Elefante Africano y Asiatico Diferencias y Características



Elefante Africano y Asiático
Diferencias y Características

Los elefantes verdaderos (incluyendo los famosos mamutes) fueron los últimos proboscidios (tienen trompa) que aparecieron. Los fósiles más antiguos provienen de rocas del plioceno, en la India, y tienen menos de diez millones de años.

Los elefantes se distinguen fácilmente de la mayoría de los mastodontes, por su cabeza más alta, la mandíbula inferior más corta y sin colmillos, y especialmente por la estructura de los dientes molares. Los molares de los mastodontes —varios en cada mandíbula—, tienen una forma característica, con picos.

En los elefantes, son enormes y están formados por placas de esmalte y dentina, separadas por cemento. Nunca se han encontrado más de cuatro dientes (dos arriba y dos abajo) en las mandíbulas de los elefantes, excepto en los más primitivos. Los verdaderos elefantes no proceden de los mastodontes, y se ignora su origen. El tipo más antiguo que se conoce se ha llamado Stegodon, y sus descendientes parecen haber seguido dos líneas: una condujo al elefante africano, y otra, a los mamutes y al elefante asiático.

Se sabe que existieron mamutes de varias especies diferentes, pero no son muy distintos del elefante asiático o indio. El mamut lanudo de las Edades Glaciales del pleisto-ceno es el más conocido. Las pinturas rupestres del hombre prehistórico representan con frecuencia este animal. Se han descubierto huesos, e incluso animales completos congelados, en el suelo de la tundra de Siberia. La carne de uno de estos animales congelados estaba lo bastante fresca como para ser consumida, aunque tenía varios miles de años.

El mamut lanudo estaba cubierto por pelo largo, como indica su nombre. Esto le permitió vivir en el clima frío de la Edad Glacial. Los colmillos del animal adulto eran enormes estructuras curvadas, que a veces se unían para formar un círculo grande. Es difícil imaginar para qué les servirían; tal vez los usaban para apartar la nieve de la vegetación.

elefante antiguo

«Moeritherium», el proboscidio más primitivo que se conoce. Sus restos se han encontrado en rocas del eoceno, en Egipto. La posición de los ojos y de los orificios nasales indican que el animal vivió en  charcos,  como  el  hipopótamo  actual.

ELEFANTES  DE  HOY
De todo el gran número de proboscidios que han existido, sólo dos géneros, con tres especies, viven en la actualidad: el elefante africano (Loxodonta africana y Loxodonta cyclotis) y el elefante indio o asiático (Ezephas maximus), que se diferencian en varios detalles. Hasta el principio de este siglo, incluso   estas   especies   estaban   en   peligro de extinguirse. Ahora se les ha concedido cierta protección, y aumentan en número otra  vez.

elefante africanoelefante asiatico
Elefante AfricanoElefante Asiático

Lo más característico de los elefantes es su tamaño. Un elefante africano puede llegar a crecer más de tres metros de altura y pesar siete toneladas. El elefante indio es ligeramente más pequeño. Hay otras subespecies, tales como el elefante africano de la selva, que sólo alcanza dos metros cuarenta centímetros de altura.

Los elefantes son, con mucho, los animales terrestres más grandes. Las jirafas son más altas que ellos, pero sólo por sus cuellos largos y delgados. Para sostener su gran peso, los elefantes tienen enormes patas en forma de columnas, que les dan un aspecto torpe. Sin embargo, pueden correr a bastante velocidad y sin hacer ruido.



Tienen una especie de almohada de tejido bajo sus pies, que hace que sus pisadas sean silenciosas. Se logra amaestrar a los elefantes para que levanten las patas, pero no pueden saltar en absoluto, ya que la estructura de sus extremidades no es adecuada para realizar tales ejercicios.

diferencia elefante africano y asiatico

El cráneo es grande, pero relativamente ligero. Los huesos están llenos de cavidades y canales (sinus), que contienen aire. Sin esas cavidades, el animal no podría, levantar la cabeza, porque, en un elefante grande, sólo los grandes incisivos superiores, mal llamados colmillos, pueden pesar 150 kilos.

El cerebro es grande, aunque no én relación con el tamaño del cuerpo. El elefante es un animal inteligente, cuya memoria es una característica bien conocida. Los sentidos del olfato y del oído los tiene bien desarrollados. La trompa del elefante actúa como otra extremidad especialmente útil.

Le permite tomar alimentos del suelo y de los árboles, y también la utiliza para beber, ya que succiona el agua con ella, pasándola luego a la boca. La trompa está formada por muchas bandas de músculos, y se puede acortar y alargar, o curvarse en cualquier dirección. Es de una extraordinaria sensibilidad al tacto, especialmente en la punta. Es conocida la habilidad del elefante para tomar una moneda del suelo y ponerla en el bolsillo de su guardián.

El elefante es vegetariano, y cuando esta completamente desarrollado, puede comer en un día hasta 250 Kg. de hierba y hojas. No resulta sorprendente, pues, que devasten los sitios en que viven, cuando se concentran muchos en pequeñas zonas. Sin embargo, la digestión del elefante no es muy buena, porque en las heces se encuentra gran cantidad de material vegetal no alterado, a pesar de las enormes superficies trituradoras de sus molares.

Sólo tienen un molar a la vez en plena función, en cada mitad de las mandíbulas. Estos dientes están formados por placas de esmalte y dentina, que sobresalen como crestas sobre el cemento y constituyen las superficies trituradoras. A medida que el molar se desgasta, va siendo sustituido por otro, que crece debajo.

El diente viejo se absorbe de modo gradual dentro del cuerpo, y los últimos restos caen. Durante su vida, al elefante le salen sólo veinticuatro molares, seis por cada mitad de mandíbula. Si los últimos dientes se desgastaran, el animal moriría de hambre, puesto que no podría alimentarse. Sin embargo, casi todos los elefantes mueren por otras causas, antes de llegar a esta situación. En estado salvaje, el elefante alcanza, por término medio, los cincuenta años.

Se ha hablado mucho de «cementerios» de elefantes, a los que se supone que van a morir. No hay razones para pensar que tengan ninguna existencia real; los «cementerios» que a veces se han encontrado son debidos, casi seguramente, a una enfermedad, tal como el ántrax, que ha exterminado a toda una manada a la vez. El instinto gregario es muy fuerte en los elefantes y, normalmente, viven en grupos familiares, conducidos, en la mayoría de los casos, por uña hembra.

El grupo puede consistir en un número de hembras emparentadas, con sus crías y algunos machos. Durante los períodos secos, los grupos se unen, formando grandes manadas. Emigran con frecuencia, y son magníficos nadadores. El elefante domesticado puede realizar muchos trabajos; así, en la India es un valioso auxiliar del hombre.



Contrariamente a la creencia popular, el elefante africano también puede ser amaestrado. Los elefantes que utilizaron las tropas cartaginesas eran, probablemente, de origen africano. No’ es cierta la fábula de que los elefantes tienen las uñas de color rosa.

Estos animales tienen una fuerza enorme y son muy útiles para el trasporte de madera en zonas accidentadas. Los elefantes africanos también se pueden amaestrar para el trabajo, pero se los domestica con menos frecuencia que a sus primos  indios.

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA N°124 Los Elefantes y Sus Antepasados
Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias
imagen truco limonimagen cazar serpienteimagen depositos acertijo


noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------