Sui Generis:Banda de Rock de Argentino-Nito Mestre y Charly



Sui Generis Grandes Bandas de Rock de Argentina
Nito Mestre y Charly García

Muchas cosas pasaron a lo largo de la vida de dos de los más importantes referentes del rock nacional. Estamos hablando de Charly García y Nito Mestre, quienes a pesar de los vaivenes de su existencia y de las realidades que ambos debieron enfrentar en conjunto y separados, lograron mantener una amistad que trascendió la música.

SUI GENERIS BANDA DE ROCK ARGENTINA

Basta como ejemplo de lo dicho recordar aquella reunión del grupo Sui Generis que se produjo en el año 2000, propiciada por García después de que Mestre sufriera las terribles consecuencias físicas y psicológicas de un accidente automovilístico que lo tuvo por protagonista.

Los años habían pasado, pero la amistad que los unía y el talento que siempre los caracterizó continuaban vivos.

Hoy, tanto García como Mestre son leyendas vivientes del rock argentino, y gracias a todo lo que han hecho juntos durante el período de la banda Sui Generis quedarán para siempre en los anales de la historia del rock, no sólo nacional, sino en representación de este género en habla hispana.

La historia de este emblemática duo comienza en 1969 cuando en los pasillos del Instituto Social Militar “Dr. Dámaso Centeno” se cruzaron dos jóvenes a los que no les gustaba el estudio y preferían pasar el tiempo abocados a la música, tanto a escucharla, como a interpretarla y componerla.

Ambos, Charly y Nito habían comenzado a explorar el maravilloso mundo de la música desde muy pequeños, y ya a sus 20 años eran expertos intérpretes, García en Piano y Nito en canto, guitarra y flauta.

Por supuesto que ambos eran miembros de agrupaciones musicales, que asiduamente se reunían a ensayar en alguna casa del barrio porteño de Caballito.

En aquella época, Charly pertenecía a la banda juvenil To Walk Spanish, mientras que Nito tocaba con la The Century Indignation.

Inmediatamente después de conocerse decidieron que debían hacer algo juntos, por lo que abandonaron sus respectivas agrupaciones y dieron lugar al nacimiento de Sui Generis, concepto expresado en latín, que traducido al castellano significa “único en su especie”.

Completaron el grupo algunos amigos más, y se sumaron Alberto Rodríguez en la batería, Alejandro Correa en el bajo, que posteriormente sería reemplazado por Rolando Fortich, Juan Bellia en guitarra y Carlos Piegari en guitarra y voz.

Mientras tanto, Charly se encargaba del piano y ponía voces que se escuchaban a dúo con la de Nito Mestre, quien además interpretaba la flauta.

Eso fue en un principio, cuando se trató de agrupación, pero con el paso del tiempo Sui Generis que había nacido como banda pasó a constituirse en un dúo, después de que sólo quedarán García y Mestre luego de la deserción del resto de los músicos.

En el circuito musical no tardaron en convertirse en una de las bandas más aplaudidas por el público del ambiente underground. Sin embargo, García y Mestre tenían una meta definida: grabar un disco. Pero aunque parezca mentira, en aquel momento no hubo ninguna compañía discográfica que se interesara en ellos.

Sin embargo, el momento de alcanzar su sueño llegó en 1972, cuando después de hacer una audición para el productor Jorge Álvarez, conocido por ser el fundador del sello independiente Mandioca como así también por tener un excelente olfato para descubrir talentos, Charly y Nito firmaron el contrato que les permitiría llevar sus composiciones al disco.

De allí en más el éxito no se detuvo, y los álbumes editados superaban éxito las expectativas de todos. Así fueron llegando primero “Vida” en 1972, al que le siguió “Confesiones de invierno “, “Pequeñas anécdotas sobre las instituciones”, y el final y disolución de la banda en 1975 con el disco doble en vivo titulado “Adiós Sui Géneris”.

Los años pasaron y existieron distintas reuniones entre los músicos para intentar reflotar aquella legendaria banda. De aquellos intentos surgieron dos trabajos discográficos titulados “Sinfonías para adolescentes”, publicado en el 2000 y el disco en vivo “Si – Detrás de las paredes”, que sólo sirvieron para demostrar cómo el tiempo y la distancia diluyen lo que alguna vez fue hermoso.

Fuente: Graciela Marker Para Planeta Sedna

AMPLIACIÓN DEL TEMA: Era el año 1954. Aunque Charly García sólo tenía 3 años, a los padres les quedaba claro que le encantaba la música. Fue natural que le regalaran un pianito de juguete. Muchos nenes y nenas reciben ese regalo, pero son pocos los que en corto tiempo lo usan para tocar melodías reconocibles. De muy chiquito, Charly empezó a estudiar seriamente el piano.

A los 12 se había recibido de profesor del instrumento. Su habilidad sorprendía incluso a músicos experimentados, como la folklorista Mercedes Sosa, amiga de la familia. Una noche, cenando en casa de los García, Sosa lo escuchó tocar y opinó: «¡Este chico es como Chopin!» (famoso pianista y compositor de música clásica).

Charly García Nito Mestre

En la secundaria (en el barrio porteño de Caballito), Charly García armó sus primeras bandas de rock, que tocaban covers de las estrellas de la época. A los 17, junto con Nito Mestre, un compañero de la escuela, formaron Sui Generis.

Como si fuera el guión de una película, la mayoría de las compañías grabadoras rechazó al dúo de pibes desconocidos que decían tener una banda, hasta que una aceptó grabarles un disco. El disco fue un éxito.

Sui Generis fue el grupo que hizo conocido a Charly, pero la historia apenas empezaba. Después de tres discos, Sui Generis se despidió del público en 1975 con dos presentaciones en el Luna Park que juntaron más de 25.000 personas, el mayor recital de rock que el país había conocido. Muchas de sus canciones, como Rasguña las piedras o Bienvenidos al tren, se hicieron clásicos.

Charly no se quedó quieto. En 1976, tocaba teclados, cantaba y era compositor principal de La máquina de hacer pájaros. Lo acompañaba un grupo de músicos que venía de algunas de las bandas pioneras del rock argentino: el baterista Osear Moro, Carlos Cutaia en teclados, Gustavo Bazterrica en guitarra y el bajista José Luis Fernández.
Las nuevas canciones de Charly ya eran más largas y complejas. La música era distinta y La máquina no repitió el gran éxito de Sui Generis, aunque hicieron recitales de buena convocatoria. El grupo sacó su segundo disco en 1977 y enseguida se disolvió. Con el tiempo, se convertiría en una banda de culto. Algunos de sus temas más característicos son Bubulina, Rock and Roll e Hipercandombe.

La última banda de Charly significó su consagración como músico e ídolo popular. Será Giran se formó en Brasil. Junto a Charly estaban el guitarrista David Lebón, Pedro Aznar en bajo y, nuevamente, Osear Moro en batería.

El primer disco apareció en 1978. La consagración no llegó sola y sin esfuerzo. Al principio, el público les dio la espalda, a veces literalmente. Pero la banda, como corresponde, siguió tocando. Aparecieron dos nuevos discos en 1979 y 1980 y, de repente, Será se había transformado en la banda más grande del rock nacional.

Será Giran se separó en 1982. Antes, dio recitales en el estadio Obras donde se grabó No llores por mí, Argentina, un disco en vivo que demuestra la precisión de los músicos en el escenario. El mismo año salió el primer disco de García como solista, Pubis angelical/ Yendo de la cama al living. Desde entonces, su carrera crece en solitario. (Fuente: El Diario de National Geograrphic N°31 – Música Nacional)

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------