Biografia de Francisco I Sforza Duque de Milán



Biografía de Francisco I Sforza Duque de Milán

La historia de los condottieri italianos se halla resumida, de modo brillantísimo, en la vida de Francisco Sforza, el más genial hombre de guerra italiano del siglo XV, cuyos bechos de armas, junto con una gran sagacidad política y una intuición realmente portentosa, le valieron ascender, casi de la nada, al trono ducal de Milán.

Nació en San Miniato el 23 de julio de 1401, hijo natural de Mucio Sforza y de una tal Lucía. A los doce años su padre le reclamó junto a sí en el reino de Ñapóles para instruirle en el arte militar.

Francisco Sforza
Francesco I Sforza fue un condotiero italiano, fundador de la dinastía Sforza en Milán.
Fecha de nacimiento: 23 de julio de 1401, San Miniato, Italia
Fallecimiento: 8 de marzo de 1466, Milán, Italia
Cónyuge: Bianca Maria Visconti (m. 1441)
Hijos: Ludovico Sforza, Galeazzo María Sforza, Ascanio Sforza,

A los dieciséis pasmó a los veteranos en la acción de Toscanella. Al servicio de los Anjou y de la reina Juana, reconquistó Nápoles valiéndose del dinero.

El gobernador Caldora le dio la mano de su hija, y juntos suegro y yerno, ambos en apoyo de los intereses de la mencionada soberana, infligieron al célebre condottiero Braccio da Montone la decisiva derrota de Aquila (1424).

Estas acciones propagaron la fama del joven Sforza por toda la península. Precisamente, por aquella época el duque Felipe María Visconti buscaba una espada que substituyera a la de Carmagnola en su lucha contra los venecianos, el emperador y el papa.

Francisco aceptó la oferta, pero a cambio de tener plena autoridad en el mando y de recibir la mano de Blanca María, heredera del duque. En marzo de 1431 obtenía una rotunda victoria sobre los venecianos en Soncino.

Después de la paz de Ferrara (1433), el Visconti dirigió las ambiciones de Francisco Sforza, cuya presencia no le era muy grata, hacia los Estados Pontificios. Su previsión resultó en parte acertada y en parte errónea.

Pues si bien Francisco se apoderó en pocos días de la marca de Ancona, el papa Eugenio IV se lo atrajo a su bando invistiéndole de aquel marquesado con el título de gonfalionero de la Iglesia (1434).

Entre 1434 y 1441 Sforza luchó en general contra su futuro suegro y al servicio de la causa de Florencia y Venecia. Pero aunque tuvo ocasión de aniquilar el poder de los Visconti en Lombardía, jamás se dejó arrebatar por un sentimiento de odio que, en definitiva, podía ser fatal para sus ulteriores progresos políticos.

Entre sus acciones de armas de este período destacan la victoria alcanzada en Barga (1437) sobre el Piccini-no, nuevo condottiero de Felipe María, la afortunada campaña realizada en Apulia contra los aragoneses en las luchas entre Alfonso V y Renato de Anjou (1438), y, por último, la reconquista de las posesiones de Venecia en el Po sobre el duque de Milán.



En 1441 éste se atrajo de nuevo a Sforza, dándole efectivamente a su hija en matrimonio. Pero la avenencia entre el duque y su yerno era pasajera, pues el Visconti era un ambicioso insatisfecho y el Sforza, en cambio, preconizaba una política de equilibrio.

Esta disparidad de criterios se complicó con una acción del papa Eugenio IV, el cual en 1442 desposeyó a Francisco de su marca de Ancona. La bravura del condottiero le permitió reconquistar sus posesiones en 1444, después de las victorias de Monte Loro y Montolmo, aunque dos años más tarde había de refugiarse en Urbino, debido al número de los poderosos enemigos que le rodeaban.

Supo resolver esta crítica situación con gran habilidad: reconcilióse con Felipe María Visconti y con el papa Nicolás V (marzo de 1447), a cambio de renunciar a la marca de Ancona. ¡ Ya era hora! La muerte de su suegro (13 de agosto de 1447) abría la sucesión al ducado de Milán, ambicionado por Carlos de Orleans, el duque de Saboya y Alfonso V de Aragón.

Entre tantos rivales, Francisco supo maniobrar con gran habilidad, tanto más necesaria cuanto Milán se había erigido en república Ambrosiana. Al servicio de ésta, Sforza derrotó a los venecianos en Caravaggio (1448).

Luego, cuando los milaneses estuvieron cansados de la anarquía republicana, recogió el fruto de su sagacidad. El 26 de febrero de 1450 entraba en Milán, aclamado como duque y sucesor del Visconti.

Este título le fue discutido por Venecia, Saboya y Aragón. Estalló una lucha que duró cuatro años, al cabo de los cuales la paz de Lodi le reconoció su posesión ducal (9 de abril de 1454), aunque a condición de renunciar a Bérgamo, Brescia, Verona y Vicenza.

Ulteriormente, el Sforza vivió en buena armonía con los principales Estados italianos, en particular con Nápoles y con Francia. Esta última amistad le permitió adueñarse de Savona y Genova en 1464.

El 8 de marzo de 1466, moría el mayor de los condottieri italianos.

fuente

OTRAS BIOGRAFIAS PARA INFORMARSE:
Biografia Eduardo II
Biografia de Alfonso XI de Castilla
Biografia de Carlos V de Francia
Biografia Juan II de Francia
Biografia de Eduardo El Príncipe Negro
Biografia de Enrique II de Castilla
Biografia de Juan I de Castilla
Biografia de Juan V Paleologo



juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------