Los Genes en la Transmisión de la Herencia o Caracteres Físicos



Los Genes: Transmisión de la Herencia Y Caracteres 

Que los niños hablen la misma lengua que sus padres es una cuestión educacional En cambio nada se puede hacer para que sus rasgos sean parecidos: es una cuestión genética.

“Padre e hijo son como dos gotas de agua”. “Es igual que su madre”. Los niños escuchan este tipo de comentarios con frecuencia. El parecido familiar no es ninguna casualidad, pues se determina genéticamente. Desde la unión del óvulo y el espermatozoide se establecen los caracteres hereditarios que se van a otorgar al hijo y que se reparten ambos progenitores a medias. Las características que posee el recién nacido, como por ejemplo los rasgos faciales y la estructura corporal, se van haciendo más patentes en el transcurso de su desarrollo.

Los transmisores de estas características hereditarias son los núcleos de las células sexuales, los gametos. Todas las células corporales tienen almacenado en sus núcleos el programa genético completo que transmite estas características. Sin embargo, en estas células el programa no está activo. Sólo se marcan —o se expresan, como dicen los genetistas— los pequeños elementos de la información genética que necesitan las células para desarrollar su función, sean células musculares o de la piel.

Sólo en las células sexuales se encuentra activo el aparato genético completo, que en los seres humanos se organiza en 23 pares de cromosomas. A diferencia del resto de las células corporales, los gametos poseen una disposición simple de cromosomas porque el óvulo y el espermatozoide tienen una sola misión: mezclarse en la fecundación para intercambiar su material genético. De este modo se encuentran las hileras de cromosomas y se unen con los cromosomas de la otra célula.

BAILE GENÉTICO Este acontecimiento, llamado “cruce”, transcurre como si fuera un baile genético con normas estrictas y codificadas. El resultado es conocido con el nombre de cigoto, está dotado de 46 cromosomas combinados y comienza rápidamente a dividirse- Nace un ser con las características del padre y de la madre y uno sólo de entre los nuevos 1.500 rasgos característicos posibles: el fenotipo. Pero ¿cómo se almacenan estas características y rasgos en la masa hereditaria? Los cromosomas —formaciones microscópicas en hilera que constituyen la mayor parte del núcleo celular— se componen de genes, porciones del auténtico transmisor de la información hereditaria, el ácido desoxirribonucleico (ADN).

En estas gigantescas moléculas espirales de doble haz se encuentra almacenada toda la información genética. Esta información archivada en el ADN se denomina soporte hereditario o genotipo. El genotipo se encuentra codificado en un tipo de estructura que se denomina según una nomenclatura que no incluye más de cuatro letras: las bases de ácidos nucleicos adenina, timina, citosina y guanina. El orden de estos elementos determina la información genética completa sobre las características corporales que se encuentran inscritas en el ADN.

Para cada característica existe una doble formación cromosómica de dos genes, que también se denominan alelos —uno del padre y otro de la madre—, pero solamente uno de estos dos se manifiesta como cualidad corporal externa al ser dominante. El otro rasgo almacenado en el otro cromosoma, y que no tiene manifestación externa, es susceptible de ser transmitido genéticamente, pero sólo se constituirá como rasgo externo, o fenotipo, cuando su pareja en la reproducción sea portadora de esa misma propiedad hereditaria. En este caso se llama gen recesivo o escondido, Por ejemplo, el pelo rubio se transmite de este modo; su variante dominante es el pelo negro.

LA ELECCIÓN DE PAREJA En la selección de las cualidades que van a ser transmitidas en la herencia no sólo participan factores genéticos. La elección de pareja está influida también subconscientemente por los padres y familiares cercanos.

Se buscan parejas que de algún modo se asemejen física y espiritualmente a nuestros progenitores. Así se han ido constituyendo los grandes grupos con características y rasgos corporales semejantes que se denominan razas. Por ejemplo, en Nueva Guinea se han descubierto numerosas tribus aisladas con apariencia y color de piel muy diferentes que escogen pareja siempre dentro de su tribu.

Una transmisión hereditaria poco habitual se encuentra en Cuba. Debido a la fuerte mezcla genética de rasgos claros y oscuros (blancos y negros), puede darse el caso de que varios hermanos tengan colores de piel distintos, desde el blanco al marrón oscuro.

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------