Recursos Forestales La Silvicultura El Usos de Los Bosques



Recursos Forestales La Silvicultura El Usos de Los Bosques

Ecología y EcosistemasModos de Vida Biomas del Mundo Biodiversidad
Mentiras Ecológicas –  Extinción de Animales Recursos Energéticos
Desastres Naturales –  Ecología Matemática – Ecología Social

Los árboles representan la forma más grande y más desarrollada de la flora de nuestro planeta. Los árboles crecen juntos en tractos de arbolado continuos y densos llamados bosques. De todos los ecosistemas del planeta, los bosques son el más extenso, complejo y biológicamente productivo. El hombre los ha utilizado desde los tiempos prehistóricos, pero en los últimos años su sobreexplotación ha llevado a un serio problema de deforestación.

Hace 2.000 años, los bosques se extendían probablemente por una superficie de más de 60 millones de kilómetros cuadrados, pero la tala continua de árboles ha reducido esta cifra a una cantidad estimada en 28 millones de km2, dos quintas partes de la superficie continental de la Tierra, con otra quinta parte —13 millones de km²— de bosque abierto.

Un bosque es una gran comunidad formadas por plantas, animales y otros seres vivos que tienen un importante valor ecológico. Y además cumple un papel trascendental en la liberación de oxigeno al medio

La importancia de los bosques

Los bosques intervienen en procesos fundamentales de la biósfera:

Conservan y enriquecen el suelo. En los lugares donde hay muchas plantas, las raíces de estas sujetan los materiales que forman el suelo. Este queda así protegido de las lluvias y del viento.

Además, las hojas que caen de los árboles forman el humus, una capa  de materia en descomposición que sirve de fertilizante natural para las plantas.

Liberan oxígeno a la atmósfera. En la fotosíntesis las plantas toman dióxido de carbono del aire y liberando oxígeno.

En cambio, cuando respiran toman oxígeno del aire y liberan dióxido de carbono. Pero las plantas liberan más oxígeno del que toman. Por eso se dice que las plantas contribuyen a enriquecer el aire.



Albergan la mayor proporción de la biodiversidad del planeta. En los bosques tropicales viven más del 70% de las especies de plantas y animales del mundo.

Los dos tipos principales de bosques

Los árboles se pueden dividir en dos tipos principales: árboles de hoja perenne, o perennifolios, todos los cuales son coniferas gimnospermas  y árboles de hoja caduca, o caducifolios, todos los cuales son angiospermas de hoja ancha.

Los árboles perennifolios se encuentran principalmente en las latitudes altas más frías, mientras que los árboles caducifolios ocupan las latitudes medias y bajas. Sin embargo, esta distribución natural cambia debido a que el hombre tala los bosques naturales y los replanta con especies de alto valor comercial.

La utilidad de los árboles:

Sólo utilizamos como alimento un 4% de la materia contenida en los bosques (principalmente semillas y frutas), el tejido leñoso restante es incomestible. Pero precisamente el tejido duro presenta una utilidad particular para la humanidad. Junto con la talla del sílex, la madera fue la primera materia utilizada para fabricar herramientas por el hombre prehistórico.

Hasta el siglo XVIII —cuando la fabricación del ladrillo se difundió ampliamente—, la madera fue el principal material de construcción de viviendas. La madera también se usó en gran medida como combustible; y se emplea aún ampliamente como tal, sobre todo en países del Tercer Mundo.

La Revolución Industrial aumentó la demanda de madera para nuevos usos como puntales de minas y durmientes de ferrocarriles. La deforestación se difundió a través de Europa, de tal manera que lo que antes era un 80% de superficie boscosa se redujo a poco más del 30%.

Actualmente, la madera de los árboles de hoja perenne se utiliza para hacer tablas de parquet, soportes de tejados, cajas de embalaje, muebles baratos y, cada vez más, para convertirla en pasta de celulosa y papel. Las maderas de los árboles de hoja caduca, al ser más caras y más susceptibles de ser trabajadas, se emplean principalmente en ebanistería.

La Silvicultura

La silvicultura se ocupa de aumentar la producción de masa forestal, utilizando métodos para favorecer que la vegetación se regenere, se estabilicen los suelos y se disminuya el riesgo de incendios y plagas.

Las actuaciones que se pueden realizar son las siguientes:

La repoblación forestal se refiere a la plantación en terreno que en los últimos años no tenían árboles.



Estas plantaciones presentan grandes ventajas productivas con respecto a los bosques naturales, como:

— Rapidez de crecimiento.

— Mayor posibilidad de planificar tareas.

— Homogeneidad de la materia prima.

—Alta concentración de volumen por unidad de superficie

— Pocos problemas medioambientales.

  • La reforestación es la plantación en un terreno con especies distintas a las que habitan la zona de forma naturales
  • La regeneración artificial es la plantación en un terreno forestal con la misma especie que lo habita.
  • La restauración forestal es un proceso planificado que ayuda a recobrar la integridad ecológica y mejora la calidad de vida de los humanos en los lugares deforestados o degradados.

En un vivero de especies autóctonas, la producción se destina a la recuperación de los bosques.

Desde la época de los romanos, en la península Ibérica se explotaban los bosques para la madera de las embarcaciones. Después, en los siglos XII y XIII se desarrolló esta industria en los astilleros cantábricos, y en el siglo XVI se alcanzó un afta grado de deforestación por las construcciones navales en España y Portugal.

La silvicultura descontrolada

A finales de la primera guerra mundial, el advenimiento de la navegación comercial barata permitió transportar fácilmente la madera desde los trópicos y también desde los grandes bosques perennifolios de Siberia, Canadá y Escandinavia. Los bosques se veían como reservas inagotables de madera y, si la velocidad de la tala de los árboles no superara la velocidad de crecimiento, los bosques serían efectivamente fuentes renovables.



Al llegar la década de los 50, la mayoría de los países europeos tenían ya déficits en algunas o en todas las maderas originarias del lugar, y entonces las selvas vírgenes del mundo fueron incorporadas a la producción en gran escala. Esto fue particularmente cierto en el caso de los bosques tropicales.

En la búsqueda de especies como la caoba, la teca, el pino, el abeto, el palo de rosa y el sándalo, se han destrozado áreas inmensas para conseguir una pequeña cantidad de árboles valiosos. La proporción entre una especie de árbol comercialmente útil y una especie de árbol comercialmente inútil es a menudo de uno a cien. Los intentos de repoblar estas áreas taladas han sido variables.

En los peores casos se permite la regeneración lo mejor posible, pero con el agravante de que los árboles comercialmente significativos han sido eliminados y, por lo tanto, no hay fuentes de semillas que permitan que una secuencia completa de especies empiece la sucesión forestal de nuevo. Los suelos, particularmente los suelos tropicales, han sido severamente erosionados por la deforestación.

En los trópicos es donde la ausencia de una política coordinada de silvicultura ha tenido peores consecuencias, con una tala anual de 120.000 km2. La explotación forestal comercial a menudo ha ido seguida de la quema de los desperdicios del bosque, para estimular el crecimiento de hierbas —en lugar de árboles— con el objeto de introducir ganado. Allí donde los bosques tropicales se han talado, el suelo es normalmente demasiado fino como para soportar la agricultura durante mucho tiempo, e incluso la hierba para pasturas sólo puede subsistir durante unos tres años.

elogios importantes para la mujer

La silvicultura controlada

Sólo en una pequeña proporción de los bosques del mundo existen planes de control forestal. La Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO) ha estimado que sólo existen planes en el 23% de los bosques. Los planes de control son necesarios para coordinar la repoblación, el desbroce, la protección contra las enfermedades, la fertilización y, finalmente, la recogida y la venta de la madera.

Como los árboles tardan hasta cien años en alcanzar el tamaño adecuado para las serrerías, la inversión privada en la silvicultura debe ser estimulada, normalmente a través de ayudas gubernamentales, para cubrir los gastos de establecimiento del bosque. A veces se conceden también bonificaciones fiscales sobre las ganancias obtenidas por la venta de madera.

Como alternativa, el gobierno de un país puede establecer su propio departamento de silvicultura, para que se responsabilice eficazmente del control de los recursos forestales. En algunos países, el control forestal se interpreta en un sentido mucho más amplio y abarca el control de la naturaleza, el control de la divisoria de aguas, la prevención de la erosión del suelo y la provisión de áreas recreativas y de descanso.

Los bosques controlados se diferencian en casi todas sus facetas de los bosques naturales. Se plantan masivamente una o dos especies en bloques que forman bosques de la misma edad, más fáciles de controlar que el bosque natural, altamente variable. En las latitudes templadas, predominan en la actualidad las piceas, los pinos, los abetos y los eucaliptos, con especies seleccionadas por la velocidad y la cantidad de producción de madera. Los árboles se plantan muy cerca el uno del otro para asegurar un crecimiento recto, lo cual es necesario para el manejo y procesamiento mecanizado de la madera.

Las especies plantadas en un área determinada, a menudo son coniferas exóticas, es decir que no son especies originarias. Se recurre a las especies exóticas porque presentan con frecuencia una mayor velocidad de crecimiento que las especies originarias. Producen madera de árboles perennifolios, muy solicitada para su conversión en pasta de papel. Sin embargo, al no ser originarias, las plantaciones de este tipo no pueden sustentar a las aves, insectos y mamíferos nativos, que estaban adaptados a la vegetación del área antes de la repoblación forestal. De esta forma, incluso la silvicultura controlada puede destruir ecosistemas delicados.

La deforestación en Europa

La deforestación consiste en la conversión del bosque para otras actividades humanas, como la agricultura y la ganadería, la industria y el uso intensivo para pasta de papel y madera. En Europa este proceso comenzó de forma significativa a partir de mediados del siglo XVI. Los bosques se transformaron poco a poco en cultivos y pastizales.

Hoy día, estos bosques primarios se encuentran reducidos a solo el 2% del territorio y los cosques actuales tienen muy poca similitud con aquellos porque se ha reducido considerablemente la biodiversidad. Sin embargo, en algunos países, como Finlandia y Suecia, la industria forestal es la base de su economía y más del 60% de su territorio es bosque.

La deforestación de los bosques tropicales

La deforestación de los bosques tropicales produce un fuerte impacto ambiental, ya que no suelen ser terneros adecuados para la agricultura y la ganadería a largo plazo y se degradan rápidamente.

Antiguamente los clareos de los bosques tropicales e realizaban para construir casas y campos de cultivo equellos. Este hecho no perturbaba el equilibrio ecológico por tanto, no era preocupante. Pero con la llegada le los europeos, hace unos 500 años, al Nuevo Mundo, os bosques fueron esquilmándose, y se convirtieron n muchos casos en zonas para usos agrícolas y ganaderos. Hoy día, la deforestación afecta a áreas mucho más amplias se realiza con una fuerte intensidad.

La longevidad de las plantas

Hay plantas, como las hierbas, que suelen vivir solo un año, pero los árboles son mucho más longevos: la mayoría viven varios siglos y algunos incluso superan los mil años. Se estima que la mayor secuoya de California, la llamada «General Sherman», tiene más de 3.500 años.

Hay pocos métodos para conocer la edad de los animales o plantas, sobre todo si son muy longevos.

Pero un método para saber la edad de un árbol consiste en contar los anillos de su tronco. En un tronco cortado se pueden ver los anillos de crecimiento. Cada anillo corresponde a un año.

La tala abusiva en bosques tropicales. En Brasil, Colombia, México, Zaire, Nigeria, India, Malasia, Indonesia y Tailandia se produce el 76% le la deforestación mundial.

Los bosques contribuyen al mantenimiento de la biodiversidad, al mantenimiento del clima local y global y al desarrollo económico y social de los se humanos.

Los bosques de Nueva Zelanda, reliquias del pasado

La cobertura vegetal de Nueva Zelanda, a pesar de la presión humana que ha destruido grandes superficies mediante incendios, roturaciones y talas, conserva aún zonas de bosque autóctono, que son verdaderas reliquias del pasado.

En el noroeste, la región más cálida, hay selva subtropical, donde la vegetación es exuberante y existen eóormes masas de árboles de distintas especies. Entre ellos destacan gigantescos ejemplares de kaurfes (género Agathis). En el sudoeste del país, donde las lluvias son más fuertes, hay un bosque de hayas antárticas (Nothofagus), y en el centro de las islas, un bosque de la conífera Podocarpus con abundante matorral.

Nueva Zelanda posee un antiguo interés por la protección de su medio natural (su primer parque nacional se creó en el año 1892) y la UNESCO ha declarado Patrimonio de la Humanidad más del 5% de su territorio.

La dehesa

La dehesa es una forma de explotación de los recursos por el ser humano a partir del bosque mediterráneo. Se utiliza un sistema basado en el monte, el cultivo y el pasto. Las dehesas cubren actualmente casi dos millones de hectáreas en el suroeste de España.

El monte alberga especies como la encina, el enebro y la coscoja, y en lugares templados se puede encontrar el algarrobo, el alcornoque y el fresno. Todos estos árboles proporcionan estabilidad a este sistema, y además es una gran fuente de recursos alimentarios para el ganado (cerdos, cabras, vacas y caballos) y para animales silvestres como liebres, conejos o ciervos. Se suelen alimentar de bellotas, pastos y brotes tiernos o ramón. Otro recurso importante es la producción de leña, que se destina principalmente a la transformación en catán vegetal.

Los cultivos son de secano, principalmente cereales (trigo y cebada) y girasol. Las parcelas no se cultivan anualmente, sino como mínimo cada dos años.

Los pastizales son los recursos más importantes en las dehesas. Su productividad varía mucho y depende de las condiciones metereológicas. Se establecen en los lugares donde se abandona el cultivo. Así se recupera el suelo y se abona gracias a los animales que allí pastan.

Un bosque de coníferas controlado:

Ciclo de vida típico en un país desarrollado

Semana 0: Se toman las células de un árbol padre ideal para el clonaje. Las «células hijas» se cultivan en un laboratorio y a continuación se transfieren a una «cámara de crecimiento» para lograr un crecimiento rápido.

Semana 24: Los brotes se transfieren al invernadero para su «endurecimiento».

18 meses: Comienza en el bosque la plantación a mano. El lugar ha sido arado y los árboles jóvenes se plantan en los surcos. Es normal una densidad de plantación de 2S0.000 árboles/km².

2-5 años: Desbroce periódico de la vegetación competitiva hasta que los árboles son lo suficientemente altos (2 m) para eliminar a sus competidores con su propia sombra.

10-20 años: Tala gradual de los árboles más débiles para conseguir una densidad media de 150.000 árboles/km2. Rociado aéreo periódico de pesticidas para el control de las enfermedades. En suelos inférttles también se puede llevar a cabo el rociado aéreo con fertilizantes.

30 años en adelante: Obtención de la primera madera vendible destinada a las fábricas de pasta. El tamaño mínimo para el aserrado es aproximadamente de 80 mm de diámetro y I m de longitud. Los pesticidas se aplican cuando hacen falta. Continúa la tala mientras el bosque madura hasta que aproximadamente a los 60 años sólo quedan 30.000 árboles/km2. Sólo se vende la madera de los troncos rectos; a la restante se le permite descomponerse en el suelo del bosque.

60 años en adelante: El bosque se puede «talar», es decir, se eliminan todos los árboles que siguen allí y se ara de nuevo la tierra a fin de prepararla para la siguiente plantación de árboles. Como alternativa, los árboles maduros se pueden mezclar con árboles que toleran la sombra para crear un bosque de apariencia más natural.

Fuente Consultada:
Enciclopedia del Estudiante Tomo14 Ecología – Wikipedia – Encarta –
Enciclopedia Temática Guinnes – La Nación – La Sivicultura

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------