Primeros Gobiernos Conservadores Paz y Administracion Positivismo



Gobiernos Conservadores – Paz y Administración – El Positivismo
gobiernos conservadores de argentina

La república conservadora: A partir de 1880 diversos intelectuales destacados se multiplicaron. Lucio Mansilla, Eugenio Cambaceres, Lucio V. López, Julián Martel, Miguel Cané, Eduardo Wilde y Paul Groussac fueron algunos de los más sobresalientes miembros de la llamada Generación del Ochenta.

Estos hombres, de ideas liberales, estaban ansiosos de dejar atrás el pasado al que asociaban con el mundo colonial y español. Los integrantes de esta Generación del Ochenta creían devotamente en el progreso (positivismo) y en el liberalismo como herramienta ideológica para su logro. Este liberalismo no necesariamente era antirreligioso, aunque se estimaba que la Iglesia debía ocuparse exclusivamente de las cuestiones de la fe.

El objetivo de estos hombres fue colocar a la Argentina entre las naciones más avanzada de la época. Por esta razón, estimaban que el país debía desprenderse de su pasado hispánico y de sus tradiciones criollas. Estos intelectuales eran, en efecto, profundamente cosmopolitas y admiraban a países como Inglaterra y Francia. Sin embargo, no debe creerse que desestimaban las posturas nacionalistas.

Por el contrario, eran férreos defensores de lo que llamaban «la identidad nacional”, aunque no la identificaran, como sucedería unas décadas más tarde, con el criollismo o el hispanismo. Más bien, fueron ellos quienes comenzaron a advertir acerca de las dificultades que, para la conformación de una identidad nacional, podría originar la llegada de inmigrantes en masa Para evitar este riesgo, proponían incentivar la enseñanza y los rituales patrióticos en las escuelas.

A partir de la crisis de 1890 surgieron las oposiciones al régimen, como la Unión Cívica Radical luchaba por la limpieza electoral y contra la corrupción.

CRISIS 1890: ¿Cómo se desencadena una crisis y cómo se sale de ella?
Al margen de las variaciones coyunturales, el funcionamiento es semejante en todas. Tomamos como ejemplo la crisis de 1890, por ser la más significativa del período.

Cuando Julio A. Roca dejó la presidencia en 1886, la administración pública contaba con instrumentos importantes para organizar la economía, como las mencionadas leyes monetarias. La breve crisis de 1885 fue zanjada con relativa facilidad. En 1886, Miguel Juárez Celman asumió la presidencia, dispuesto a lanzar al país hacia el progreso y la modernización.

Para cumplir con tales objetivos, atrajo a los inversionistas extranjeros y los ferrocarriles se extendieron a lo largo de 12.475 Km. (1891). Paralelamente se expandió el crédito y el consumo de bienes suntuarios aumentó en forma desproporcionada. Las importaciones de bienes de consumo ascendieron al 83% de las exportaciones en 1889. Las especulaciones con las tierras y en la Bolsa llegaron a extremos nunca vistos. Los negociados y la corrupción en el gobierno también.

La especulación se generalizó; cualquier cosa se compraba y se vendía por el doble de su valor, hasta que los precios perdieron toda relación con el verdadero costo de lo que se cambiaba. Hubo una emisión indiscriminada de billetes sin respaldo e inclusive el gobierno dispuso emisiones clandestinas. Todo esto provocó inflación.



La economía era como un globo que se inflaba desconectado de las posibilidades reales: el sector financiero se sobredimensionó con respecto al aparato productivo que era su base real.

La consolidación del Estado, como logro de este período, llevó a un segundo debate en la sociedad argentina: la función del Estado. En el modelo económico que se implemento alternaron el laissez-faire propio del liberalismo económico con los emprendimientos y la intervención del Estado provenientes del paternalismo político, ambos influidos por la realidad de un país nuevo en el que «todo estaba por hacerse». El proyecto cíe transformación acelerada fue impulsado por la idea de progreso.

El mayor emprendimiento, entonces, fue la modernización, que se puede resumir en:
– Adecuar la economía y ajustar la complementación con Europa.
– Obtener mano de obra para la agricultura y población para los espacios vacíos; o sea, inmigración, preferentemente blanca.
– Crear condiciones favorables para el establecimiento cíe los inmigrantes y para la reconversión económica (de país ganadero a país agroganadero).
– Asegurar el control político a la clase dirigente criolla.
– Afirmar y difundir el pensamiento positivista y la cultura europea, sustentos de la modernización.

Tamaña transformación sólo era posible si se controlaba el Estado. Por eso, la Generación del 80 buscó y logró el poder para ampliar su influencia. Desde ese lugar pudo alentar la inversión extranjera -motor de la modernización junto con los empréstitos- a la que debía garantizar condiciones favorables y ganancias.

Así, se multiplicaron importantes obras de infraestructura y servicios públicos -el puerto, las obras sanitarias, el edificio de Tribunales- y otras que apuntaban a embellecer Buenos Aires, como plazas, avenidas y el nuevo Teatro Colón.

Fuente Consultada: La Argentina Una Historia Para Pensar 1776-1996 Rins-Winter

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------