BURULI, causas y tratamiento enfermedad tropical Historia Epidmias






BURULI: Causas y Tratamiento – Enfermedad Tropical

La úlcera de Buruli (UB) es una de las enfermedades tropicales más desatendidas, aunque tiene tratamiento. Su causa es la infección por Mycobacterium ulcerans, microorganismo que pertenece a la familia de las bacterias causantes de la tuberculosis y la lepra.

Los pacientes que no reciben tratamiento rápidamente sufren a menudo discapacidades funcionales, tales como limitación del movimiento articular, además de los evidentes problemas cosméticos. Se han descrito casos de úlcera de Buruli en 30 países de África, las Américas, Asia y Pacífico Occidental, sobre todo en las regiones tropicales y subtropicales.

La úlcera de BuruliCuando los enormes esfuerzos realizados por la OMS para erradicar la lepra resultaron insuficientes, por la renovación permanente de brotes en diferentes partes del mundo, un nuevo actor aparece en escena preocupando notablemente a la comunidad científica internacional: el Buruli.

Bautizado así por investigadores ingleses en el año 1960, debe su nombre a la región ugandesa de Buruli. Otras denominaciones de la enfermedad son: úlcera de la paratuberculosis, micobacteriosis atípica, Kakerifu,Kasongo o úlceras Bairnsdale. Se la llama también germen antropófago por las serias lesiones que provoca en el hombre cuando lo infecta.

Fue detectada por primera vez en tierras africanas, y se identificó el agente productor de la enfermeda como Mycobacterium ulcerans. Todo parece indicar que la deforestación y destrucción de la selva tropical realizarla por el hombre despertó a la bacteria y atacó a la población con mucha virulencia, amenazando seriamente a todos los habitantes de este continente así como también a gran parte de Asia, Oceanía, América Central y Sudamérica (Bolivia, Perú y Brasil). Este terrible flagelo parece ser pariente directo de la lepra y la tuberculosis.

Se convierte en una versión virulenta que se conoció en diferentes centros hospitalarios de la región en la década de 1990 y que ataca la epidermis y endodermis del individuo provocando serias lesiones y creando un estado incipiente de gangrena. Emmanuel Eben-Moussi, representante de la OMS en Costa de Marfil, afirmó con pesar que “cuando todo parecía indicar que podíamos liberamos de la lepra, aparece este nuevo y mortal enemigo para el nuevo milenio”.

En 1897, Sir Albert Cook, médico británico que trabajaba en el Hospital Mengo de Kampala (Uganda), describió úlceras cutáneas compatibles con la UB. En 1948, el profesor Peter MacCallum y sus colaboradores hicieron una descripción detallada de la enfermedad en seis pacientes de la zona de Bairnsdale, cercana a Melbourne (Australia), y fueron los primeros que aislaron el microorganismo causante: M. ulcerans.

Generalmente, las personas afectadas mueren por las múltiples infecciones ocasionadas. Al principio, la enfermedad se presenta como una leve inflamación de la zona afectada que luego se transforma en una úlcera rodeada de anillos amarillos y negros, colores que adopta el tejido necrosado y muerto. La terapia indicada para esta etapa es la extirpación de la región comprometida, pero el avance de la enfermedad concluye con la amputación del miembro como único medio de curación.

A pesar de que el total de casos infectados es desconocido por la ciencia médica, los investigadores intentan que la OMS catalogue el Buruli como una de las prioridades, colocándolo a la par de la malaria y la fiebre amarilla. Voluntarios de Italia y Canadá dirigen centros de salud similares a las colonias de leprosos establecidas por pioneros como Albert Schweitzer a comienzos de siglo, pero dada la intensidad de los casos, rápidamente se quedan sin fondos para continuar con su misión.

Fuente Consultada: Grandes Catástrofes de la Historia – Educación Para La Salud





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *