado de esta decisión.

Cargango con uno de los estigmas más implacables que la Inglaterra de la obsesión por las clases sociales puede ejercer sobre una persona, el de ser madre soltera y desocupada, Rowling, con la ayuda de una beca del Consejo de las Artes escocés, escribió en los cafés de la ciudad la obra que transformaría su vida y la de tanto millones de niños en todo el mundo.

No tenía dinero para pagar el gas que calentaba su hogar.  Pero como los mejores cuentos de hadas o brujas, del estigma al paradigma hay un solo paso, un solo libro.

La cultura anglosajona adora y reverencia a las personas que se hacen a ellas mismas.

Producto típico de la emergencia a que ciertos sectores de la sociedad tuvieron que enfrentar en los duros años de las políticas sociales de Margaret Thatcher, Rowling es sin embargo el modelo ideal para las ideas neoconservadoras que bajo el dizfraz de un supuesto progresismo estableció el Nuevo Laborismo de Tony Blair.

Reverenciada por los viejos conservadores que añoran los tiempos del Imperio, a cuyos años algunas de las aventuras de Harry los retrotraen, Rowling hace guiños aquí y allá pero es absolutamente neutral a la hora de emitir opiniones que puedan herir a unos o a otros.

Miembro honoraria de la Sociedad Británica de Pesos y Medidas, que considera al sistema métrico decimal como una peligrosa filosofía política y defiende las medidas inglesas, Rowling glorifica la institución de la escuela privada de niños pupilos.

Y por otra parte no duda en dejar que las entrelíneas de sus novelas puedan ser decodificadas como alegorías favorables a la sociedad multirracial, multicultural y multilingüe que pretende ser la Inglaterra del siglo XXI.  Y en lo personal calla y calla.

En las raras ocaciones en que no calla, concede reportajes exclusivos.  Como el del jueves aanterior a la publicación de su libro, en la BBC y nada menos que con el temible Jeremy Paxman, terror de las derechas e izquierdas por igual.  Ante él, Rowling ejerció una modestia propia de orfanato, una negación de su supuesto estrellato.

Y lo que resultó más curioso aún, una explicación de cómo todo el circo publicitario al módico costo de 10 millones de dólares que resultó la aparición de Harry Potter y la Orden del Fénix estaba fuera de su poder de decisión y que hubiese querido que fuera de otra manera. Y ante ella, Paxman cambió el rol de inquisidor por el de comprensible padre de familia que trata de entender el fenómeno Potter.

El único reportaje concedido a los medios escritos fue para el bastión del conservadurismo, The Times, y allí Rowling no dudó en mostrar su costado más tierno y maternal.  La perfecta madre de familia cuya única preocupación espiritual es el bienestar de sus hijos y de todos los demás niños del mundo. Y para ellos trabaja.

Y quienes también trabajan, para ellos y para Rowling, son los incontables equipos de abogados, guardianes privados, copyrighters, comunicadores, agentes de prensa y demás fauna del mundillo de la edición y el cine que velaron, velan y velarán para hacer respetar los derechos de las casas editoriales y las productoras en cuyas manos Rowling dejó la tarea del lanzamiento de la quinta parte de las aventuras de su criatura.

Victimas del impresionante aparato resultaron, entre otros nombres de una larga lista, el New York Daily News, que fue demandado judicialmente por 100 millones de dólares por haberse atrevido a publicar unos párrafos del libro antes de su lanzamiento. O la editorial Verso, que tuvo que destruir todas las copias de un texto que analizaba a Potter   desde el punto de vista de la teoría crítica del marxismo bajo la acusación de que la tapa de su libro llevaba los mismos colores que algunas de las portadas de los Potters de mercado.

Por no mencionar los sucesivos robos de ediciones en sus lugares de impresión o el hombre que en Liverpool aposto 30.000 dólares en una casa de juegos a favor del que para él sería el personaje que muere en el libro y que resultó, obviamente, implicado en el mencionado robo.

El enigma que rodeaba a quien sería el personaje que muere en la quinta entrega ya está develado para el mercado anglosajón.  Si el secreto tan bien guardado durante meses no se trasmite de forma generalizada, los que quieran leer el íltimo Potter en español deberán esperar hasta diciembre para sacarse la duda.

Harry está cinco años más viejo, ya es un adolescente hecho y derecho, lleno de dudas y de furia, de acné y de hormonas, de un nuevo y oculto pasado.  Su escuela está donde solía y el Misterio de Magia sigue sin creerle, sus enemigos acechan en las sombras de algunas escobas y terribles mansiones y sus amigos mantienen su fidelidad.

Queda por saber si J. K. Rowling ha llegado al límite de su posibilidades creativas y lo que sigue serán obligaciones contractuales (tiene contrato para escribir dos libros más) o más de lo tan interesante que hubo hasta ahora.  Queda por saber cuáles son los limites de la mercadotecnia y de las presiones corporativas.  Queda por saber cómo será el mundo en que seguirá creciendo el primer personaje literario globalizado al extremo del absurdo. Queda por saber cómo será el mundo en que seguirá viviendo su autora, la misteriosa dama J. K. Rowling.

EL LANZAMIENTO MAS ESPERADO
Plataforma 9 y ¾ no existe pero sí.  Allí es donde Harry toma su tren camino a su escuela. En una ciudad y un país y un mundo que se convirtió en Potterloco, todo es posible. Adictos merodean buscando su bolsa de heroína.  Prostitutas olfatean algún que otro negocio. Otra noche más en la vieja estación de King´s Cross, norte de Londres (foto). Hay filas. De niños embelesados y sumergidos en capas, portando varas y sombreros.

De padres soñolientos y disimuladores de emociones. De fotógrafos que se pelean por los planos de frente.  De periodistas. Grabador e ironíaq en mano. Suenan las campanadas de las 12 y estalla el pandemónium: caen las capas, vuelan los sombreros, corren los adictos, gritan los padres, aúllan los periodistas, flashean los fotógrafos, ríen las prostitutas.  Viven los niños. Es el primer minuto del nuevo día del Quinto Potter, el libro más esperado del año.




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *