Hormigas Cosechadoras Alimentación y Costumbres



HORMIGAS PREVISORAS O COSECHADORAS

Las hormigas han sido los insectos de los cuales se ha hablado más en literatura, en moral y en ciencia. Seguramente más que de las abejas, las moscas o los mosquitos. Se han presentado como ejemplo de organización, de ahorro, de laboriosidad. Algunos hechos, perfectamente contrastados, han producido asombro y han ocasionado grandes controversias. Algunos entomólogos han afirmado que los hormigueros, con su diferenciación en clases y estamentos, son la organización social más parecida a las civilizaciones humanas.

El hombre fue primero cazador y buscador de alimentos. Con el transcurso del tiempo, aprendió a juntar alimentos y guardarlos para el futuro. Pero sólo cuando comenzó a hacer tareas de labranza pudo tener noción exacta de lo que había que hacer en ese terreno.

Como agricultor, utilizó su inteligencia para planificar y trabajar, junto con otros hombres, a fin de prevenir la escasez de alimentos. Se asentó y comenzó a aprender a vivir en comunidad. Así fue como la agricultura constituyó el fundamento de nuestras modernas civilizaciones.

Podríamos imaginar que sólo el hombre es capaz de desarrollar un proceso tan avanzado como el de la agricultura. Pero en realidad, tanto en la función de almacenar alimentos como en la de agricultoras, las hormigas comenzaron miles de años antes que nosotros.

Los autores de la Biblia observaron los hábitos de ciertas hormigas acopiadoras de alimento, y escribieron: «Mira a la hormiga, tú, holgazán; observa cómo actúa, y sé prudente; ellas . . . guardan el alimento que cosechan».

hormigas cosechadoras

Las hormiguitas cosechadoras recogen semillas que llevan al hormiguero, donde los granos son despellejados por las hormigas más grandes. Algunas veces las reservas de semillas germinan; entonces las semillas brotadas se sacan afuera del hormiguero para proveer una cosecha futura.

Las hormigas a que se referían eran probablemente una variedad llamada Messor u hormiga cosechadora, que todavía habita las regiones del Sahara y el Mediterráneo.

Las hormigas cosechadoras juntan semillas de hierbas y las almacenan en cámaras subterráneas hasta que las utilizan como alimento para las larvas. Si las semillas acumuladas se humedecen,  las hormigas esperan a que llegue un día seco y cálido, y las ponen cuidadosamente al sol para que se sequen. De modo que no solamente juntan y almacenan su cosecha, sino que también hacen lo necesario para preservarla.

hormiga con sus pinzas



Juntan y guardan alimentos; no son agricultoras. Hay otras hormigas, sin embargo, que sí hacen y cultivan sus propias granjas subterráneas, descriptas por los naturalistas como «huerta de hongos». Estas hormigas agricultoras pertenecen  a  una  especie  sudamericana  llamada Atta, más conocida comúnmente como hormiga parasol porque caminan en largas procesiocones llevando  cada  una  un  pedacito  de  hoja sobre la cabeza.

El naturalista inglés Charles Waterton escribió acerca de ellas; «A veces, se ve una hilera de estas hormigas, de un kilómetro de  largo,  llevando cada una en la boca, camino del nido, una hoja verde del tamaño de una   moneda. Es   maravilloso   observar   el orden en que se mueven, y con cuantas fatigas y trabajos superan los obstáculos de la senda».

Las hormigas llevan los trozos de hojas hasta hormiguero, donde las utilizan como almacigo de hongos, es decir, las siembran con las esporas de un tipo particular de hongos. Estos hongos crecen rápidamente hasta formar un «jardín de hongos» y las hormigas alimentan sus larvas con los menudos filamentos.

Los jardines de hongos están construidos en cámaras subterráneas que pueden tener una longitud bastante considerable. La ventilación es cuidadosamente regulada abriendo y cerrando respiraderos que comunican con el medio exterior.

El principio es el mismo que utilizan los jardineros en los invernaderos, que abren y cierran ventanas para controlar la temperatura de aquéllos.

Ya sabemos cuan fundamental es la función agrícola en las actividades humanas. Para la hormiga parasol, la agricultura es esencial para sobrevivir. Cuando una joven reina se prepara a abandonar el nido, siempre lleva consigo una provisión de hongos; y una de sus primeras tareas al formar el nuevo nido consiste en preparar el almacigo de hongos a fin de proporcionar alimento a las jóvenes hormigas mientras anidan.

Respecto a otras hormigas, este tipo de hormigas no invade las estructuras de los edificios u hogares, mas bien, construyen sus nidos alrededor de los jardines o patios. Una variedad llamada «cosechora roja» tiene una picadura que duele y puede provocar reacciones alérgicas en la piel.

La hormiga «cosechadora occidental»  se encuentra en el oeste, en altas elevaciones. Es de color rojo y mide casi ½ pulgada de largo. Esta hormiga puede causar daños en carreteras, fomentando la erosión bajo las calles. Las galerías que esta hormiga construye pueden ser de nueve pies, o más, de  profundidad.

Fuente Consultada:
La Naturaleza Lo Pensó Antes Edit. SIGMAR
Enciclopedia CONSULTORA Tomo 2 Los Seres Vivos



https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------