La Mujer en la Primera Guerra Mundial Efectos Sociales Modelo Social



 LA MUJER EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

La mujer, hasta comienzos de la Primera Guerra Mundial, había estado relegada a las tareas domésticas, y su principal función consistía en acompañar al hombre en los compromisos sociales. En el campo laboral, la Revolución Industrial significó un retroceso, ya que antes las labores artesanales en las viviendas, llevaban a las mujeres a participar de la producción económica. La fábrica excluyó a la mujer, sobre todo a la casada, que quedó al cuidado de los niños y de la casa. Sólo algunas, mayoritariamente solteras, tenían acceso al trabajo como obreras, pero sus salarios eran más bajos que los de los hombres. 

Si la participación de la mujer en la primera guerra mundial (1914-1918) fue mayor que en todas las guerras anteriores, y se alistó en numerosas organizaciones femeninas auxiliares del esfuerzo bélico, en la segunda guerra mundial (1939-1945) superó enormemente, en todos sentidos, su ya notable hoja de servicios, y fue regimentada y utilizada en determinadas tareas y servicios auxiliares de guerra, en todos los países de ambos grupos beligerantes, para los que, antiguamente, no se la hubiera considerado con aptitud. (ver: feminismo)

La guerra total tuvo un importante impacto sobre la sociedad europea , el  mas visible fue que acabó con el desempleo. El desvío de millones de hombres del mercado de la mano de obra hacia los campos de batalla, combinado con la elevada demanda de productos bélicos ,dio como resultado trabajo para todo el que pudiese trabajar, y la mujer estaba dispuesta a ello.

La Primera Guerra Mundial creó nuevos papeles para la mujer. Al haber tantos hombres luchando en el frente, las mujeres fueron llamadas a asumir trabajos y responsabilidades que antes  no habían estado disponibles para ellas. Esto incluyó ciertos trabajos de oficina que sólo un pequeño número de mujeres había llevado a cabo con anterioridad. Por ejemplo, en Gran Bretaña el número  de  mujeres que trabajaban en los bancos aumentó de 9500 a casi  64.000 en el transcurso de la guerra, en tanto que el número de mujeres en el comercio se incrementó de medio millón a casi un millón.

En total 1.345.000 mujeres obtuvieron nuevos trabajos o sustituyeron a los  hombres durante la guerra. Asimismo, se las contrataba para trabajos que antes se consideraban más allá de su “capacidad”. Incluían ocupaciones como deshollinadoras, conductoras de camiones ras agrícolas y, sobre todo, obreras fabriles de la industria En Francia, por primera 684. 000 mujeres trabajaron en las fábricas de armamento; en Gran Bretaña, la cifra fue de 920 000. En Alemania, 38 por ciento de trabajadores de la fábrica de armamentos Krupp estaba compuesto  por mujeres en 1918.

No obstante, la resistencia del varón a menudo dificultó el ingreso mujer en estos nuevos trabajos, sobre todo los relacionados industria pesada. Una inglesa que trabajó en una fábrica de municiones recuerda su experiencia: “Pude percatarme perfectamente era difícil para los hombres aceptar que la mujer accediera a sus trabajos favoritos, y que, en algunos casos, los realizara mejor que ellos. Me alegraba la forma en que se atormentaban al no querer que las mujeres hicieran el mismo trabajo por un menor, pero, al mismo tiempo, odiaban que ellas ganaran tanto ellos”.
Mientras los obreros expresaban su preocupación por empleo que se les daba a las mujeres con menor salario disminuyera sus propios salarios, éstas comenzaron a exigir una ley de igualdad salarial.

El gobierno francés aprobó una ley en julio de 1915 estableció un salario mínimo para las mujeres que trabajaban casas en la industria textil, sector que había crecido de manera espectacular, dada la necesidad de uniformes militares. Después, en 1917 el gobierno decretó que los hombres y las mujeres deberían recibir paga por pieza trabajada. A pesar del notable incremento de salarios de las mujeres, resultado de las regulaciones gubernamentales, a finales de la guerra la remuneración de las obreras industriales todavía no era igual que la de los obreros.

Para empeorar más las cosas, las mujeres no habían logrado una seguridad real en cuanto a su lugar en la fuerza de trabajo. Hombres y mujeres parecían pensar que muchos de los nuevos trabajos para las mujeres tenían un carácter temporal.

Al finalizar la guerra, los gobiernos se dispusieron con presteza a desplazar a las mujeres de los trabajos que, con anterioridad, las había alentado a asumir. En 1919 había 650.000 mujeres desempleadas en Inglaterra, mientras que los salarios de las que aún trabajaban disminuyeron. Los beneficios del trabajo para las mujeres, debidos a la Primera Guerra Mundial, al parecer, tuvieron corta duración.

Los derechos políticos de las mujeres eran inexistentes, incluso en las democracias más avanzadas, que estipulaban el sufragio universal’ sin incluirlas. A mediados del siglo XIX se inició un movimiento feminista protagonizado por personalidades artísticas, científicas y políticas, que luchaban por la igualdad y por la obtención del voto femenino. Entre los partidos políticos, los socialistas levantaron las banderas de la igualdad.



Sin embargo, la Primera Guerra Mundial inició el cambio. La gran cantidad de hombres movilizados para el conflicto, las pérdidas humanas y el regreso de gran cantidad de inválidos, obligaron a incorporar a la mujer en el mercado laboral, incluso en las tareas más pesadas, antes desarrolladas únicamente por los hombres. Ante la realidad consumada de la igualdad y a través de una lucha permanente, las mujeres comenzaron a obtener el voto. Señalaban que si eran iguales para trabajar y luchar, deberían serlo para votar.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/mujer-guerra1.jpg

En las horas más difíciles de Inglaterra, en la segunda Guerra Mundial, el Servicio Naval Femenino (WRENS) prestó valiosos servicios. Aquí vemos un grupo de WEENS, con grado de oficial, que desfilan con paso militar.

AMPLIACION DEL TEMA:
Los efectos de la guerra moderna en el progreso de la mujer:

La guerra fue una  causa principal de la posición de dependencia de la mujer y de su subordinación al hombre, ha venido a producir el efecto contrario, y le ha dado a la mujer la oportunidad de acelerar la marcha de su emancipación.

Si la participación de la mujer en la primera guerra mundial (1914-1918) fue mayor que en todas las guerras anteriores, y se alistó en numerosas organizaciones femeninas auxiliares del esfuerzo bélico, en la segunda guerra mundial (1939-1945) superó enormemente, en todos sentidos, su ya notable hoja de servicios, y fue regimentada y utilizada en determinadas tareas y servicios auxiliares de guerra, en todos los países de ambos grupos beligerantes, para los que, antiguamente, no se la hubiera considerado con aptitud.

Debido al carácter totalitario de la invasión hitleriana, que le impartió una ferocidad sin precedentes a la guerra en Rusia, se vio obligada la Unión Soviética a apelar, para salvarse, hasta a su última onza de energía. La mujer soviética tuvo, así, que soportar hasta el máximo los rigores del conflicto, en la parte que a ella le afectaba.

Resistiendo toda clase de privaciones, sufriendo la escasez de alimentos y las inclemencias del invierno, fue obrera incansable en el frente industrial, trabajadora tenaz en las labores agrícolas, y colaboradora eficiente en los servicios auxiliares de Ejército Rojo. Elevándose a la altura de las circunstancias, millares de mujeres rusas, supieron defender la integridad de su patria con las armas en la mano, peleando como soldados de choque, rivalizando en heroismo con los hombres, y muriendo como ellos en los campos de batalla.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/mujer-guerra.jpg

Foto Izq.:Mujeres de la Reserva Naval Femenina (WAVES) de los Estados Unidos, en la segunda Guerra Mundial, disfrutan de un momento de descanso y refrigerio. Foto der.: El trabajo asignado a esta joven, de la Reserva Naval Femenina de los Estados Unidos, permite que el hombre que antes lo hacía, preste servicio activo de guerra.



En 1941, se hizo obligatorio en Inglaterra el trabajo de la mujer relacionado con la guerra. Más de medio millón de mujeres entraron a trabajar como obreras en los grandes centros industriales; 13.000, ingresaron el el Ejército Agrario,y 14.000, en el servicio y conducción de ferrocarriles y autobuses.

Varias organizaciones de severa disciplina militar y rudo trabajo, el Servicio Naval Auxiliar Femenino, con 30.000 mujeres; el Servicio Auxiliar Territorial, con 150.000; el Cuerpo Aéreo Auxiliar Femenino, con 200.000; diversas organizaciones de enfermeras, ambulancias y caridad, con 110.000; y otros servicios, reclutaron casi otro medio millón de mujeres.

Todo este inmenso ejército femenino: las WRENS, del Servicio Naval, tripulando barcos; las WAAFS, del Cuerpo Aéreo, piloteando aeroplanos, sirviendo en la artillería antiaérea, y en puestos técnicos; las mujeres del Ejército Agrario, cultivando los campos y atendiendo a la ganadería; y las obreras industriales, construyendo aeroplanos y material de guerra, hicieron posible en Inglaterra, la liberación de más de dos millones de hombres para el servicio militar activo en los frentes de combate.

En los Estados Unidos, después del ataque japonés a Pearl Harbor, se crearon, en 1942, grandes organizaciones militares femeninas, entre ellas la Reserva Femenina de Guardacostas, SPARS, con su efectivo de 10.000 mujeres; la Reserva Naval Femenina, WAVES, con 86.000; la Reserva Femenina del Cuerpo de Infantería de Marina, con 19.000; el Cuerpo de Ejército Femenino, WACS, con 100.000; el Cuerpo de Obreras de Artillería, WOWS, y otras organizaciones, entre las qué sobresalió el cuerpo de enfermeras, con más de 12.000 alistadas, ejerciendo su humanitaria misión en todos los frentes de combate.

Esos cientos de miles de mujeres laboraron como telefonistas, mecanógrafas, electricistas, mecánicos de aviación, meteorologistas, choferes, radiomecánicos, instructoras de Alíelo, etc. Manejaron toda clase de cañones, tripularon buques auxiliares de guerra, y tanques de combate, tuvieron a su cargo instrumentos de precisión de tiro y resolvieron complicados cálculos balísticos. En ocasiones, frente a situaciones inesperadas, supieron ser verdaderos soldados feméninos, plenos de valor, y muchas de ellas se han graduado de ingenieros aéreos, jefes de vuelo, criptografistas, expertas en química de guerra, laboratoristas, farmacéuticas, etc.

Y en el frente industrial, cerca de tres millones de mujeres trabajaron en industrias de guerra, de las cuales unos dos millones se clasificaron como obreros de fábrica.

Al desempeñar los servicios auxiliares de guerra, en defensa de las democracias en peligro, la mujer reveló todas sus dotes y dio un ejemplo magnífico de lo que puede ser capaz. Sintetizando el criterio de las esferas gubernamentales, ante la actuación de la mujer, Paul V. Mac Nutt, Presidente de la Comisión de Potencial Humano de Guerra (War Manpower Commission) declaró que «las mujeres son aptas para desempeñar el 80% de las faenas de guerra.»

Y todo ese ingente esfuerzo femenino, tanto de la mujer de uniforme, en los servicios auxiliares del frente de guerra, como de la mujer en «overalls», paciente obrera al pié de las máquinas en el frente industrial, a pesar del ambiente de masculinización que ello supone, fué realizado sin que la mujer perdiera lo que siempre hemos considerado como su feminidad esencial.

Según investigaciones practicadas a la terminación del conflicto, las aspiraciones de la gran mayoría de mujeres solteras, tanto obreras como militares, se dividían en tres grandes grupos, que se expresan en orden de importancia:

a) fundar un hogar;
b) practicar en la paz el oficio o la profesión, aplicado a la vida civil, que aprendieron durante la guerra;
c) continuar prestando sus servicios en las organizaciones militares femeninas, si podían reenlistarse, para ayudar en la tarea de reconstrucción de los países devastados por la guerra.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

 LA MUJER EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

elogios importantes para la mujer

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias
imagen truco limonimagen cazar serpienteimagen depositos acertijo


noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


OTROS TEMAS EN ESTE SITIO

final

------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------