Relación entre Hormigas y los Pulgones Control de Huevos



Relación entre Hormigas y los Pulgones

Animales domesticadores: El hombre ha domesticado una gran cantidad de animales, desde búfalos hasta yacs. A algunos los mantiene por el valor de su lana o cuero, a otros por el de su carne, leche, huevos y otros productos. La domesticación de un animal por otro, crea una forma de cooperación entre dos especies. Por ejemplo, una vaca deja que un hombre la ordeñe y la mantenga junto con otras en un rebaño. Y en retribución, el hombre le proporciona todo el alimento y abrigo que la vaca requiere.

Comparando esta cosntumbre con las hormigas, para algunos entomólogos han afirmado que los hormigueros, con su diferenciación en clases y estamentos, son la organización social más parecida a las civilizaciones humanas.

Un ejército de hormigas rojas ataca un hormiguero, penetra en él y arrebata gran número de huevos o larvas, que luego convierte en esclavas al llegar aquéllas a su píen: desarrollo. Las hormigas ordeñan a los pulgones acariciando su espalda con las antenas, y el líquido segregado por éstos sirve para alimentar a las ninfas .

Algunos hormigueros incluso poseen su rebaño particular de pulgones. Un entomólogo ha llegado a afirmar que una especie de hormigas de Texas cultivaban, plantando y recogiendo, una especie mny diminuta de arroz. ¿Asombroso?.

Las luchas entre hormigas no se parecen en nada al combate individual de dos leones en celo o de los ciervos cuando han de escoger pareja. En nuestro caso, los contendientes son ejércitos formados por millares de guerreros que avanzan en orden de batalla, al final de la cual resultan innumerables esclavos además del botín conseguido al saquear el hormiguero del vencido.

DOMESTICACIÓN Y ESCLAVITUD: Hay varias especies de hormigas que mantienen a otros insectos como «ganado» doméstico. Este ganado lo constituyen unas moscas pequeñísimas, verdes o negras, llamadas áfidos.

Los áfidos viven de sorber la savia de las plantas, y a su vez segregan una sustancia dulce, azucarada, que las hormigas encuentran muy sabrosa. Las hormigas obtienen este néctar lamiendo los cuerpos de los áfidos, esto es, «ordeñándolos».

hormiga áfidos

Algunas hormigas se conforman con ordeñar a los áfidos cada vez que los encuentran, pero hay especies más sistemáticas para obtener el jugo de los áfidos, que mantienen rebaños de ganado, ya sea sobre ramitas o en establos de tierra formados alrededor de las raíces de las plantas.

Las hormigas mantienen a los áfidos junto a una buena provisión de alimentos, y son capaces de luchar para protegerlos de los ataques de enemigos tales como la larva de las «vaquitas de San Antonio» o coccinelas.



En invierno, las hormigas recogen los huevos que ponen las hembras de los áfidos, y los llevan a sus nidos mientras dura el frío. Cuando al llegar la primavera salen los pulgones de los huevos, los sacan a pastar sobre sus plantas favoritas. Aun entonces las hormigas continúan llevando por las tardes a su rebaño de vuelta al hormiguero, hasta que el tiempo sea suficientemente cálido como para poderlo dejar afuera sin peligro.

La domesticación de los animales por parte del hombre se considera como una conducta económica normal. Pero la esclavitud, es decir, la posesión de los hombres por otros hombres, se considera moralmente injusta. La esclavitud tiene una larga historia en la humanidad, pero fue practicada en primer lugar por las hormigas.

Al igual que los perros pastores, las hormigas lecheras dirigen y protegen a su rebaño de saltonas que les proporcionan una especie de miel.

Hay diversas variedades de poseedoras de esclavos. La especie más totalmente adaptada a la esclavitud es la Polyergus, que no puede vivir sin ellos. Las obreras Polyergus tienen mandíbulas perfectamente adaptadas para la lucha, pero no para alimentarse.

Son absolutamente incapaces de alimentarse a sí mismas y se ven obligadas a capturar esclavos y a ser alimentadas por ellos para subsistir. Los soldados Polyergus hacen cacerías de esclavos durante las horas más calurosas de la tarde. Marchan en grandes columnas, algunas de varios centímetros de ancho, para saquear los hormigueros de una pacífica especie de hormiga, la Fórmica fusca.

La Fusca intenta defenderse, pero casi siempre es vencida, y la victoriosa Polyergus se lleva las crisálidas de sus víctimas. Cuando las ninfas se transforman en adultos después de su período de metamorfosis deben trabajar como esclavas al servicio de sus amos Polyergus.

hormiga ataca una larva de otra raza

 La sociedad esclavista del mundo de las hormigas. Las larvas de la pacífica Fórmica fusca son arrebatadas por los feroces asaltantes del ejército de las  Polyergus  para  convertirlas  en  futuras  esclavas.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------