Historia Iglesia de las Catalinas Convento Monjas Catalinas



HISTORIA IGLESIA Y CONVENTO DE LAS CATALINAS EN BUENOS AIRES

La creación de la iglesia y conv2nto de las monjas catalinas en Buenos Aires se debe a gestiones hechas por ei doctor Dionisio de Torres Brizeño ante el rey de España. Resultado de ellas fue que por Real Cédula del 27 de octubre de 1717 se aceptó la donación de cuarenta  mil  pesos hecha por el  mencionado  Brizeño.

Las monjas no tenían en aquella época otra residencia en todo el país que la ciudad  de  Córdoba  del  Tucumán  y  de  allí  vinieron   cuatro   para   habitar  el   monasterio.

Adquiridos los solares en la esquina de las calles México y Defensa, frente a la vieja Casa de Moneda, se procedió a la construcción del primitivo convento en 1727, de acuerdo con planos del hermano jesuíta Andrés Blanqui. Estando los muros dei monasterio a una altura de cuatro varas aproximadamente, hubo de paralizarse la obra  por fallecimiento de Torres  Brizeño.

Como el gobernador de Buenos Aires, don Bruno Mauricio de Zabaia, tenía gran empeño en terminar el convento, ordenó como medida primordial una tasación del mismo. Pero a pesar de que los encargados de la obra, el padre Prímoli y el ingeniero Domingo Petrarca, afirmaron que lo ya construido estaba en buenas condiciones y en terreno lo suficientemente amplio, se sacó a remate, y le fue adjudicada a Juan de Narbona, famoso contrabandista de la época, en la suma de cincuenta y tres mil pesos.

Iglesia de las Catalinas

Este personaje, quién sabe por qué ocultos intereses, propuso trasladar el convento al barrio del Retiro, y al mismo tiempo presentó un nuevo trazado. Además del precio estipulado, Narbona solicitó nueve negros para emplearlos en los trabajos, así como 1.300 fanegas de cal, y todas las maderas, clavos y herrajes de la obra, que iba a quedar abandonada. En 1752 el rey ordenó una investigación por habérsele denunciado que Narbona había cobrado lo convenido sin estar terminado el  nuevo convento.

Con anterioridad el padre Prímoli había estudiado un plano que venía a completar y continuar el  trazado   por   Blanqui   para   el   primitivo  terreno  de   Defensa   y   México.

Narbona destruyó, pues, este segundo plano, y en diciembre de 1737 consiguió dei gobernador Salcedo la compra de un terreno en la esquina donde hoy está, Viamonte y San  Martín,  propiedad  de  don  José  Muñoz y  de  doña Victoria  Cueli.

Aunque los cabildantes, por una orden expresa del rey, y el vecindario se opusieron al traslado del convento, aduciendo que quedaría muy alejado, y que tanto los confesores de las monjas como las personas compradoras de dulces y labores se verían en dificultades para llegar hasta allí, debido a las zanjas y baches del camino, se procedió a su edificación en el nuevo solar. El gobernador aceptó la variante, pero debió,  por su desobediencia,  pagar una  multa  de seis  mil  pesos que  le  impuso el  rey.



El convento e iglesia de las Catalinas, cuya construcción se había iniciado en 1738, fue inaugurado el 21 de diciembre de 1745, sin estar todavía totalmente concluido. El campanario, hecho ese mismo año, es famoso aún por el armonioso sonido de sus campanas.
La iglesia posee en sus altares imágenes de gran valor artístico, logradas en su mayoría por el empeño de las monjas.

En un principio la fachada del histórico templo presentaba todas las características de la línea arquitectónica seguida en sus muchas construcciones por los padres Blanqui y Prímoli, pero a partir de las primeras décadas del siglo actual las continuas modificaciones introducidas en su frente hicieron que fuera desapareciendo por completo aquella característica tan propia de los mencionados arquitectos.

Este convento, al igual que otros de Buenos Aires, fue ocupado durante la segunda invasión inglesa. El 5 de julio de 1807 las tropas británicas se introdujeron con violencia en el interior del monasterio, y sólo por la presencia de ánimo de las valientes mujeres y la protección de un oficial católico no llevaron más adelante su sacrilegio, abandonándolo el día 7, pero no sin antes haberlo saqueado, «dejando en muy grande pobreza a las cincuenta y ocho religiosas y doce sirvientas que lo habitaban», según reza un informe de la época.

La   iglesia  y convento  de   Santa  Catalina   de   Sena   fueron   declarados   Monumentos Históricos por Decreto N° 120.412 del 21  de  mayo de  1942.

Fuente Consultada:
Los Monumentos y Lugares Históricos de Argentina Carlos Vigil -Edit. Atlántida-
(Atención: Puede que el nombre de algunas calles de la Capital Federal hayan sido modificados)

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------