Primeras Civilizaciones Precolombinas Aztecas Mayas Incas Evolucion



PRIMERAS Y GRANDES CIVILIZACIONES PRECOLOMBINAS

Los exploradores europeos lo llamaron Nuevo Mundo, porque el continente americano era “nuevo” para ellos, cuando lo descubrieron, hace cinco siglos. Llamaron indios a sus habitantes, porque pensaron que habían arribado a la India, al Oriente fabuloso de las especias tan deseadas. Para los españoles siguieron siendo las “Indias” durante siglos. En realidad, las Américas son tan antiguas como los demás continentes. Los científicos van encontrando antecedentes cada vez más remotos de la existencia del hombre en tierra americana.

civilizaciones precolombinas

Halas de obsidiana de hechura humana fueron halladas en Tule Springs, Nevada, junto con gigantescos huesos de bisonte de 24.000 años de antigüedad. La mayoría de los especialistas cree hoy que el hombre emigró del Vieja Mundo al Nuevo, a través del Estrecho de Bering hace miles de años y que, persiguiendo la caza, atravesó el continente, llegando al remoto Estrecho de Magallanes, donde se han hallado vestigios de campamentos de más de 10.000 años.

Para el año 2000 antes de la Era Cristiana, los habitantes de Meso y Sudamérica habían dado un paso decisivo al trocar la caza, como medio principal de vida, por el cultivo de una planta aborigen llamada maíz. Sobre la economía agrícola así desarrollada, la sociedad se organizó en aldeas comparables a las de los pueblos neolíticos del Viejo Mundo. De estas raíces sociales brotaron tres civilizaciones de gran poderío y esplendor: la maya y la azteca, en Mesoamérica, y la inca, en la América del Sur.

Los adelantos de estas civilizaciones, hace ya tiempo desaparecidas, permiten compararlas, con justicia, con las más antiguas del Viejo Mundo. Los incas nunca aprendieron a escribir, pero con su genio organizador equiparable al de la antigua Roma, formaron y gobernaron un vasto imperio. Los mayas no pensaron, al parecer, en el arco perfecto, pero utilizando el arco “falso” alzaron templos techados de piedra y mortero de proporciones tan nobles, como los edificios del mundo antiguo.

Entre estas civilizaciones de América, la primera en adquirir brillo y poderío fue la maya, que floreció en las intrincadas selvas de Centro América, y en la península de Yucatán. Alrededor del siglo III de nuestra era, el pueblo maya, ya muy avanzado, alzaba inmensos y esplendorosos templos y pirámides de piedra y mortero junto a sus sembradíos de maíz, en la selva empapada de lluvia de lo que es hoy Honduras, Guatemala y México, y los adornaba con elegantes esculturas y pinturas murales.

Inventaron una escritura pictográfica conservada en piedra y toda v,’a no completamente descifrada hasta hoy. Crearon un calendario más exacto que el de Europa en su tiempo, y llegaron, por evolución, al concepto del cero durante los siglos III o IV d. de C. En astronomía y matemática alcanzaron altísimos niveles.

En una época en que todavía fabricaban bellas estelas (o pilares decorados) y otros monumentos típicos de su edad clásica, los centros de cultura maya comenzaron a decaer uno a uno, hasta el año 900 d. de C. Poco a poco sus bellas ciudades ceremoniales quedaron abandonadas y desiertas. Más tarde hubo un renacimiento maya en la zona más septentrional de Yucatán.

Nuevas ciudades y templos se irguieron entre los plantíos de maíz en el período llamado posclásico, entre los años 900 y 1450 d. de C., cuando se crearon nuevos portentos de arte y arquitectura. En cierta época se produjo una fusión entre los mayas y los invasores toltecas, pueblo bárbaro, pero de talento, que emigró desde su suelo nativo en el México Central hasta Yucatán. Pero a su tiempo, este florecimiento maya en tierras del norte cayó en una decadencia tan completa, como la de las ciudades de la era clásica. Cuando el conquistador español arribó en 1527, los más bellos edificios del renacimiento ya habían sido abandonados, y la estructura política consistía en pequeñas ciudades-estados, situados en Yucatán y en el norte de Guatemala, en incesante guerra entre sí.



¿Por qué la civilización maya, con todo su esplendor, cayó en la decadencia? Agotamiento del suelo, cambios climáticos, enfermedades, revoluciones sociales, conquista extranjera y la simple corrupción de los gobernantes, han sido aducidas como posibles explicaciones por los eruditos. Pero la decadencia de la civilización maya, como su apogeo, es uno de los más profundos misterios, y de las mayores maravillas, del antiquísimo Nuevo Mundo.

Las ciudades más importantes de América, antes de la conquista hispánica, se encontraban en la parte central del continente: desde México, hacia el este y hacia el sur, hasta llegar al norte de Chile y de la Argentina, con centro en el Perú.

En Mesoamérica se destacan por su importancia arquitectónica y cultural:

•  Teotihuacán: fundada por un pueblo desconocido, en el año 300 a.C.
•   Monte Albán: fundada un siglo más tarde; residencia de los zapotecas, oriundos del estado de Oaxaca.
•   Uaxactún y Tikal: ciudades mayas, fundadas en la actual Guatemala, durante el siglo IV a.C.
•   Palenque: ciudad del estado mexicano de Chiapas, fundada durante el Antiguo Imperio de los mayas.
•  Tula: capital del reino de los toltecas, que fue destruida en el año 1116.
•  Chichen-ltzá, Uxmal y Mayapán: antiguas ciudades mayas, fundadas en el siglo IX de nuestra era, al norte de Yucatán y que se unieron-en el año 987- en una Confederación que les proporcionó dos siglos de paz y prosperidad.
•   Texcoco: capital del’reino de los chichimecas, hacia el año 1000 d.C.
•   Tenochtitián: actual ciudad de México, fundada en 1325 por los aztecas.
•   Tlacopán: ciudad que firmó, con Tenochtitián y Texcoco una triple alianza, en 1431, que resultó útil para todas ellas. En la zona Andina sobresalen como centros urbanos de importancia;
•   Chavin de Huántar: importante centro de cultura preincaica, en la región peruana de la Cordillera de los Andes.
•   Huila: antiquísima ciudad, en Colombia, correspondiente al período megalítico.
•   Chicama, MocheyVirú: ciudades de la cultura mochica, en el norte del Perú, cuyas ruinas se conservan.
•  lca y Río Grande: ciudades del sur del Perú, cuyas ruinas son famosas.
•  Tiahuanaco: importante centro de la cultura que lleva su nombre y cuya expansión se registró hacia el año 1300 de nuestra era.
•   Cuzco: capital del imperio incaico, fundada en el S. XI por Manco Capac, y que cayó en poder de Pizarra en 1533.
•   Machu-Pichu: ciudad sagrada, cerca de Cuzco, descubierta en 1911.
•   Ollantay-Tambo: ciudad incaica, cerca de Cuzco, actualmente en ruinas.
•   Chanchán: capital del imperio chimú, con sede en el Perú, que fue tomada por Tupac Yu-panqui a fines del siglo XV.
•   Bacatá (hoy Bogotá) y Hunsa (hoy Tunja): ciudades de Colombia, que se disputaron la hegemonía, en el altiplano de la Cordillera Oriental.

En cuanto a las características generales de la arquitectura americana precolombina tuvo ciertos puntos de contacto con los que, en la Antigüedad, se registraron en Egipto, en la Mesopotamia y en la India. Especialmente el tipo de construcciones realizadas en Teotihuacán, Te-nochtitlán, las tres ciudades yucatecas (Chichen-Itzá, Uzmal y Mayapán) y las de Tiahuanaco, Cuzco y Machu-Pichu. Los materiales empleados fueron la piedra volcánica, de color rojizo, que los mexicanos llaman «tezontle», los bloques de piedra, los adobes de arcilla y la madera, usada para hacer terrazas y voladizos. También se encontraron pisos de mica, de seis centímetros de espesor, que cubren un total de veintinueve metros cuadrados, en edificios aledaños de Teotihuacán.

El trazado arquitectónico se apoyaba en las leyes de la goe-metría y observaba módulos aritméticos. Se destacaron los templos -que tenían como base enormes pirámides escalonadas llamados «teocali» (entre ellos el más importante fue el de Cholula, ciudad del estado de Puebla)- y los palacios, construcciones alargadas que -según explicó J. C. Moreux- se hallaban «extendidas sobre terrazas y unidas por numerosas escalinatas».

Todas las salas eran dobles, en profundidad -agrega-; las primeras se iluminaban directamente; las últimas, indirectamente: por ejemplo, en Palenque y Uxmal. Los incas -en cambio- no iluminaban sus habitaciones, que se imbricaban en un laberinto inextricable y misterioso».

Usaron, como motivos de decoración, baldosines geométricos y multicolores; esculturas y bajo relieves sobre motivos simbólicos (la serpiente emplumada que representaba a Quetzacoátl y el dios de la lluvia: Tláloc), naturales (flores, hojas, plantas, frutos, árboles, etc.); zoomorfos (aves, jaguares, pumas, coyotes, mariposas, peces, saurios y caracoles) y antropomorfos; estructuras de materiales sólidos, entretejidos como si fueran lianas; pinturas murales de vivísimas tonalidades; enlucidos y estucos (pasta de cal y mármol) brillantes y policromados, con que recubrían, por fuera, los edificios y hasta las pirámides; piedras de obsidiana -en forma de disco— que insertaban en las paredes y con las cuales hicieron trabajos de mosaico; molduras achaflanadas o rectas; revestimientos con piedras matizadas; monumentales escaleras y pórticos, con dinteles pétreos.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de Historia Argentina Fascículo I
Enciclopedia Ciencia Joven Tomo II Fasc. N°28 Edit. Cuántica – Ciudades Precolombinas –



https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------